El equipo ideal de la 12da fecha del Clausura 2012

Matías Baldo 0

Después de la sentada (?) de la semana pasada, volvemos a nuestra programación habitual (?). Walter Erviti se ganó la ovación en La Bombonera y el premio al mejor de la fecha, mientras Olimpo continua siendo el peor del torneo junto a Banfield.

Agustín Orion (Boca) 7

Si bien un Colón sin ideas no lo exigió demasiado, respondió en los momentos justos para clausurar su arco. Con las piernas le ahogó un cabezazo al Bichi Fuertes y sacó del ángulo un remate de media distancia de Sebastián Prediger. Después, cuando el Sabalero le llenó el área de centros, Orion demostró firmeza y sobriedad para atesorar la victoria.

Rolando Schiavi (Boca) 7

Fue conmovedor lo del Flaco, quien después de varias fechas recuperó su mejor nivel. Hasta la expulsión de Insaurralde había quedado eclipsado por la gran actuación del Chaco, pero con diez se multiplicó tapando los huecos que había dejado su compañero de zaga y que no había logrado cubrir el ingresado Matías Caruzzo. Junto a Orion fue uno de los pilares de la resistencia Xeneize.

Gabriel Milito (Independiente) 7

Además de líder espiritual y anímico de un Independiente en franca levantada, demostró un gran nivel futbolístico como cacique de la última línea en el triunfo frente a Banfield. Sobrio, seguro, firme, fue impasable para los delanteros del Taladro, aún pese a sus rodillas (?).

Paolo Goltz (Lanús) 7

Sin ningún lugar a dudas está entre uno de los mejores centrales del Clausura. Sea quien sea su compañero de zaga, el fondo de Lanús mantiene un denominador común: el gran nivel de Goltz. Junto a Izquierdoz clausuraron su área y desabarataron cualquier chance que la Academia pudo generar pese a su tibieza.

Eduardo Ledesma (Lanús) 7

En un Granate que enloqueció a Racing, el mediocampista paraguayo fue uno de los puntos más altos dentro de la estructura de Schurrer. Conjungó sacrificio y buen fútbol, batalló y generó juego. De postre, habilitó a Silvio Romero para el tercero de Lanús. Uno de los mejores dentro del buen rendimiento general del equipo del sur.

Francisco Cerro (Vélez) 8

Revelación y realidad del fútbol argentino, es uno de los mejores mediocampistas del ámbito local. Frente a Estudiantes dio otra muestra de sus virtudes frente a un rival que alineó a Braña y Matías Sánchez para ganar la mitad de la cancha. Sin embargo, triunfó un Cerro que triunfó en la batalla, que recuperó en infinidad de oportunidades y fue el primer eslabón del juego del Fortín. El equilibrio perfecto para un gran equipo. Insustituible.

Matías Fritzler (Lanús) 7

Otro de los destacados en el triunfo frente a Racing, el mejor jugador del Granate volvió a descoserla frente a la Academia. Otro que no puede faltar en el elenco de Schurrer. Es fundamental porque oxigena a su equipo y demuestra tanta seguridad que le permite a los mediocampistas instalarse cerca del área rival sin tener que preocuparse por el retroceso porque, claro, Fritzler custodia sus espaldas.

Walter Erviti (Boca) 9

Según fuentes cercanas al jugador, todavía sigue corriendo en La Bombonera. Fue impresionante la actuación de quien fuera fuertemente criticado en su primer semestre con la camiseta azul y oro. Silenció, silencia y silenciará (?) críticas de hinchas que todavía siguen mirándolo de reojo. Vaya a saber por qué, porque Erviti fue el mejor del Boca campeón y mantiene su nivel en este Boca que pelea por todo. Fue conmovedor su despliegue frente a Colón, sacrificándose con el equipo en inferioridad numérica y generando juego en una noche en la que Riquelme estuvo ausente. Jugó un partido consagratorio y se ganó la ovación de la hinchada Xeneize.

Federico Insúa (Vélez) 8

Vélez acierta absolutamente en todas sus incorporaciones. Con el Pocho Insúa, que había dejado una pálida imagen en su último paso por Boca y había emigrado hacia el fútbol turco, también clavó un pleno. Su talento sigue intacto, llega con frecuencia al área y al gol y está desplegando un enorme nivel con la camiseta del Fortín, con su criterio e inteligencia lidera a un equipo que también pelea en todos los frentes.

