Lamela, mexicano (?)

La Redó! 0

Argentina debutó con una victoria ante México en el Mundial Sub 20. Fue por 1-0 con un lindo gol de Erik Lamela, el jugador del partido. Si bien no convenció, la Selección comenzó sumando de a tres y quedó como único líder de su grupo. El lunes, clásico vs Inglaterra.


Argentina 1: 1-Esteban Andrada; 4-Hugo Nervo, 2-Germán Pezzella, 18-Leandro González Pirez, 3-Nicolás Tagliafico; 14-Adrián Martínez, 7-Matías Laba, 15-Alan Ruiz, 8-Roberto Pereyra; 10-Erik Lamela y 9-Facundo Ferreyra. DT: Walter Perazzo.

México 0: 12-Carlos López; 2-Kristian Álvarez, 3-Héctor Acosta, 4-Néstor Araujo; 18-Diego Reyes; 7-Saúl Villalobos, 5-Diego De Buen, 15-César Ibáñez; 17-Alan Pulido, 11-Ulises Dávila y 9-Taufic Guarch. DT: Juan Carlos Chávez.

Goles: 69′ Erik Lamela (A).

Cambios: ET Juan Iturbe por Matías Laba (A), ET Carlos Orrantia por Saúl Villalobos (M), 64′ Edson Rivera por Alan Pulido (M), 71′ Agustín Vuletich por Facundo Ferreyra (A), 78′ Erick Torres por Diego De Buen (M) y 91′ Rodrigo Battaglia por Adrián Martínez (A).
Amonestados: Matías Laba y Agustín Vuletich (A). César Ibáñez y Diego De Buen (M).

Árbitro: Istvan Vad (Hungría)
Estadio: Atanasio Girardot de Medellín

Argentina cumplió con su primer objetivo: venció por 1-0 a México en el debut y sumó tres puntos que lo dejan como líder en soledad porque Inglaterra y Corea del Norte empataron en el otro encuentro del grupo. A los setenta minutos Erik Lamela destrabó un trámite igualado, en el que la Selección nunca había podido establecer superioridad sobre un México que tampoco le generaba riesgo al fondo argentino.

El rendimiento de la Albiceleste fue similar al del Sudamericano. Retrasado en el campo de juego, le cedió la iniciativa al rival y se paró a esperar el momento indicado para golpear. Sin embargo nunca durante el primer tiempo logró hacerlo y no generó ni una sola chance de gol. México, en cambio, se animó a través del talentoso Alan Pulido, quien tuvo cuatro intervenciones en las que logró quebrar el rocoso fondo argentino. El conjunto de Walter Perazzo no sufrió por la gran actuación de su última línea, encabezada por los dos centrales millonarios Pezzella y González Pirez, ambos de gran actuación.

Recién en el segundo tiempo, con el ingreso de Juan Iturbe, Argentina se animó un poco mas. Sin adelantarse en el campo de juego, logró ser más punzante con la velocidad de la flamante incorporación del Porto y el nuevo astro de la Roma. Se juntaron poco, pero cada vez que lo hicieron generaron temor al fondo mexicano. Será tarea de Perazzo consolidar esa pequeña sociedad.

Perazzo volvió a demostrar porque se duda de sus condiciones para dirigir a la Selección Argentina. Su equipo volvió a ser un reflejo de sus ideas. Con grandes individualidades, Argentina tuvo como primer misión custodiar su propio arco por la estructura ultra defensiva que ideó el técnico. Además fue errático en los cambios y terminó jugando con dos mediocampistas centrales que en realdiad no lo son.

Argentina no convenció y quedó en el debe en cuanto a lo futbolístico. Pese a ello hizo tuvo un buen debut frente a un rival duro. Se llevó los tres puntos y arrancó con el pie derecho. El camino será corto si Argentina sigue dependiendo de sus dos joyas. Reflexionar, parar la pelota y pensar será tarea de un cuerpo técnico que parece no haber aprendido las lecciones del Sudamericano. Tienen la ventaja de la victoria. Siempre resulta mejor modificar y trabajar con los tres puntos en el bolsillo.

