el_viejo-gasometro.jpg

100 años de gloria azulgrana

invitado 121

Comenzaba el siglo XX y los inmigrantes llegaban al país con el propósito de obtener un pedazo de tierra para trabajar. Algo que parecía imposible para cientos de miles de europeos. Almagro tenía las cualidades necesarias para recibir a la gente que descendía de los barcos: quintas, tambos, iglesia… El crecimiento de la zona era notorio.

También había una iglesia, como en todo barrio. Y pibes. Muchos pibes que jugaban el nuevo deporte traído por los ingleses.

Al 4000 de la calle México se jugaban los partidos de vereda a vereda. Los vecinos se quejaban por el bullicio a la hora de la siesta y por los vidrios de las ventanas que crujían por los pelotazos con destino incierto.

Cada vez eran más los chicos que se juntaban para darle a la pelota y lo que fue casi una tragedia se convirtió en el nacimiento de uno de los clubes grandes de la Argentina: Juan Abondanza, uno de los pibes que jugaba todos los días al fútbol en la cuadra, fue embestido por un tranvía de la línea 27. El párroco de la iglesia, al enterarse de ese suceso, les ofreció a los chicos un campito detrás del oratorio. Tenían que limpiarlo y concurrir los domingos a misa a cambio de la canchita de fútbol.

“Los forzosos de Almagro” ya tenían lugar para jugar con seguridad, sin vidrios de vecinos rotos ni amenazas de tranvías. Pero al padre Lorenzo Masa no le gustaba la palabra “forzosos” en el nombre del club. Los más grandes (los hermanos Coll, Alberto Sacaramusso, Luis Gianella y los Monti) buscaron alternativas para el nombre hasta que coincidieron en San Lorenzo de Almagro.

Con su primera cancha, San Lorenzo se anotó en la liga de ex alumnos de Don Bosco y ganó los dos primeros campeonatos consecutivos.

Muchos jugadores, por querer participar en la máxima organización del fútbol, emigraban a otros clubes. Mientras los años pasaron, llegaba la hora de inscribirse en el fútbol grande y el club de los pibes de la calle México se anotó en la Asociación Argentina de Football en diferentes divisiones. La canchita del oratorio quedaba chica y hubo que alquilar una en Olivos, mientras el padre Lorenzo iniciaba las tratativas para adquirir un terreno de dimensiones importantes.

El ascenso a Primera se produjo el 1º de enero de 1915, cuando San Lorenzo (que jugaba en la tercera categoría) le ganó la final a Honor y Patria, campeón de Intermedia. Fue 3 a 0 en cancha de Ferro.

En 1923 San Lorenzo de Almagro ganaba su primer título en la máxima categoría del fútbol argentino y repetiría el logro en 1924 y 1927. En los albores del profesionalismo obtuvo el título de 1933 y junto al campeonato, el mote de Ciclón.

En 1946 llegó el otro título para “Los Gauchos de Boedo” y una gira por España y Portugal, donde el cuadro azulgrana goleó a sus rivales, incluyendo a las selecciones de España y Portugal.

La cancha de San Lorenzo, ubicada en la Avenida La Plata al 1700, se convertía en el lugar preferido para ver fútbol. El Gasómetro era utilizado por San Lorenzo, la selección argentina (consiguió su máxima concurrencia histórica) y los partidos de campeonato que necesitaban definición en terreno neutral.

Llegaron los campeonatos del ’59, los carasucias del ’63, Los Matadores del ’68 (primeros campeones invictos del profesionalismo), el Metro y el Nacional del ’72, el Nacional del ’74 y… la debacle.

Con el club sumergido en una profunda crisis, el descenso a Primera B se hizo inevitable. En 1981, en la misma cancha que San Lorenzo había ascendido en 1915, se produjo el paso atrás que mandó a los Santos a la Primera B. Para mayor desgracia, se perdía ese templo de fútbol llamado “Gasómetro”.

Pero como un grande lo debe hacer, el paso por esa categoría fue una excursión de un año, donde el público reventó los estadios y llegó a recaudar en 1982 más dinero que River y Boca juntos. Un empujón anímico en la historia del club que también debió sufrir los desperfectos económicos con el recordado plantel de los Camboyanos.

Con el esfuerzo de socios, hinchas y dirigentes, se construyó el Nuevo Gasómetro y más tarde llegaron los títulos más frescos: Clausura 1995, Clausura 2001 y Clausura 2007. También se consiguieron las primeras copas internacionales de la era marquetinera (San Lorenzo tiene Copas Internacionales previas a la Libertadores y otras).

Hoy San Lorenzo cumple 100 años. Su primer centenario. Su grandeza institucional a través de los años lo llevó a ser uno de los equipos más importantes de la Argentina. Y fueron cientos los nombres de los ídolos que llenaron las páginas de gloria. Desde los pibes fundadores, pasando Jacobo Urso, que dejó la vida por seguir jugando en San Lorenzo, hasta llegar a los que sienten el verdadero amor por los colores azulgranas, los hinchas.

Salud Ciclón, feliz cumpleaños.

[enviado por zeronickname]