El último club del trueque

burgos 0

A media tarde de ayer finalizó de forma total el mercado de pases del fútbol europeo, con un montón de bombazos sobre la chicharra (?). El máximo, el pase de Fernando Torres a Chelsea, en una de las operaciones más caras de la historia. Todo el movimiento, o al menos bastante, acá.

Los hinchas de Liverpool están trabajando eso de la tolerancia y aceptar la realidad (?)

Resulta difícil entender por qué, si los equipos tienen 30 días para hacer sus negocios y sumar nuevos jugadores de cara al primer semestre del año y segunda parte de la competencia, exprimen los últimos centavos como Chuck Garabedian (?) y hacen todo sobre el final, con la presión de los últimos granos de arena en el reloj. La jornada del 31 de enero, además de las rutas sobrecargadas (?), tuvo a dirigentes, jugadores, intermediarios, médicos, actualizadores de portales y vendedores de pasajes de avión trabajando a destajo, con grandes movimientos que sacudieron el mundillo del fútbol del viejo continente, algunos despertando una turba iracunda. El petrodolarizado fútbol inglés fue la vedette. Sobre el final, un pequeño apartado de los argentinos y una historia intrincada de amores y cuernos (?).

Lo que ocurrió ayer en la zona de Merseyside y Stamford Bridge obliga a comenzar con el final y a tatuarse cosas para no olvidarse como Memento (?). Sin lugar a duda, el gran movimiento del invierno boreal tuvo como protagonista a Fernando Torres, quien por nada menos que 58 millones de euros dejó la camiseta roja de Liverpool para ponerse la azul de Chelsea. La noticia no fue bien recibida en Anfield, como se ve en la imagen de arriba. Por un lado, no fue la única transacción Blue. Minutos antes, o después, andá a saber (?) había cerrado al defensor brasilero David Luiz, de Benfica, por 25 millones. Roman Abramovic andaba dulce porque había cobrado aguinaldo (?). La salida del Children Towers (?) se debió a la llegada de otro delantero de renombre como Luis Suárez, que se había ido de Ajax por 26,5 millones. Y como si fuera poco para los de Kenny Dalglish, aprovechó esa plata que ingresó más la de la venta de Ryan Babel a Hoffenheim, la giró para Newcastle y por 40 palos se llevó a Andy Carroll, el obelisco goleador de las Urracas, que terminó perdiendo porque no pudo incorporar a nadie con esa guita.


Las valijas de Suárez, de Holanda a Inglaterra

Todo lo ocurrido en estas horas tapó lo que parecía el gran fichaje del no receso: Manchester City, equipo new rich por excelencia, se había llevado de Wolfsburg al goleador Edin Dzeko a cambio de 32 millones de euros. El bosnio fue clave en el campeonato del equipo de la consesionaria VW, y era cantado que su futuro estaba más arriba, justamente en un equipo en ascenso que cerca estuvo de romper todo sumando a Dani Alves, quien termina su contrato en Barcelona en junio y no había renovado, pero todo quedó en la nada. Con lo ya explicado y con Manchester United y Arsenal, uno y dos de la liga respectivamente, alejados de la compra y venta, las novedades pasaron por la segunda línea. Por un lado con los constantes tubazos desde White Hart Lane para todos lados, pero Tottenham finalmente no pudo ni con Forlán ni con Giuseppe Rossi ni con Fernando Llorente, los tres objetivos puestos por Redknapp, por lo que el único nombre nuevo es el del sudafricano Steven Pienaar.

El que sí consiguió un nombre fuerte fue Aston Villa, que se llevó a precio poco popular (?) un delantero a tener en cuenta como Darren Bent. 38 millones de euros le dio a Sunderland, a cambio de uno de los que siempre pelea por ser el goleador del torneo. Justamente el equipo del sol enganchó a Sulley Ali Muntari, ghanés que cada tanto jugaba en Inter. Viejo trotamundos de la Premier es Eidur Gudjohnsen, quien a última hora se fue de Stoke a Fulham. Pintaba bien pero nunca tuvo lugar en Chelsea Daniel Sturridge, así que se fue a probar suerte a préstamo a Bolton. Y para ir cerrando el repaso por la isla, el africano Demba Ba, figura de Hoffenheim, llegó a West Ham, mientras que la penúltima mentira mexicana (?), Carlos Vela, jugará lo que queda del semestre en West Bromwich.


Esa cara no es de dormirse temprano Antonio

Con menos de repercusión que lo ocurrido en Inglaterra, en el Calcio también hubo cambios de figuritas. Parece que fue hace una eternidad, pero no. A principios de enero caía al puntero Milan Antonio Cassano, probablemente de los jugadores más talentosos de la península, aunque con un Lumilagro XL en la cabeza (?), lo que le valió salir de Sampdoria peleado hasta con el que vende entradas. Después apareció en el club Urby Emanuelson, de Ajax, por poco más de un palo y medio. Hace una semana, llegaba Marc Van Bommel, quien debutó fiel a su estilo, viendo la tarjeta roja. Cuando parecía retirado, se llevó de Espanyol al defensor Dídac Vilà, y en las últimas horas de ayer se llevó a Nicola Legrottaglie, longevo central de Juventus. Si bien es cómodo líder, la doble competencia costó y desnudó un plantel corto, bastante estirado ahora. De la vereda de enfrente, lógicamente Inter, se llevaron la otra mitad de la delantera de la Samp: Giampaolo Pazzini, centrodelantero debilidad de quien suscribe, llegó al Neroazzurro a cambio de plata y el préstamo de Jonathan Biabiany, en uno de los mejores negocios del invierno. Además los de Leonardo se hicieron con el lateral japonés Yuto Nagatomo, a cambio de 6 millones y el préstamo de Davide Santon, de gran futuro pero poco presente.