La Selección Argentina Sub 20 hará su debut en el Mundial de la categoría, en Colombia, frente a México. Después del fracaso en el Sudamericano, el conjunto de Walter Perazzo tiene la obligación de cumplir con un buen papel en la Copa del Mundo. Pese a las dudas que sembró en el certamen continental, Argentina parte como una de las máximas candidatas por los nombres propios que conforman su plantel.

La Albiceleste tiene un plantel capaz de llegar lejos en el Mundial. Con buenas individualidades, ahora también tiene varios recursos ofensivos que le permiten tener alternativas para arremeter contra el arco rival. La Argentina puede cumplir un gran papel en Colombia, siempre pese a su entrenador, Walter Perazzo, quien es la principal amenaza para su propio equipo.

El DT argentino ya empezó a dar muestras de sus capacidades (?) y dejó afuera del debut a los dos mejores jugadores argentinos del sudamericano: Juan Iturbe y Rodrigo Battaglia verán, al menos los primeros minutos, el partido frente a México desde el banco. Si estará presente Erik Lamela, la gran estrella del equipo que deberá confirmar sus credenciales que lo llevaron a ser adquirido por la Roma.




Es muy difícil intentar destejer la lógica de esta increíblemente mediocre CA2011, donde la extrema paridad —para abajo— de casi todos los equipos hace que los alargues y los penales empiecen a ser moneda corriente. Para colmo, los favoritos son víctimas de sus propias limitaciones y de los aplicados sistemas tácticos rivales (no exentos de descollantes actuaciones individuales, o de la lisa y llana intervención del azar) y les están dejando su lugar en las fases finales a selecciones técnicamente menos agraciadas.

Pasó ayer con Argentina vs. Muslera y hoy, de forma mucho más exacerbada, con Brasil vs. Villar. Fueron 120 minutos donde la verdeamarelha ostentó un paulatino dominio, que muchas veces fue directamente asedio. Pero el empate sin goles permaneció inalterable. La enorme actuación del arquero paraguayo llevó la cosa a los penales, y allí se vivió otra jornada para la historia. Brasil, un país que supo ser cuna de eximios ejecutantes, ¡falló sus cuatro tiros desde los doce pasos! Y no por poco: hubo un par que se fueron a las nubes. Con poquito, convirtiendo dos de tres, los paraguayos se llevaron todo y van por la gloria.

De esa madera está construida la historia de Paraguay en este certamen continental, con esa épica falopa (?) heredera de la fallida resistencia que supo mostrar en octavos de Francia ’98 ante el local, con Celso Ayala y Chilavert como figuritas más reconocibles del álbum. Esta vez la albirroja volvió a jugar a lo que mejor le sale: aguantar como puede y ver qué onda. Y la cosa terminó resultando bien, guantes de Villar mediante.

Hasta ahora, el equipo de Martino se metió en semifinales sin ganar un solo partido. Fueron cuatro empates, dos de ellos sin goles. ¿Alcanza con eso? Chi lo sa. La multitud de bamboleantes tetas paraguayas que se vieron en las plateas del Único no brindan el marco adecuado para hacer análisis demasiado sesudos (?).

BRASIL 0 (0): Julio César; Maicon, Lúcio, Thiago Silva, André Santos; Lucas Leiva, Ramires; Ganso (99′ Lucas), Robinho; Pato (110′ Elano), Neymar (80′ Fred). DT: Mano Menezes.

PARAGUAY 0 (2): J. Villar; D. Verón, Da Silva, Alcaraz, A. Torres (70′ Marecos); Vera (63′ E. Barreto), Riveros, V. Cáceres, Estigarribia; L. Barrios (83′ H. Pérez), Haedo Valdez. DT: Gerardo Martino.

