EL PARTIDO

En los primeros 15 minutos de juego se estudiaron en demasía. Portugal con una formación 4-5-1 tuvo complicaciones para salir y le cedió la pelota a Brasil para esperarlo con 9 jugadores para intentar alguna contra. El equipo de Dunga, con su 4-4-2 clásico, no pudo acercarse al área portuguesa.

Carlos Queiroz puso a Fabio Coentrao y Duda para cubrir la banda izquierda, la derecha del ataque brasileño, donde Dunga metió a Maicon y a Dani Alves. Los mayor cantidad de minutos de la primera mitad se jugó sobre ese sector de la cancha en un duelo por demás parejo.


Pareció, pero no. La jugada más emocionante del partido después de las patadas del primer tiempo. Un espanto.

Con muy poco fútbol en el campo, Benito Archundia, el mexicano que oficia de árbitro, tuvo que sacar 7 tarjetas amarillas en la primera parte; cinco por faltas relativamente violentas (se pegaron con demasiada mala fe), una por mano intencional y la restante, por protestar.

En la segunda mitad fue Queiroz el que intentó romper el molde sacando a Duda y poniendo a un delantero, Simao, para tratar de atacar un poco más a un desconocido Brasil que había empezado a tirar pelotazos largos porque las líneas quedaban muy separadas.

Portugal terminó atacando un poco más que el pentacampeón del mundo, pero todo pareció un blef pactado porque hicieron circular la pelota sin lastimarse y en el segundo tiempo no siquiera se pegaron. No fue como Alemania – Austria de 1982, pero por ahí anduvieron.

Ficha del Partido

PORTUGAL 0
Eduardo; Paulo Ferreira, Ricardo Carvalho, Bruno Alves, Fabio Coentrao; Danny, Tiago, Pepe (64′ Pedro Mendes), Raul Meireles (84′ Miguel Veloso), Duda (54′ Simao); Cristiano Ronaldo.
BRASIL 0
Julio César; Maicon, Lúcio, Juan, Michel Bastos; Dani Alves, Gilberto Silva, Felipe Melo (44′ Josué), Julio Baptista (82′ Ramires); Nilmar, Luís Fabiano (85′ Grafite).
25-06-10 Moses Mabhida Stadium, Durban
Arbitro: Benito Archundia (México). Asistenes: Héctor Vergara (Canadá) y Marvin Torrentera (México)
GOLES: No hubo
Amonestados: Duda, Tiago, Pep, Fabio Coentrao (POR) Luís Fabiano, Juan, Felipe Melo (BRA)

LA PREVIA

Unidos por el lenguaje de los conquistadores del siglo XV, brasileños y portugueses comparten sólo ese vínculo. En estilos de vida, cultura, fútbol. Nada en común, excepto el idioma. Los brasileños viven felices y están siempre alegres, arrastrando esa tradición de los pueblos oprimidos, de festejar siempre que se pueda. Y aunque ya no significa lo mismo y esa alegría haya evolucionado, la siguen viviendo y así la trasladan al fútbol.

Empate cantado

Zeronickname 0

Portugal y Brasil igualaron 0 a 0 su partido por la tercera fecha del Grupo G. Ambos equipos se clasificaron a los Octavos de Final de Sudáfrica 2010 y  Costa de Marfil derrotó 3 a 0 a Corea del Norte, pero no les alcanzó.

Del otro lado, un poco menos apáticos que el resto de los europeos, los portugueses quedan en un limbo entreatlántico (?), pero con la rigidez continental que los delata. Como agregado está Cristiano Ronaldo, un excelente jugador que se la pasa mirándose en las repeticiones de las pantallas de los estadios.

Como antecedente mundialista, estos seleccionados se enfrentaron en Inglaterra 1966 en un partido sucio por demás en el cual se impusieron los lusitanos por 3 a 1 y le pegaron a todo lo que se le cruzara vestido de amarillo. Eusebio dos veces y Simoes hicieron los goles de los ganadores y Rildo puso el 1-2 parcial para los brasileños. Casualmente el encuentro fue una definición de grupo donde los brasileños se quedaron extrañamente en primera ronda.

También tuvieron enfrentamientos en otros torneos internacionales de menor valía y amistosos varios, que suman un historial de 18 partidos, con 12 triunfos brasileños, 4 portugueses y 2 empates. Hay una gran diferencia de goles a favor de los brasileños, que en los enfrentamientos ante los portugueses convirtieron 36 goles y recibieron apenas 15. El último partido que jugaron fue el 19 de noviembre de 2008 y Brasil apaleó (?) a Portugal por 6 a 2 (la máxima goleada de la historia), con tres goles de Luis Fabiano.

Una goleada de los brasileños podría dejar afuera a Portugal, si en el partido Costa de Marfil – Corea del Norte los africanos hacen varios goles. Muchas figuras, Kaká afuera y promesas de chiches para futuras publicidades de Nike darán un show en tierras africanas.


PARTIDO

Por historia, era lógico que Italia saliera decidido a comerse la cancha, encajonar a Eslovaquia y buscar la diferencia lo antes posible para después sí, italiar (?). Pero ese vértigo duró lo que dura dura (?), y rápidamente los eslovacos se asentaron en la cancha y, por momentos de contra y por momentos controlando, demostraron que nada sería un trámite para el aún vigente campeón. Las faltas, las imprecisiones y los errores se hicieron moneda corriente, muy por encima de las llegadas de gol.

Hasta que al minuto 25 la historia dio un giro impensado. Garrafal error en la salida de De Rossi, defensa mal parada, pase en profundidad y Robert Vittek de derecha y desde el piso hizo de su remate inalcanzable para el pobre Marchetti, que debió reemplazar a una de las grandes figuras. Como contra Paraguay, como contra Nueva Zelandia, la Azzurra tiene que correr de atrás en el marcador, chocando no sólo contra su rival sino también contra sus propias limitaciones, que las tiene y en cantidades industriales (?).

Sabiendo que ahora así estaba obligadísimo a ganar, desde Silvio Berlusconi hasta Donato de Santis (?) esperaban una operación tormenta sobre el área de Mucha. Pero nada más alejado de la realidad, y a Italia le costó horrores acercarse siquiera al arco rival buscando el empate. Sólo un par de pelotas paradas que fueron fácilmente abortadas. Porque el gran problema de los tetracampeones fue no poder tener la pelota al menos.