Pazzini pide atención y se va a pagar solo, a puro gol

Otro que se movió rápido sobre el cierre fue Juventus, necesitado ya de puntos, fútbol y todo lo que venga. Enganchó a Alessandro Matri, jugador revelación de Cagliari, y se lo llevó por 15 millones, para luego cederle a Amauri a Parma. Estuvo a punto de llevarse al Chori Domínguez, pero el ex Quilmes seguirá en Valencia. Sí había logrado concretar a Andrea Barzagli, que desde hace unos años jugaba en Alemania. Pensando en el asalto a la punta y en algunos problemas, Nápoli se llevó para refuerzo en la delantera a Giuseppe Mascara de Catania, y para la defensa a Víctor Ruíz, de Espanyol. De Sampdoria se habló en el rubro ventas, que le sirvieron al menos para llevarse a Massimo Maccarone, de buena primera mitad en Palermo, que a su vez sacó a préstamo a Michele Paolucci de Siena. Para destacar queda sólo el regreso al Calcio de Alessandro Rossina, que dejó el frío de Zenit para jugar en Cesena. Habrá una nueva mención a este fútbol más adelante, cuando se especifiquen los argentinos.

Así como Italia, era menos que Inglaterra, el mercado español tuvo tanto movimiento como la calesita de la plaza de Las Toninas en agosto (?). Podría decirse que el primer puesto en cuanto a importancia se lo lleva Emmanuel Adebayor, quien dejó el City para jugar en Real Madrid, aunque la estadística no sea benevolente con los africanos vestidos de Blanco. La lesión de Higuaín motivó a Mourinho a buscar un 9, y el togolés ya estaba de sobra en Inglaterra. Tampoco hizo mucho espamento Barcelona, quien parece no necesitar mucho. Sólo tiene como cara nueva a Ibrahim Afellay, que ya estaba cerrado desde el año pasado. Sobre el cierre se tiró un tute por Gareth Bale, pero ni 40 millones cambiaron la postura de los Spurs. El que sí logró un nombre a tener en cuenta es Valencia, que contrató a Jonás, uno de los goleadores del Brasileirao jugando para Gremio. De todas formas fue tan bajonero el último día de mercado, que una de las tapas es Gio dos Santos, tocuen azteca por excelencia, quien dejo Tottenham para jugar a préstamo en Racing de Santander.


Dudas y más dudas

Uno que relativamente se movió bien fue Sevilla, que durante el fin de semana se cargó al buen volante croata de Schalke 04 Ivan Rakitic, y a la caja de pandora chilena (?) Gary Medel, para intentar levantar un perfil bastante bajo durante la temporada. Sabido es que los laterales brasileros siempre llaman la atención, por lo que de alguna forma Villarreal hizo bien. Pero pensando en que contrató a Cicinho, de quien todavía se espera la explosión definitiva, puede resultar cualquier cosa. Más allá de ser el último campeón de la UEFA, bastante pobretona viene la temporada del Atlético Madrid. En los últimos días sólo se limitó a cuidar a sus delanteros, mientras incorporaba al brasileño Elías. Por último y ya bastante conocido es la obra de Málaga desde la llegada del jeque, y a los casos argentinos conocidos, hay que agregarle al arquero Sergio Asenjo, a Julio Baptista, a Enzo Maresca y a Ignacio Camacho. De todas formas, es difícil lo que se le viene, sobre todo porque todavía toda la inversión no dio un gramo de ganancia en puntos.

Aprovechando el viento de cola (?) de la venta millonaria de Dzeko, fue Wolfsburgo el más activo en Alemania. Tuncay Şanlı de Stoke, Jan Polak de Anderlecht, Patrick Helmes de Leverkusen y el joven venezolano Yohandry Orozco, revelación del Sudamericano sub 20, vestirán la camiseta verde este semestre. Otro que atacó duro fue Schalke 04, llevándose a Ali Karimi de Bayern Munich, al griego Charisteas y al ghanés Anthony Annan. Fue mencionado ya la llegada de Ryan Babel a Hoffenheim, probablemente la mejor incorporación de toda la Bundes, teniendo en cuenta que el otro para subrayar es el de Shiji Okazaki a Stuttgart (?).


Aquella noche al Cholo se le cayó el mundo encima

Que haya una sección específica es sólo para explicar la increíble adicción de Catania por los nacidos en estas tierras. Como no le alcanzaba con nueve o diez, la cuenta estaba perdida (?), el Cholo Simeone sumó dos más: uno, el nacionalizado italiano Matías Ezequiel Schelotto, de Cesena. Y el más destacable es el de Gonzalo Bergessio, quizás el máximo responsable del comienzo del ocaso con aquellos dos goles el 8-M. Fue Lavandina quien jugando en San Lorenzo, eliminó a River de la Libertadores, y el ya conocido tobogán. Algo así como que ponga una pileta de natación y contrate de bañero a He-Man (?). Gran novela de verano fue la de Mauro Formica, que pasó por quince equipos sin salir de Parque Independencia (?), pero finalmente jugará en Blackburn Rovers, si no pasa nada raro en el medio. También fue complicada la historia de Pepe Sand, que parecía volver a Lanús pero fue Deportivo La Coruña quien se lo terminó llevando para Galicia. Otros que cambiaron de camiseta fueron Martín Demichelis, que llegó a Málaga al igual que Buonanotte, aunque el Enano lo hará en junio. Además y pese a los rumores infundados por putos muy putos (?), Mauro Boselli ya está en Genoa. Y por último un casi desconocido, Pablo González, se vestirá de Rosa para jugar en Palermo, proveniente de Hay Equipo Novara.