Penales: en Brasil fallaron Elano, André Santos y Fred, mientras que Villar le contuvo el remate a Thiago Silva; en Paraguay falló E. Barreto y convirtieron Estigarribia y Riveros.
Amonestados: Vera (PAR), André Santos (BRA), Maicon (BRA), E. Barreto (PAR), Marecos (PAR), Estigarribia (PAR).
Incidencias: 102′ expulsados Alcaraz (PAR) y Lucas Leiva (BRA) por agresión mutua.
Árbitro: Sergio Pezzotta (Argentina).
Estadio: Ciudad de La Plata.

Ponelo a Rambert (?)

La Redó! 0

Ni de penal pudo Brasil hacerle un gol al enorme Justo Villar. Tras un 0-0 que se mantuvo 120 minutos, se convirtieron ¡sólo dos penales de siete! para que Paraguay pueda acceder a semifinales, donde espera al ganador de Chile – Venezuela. A esta altura, el mote de BRRRRasil queda corto (?).

Brasil llega en alza a este choque de cuartos de final. Tras la potente exhibición que resultó el 4-2 con el que cerró su grupo ante Ecuador (Maicon is god), algunas declaraciones dejaron entrever que los jugadores recuperaron la confianza y ya se ven en la final del certamen. Para ellos lo mejor desde aquí, obviamente (?).

El único cambio que presentaría el once titular del scratch sería la posible baja del defensor central Thiago Silva, quien sufrió una lesión muscular en el entrenamiento de ayer. Su reemplazante sería David Luiz, aunque Mano Menezes va a probar al defensor de AC Milan en la entrada en calor para ver cómo responde.

Hasta aquí, el único resultado de Paraguay en este torneo ha sido el empate. Un shiome 0-0 en el arranque ante el eliminado Ecuador, un vibrante 2-2 con su rival de esta tarde y un increíble 3-3 frente a Venezuela, en un partido que posiblemente haya sido el mejor de esta CA2011 hasta ahora. Imaginamos que Martino no querrá continuar con esta tendencia, porque eso significaría llegar a una definición por penales nada menos que contra Brasil, cuna de excelsos pateadores si la hay. También deberá mejorar su concentración en los últimos minutos de cada etapa, porque fue allí cuando recibió la mayoría de los goles en contra, con la doppieta de la Vinotinto en tiempo de descuento como escarnio (?) más notorio.

El DT de la selección albirroja no realizará cambios, y su única duda pasa por la evolución de Roque Santa Cruz, quien sufrió una contractura en el partido ante Venezuela y debió abandonar el campo de juego durante el primer tiempo. Si no puede ser de la partida, su lugar lo ocuparía Nelson Haedo Valdez.

-Se puede ver el partido a través del Canal Online de Youtube exclusivo para la Copa América-


Guía básica de fútbol guaraní

La Redó! 261
Asombrados con el talento que desplegó ante las cámaras Roberto Cabañas, lo que nos congrega hoy aquí es sencillamente elaborar una guía básica de fútbol guaraní, como para que le vayan tomando el gusto.