Eslovaquia en cambio era tranquilidad, era eficiencia, era tenencia de la pelota. Incluso despertando el juego brusco italiano, representado en un Cannavaro que debió ser expulsado y un Gattuso que operó a cielo abierto (?) la rodilla de Strba. Sobre el final nuevamente la ex mitad de Checoslovaquia puso en apuros a Marchetti, con una gran volea de Kucka desde treinta metros casi sepulta a los de Lippi, para cerrar una primera mitad totalmente opuesta a lo que los italianos imaginaban, viéndose superados en todo momento.

La segunda etapa, como cuando llegó el primer gol eslovaco, también amenazaba con una Italia desesperada por el empate. Pero Lippi no se dio mucha cuenta (?), y mandó un carrilero, un wing y minutos más tarde a Pirlo, pero sin solucionar ni un poquito los problemas ofensivos, sobre todo encarnados en Vincenzo Iaquinta, que recién apareció en el minuto 80. Eslovaquia apostó directamente a la contra, en una postura tan criticable como lógica, entendiendo el peso específico de uno y otro.

Y la historia para Italia parecía irremontable cuando un derechazo de Quagliarella fue salvado en la línea por Skrtel, en una de las jugadas dudosas, porque no se observa con claridad si la pelota no alcanzó a ingresar por completo. Unos minutos después, el primer cachetazo a la historia: corner para Eslovaquia, un rebote le cae a Hamsik y casi desde la misma posición envía un centro que nuevamente Vittek anticipa, ante la exasperante pasividad de la defensa Azzurra.

El gol pareció un despertador, que dio cuenta a los italianos que de verdad estaban afuera del Mundial, saliendo a buscar el descuento rápidamente: y fue con una buena jugada combinada entre Pirlo, Iaquinta, Quagliarella y un remate despejado por el arquero que le quedó a Di Natale con el arco vacío. Y un minuto después Quagliarella empujó un centro para el empate, pero el banderín en alto del línea puso el segundo manto de dudas sobre el arbitraje.

Cuando parecía que la igualdad iba a llegar por decantación, nuevamente la defensa itálica jugó a La Bella Durmiente (?), y de lateral, de-la-te-ral (!) la pelota le quedó al recién ingresado Kopunek, que punteó por encima del arquero. 3 a 1 y parecía todo liquidado para la hazaña eslovaca, hasta que nuevamente Quagliarella, en el que hasta ahora es el gol más lindo del Mundial, la picó desde afuera del área, puso el 3 a 2 y le dio una vida más a los de Lippi. Y casi se concreta el milagro, pero Pepe cabeceó con el gorro puesto (?) y no pudo darle dirección. Fracaso estrepitoso de una selección apática, aburrida, que se fue sin ganar un partido, incluso jugando ante un equipo ínfimo como Nueva Zelandia. Histórica clasificación de Eslovaquia, merecida por lo demostrado en la cancha.

FORMACIONES

ITALIA 1: Federico Marchetti; Gianluca Zambrotta, Fabio Cannavaro, Giorgio Chiellini, Domenico Criscito (46´ Cristian Maggio); Ricardo Montolivo (55´ Andrea Pirlo), Daniele de Rossi, Gennaro Gattuso (46´ Fabio Quagliarella), Simone Pepe; Antonio Di Natale, Vincenzo Iaquinta. DT: Marcello Lippi.

ESLOVAQUIA 3: Jan Mucha; Peter Pekaric, Martin Skrtel, Radoslav Zabavnik, Jan Durica; Juraj Kucka, Zdenko Strba (86´ Kamil Kopunek), Marek Hamsik, Miroslav Stoch; Erik Hendrisek (93´ Martin Petras), Robert Vittek (92´ Stanislav Sestak). DT: Vladimir Weiss.

GOL: 25´ Vittek (SVK), 72´ Vittek (SVK), 81´ Di Natale (ITA), 88´ Kopunek (SVK)

AMONESTADOS: 16´ Strba (SVK), 30´ Cannavaro (ITA), 40´ Vittek (SVK), 50´ Pekarik (SVK), 67´ Chiellini (ITA), 75´ Pepe (ITA), 82´ Mucha (SVK), 82´ Quagliarella (ITA)

SOPLÓN (?): Howard Webb (ING)

ESTADIO: Ellis Park Stadium , Johannesburg

PREVIA

Ciao catenaccio

Martín Gorojovsky 0

Y la sorpresa se concretó. Italia le dice chau al Mundial, completamente merecida despedida por haber sido un equipo desastroso en los tres partidos de la zona. Perdió 3 a 2 ante una sólida Eslovaquia, que está en octavos. Paraguay fue primero tras empatar 0 a 0 con la invicta Nueva Zelandia.

¿Puede quedarse afuera Italia? Parece muy difícil por el peso de su camiseta, pero tampoco sería descabellado después de ver el asco (?) en que se transformó el equipo de Marcello Lippi, sobre todo ante una selección de sexto o séptimo orden como Nueva Zelandia. Apenas pudo raspar un empate ante los Kiwis, su segundo en el torneo luego de tambi 3;n igualar en el debut ante Paraguay. En tanto que su rival Eslovaquia podría estar mucho más tranquilo si no se hubiera quedado dormido en el minuto 93 ante los maoríes, que le empataron de forma agónica; ya en el segundo partido ante los del Tata Martino, una de las mitades de la ex Checoslovaquia estuvo lejos de llevarse algo, cayendo 2 a 0 y pateando por primera vez en el descuento del segundo tiempo.

¿Qué debe pasar para que se clasifiquen o no? Simple: si Italia gana, está en octavos. Si empata, muy probablemente también, ya que debe esperar que en el partido entre Nueva Zelandia y Paraguay no ganen los de Oceanía o que si empatan no sea por un marcador más abultado que este encuentro. Es decir que si entre los europeos igualan, por ejemplo 1 a 1, y entre Guaraníes y All Whites lo hacen por 2 a 2, siamo fuori de la copa. Para que pase Eslovaquia es bastante más difícil, casi como que Tinelli haga un producto inteligente o Rial tenga ética (?): debe ganar y esperar que no lo haga Nueva Zelandia, o golear y esperar una derrota del equipo paraguayo y que quede afuera. ¿Y qué pasaría si en ambos encuentros hay empate y con el mismo resultado? Simple, deberá realizarse un sorteo entre italianos y neozelandeces, con la gran probabilidad que si es una moneda, de un lado diga Ita y del otro Lia (?).