Maximiliano Núñez (San Martín) 8

Borrado por Daniel Garnero, Facundo Sava lo recuperó y fue titular en el debut del Colorado. Maxi Núñez la rompió y fue una preocupación constante para el fondo de un Tomba que, como a lo largo de todo el semestre, entregó miles de beneficios. El ex Pincha enloqueció a su rival y fue la gran figura del clásico cuyano.

Juan Manuel Martínez (Vélez) 8

El Burro volvió a su nivel después de un tiempo en el que se lo vio flojo física y futbolísticamente. Además del gol, se asoció con el Pocho y se devoraron al fondo del Pincha. Martínez deberá mantener el nivel para un semestre en el que Vélez quiere ir por todo. Para ello, Ricardo Gareca deberá contar con un Burrito en plenitud total.

1.Olimpo

Anteúltimo en la temporada, último en la tabla de promedios, el conjunto de Bahía Blanca ya puso un pie en la B Nacional. Para colmo, sus dirigentes fueron a buscar a un exitoso (?) como #AndatePerazzo Walter Perazzo. El último fin de semana volvió a perder en un cruce directo, en esta oportunidad frente a un Unión de Santa Fe que, salvo una catástrofe, se consolidará en primera división. Lo de Olimpo no solo es una cruenta realidad, sino un futuro desesperanzador porque el equipo no entrega señales para una repentina y salvadora mejoría.

2.Godoy Cruz

Se fue Pumpido, retornó Asad y el Tomba sigue sin ganar. Diez partidos sin ganar acumula el conjunto mendocino, que en esta fecha perdió el clásico cuyano frente al santo sanjuanino del debutante Facundo Sava y solo marcó siete tantos en lo que va del torneo. Su mala punteria se evidenció sobre el final del partido, cuando buscó el empate pero la ineficacia de sus delanteros y la mala suerte le jugaron en contra. Godoy Cruz es un equipo que se fue desarmando paulatinamente (Donda, Sánchez) y al que la doble competencia le marcó su futuro en este semestre.

3.Estudiantes/Racing

Completan el último escalón del podio el Pincha y la Academia. Estudiantes, con la base del equipo que ganó la Libertadores, arrancó como firme candidato al título pero, sin Verón, se desinfló abruptamente desde aquella goleada sufrida frente a Boca. El conjunto platense acumula cinco sin ganar, con cuatro caídas y un empate. Los malos resultados se devoraron al Vasco Azconzábal, cuya etapa terminó después de la derrota frente al Fortín.

En Racing, después de dos triunfos consecutivos, la derrota frente a Lanús devolvió a la Acadé a su realidad. El Granate arrolló a un equipo apático, sin alma, sin garra. La derrota encendió de nuevo la chispa y colmó la paciencia de una hinchada cuya paciencia ya es poca por las continuas decepciones de los últimos años.

Ricardo Caruso Lombardi (San Lorenzo)

“A San Lorenzo ya se le fue el temor a perder”

Facundo Sava (San Martín)

“Quizás ellos merecieron empatar por lo que hicieron en la parte final del partido porque tuvieron más oportunidades que nosotros”

Clemente Rodríguez (Boca)

Cuando el árbitro me saca la amarilla se podría haber dado vuelta e ido para otro lado. Pero le gusta provocar a los jugadores

Luis Zubeldía (Racing)

“Cada gol que nos convierten es casi un golpe de nocaut”

¿Tenés twitter? ¡No seas puto y seguinos!



El enemigo

Alesi 0

Lote de punteros, todos ahí arriba, apretados. No, no es el World Trade Center (?), es la doceava del Clausura. Aquí las alternativas, las emociones. Lo de siempre, bah.