-Escrito por Mike Silvero-

Paraguay es más que Cabañas y Chilavert. Es también Harles Bourdier y Ángel Ortiz, dos volantes que nunca llegaron a romperla y que nos obligaron, por ejemplo a nacionalizar a Jonathan Santana y al “vairo” (que sencillamente quiere decir feo feo) Néstor Órtigoza. El fútbol paraguayo dentro lo enigmático que es, tiene sus propias características; entre ellas que somos como claustrofóbicos. De los 12 equipos de primera división, solamente uno tiene un estadio sin codos abiertos y con gradas en los cuatro sectores de la cancha. Buah, hasta el Defensores del Chaco tiene aberturas y Rubio Ñú juega en “La Arboleda”, haganse idea. Carecemos de mucha creatividad, por lo que nombramos clubes con fechas, aunque a veces ni tengan que ver con su fundación, como el 12 de Octubre de Itauguá (Jugó Libertadores en 02 y 03), nacido institucionalmente el 14 de agosto de 1914. (?) En un marco institucional plenamente destacable (?), un exbarrabrava, Adolfo Trotte, llegó a ser representante del más glorioso del país, Olimpia. Aunque bueno, después le pegó dos tiros a su mujer, pero esa es otra historia, igual sus hijas lo aman y también muchos muchachos. Con dos Copas de América ganadas, el otro gran logro es el de una medalla de plata en Atenas 2004. Todos nos preguntamos ¿de qué mierda nos sirve que Nicolás Léoz sea presidente de la Conmebol hace 30 años? Bueno, a Libertad (cuyo estadio lleva el nombre del Tío Nico), alguna que otra mano le echó, ojo no tanto como Grondona para que Arsenal gane una Sudaka. En fin, entre tanta Larissa Riquelme suelta y con competencia, va un pequeño glosario de términos y situaciones a tener en cuenta cuando se habla del fútbol paraguasho. Chila: Sí, ustedes conocen a José Luis Félix Chilavert González, lo que no saben es que aparte de que “Tú no has ganado nada”, escupirle a Roberto Carlos y cagarse a palos con todo el mundo, en Paraguay, Chila es yeta, o mufa si quieren. Se mete a hablar de política y le va como el ojete, primero apoyó al intendente de Asunción 1996-2001, Martín Burt y ahora la capital parece Kabul. Después, fue a favor de Lugo… un hijo más. (?) Romerito: Julio César Romero, probablemente el player más talentoso que dio el fútbol nuestro en las últimas décadas. Después, casi obligamos a Juan Manuel Iturbe a que juegue por ustedes y a cambio nos dan a Jonathan Fabro, hijos de puta. (?) En fin. Romerito es un personaje pintoresco, no tiene un mango, intentó ser político y hasta rockero. Sí, claro en un festival organizado por una marca de cerveza. Un grosso. Chauchesku: Frase acuñada por Ángel Órtiz para indicar el trágico final de algún equipo, técnico o jugador, es decir, que se va despidiendo de sus posibilidades. Angelito, sí, ese volante que deslumbró bajando hombres en el Monumental rumbo a Alemania 2006 y que luego se deprimió jugando en Lanús. Bueh, ¿quién podría culparlo? Aparte, acusó a Gustavo Costas de cobrar por transferencias de pibes que ponía en primera y hasta hizo publicidades. Un incomprendido. Francisco Ocampo: Genio y figura. Presidente y técnico del Tacuary FC. La última gran muestra del fútbol paraguayo. Catenaccio en guaraní. (?) A colgarse y a aguantar. A ver que sale. Al centrazo. Equipo que juega, única y exclusivamente a empatar (y a vender jugadores, sino creés fijate el sitio oficial) y donde hasta no hace mucho tiempo brillara el único e inigualable Emilio “Ancho” Ibarra. Crack. Cuevita: Ustedes le dicen “Pipino”, nosotros Cuevita. Nelson Cuevas, aparte de ser conocido porque su vieja “Ña Tora”, está más loca que una cabra y su mujer es una yegua. (?). Cuevita es un descarado, su Olimpia no peleaba nada pero él decía que tenía que jugar el Mundial 2010, hasta le dedicó una publicidad al Tata, que por cierto (y por suerte), ni se inmutó. Olimpia: Dícese del equipo más glorioso del fútbol paraguayo. Bueh, es el único que ganó fuera de los límites de tierra roja. Tres Libertadores y una Intercontinental lo avalan, entre otros títulos a nivel continental. Todos sus éxitos fueron cosechados con Osvaldo Domínguez Dibb como presidente. No festejan a nivel local desde el 2000 