El historial entre ambos equipos es abultado y breve a la vez. Porque en realidad se vieron las caras varias veces, pero cuando los eslovacos estaban casados (?) con los checos. Incluso definieron aquella final de 1934, bajo la atenta mirada de Il Duce con la seña del cuchillo en el cogote (?). Pero post divorcio, a principios de la década del 90, sólo se enfrentaron en una ocasión: en un amistoso jugado en el año 1998, con victoria italiana por 3 a 0.


CRÓNICA

Los serbios se saben superiores a los australianos dentro del campo de juego. Sin embargo no pudieron concretar esa diferencia en la red durante el primer tiempo como para ir asegurandose el pase a octavos de final.

Australia es un equipo bastante inferior al que sorprendió al mundo en Alemania 2006 y fue eliminado injustamente frente a Italia. En la primera mitad no le opuso demasiada resistencia a un equipo de Serbia que se complicó solo a la hora de definir.

Pero a los balcánicos en el segundo tiempo les agarró frío, mucho frío y los australianos se lo llevaron por delante. Cahill y Holman pusieron el 2 a 0 que eliminaba y desanimaba a Serbia y ponía a Australia a tiro de la clasificación.

Pero del banco serbio salió Pantelic que en 15 minutos hizo más que todos sus compañeros en el resto del certamen. Descontó faltando 10 minutos y el partido se desnaturalizó. Llegadas en ambos arcos y una mitad que era inexistente en ambos equipos.

El final dio un partidazo, pero de dos equipos muy limitados que merecen haber sido eliminados del Mundial. Muy pobre la actuación de serbios y australianos en Sudáfrica 2010.

FICHA

Australia: Mark Schwarzer; Luke Wilkshire (82′ Richard Garcia), Michael Beauchamp, Lucas Nelly, David Carney; Jason Culina, Carl Valeri (66′ Brett Holman), Brett Emerton, Tim Cahill, Mark Bresciano (66′ Scott Chipperfield); Joshua Kennedy. DT: Pim Verbeek

Serbia: Vladimir Stojkovic; Branislav Ivanovic, Nemanja Vidic, Aleksandar Lukovic, Ivan Obradovic; Milos Krasic (62′ Zoran Tosic), Dejan Stankovic, Zdravko Kuzmanovic (78′ Danko Lazovic), Milos Ninkovic, Milan Jovanovic; Nikola Zigic (67′ Marko Pantelic). DT: Radomir Antić

Goles: 69′ Cahill (AUS), 73′ Holman (AUS), 84′ Pantelic (SER)
Amonestados: 18′ Lukovic (SER), 49′ Beauchamp (AUS), 50′ Wilkshire (AUS), 59′ Ninkovic (SER), 67′ Emerton (AUS)

Árbitro: Jorge Larrionda (Uruguay).
Estadio: Mbombela (Nelspruit)

PREVIA

Frío balcánico

La Redó! 0

Serbia tenía todo para pasar. Alemania venció a Ghana y ellos tenía que hacer lo suyo ante la débil Australia. Pero el partido les pesó demasiado y los canguros sorprendieron ganando por 2 a 1. Ambos seleccionados quedaron eliminados de Sudáfrica 2010.

En el grupo D todo puede pasar y tanto Serbia como Australia arriban a la última jornada con posibilidades de avanzar a los octavos de final. Luego del triunfo de los serbios frente a Alemania, el grupo se abrió y las chances se repartieron para todos.

Los australianos son de lo peor que se vio en el Mundial, sin embargo con un triunfo frente a Serbia y un triunfo ghanés frente a Alemania, estarían por segundo Mundial consecutivo, en octavos de final.

Ambos equipos se juegan su última carta y donde un triunfo les permitiría estar cerca de alcanzar su objetivo inicial que es el avanzar a la siguiente fase, aunque los dos seleccionados eran considerados por muchos entre los más débiles del certamen.


Sin mayores comentarios vamos directamente al escrache (?). Bien Argentina nuevamente, siete cambios realizó Maradona, usó a 20 de 23 ya y todos responden, todos ponen el alma, todos dejan la piel. Obviamente hay detalles del juego, capacidades distintas entre quienes entran al campo de juego y distintas responsabilidades. Lo innegable es el compromiso con una idea, con algo sorprendente que apareció casi mágicamente desde que el equipo está en Sudáfrica. Hoy Maradona acertó en todo nuevamente, incluso con el cambio de Palermo.

Héctor Enrique, uno piensa que está de adorno o como imitación de Laport (?), pero el Negro asiste como con aquel pase gol del 86 (?), le dijo “un delantero Diego, Pipita o Martín”. “No, Martín, traeme a Martín”, dijo el entrenador. Conocedor, sabedor, intuidor (?), Maradona confió en el veterano delantero y el hombre de la Wood Movie le liquidó el partido y se llevó un recuerdo inolvidable para su carrera inolvidable. Así como Maradona calcula el taco cuando una bocha se va de la cancha, así como hoy se la pincha a un argentino para que haga un lateral, así también están ahora, con los ojazos bien abiertos, absolutamente en todo.
Empieza el Mundial y, paradojas del tiempo, mejor imposible: tenemos a Maradona en el banco.

Este es el Uno x Uno

Sergio Romero 6: Otra vez, pasa casi desapercibido. Pese a ello brinda una inexplicable seguridad. Es curioso porque Argentina viene invisibilizando a sus rivales, o a sus ataques. Grecia pateó dos veces al arco hoy y solo tuvo que esforzarse en una para sacarla, a los 90 minutos casi. Presencia como siempre, esperemos que siga sin laburo hasta el mes de agosto (?).

Nicolás Otamendi 6: Señores, al pibe no le pesó. No solo no jugó en su puesto sino que incluso se mandó en un par de ocasiones al ataque, cual Cafú (?). Y no lo hizo para nada mal, fue criterioso, aplicado en la marca y a pesar de su inexperiencia el pibe de Vélez cumplió. A pesar de lo que muchos pensaban, Otamendi tuvo su bautismo de fuego y demostró que la circunstancia no le quedó grande. Bien, para tener en cuenta.