Esteta

¿Destino fraguado? Para nada señor, hay cosas que aunque parecen estar escritas para ser rotas, no será así. Veamos: el presente de Colón es todo lo bueno que la frase “el presente de Colón” permite. Aunque el Sabalero ya se ha hecho verbo, sobre eso se ha disertado en numerosos congresos y hasta en Estudios de Universidades incomprobables que sólo sirven de pretexto para tirar la guita (?). Bueno, el verbo Colón tiene una estructura morfológica un tanto cruel, pues el futuro perfecto no existe. Quedó comprobadísimo ayer, cuando teniendo todo a favor para poder remontar un 0 -1 que lo encontraba vivo y peleando, no lo pudo hacer. Hasta un arbitraje rigurosísimo, aunque ecuánime. ¿Colón? Hablen de Boca, santafesinos putos (?). Bueno, ahí vamos: una gran performance en cuanto a lo que se le pide a los equipos de Falcioni. No es que se esté bajando demasiado la vara de la exigencia, pero es de hombre (?) sacar las conclusiones positivas de un equipo que no entiende el juego desde el lado del protagonismo absoluto: ni bien ni mal, simplemente es lo que es. A los hinchas les alcanza para ser felices, a los operadores les alcanza para pedir la cabeza por el funcionamiento, todos felices (?). El gol de Silva fue lo que mejor le salió al local: contraataque de manual, tres toques, llegada al área y una definición de tijera que rozó la espectacularidad. El inconveniente es el festejo pelotudo que casi empaña todo lo bueno que hicieron (?). Antes de eso, Colón tuvo un tiro de Prediger que cacheteó Orión y luego dio en el palo. Ahí nomás, la expulsión de Insaurralde lo obligó a Sensini a trastocar su plan, y a reforzar el de Falcioni. Defensor por delantero, y a terminar el primer tiempo lo más replegado posible. Se señaló que Sensini tuvo que modificar su plan para ir por el empate: Mugni a la cancha por Bastía. La idea era clara: soltar más a los volantes y abandonar un doble 5 que carecía de sentido con un hombre más.

Eso le agregó un poco más de vértigo a la propuesta Sabalera. A la idea de exponerse a un contragolpe que no iba a llegar, porque Boca se encontraba muy cómodo defendiendo su comarca y se apoyaba en el trajinar de Erviti, silencioso pero cada vez más eficaz y de Erbes, que si pule alguna boludez de lírico (?) está para meterse en la conversación de los titulares. Entonces llegó al roja a Clemente Rodríguez, más agua para el molino, valga la redundancia (?). Pero si hay algo de lo que ha dado sobrada prueba ésta era de Boca es la de que el overol le sienta mejor. Está preparado para eso, siente eso. Y era lógico que el cambio sea por Riquelme, quien según sus palabras ya no está para correr como un boludo (?), amén de que la plenitud hoy por hoy le dura, en sus mejores días, 60 minutos. Será harina de otro costal determinar si 60 minutos de Román alcanzan, éste autor cree que sobran en esta medianía cuasi soporífera. Impreciso, nervioso y consciente de que estaba con dos hombres de más, a Colón esa mochila se le hizo de plomo. Buscó el segundo antes que el primero: acertó nuevamente Sensini tratando de abrir la cancha con Luque y Leandro González. Pero cuando no quiere entrar, es al pedo repujar (?). Roja de cotillón a Moreno y Fabianesi que ofició de cierre de ceremonia para el Boca único puntero de éste campeonato.

Dame dos Caserta y pasemos al resto de la fecha (?):

- Otro DT sin laburo. Bueno, el Vasco Azconzábal. Quien viniera a dar una mano terminó con la misma soltada y todo porque Vélez fue al Ciudad de La Plata a hacer su negocio. Al trotecito, contra equipos que están conflictuados, es donde el Fortín hace pata ancha. “¿Estás cansado de ésta realidad? ¿Venís medio mal? ¿Alcanza con un par de golcitos y el freezer?. Genial, éste es nuestro trabajo. Lástima que una computadora no pueda hacerlo por nosotros, así que culminemos esto lo más rápido posible y volvamos a nuestras cosas”. Largo, al pedo dirán (?), pero bastante explicativo. Se puso en ventaja con un lindo gol de Insúa, más mediapunta que nunca. Generando juego, siendo partícipe de la rotación y llegando por sorpresa el Pocho. Aumentó por un anticipo del Burrito Martínez, que le puso la cabeza a un centro perfecto del propio Insúa. Ahí se murió el partido. Sobre todo cuando se veía la cara de Azconzábal, más concentrado en ver si encabezaba su telegrama de renuncia con un “De mi mayor consideración” o un “Visto que”. Vélez es único escolta (al menos hasta hoy a la noche) y se posiciona un excelente plan B en caso de naufragar en las aguas internacionales.