Martín Demichelis 5: En la escala demichettiana (?) un 5 cotiza altísimo. Y venía para 4, pero el gol le dio un bonus. Samaras lo volvió loco y estamos hablando de Samaras que si bien es una nena peligrosa que si te pega un llamado te cagas en las patas (?), no es un delantero de primerísimo nivel. En el primer tiempo tuvo un par de buenos quites, pero luego quedó como siempre de garpe. Sobre el final, lo tocó la misma varita que en su momento le otorgara a su señora esposa (?) y marcó un gol reivindicatorio. O no tanto, pero un gol que al menos le dé un poco de confianza. A él, a la defensa y al pueblo (?).

Nicolás Burdisso 6: Al atacar Grecia poco y nada, no tuvo un gran destaque. Le dio una mano a Clemente cuando Grecia quiso pasar mitad de cancha alguna vez y allí se notó su oficio. Luego, poco más que decir, estuvo firme y mostró orden y voz de mando.

Clemente Rodríguez 6: Bien Clemente, porque defendió y porque se mandó por la izquierda apoyando a Maxi Rodríguez. Llegó hasta el fondo, llegó a meter algún que otro centro e incluso remató al arco. Hasta ahora fue el único lateral propiamente dicho utilizado por Maradona y también mostró estar a tono y ser una variante más, de acuerdo a lo que se viene.

Sebastián Verón 4: Flojo partido. Mal ubicado en la cancha, le tiraba pelotazos a los carteles de publicidad haciendo recordar lo peor de él. Tuvo algún remate de media distancia, pero se encargó de enlentecer cada ataque argentino, si Bolatti era la pausa del medio, Verón era directamente el stop y eject (?). Intentó hacer jugar a Messi, pero, repetimos, uno en 33 y el otro en 78 no sintonizaban, obviamente. Cuando el cambio de Pastore pedía a gritos su salida, se quedó en la cancha y tuvo un poco la pelota. Pero Verón no encaja, ni siquiera cuando se cambian nombres y esquema. En lo único que parece ser útil hasta ahora el jugador de Estudiantes es en la asistencia terapéutica para con su compañero de cuarto.

Aprobó muy satisfactoriamente (?)

Ernesto 0

Consumada la clasificación argentina hacemos el análisis individualizado de cada jugador argentino en el match frente a los griegos. Y así como el otro día masacramos a Demichelis hoy obviamente lo llevamos al Olimpo, al lado de Zeus (?), el barbeta ese que le lleva el café a Palermus.

Mario Bolatti 5. Un esquema distinto, un cinco distinto. Bolatti es presencia y salida clara. No tanto quite, no tanta fricción. A pesar de quedar también un poco desacomodado, falló el tandem con Verón, Bolatti levantó la cabeza, jugó hacia los costados y fue el jugador más paciente ante el cerrojo griego. Sería injusto ser drástico en la crítica con el cordobés, dado que no se lo puede juzgar desde la óptica de “suplente de Mascherano”. Sí demostró que su cambio de ritmo puede ser otra herramienta más a utilizar por Maradona de acuerdo a la coyuntura que toque.

Maxi Rodríguez 5: A Maxi le tocó esta vez el sacrificio. Algo desacomodado en la cancha tuvo que cumplir con reemplazar el trabajo de Di María. Pero el jugador de Liverpool se cerró demasiado, buscó asociarse con el Kun, fue su mayor asistidor, y dio una mano a Bolatti en el medio y a Clemente en los reelevos. Falló también acá el nexo con Verón. Por eso señalamos el tema con la Bruja. Desordena al equipo, desordena las líneas, flota por media cancha y los demás quedan a trasmano. Pese a ello, Maxi se perfila como una especie de comodín, que puede ser defensor, que puede volantear por todos lados y que también ha sabido ser media punta alguna vez.

Lionel Messi 7: No baja el nivel el crack. Hoy le pusieron una marca personal hecha y derecha. Un tipo que a base de seguirlo por el campo, de perseguirlo y de cometerle faltas, solo una con algo de mala fe, le respiró en la nuca buena parte del juego. Messi se desmarcó varias veces, asistió y se tiró atrás más que otras veces. En la segunda etapa ya con el pobre griego cansado se vio lo mejor de Lionel, un par de escapadas, una jugada memorable que termina en el palo y la gestación del gol de Palermo. Messi viene de menor a mayor, pero ese menor no baja de los siete puntos. Atención.

Sergio Aguero 6: Buen primer tiempo del Kun, fue sin dudas el delantero más peligroso. Al estar Messi un poco tomado, la necesidad era que alguno de los puntas se retrasara para desequilibrar desde tres cuartos. Y el Kun lo hizo con algo de tino. Se generó un par de situaciones, estuvo bien ubicado para definir en otras oportunidades y se animó con algunas cosas que son propias de cracks. El Kun está encendido de cara a lo que viene, se lo ve comprometido y con su chispa de talento prendida.

Diego Milito 4: Una pena su partido. No se mostró como referencia de ataque, cuando quiso bajar pifió en los pases, no estuvo conceptualmente iluminado, de hecho tenía errores de principiante en algunas jugadas. Milito y la Selección son un tema. A pesar de su espectacular temporada europea y de tener hoy toda la confianza como para empezar a torcer esa negatividad que carga con la camiseta nacional, no pudo nunca escaparse de la defensa griega y se perdió en el juego. Es más, casi no tuvo chances. Hasta habría que preguntarse si el entusiasmo de Palermo no le ganó algunos metros de cara a ser una prioridad a la hora de una variante ofensiva.

Angel Di María 6: Solucionó un poco el tema de Maxi y su desgaste, aportó algo de salida por izquierda y se entendió bien con Clemente. Atención a esa dupla, Clemente-Di María, o mejor dicho, Heinze-Clemente-Di María, una fosa marina por la izquierda (?).

Javier Pastore 8: El frío sudafricano le sentó bien. Pastore irrumpió en el juego, levantó la cabeza, jugó con Bolatti, fue vertical, aportó la ruptura de un partido blindado. Cuando se pensaba que entrando un rato antes y por Verón la cosa se hubiera encaminado con anticipación, bueno, los minutos que estuvo en cancha le bastaron para modificar el curso del match. Es más, Pastore jugando un puñado de minutos fue la figura de la cancha, porque implicó que Messi se soltara más, Pastore le aportó compromiso a la responsabilidad creativa y el equipo ganó por todos lados. Muy bien.

Martín Palermo 7: Jugó poco y nada. Y el puntaje es más que nada por su inconcebible gol. ¿Por qué a Milito no le quedó un rebote así? Porque Milito no está filmando ni un spaghetti western (?). Palermo es nuestro muchacho, es Pinocho y Gepeto, es Scorsese y De Niro, es Szifrón y Peretti (?). Aunque la película le salga como Ed Wood o como Armando Bo (?), es su película y la viene filmando así. Ya es una obra de arte a lo Ionesco o a lo Fellini, obra de arte al fin. Péguele con la rama derecha, maestro.


CRONICA

Sobre un campo de juego muy poco firme, Inglaterra salió decidida a buscar la victoria que la deposite en octavos. Volcada en ataque, imprecisa y nerviosa antes de los diez minutos ya había pegado tres murrazos de esos que emocionan o indignan, según(?). ¿El árbitro? Un gran cantor de polkas(?) y un perfecto inclinador de canchas que influyó en el desarrollo del juego al permitirle la tenencia al equipo inglés. A los 23′ Defoe capitalizó un centro de Milner desde la derecha para establecer el 1-0 parcial.

Eslovenia había salido con la firme intención de jugar al fútbol y no especular con el empate. Pero los fallos conmebolísticos del árbitro y el gol a favor transformaron a Inglaterra en el equipo que se espera que sea, abriendo la cancha y arrinconando al rival. Pero el equipo esloveno, lejos de greciar aguantando el 0-1 a la espera que se mantenga el cero en el partido entre argelinos y yankees, intentó hacerse de la pelota y buscar el empate que vuelva todo a fojas cero.

En el arranque del segundo tiempo Inglaterra borró de la cancha al equipo del continente y transformó en figura al arquero Handanovic, cuya participación fue muy requerida y debió lucirse ante un cabezazo de Terry y una media vuelta de Rooney.

Eslovenia intentaba responder al vendaval saliendo rápido desde el fondo, pero todas sus aproximaciones era cortadas con foul en tres cuartos de cancha, los tiros libres devenidos de esas faltas terminaban siempre en disparos frontales buscando el pique que fuerce el error de Calamity James.

En el último cuarto de hora Eslovenia logró emparejar el control del balón pero no logró llevar riesgo a la valla inglesa, lo últimos minutos transcurrieron con los ingleses llevando la pelota a la esquina del corner mientras el banco esloveno se pegaba a la radio. Con el pitazo final Eslovenia estaba en octavos, pero un minuto más tarde el gol norteamericano convertido por Donovan los dejó afuera de todo.

Figura del partido: Milner

FICHA

Formaciones iniciales:

Eslovenia: S.Handanovic; Brecko, Suler, Cesar, Jokic; Birsa, Koren, Radosavljevic; Kirm, Ljubijankic, Novakovic. DT: Matjaz Kek.

Inglaterra: James; G.Johnson, Terry, Upson, A.Cole; Milner, Lampard, Barry, Gerrard; Rooney, J.Defoe. DT: Fabio Capello.

Cambios: 68′ Dedic x Ljubijankic (ESL), 72′ J.Cole x Rooney (ING), 79′ Matavz x Kirm (ESL), 85′ Heskey x Defoe (ING)

Gol: 23′ Defoe (ING)

Amonestados: Jokic, Birsa, Dedic (ESL); Johnson (ING)

Arbitro: Wolfgang Stark (ALE)
Estadio: Nelson Mandela Bay Stadium, Port Elizabeth.

PREVIA

El árbitro te tirotea, la radio te entierra

La Redó! 0

Inglaterra venció 1-0 a Eslovenia con gol de Jermaine Defoe y clasificó a octavos. Eslovenia quedó afuera porque Estados Unidos venció a Argelia con el último suspiro.

La selección eslovena está a un paso de hacer millonarios a un par de arlecos beodos eslavoyugobalcánicos que en medio de los vahos del alcohol apostaron unos Rocavich(?) a que su selección “glasshifica a otavocich borgue shomo lo má grandich gue hay, no gomo eso butovich croatich”(?).

Con un fútbol sencillo pero de escuela fina, priorizando el buen trato de la pelota estuvieron a punto de ser el primer clasificado a la segunda fase del Mundial. ¿Podrán imponer su fútbol ante una Inglaterra incendiada obligada a ganar? ¿Aguantarán la presión de una final y un arbitraje que quizás reciba presiones para favorecer a Inglaterra y compensar el gol no validado a los Estados Unidos? Cuenta con la ventaja que aun siendo derrotada puede conseguir un logro impensado, cinco de seis combinaciones de resultados la depositan en octavos.

El equipo de Capello está al borde del mayor fracaso mundialista de su historia, clasificará a octavos únicamente si logra imponerse sobre la cenicienta europea de la competición. En caso de no ganar le queda la esperanza de rezarle a todos los credos calvinistas y luteranos de su agrado para que Estados Unidos y Argelia empaten sin goles y robarle(?) un empate 3-3 a los eslovenos.

En caso que ambos partidos terminen en empate Inglaterra clasificará si en este partido convierte al menos 3 goles más que su ex-colonia. Si -siempre en caso de doble empate- sólo convirtiese dos goles más que los Estados Unidos la clasificación a octavos se dirimirá moneda de por medio entre piratas y yankis, a cara o ceca. ¿Morbo? No, ni un poquito.


No había sido fácil para el equipo argentino clasificarse al Mundial que se estaba por comenzar en la tierra de los bastones y las estrellas (?). Dirigido por Alfio Basile, el seleccionado albiceleste había conseguidos las Copas América de 1991 y 1993, manteniendo un invicto de 31 partidos hasta la presentación ante Colombia, en Barranquilla, el 15 de agosto de 1993.

Luego vino el 0-5 ante los cafeteros en el Monumental y la desesperanza del público argentino que les gritaba “ooooooole” a sus propios jugadores y aplaudía al rival. Gracias al eterno y siempre menospreciado aliado de los argentinos, Perú, la selección tuvo la chance de llegar al repechaje ante Australia. Los peruanos no habían conseguido una sola unidad en sus partidos de eliminatoria, pero en Paraguay empataron 2 a 2 y dejaron afuera a los guaraníes de la repesca, dándole una nueva chance al conjunto de Basile.