Cuida bien al niño

- Racing, qué plato (?). El convidado de piedra era Lanús, que ponía algunas cositas de lo mejor que tenía y otras las fogueba para lo que realmente importa en el sur: la Libertadores. Claro que el andar en el ámbito lugar le ameritaba una parada de carro a Schurrer, porque tampoco es cosa de andar especulando y comprar dólares a lo boludo cuando ni siquiera hay para una leche en el chino (?). El andar errático, preocupante de la Academia queda a las claras. Le hacen goles y su línea defensiva casi que le facilita las cosas a los atacantes. Izquierdoz y Pavone dieron fé cuando el primero cabeceó en soledad y el segundo aguantó una pelota de espaldas con una facilidad que no se ha visto desde el Dié jugando en Ritmo de La Noche. Vencido, cabizbajo, con más ganas de empezar otra historia que de torcer ésta. Así se lo ve a Racing, respirando un tanto aliviado porque la lucha de abajo lo encuentra a 7 puntos (que parece poco pero es un montón) de su rival más directo en la cuestión promedios. Se ha contratado a un DT ducho en el metier de forjar juveniles en material de recambio de Primera. Se viene junio, hay olor a depuración. Más si sde permite la declaración “La gente ha sido muy paciente con éste equipo”, que de ninguna manera puede leerse como una casualidad o como una espontaneidad.

- ¡Mirá quién revivió! San Martín de San Juan. Sí, boludo, de verdad (?). ¡Y con el Colorado Sava en el banco! Nada podía salir mal, al parecer. El reestreno de la Aguantelabucecayelvinotinteta (?) de Asad, clima de clásico. Y la suerte que ha tenido el equipo sanjuanino es, como mínimo, para destacar. Pero antes, lo bueno, porque no da ser jodido siempre: la apuesta del flamante DT por nombres otrora olvidados, como el de Maxi Núñez y el de Diego García. A éste último se lo veía un tanto perdido en la función de delantero, sin poder abastecer. Un par de metros más atrás y chau pinela (?). Carrusca, pasó de lánguido carrilero a aterido mediapunta (?). Pero no tanto porque le sirvió para llegar al gol, coronando el mejor momento del local. Se vino con todo el Tomba en el segundo tiempo, pero la impericia de Caruso, las buenas respuestas de Pocrjnic, el offside de Lértora. Demasiado para un culo que hay que ir a buscar a Aduana, de tanto volumen. Fue final, y para mencionar el salvajismo de la policía sanjuanina. Un pibe de Godoy Cruz que perdió un ojo, periodistas de Mendoza apuntados por los efectivos. Vergüenza es poco.

- Se quedó uno de los punteros que tenía el torneo antes de ésta fecha, claro. Estamos hablando de Newell’s, que tuvo numerosos problemas para superar la resistencia de All Boys. Resistencia que por momentos tiró paredes con las líneas del reglamento (?), pero dignísima. Era sabido que el punto era un negoción para los muchachos de Pepe Romero. Ni qué decirlo cuando se encontró 1 a 0 arriba a los pocos minutos gracias a un cabezazo magistral de Matos. Una avidez para el usufructo que ni George Soros (?), pero nuevamente, parte de una resistencia cimentada en el carácter un tanto fuerte de los jugadores visitantes. El tema es que hablar de “carácter” sólamente es mirar una parte de la realidad. Casi como decir que “El es bueno, pero toma y se pone malo” (?). Juan Pablo Rodríguez, candidatazo al termo de oro 2012 en éste contexto de Olimpíada, vio la roja y agrandó a un Newell’s que cada vez tenía más problemas para debatirse con la desventaja. Para sumarle a las ganas, las contras del Albo eran dilapidadas por Torassa y compañía, empañando un partido grandioso de Pérez García. Pero si a la hora de gambetear un arquero en mitad de cancha, enfilamos al córner en lugar de patear al arco, te merecés que te empaten al final de todo. Tonso le puso justicia al marcador.