Se caía tan a pedazos esa selección que el Coco tuvo que llamar a Diego Maradona, que volvía a ponerse en forma y sumaba apenas una treintena de partidos entre Sevilla y Newell’s Old Boys, tras aquella suspensión impuesta por la FIFA por dóping positivo de cocaína. Diego aceptó y de esa manera volvieron las sonrisas esperanzadoras en el público y Basile volvió a respirar, logrando conformar un equipo alrededor del astro.


Bestial GOB que hizo el único gol del repechaje en Buenos Aires. Todavía hay idiotasgente que desmerece al recordman argentino.

Argentina llegó a su Mundial en Estados Unidos no sin antes pasar un sobresalto en el repechaje. Pero ya había desembarcado en USA y tenía su debut ante Grecia, un equipo desconocido en forma de juego para la gran mayoría, pero del cual se sabía que su primera clasificación mundialista la había conseguido de manera invicta. Aunque tuvieron un poco de suerte, los griegos aprovecharon la expulsión de Yugoslavia y ocuparon su lugar. Incluso lo superaron.

Cuando se designaron los partidos de la eliminatoria europea en 1992, el Grupo 5 quedaba conformado por seis equipos, de los cuales dos obtenían la clasificación directa. Rusia y Yugoslavia eran los grandes candidatos a las plazas y Grecia, Hungría, Islandia y Luxemburgo acompañaban. Pero en concordancia con las sanciones que la ONU le había impuesto a Yugoslavia por el genocidio en la Guerra en la región de los Balcanes, la FIFA decidió darle salida transitoria a la Federación Yugoslava, quedando cinco equipos en el grupo.

¿Quién de los menos entonces acompañarían a los rusos al Mundial de la tierra del McDonalds (?) si no están los yugoslavos? Pues éssssta… vez los que secundaron fueron los ex soviéticos, que hasta no hacía un año habían jugado en un equipo sólido junto a sus hermanos (?) ucranianos, y comenzaban a sentir la de los “chenko”. Islandia, Hungría y Luxemburgo eran 3 murgas que parecían pelear a ver quién era más malo, así que Grecia fue por descarte, pero sacando un empate en Moscú y derrotando a los rusos en Atenas, en la última fecha y con ambos equipos ya clasificados.

Claro que tenían una gran falencia, que era el gol. Apenas 10 tantos en 8 partidos marcaron los griegos y ante equipos realmente débiles. Esa falta de definición se sintió en el partido inaugural del grupo B donde la selección de Basile se impuso por 4 a 0 casi despeinarse.

En ese encuentro disputado en el Foxboro Stadium de Boston, el 21 de junio de 1994, Basile le dio la titularidad en el arco a Luis Islas, mientras que armaba una línea de 4 en el fondo con Sensini, Cáceres, Ruggeri y Chamot. En el medio quedaban Simeone, Redondo y Balbo, que se corría más adelante con las subidas del 3, Maradona de enganche y Cannigia junto a Batistuta en la delantera.


Toda la corrida de Chamot, el toque y búsqueda de la devolución. Pobre iluso (?)

Antonios Minou era el arquero griego que tuvo su debut y despedida en la Copa, ya que el técnico Alektas John Panagoulias utilizó los tres guardametas que llevó al Mundial. Sólo dos minutos le alcanzaron a la selección albiceleste (que jugó de azul) descubrir que tan malos eran los griegos:

La primera marca histórica que dejó el partido fue el debut mundialista de Batistuta con un gol cuando apenas habían pasado unos segundos del comienzo. Grecia tenía la pelota pero no sabía que hacer, realmente. Cáceres la recuperó y la jugó rápido para Batistuta, que arrancó corriendo 5 metros antes de la mitad de cancha por la derecha, haciendo una jugada combinada con Simeone. Goloso el 9, la estaba por perder en el área griega, pero con una cuota extra de suerte tocó el balón entre un central y el malísimo arquero, que se coló pidiendo permiso, abriendo así el marcador.

Una corrida espectacular de Chamot -aunque suene raro esas palabras se pudieron mezclar en una oración- quien avanzó por izquierda, llegó al área, descargó con Batistuta y fue a buscar la devolución, pero cuando estaba llegando al lugar de destino, el Bati (que jamás pensó en devolvérsela) ya la había clavado en ángulo. La jugada previa a la corrida de Chamot se construyó con un toqueteo en tres cuartos de cancha entre Simeone, Maradona y Redondo.

Segunda marca histórica del partido: el último gol de Maradona en la selección. Balbo recuperó el balón por la derecha y se lo dio a Redondo que entraba por el medio. El volante central la jugó a la derecha para Maradona y fue a buscar la devolución para dársela a Canniggia, quien le devolvió el pase de primera. Redondo volvió a jugar la pelota para el 10, que tuvo tiempo de acomodársela para la zurda y clavarla en el ángulo. Como sólo hacen los que saben.


Historial Argentina – Grecia

Zeronickname 0

Se viene el tercer duelo para la Selección de Maradona. Argentina se enfrentará a Grecia por segunda vez en la historia de las Copas Mundiales. Se supone que el partido será un trámite, como aquel en la Copa de Estados Unidos 1994.

Maestro, póngala donde usté elija, como siempre. El resto mira y aprende.

Tercera marca histórica. Hattrick del debutante Batistuta, récord que no se conseguía desde la Copa de Uruguay 1930 cuando Guillermo Stábile le convirtió 3 gole s a México. Penal para Argentina sobre el final de partido, tras una mano de Stratos Apostolakis. Sin Maradona en la cancha, el que agarró la pelota fue el Bati, que le pegó fuerte, seco y al medio para cerrar la goleada final.

Maradona, ahora como técnico, irá por su segundo triunfo ante el conjunto helénico que es dirigido hace por el amante de las “dictaduras moderadas”, Otto Rehhagel. El creador de las ottocracias (?) es conocido por su capacidad para motivar a sus dirigidos, tanto como la habilidad que tiene para rodearse de gente poderosa y así librarse de sus enemigos. Habrá que ver si sus métodos pueden sostener a una Argentina que jugará con mayoría de suplentes, pero que mantiene en cancha a Lionel Messi.