- Este sombrero en el aire, éste aplauso, este chapeau es para vos, Cristian Díaz. Sí, para vos (?), que en tu carácter de interino de Independiente llevabas más desconfianza que Leyenda defendiendo su arco (al que inclusive le pusieron una bandera clamando por la autolesión). Para vos, que agarraste un conjunto de deshauciados en estado comatoso. Pipo (?), llevó el aceite que sobró de Lorenzo (?) y armó un equipo que se mira a si mismo al espejo y no lo puede creer. Exhuda Slim (?), pero es así. La convicción, los esfuerzos que se multiplican, el trabajo en equipo. Todos puntos destacables, pero no los más altos: el sistema y las individualidades. Innegable el espíritu que imprimió. A su 4-3-3 Acevedo le opuso la pueril línea de 5 Lavolpiana (?), pero para colmo de males, a esa meta del empate se le cruzó una de esas desdichas que lo sumen en el fango más espeso: Brum con una fractura y Dos Santos con una lesión en el tobillo. ¿Individualidades decíamos?: Pizzini, joven valor y gran proyecto, que le cambió la cara al Rojo, ingresado por el malogrado (?) Villafañez. Osmar Ferreyra, de un golazo espectacular al ángulo y un centro quirúrgico a la cabeza de Farías. Con eso le sobró a un equipo en ascenso y al que, sin ánimo de mufa, con algunos refuerzos en zonas claves (un todocampista (?) y un lateral derecho, por ejemplo) puede estar en lo más alto de la tabla.

De taquito

- Al gran Ricardo, salud. San Lorenzo, virtualmente descendido hasta hace 4 fechas y con el ánimo en los subsuelos Dostoievskyanos, hoy se encuentra en un pináculo de rendimiento, de redoblar esfuerzos. De no negociar actitud y de ir al frente. Cosas que el hincha valora, puntos que cada vez valen más, teniendo en cuenta la remontada de los que pelean ahí cerca. Y el rival era medida, claro que sí. El abyecto (?) Arsenal de Alfaro, cultor del todismo y alimentado de la carroña que dejan los demás. Podía ser puntero el Arse, pero fue golpeado en momentos clave. Primero por Salgueiro, uno de los jugadores más resistidos que tuvo San Lorenzo. Con la ventaja puesta, fue el partido que mejor le sienta a este equipo. Manejó los tiempos, supo explotar las urgencias del rival y, fundamentalmente -además de ser un punto vital en el que sobresale la mano del técnico- desdramatizó cada pelota parada, el haka de Sarandí (?). No soltó marcas, estuvieron todos atentos y, si bien hubo un penal (cobrable, más no clarísimo), hizo pata ancha en un contexto que hubiese florecido como altamente desfavorable. La paciencia, el verdadero objetivo al que tiene que apuntar San Lorenzo. Así encontró el segundo gol, culminado por Gigliotti. Así tiene que contagiar a su gente. Éste es el camino. Para todo lo demás, habrá tiempo.

- Espiral descendente para Olimpo, que ni siquiera puede fiarse de encontrar a uno que esté tan en la mala como la imagen que devuelve ese reflejo desgarrador, ese equipo desgañitado y destrozado en muchísimas partes. Parte de la autodestrucción, gran parte, la tiene la cuestión anímica. Así como otros equipos se los ve pletóricos de convicción, a este Aurinegro se le huele por todos lados el “tarde o temprano va a llegar el gol de ellos”. Y qué peor que el que encima tengas enfrente sea el Tatengue. Unión, revitalizado, se plantó y casi se le viene el mundo abajo cuando Donnet erró un penal. Pero fue una prueba que superó con creces, afloró el carácter y así llegaron los dos goles. Hablamos de Unión, hablamos de goles de Cabeza. El que una vez le convirtió al Milan subsanó su error después de que Velázquez adelantara en el marcador. Un triunfo que obliga a sus competidores, una derrota que lo pone a Olimpo pensando en el mediano plazo de la B Nacional. Triste, pero cierto.

“¿Fútbol? No pasarás”

- Una mierda (?), no mucho más para decir del partido que perpetraron Argentinos y Atlético. Culto al la nada misma, un espanto. Apenas para destacar la solidez defensiva de Sara, que respondió cada vez que lo exigieron. Sí también que le anularon mal un gol a la Crema y no le dieron un penal que no fue tan evidente, menos en tiempo real. Sin hacer juicio de valor, apenas para decir algo del esperpento de La Paternal. No, la hermana de Pappo no (?), éste partido. Complicada la va a tener el Bicho el próximo semestre si pretende recaudar puntos (recordar que se le va la campaña de campeón con Borghi) con armas como esta. Por suerte hay tiempo para ir descifrando ese intríngulis. A Atlético el punto le sirvió y no mucho más que eso, que podría haber hecho más, es relativamente cierto. Hoy es “lo que alcanza”. Mañana vemos (?).

Cierran la fecha Belgrano y Tigre, hoy a las 19:20. Un match para palpitar como si fueran las vieja “Pesadilla” (?)