FICHA DEL PARTIDO

ARGENTINA        4
Luis Islas; Roberto Sensini, Fernando Cáceres, Oscar Ruggeri, José Chamot; Diego Simeone, Fernando Redondo, Abel Balbo (80’ Alejandro Mancuso); Diego Maradona (83’ Ariel Ortega -6/River Plate-); Claudio Caniggia, Gabriel Batistuta. DT: Alfio Basile
GRECIA                 0
Antonios Minou, Stylianos Manolas, Efstratios Apostolakis, Ioannis Kalitzakis, Athanassios Kolitsidakis; Savvas Kofidis, Panagiotis Tsalouchidis, Nikolaos Tsiantakis (46’ Spyridion Marangos), Nikolaios Nioplias; Nikolaos Machlas (59’ Anastassios Mitropoulos), Dimitrios Saravakos. DT: Alektas John Panagoulias
Jugado el 21 de junio de 1994 en el Foxboro Stadium, Boston, Estados Unidos
Motivo: Copa Mundial de la FIFA Estados Unidos 1994 – Primera Fase
GOLES: 2’ Gabriel Batistuta (ARG), 44’ Gabriel Batistuta (ARG), 60’ Diego Maradona (ARG), 88’ Gabriel Batistuta -pen- (ARG)
Amonestados: Cáceres (ARG), Tsalouchidis y Manolas (GRE)
Arbitro: Arturo Angeles (Estados Unidos). Público: 53486



Crónica

Los franceses viven tiempos difíciles y eso se nota en la cancha. Un equipo sin alma y con muy poca ambición. Aun así no es menor la ayuda del siempre bien predispuesto Oscar Ruiz hacia los locales. El colombiano, que es un eximio localista (?), inclinó la cancha sin asco.

Como si a los de Domenench le hacía falta una cachetada así o recibir la misma medicina que la mano frente a Irlanda, el primer gol de Khumalo vino con un brazo un tanto polémico. Casual o no, cobrable o no, Ruiz no dudó y subió el 1 a 0 de Khumalo al marcador.

A los pocos minutos el partido se desnaturalizó definitivamente. Expulsión un tanto exagerada a Gourcuff y las ilusiones galas (que para ser sinceros, eran pocas) se fueron al tacho. Contando a la terna arbitral, los sudafricanos jugaban con cuatro más (?).

Sobre el cierre de la primera etapa cayó el segundo por parte de Mphela y minutos después Parker pudo marcar un golazo para el tercero.

En la segunda mitad, Francia salió a pelear el partido con más vergüenza que fútbol. El ingreso de Malouda le dio mayor vértigo y llegada. Sin embargo, durante los primeros minutos del segundo tiempo los sudafricanos pudieron poner los goles definitivo que le dieron la clasificación.

Pero el tiempo pasó y Francia se fue soltando, tratando de marca un tanto para que no sea tan alevoso (?) lo que estaba pasando adentro de la cancha. El ingresado Malouda, que fue de lo mejor de los galos durante el Mundial, marcó el descuento cuando los sudafricanos acechaban con el tercero, cuarto o quinto (?).

Los franceses se acordaron tarde de atacar en el Mundial, quizás en este segundo tiempo tuvieron los mejores 20 minutos en la Copa, pero eso no alcanza. Sobre el final del partido, ese excéntrico jugador que es Tshabalala tuvo en sus pies el tercer gol, pero lo falló de manera increíble.

Los sudafricanos hicieron historia siendo el primer país organizador en quedar afuera en primera ronda. Con cuatro puntos, los Bufarra-Bufarra (?) se quedaron afuera porque México tiene mejor diferencia de gol. Para el futuro habrá que pensar qué sentido tiene (más allá del económico) organizar un Mundial en países con poca o nula categoría futbolísitica.

Formaciones

Francia: Lloris; Sagna, Gallas, Squillaci, Clichy; Gourcuff, A.Diarra (82′ Govou), Diaby; Gignac (45′ Malouda), Cissé (55′ Henry), Ribéry. DT: R. Domenech.

Sudáfrica: Josephs; Ngongca (55′ Gaxa), Mokoena, Khumalo, Masilela; Sibaya, Khuboni (78′ Modise), Pienaar, Tshabalala; Mphela, Parker (68′ Nomvethe). DT: C. Parreira

Goles: 22′ Khumalo (RSA), 37′ Mphela (RSA), 70′ Malouda (FRA)
Amonestados: 71′ Diaby (FRA)
Expulsados: 25′ Gourcuff (FRA)

Árbitro: O. Ruiz (COL)
Estadio: Bloemfontein

PREVIA

Afuera los dos

La Redó! 0

Con goles de Khumalo y Mphela, Sudáfrica le ganó 2 a 1 a Francia (Malouda) en el cierre del grupo A. Los locales quedaron eliminados ya que México obtuvo una mejor diferencia de gol, a pesar de perder 1 a 0 con Uruguay.

El local, Sudáfrica, está a punto de entrar en los anales de la historia de los mundiales. Es que nunca un local quedó eliminado en primera fase y los Bafana-bafana (?) tienen todos los boletos para ser los primeros. Luego del 0 – 3 en contra frente a Uruguay el índice vuvuzela (?) descendió a tal punto que en el equipo de Parreira se conforman con no hacer papelones frente a Francia.

En la otra verdad está la vapuleada Francia de Domenech. Insultos, puteadas, desafectación, piñas, declaraciones cruzadas, puterío y tantas otras cosas que aparecen luego de una eliminación. Pero todavía los galos no quedaron eliminados y si México o Uruguay se ganan entre sí, con un lógico triunfo frente a los sudafricanos estarían en la próxima ronda. Pero la realidad francesa es un caos y por más que se de el milagro, el papelón será inevitable.



Sudáfrica 2010: Día 11

Martín Gorojovsky 271

La última jornada que completa a los titulares de la Copa vino con hasta ahora la máxima goleada del campeonato, la casi segura clasificación chilena y la primera victoria española en el certamen.


Arrancó el partido y el fin de las especulaciones. En realidad no tanto, porque el trámite del primer tiempo mostró una paridad entre ambos equipos, siendo quizás Uruguay un poco más incisivo a la hora de atacar. También fue canino (?). Las chances estuvieron repartidas de todas maneras en esa primera etapa y se jugó con verdadera vocación. Al menos, en estos 45 minutos si jugaron a empatar no se notó y quedó demostrado sobre todo hacia el final de la etapa.

Como decíamos, en los primeros minutos el juego fue intenso, Uruguay lo tuvo con Luis Suárez, fue peligroso con Forlán y llegó con alguna pelota parada. Siempre abusando de esa tentación que es la defensa mexicana, sobre todo la espalda de Osorio. Pero México respondía con su juego aplicado de mitad de cancha, las trepadas de Salcido, y como siempre, la media distancia. Lo tuvo Guardado con un remate que dio en el travesaño.

Hacia el final de la etapa todo se fue desinflando y el partido navegó un poco en la intrascendencia. Ese fue quizás el momento en el que uno puede hacer uso y abuso de la sospecha o pensar que realmente la cautela es una estrategia más. De hecho, Uruguay podía jugar con dos resultados, sus responsabilidades en todo caso eran menores. Pero llegó una gran escapada por la derecha de Cavani, la espalda de Salcido otra tentación, el centro preciso que encuentra bien ubicado a Luis Suárez, cabezazo como dicen los libros, los mexicanos que no toman a nadie y gol uruguayo. Al carajo con las especulaciones, los uruguayos sacaban provecho de su leve superioridad y lo ratificaban en el marcador.

La segunda etapa mostró alguna mayor decisión mexicana en pos de ir a buscar el empate. Pero pos pos pos (?) al cabo que ni quería (?). Nunca tuvo México la suficiente capacidad como para llegar a inquietar realmente al seguro Muslera, más allá de una llegada con Francisco Rodríguez y un cabezazo que se fue cerca.

Pero Uruguay si bien se tiró unos metros atrás, le dejó la pelota a México y lo dejó en evidencia. Porque el equipo de Aguirre buscó algo con el ingreso de Barrera y quizás también con el Chicharito. Pero sus intentos fueron más que tibios. Uruguay debe haber jugado el partido más tranquilo desde 1950 hasta acá (?). Es más, si pegó 5 patadas es mucho. Un verdadero fiasco esto (?).

De cara a los Octavos la preocupación mayor está por el lado de México, claramente. Porque defensivamente no tiene un buen torneo y porque no tiene quien se haga cargo de sus acciones ofensivas. Depende exclusivamente de la dinámica de sus once jugadores y de su juego progresivo por las bandas. No tiene generación de juego y sus delanteros por ahora no han dado la talla, especialmente el mocosito ese (?) de Giovani Dos Santos. Hoy, Uruguay le tiró chapa mundialista, experiencia y sin necesidad de hacerlo porque un empate le bastaba, le ganó el partido con comodidad. Y si hubiera querido, se esforzaba un poco y lo dejaba afuera del campeonato.

La figura: Diego Lugano.

FICHA

México: 1-Oscar Pérez; 5-Ricardo Osorio, 4-Rafael Marquez, 2-Francisco Rodriguez, 3-Carlos Salcido, 6-Gerardo Torrado, 15-Hector Moreno (56′ 8-Israel Castro), 18 Andrés Guardado (45′ 7- Barrera), 17-Giovani Dos Santos, 9-Guillermo Franco, 10-Cuauhtémoc Blanco (62′ 14-Hernández). DT: Javier Aguirre

Uruguay: 1-Fernando Muslera; 16-Maximiliano Pereira, 6-Mauricio Victorino, 2-Diego Lugano (capitán), 4-Jorge Fucile; 11-Alvaro Pereira (76′ 19-Andrés Scotti), 15-Diego Pérez, 17-Egidio Arévalo Ríos; 10-Diego Forlán, 9-Luis Suárez (82′ Alvaro Fernandez) y 7-Edinson Cavani. DT: Oscar Tabarez.

Arbitro: Víctor Kassai, Hungría.

Gol: 42′ Luis Suárez (URU)

Amonestados: Jorge Fucile (URU), Javier Hernández (MEX)

Estadio: Royal Bafokeng, Rustenburgo

PREVIA

Uno por la puerta, el otro por la ventana

Ernesto 0

Y llegamos a la definición del Grupo A. Uruguay, con gol de Luis Suárez, sobre el cierre de la primera etapa, le ganó por 1-0 a México. Pese a la derrota, el Tri clasificó por diferencia de gol, más allá de la victoria de Sudáfrica sobre Francia por 2-1.

Ante el pedido de la FIFA de que haya juego limpio, cierran el grupo los equipos latinoamericanos de la zona. Una y otra vez, tanto mexicanos como uruguayos se encargan de repetir de que jugarán como cualquier otro partido, de que los ofende que se pueda pensar en un acuerdo, tácito o no, y de que lo mejor que tiene el fútbol es el jugador del mismo (?). Habrá que esperar a lo que pase en el verde césped, la cuestión es que Uruguay con un punto queda primero, México segundo y allí terminan las discusiones, más allá de que todos afirmen de que no quieren llegar en el segundo lugar para así evitar jugar frente al cuco del certamen, que es Grecia (?).

Pero bueno, Uruguay está confiado, cree el Maestro Tabárez haber encontrado el equipo, el otro día acertó con el ingreso de Fucile y el retraso de Forlán. Así que por ello cambia todo el equipo (?). No, al parecer, Uruguay jugará con los mismos once que golearon a Sudáfrica, más allá de las pequeñas molestias de Fucile y Godín. Forlán, tuvo dos afirmaciones para destacar, de cara a la previa de este match: “eliminarnos con Argentina es un desperdicio” y “cuantos más países latinoamericanos avancemos mejor”. ¿En qué quedamos? (?).

Por el lado de los mexicanos, Carlos Vela anda con alguna molestia y no va a llegar para el partido. Recordemos también que Efraín Juárez por acumulación de tarjetas tampoco podrá ser de la partida. Casi seguro, Pablo Barrera ingresará por Vela y Andrés Guardado, quien jugó poco y nada, lo hará por Efraín.

México y Uruguay registran un historial con 17 enfrentamientos. Por copas del mundo solo han jugado una vez y empataron sin goles en Inglaterra 1966. Luego han jugado 4 partidos por Copa América, con 2 victorias mexicanas y dos empates. Y los restantes 12 encuentros fueron amistosos y allí México se impuso en 5 ocasiones, Uruguay en 3 y empataron los otros 4. Con lo cual, México lo tiene de hijo a los charrúas. Recordemos que el último choque se dio en la Copa América de 2007 jugada en Venezuela y allí el equipo del entonces DT, Ungol en mundiales Sánchez, ganó por 3-1.