y hasta se dejaron dirigir por el “Profe” Córdoba. * Paquete: Mote con el cual se identifica a un refuerzo del Olimpia. A ver, pasaron por ejemplo jugadores de la talla de Patricio Camps con muletas o Miliki Giménez. El uruguayo Martín del Campo o Mateo Corbo. El panameño Alberto Zapata, un español Mikel Arce, el guatemalteco Pescadito Ruiz, el ecuatoriano Edelio Ordoñez, el colombiano Orlando Maturana, el venezolano Oswaldo Vizcarrondo, el chileno Nicolás Peric, un brasilero apodado “Makanaki” Dos Santos…en fin, ustedes comprenden la talla. Cerro Porteño: Particular. Peculiar. Es como Boca meets San Lorenzo. Club de pueblo. El Ciclón de Barrio Obrero. Además del mote y de los colores, comparte con los de Boedo un hecho trágico, nunca ganó una sola Libertadores. De hecho, nunca ganó ningún título internacional, excepto un torneo de Verano en cancha de Colón . 34 participaciones en Copa y ni siquiera llegó a jugar una final. Mamita. * 25 pagantes: Lindo dato. El 27 de junio en “La Olla”, jugó ante tan sólo 25 hinchas que pagaron sus entradas. Esto obviamente es motivo de burla por parte de los amigos del Olimpia. Igual, los de Cerro hacen poco para cambiar la situación, hace poco celebraron los goles que le hacía Nacional, todo para que el clásico rival no salga campeón. Sin olvidar una pelea entre barras por una tortilla, sí una “torta frita”. De terror. Sportivo Luqueño: El Central paraguayo. Tiene solo tres títulos en su haber, el más reciente de 2007, que iniciara el meteórico ascenso en la carrera de “U primo du Messi”, Maxi Biancucci. (Igual, al toque cayó y terminó jugando en Olimpia con Matías Donnet). Los luqueños dicen ser una República, aparte del Paraguay. La ciudad está pintada de azul y oro y veneran a un chancho. La barra se denomina “Chancholigans”. Eso. Guaraní, Libertad y Nacional: En cantidad de hinchas, vienen así. Guaraní es un histórico y sale campeón cada 25 años apróximadamente…o cuando Pedro Troglio les regala un Torneo. Igual, sus hinchas son “particulares”, es el indio del fútbol local o el “cachique”. Libertad es Cartes y Léoz, les falta una vieja y un buffet para parecerse a otro club “empresarial”, pero así. El club más ganador de la década pasada, hasta se pega el lujo de usar Nike de indumentaria. Caretas. (?) Nacional es el único club con nombre y apellido: “Nacional Querido”. Sepan disculpar amigos, es un club de ancianos y cuando allá por los años 40 tiraban esa frase era fácil que consigan hasta un garche (?). Poetas de nuestra historia, se andan tomando la costumbre de ganarle títulos a Olimpia. Bueno, como todos los demás. “Peike penderevikuape”: No necesariamente significa “fuerte abrazo”, sino todo lo contrario. En realidad quiere decir en guaraní, “entren en sus respectivos culos”. Así somos, pillines. “Leche”: No es entera, ni larga vida, mucho menos descremada. Es simplemente cerveza. Tradicionalmente las latas son ingresadas en el segundo tiempo y son comercializadas en baldes por jóvenes emprendedores. (?) “Moquete”: Correte bostero (?). Sí, se armó la gorda. La sucesión de hechos bochornosos. Si hay moquete ni te acerques, menos hables, ustedes los argentinos son de hablar mucho, el paraguayo no está para esos trotes, tres palabras y dos dientes abajo. No pega a traición, pero bueno…si hay una 38 cerca, quien te dice. “Ejuna”: Vení. Es literal pero implica otras cosas, ojo. Si estás en Asunción y un muchacho con remera de su club o albirroja te grita eso, no le hagas caso, a no ser que tengas apoyo, te está invitando, a que accedas a una batalla campal. Es como nuestro grito de guerra. (?) “Tembo”: Y..si lo mirás en el diccionario, quiere decir pene. Pero lo que refleja es que sos una mierda, un pelotudo, un hijo de la remil puta. Si te dicen “Ejuna nde tembo”, estás medio complicado, fijate que atrás no te estén cerrando las salidas. “Fiuuuiii”: Silbido de apoyo a la selección. “Fiuuuuuip, Paraguay”. Que les puedo decir, no somos ilustrados ni carismáticos, pero le ponemos garra. Además para las canciones están ustedes, nosotros las robamos y le cambiamos un par de palabras. “Lastimosamente”: El paraguayo está plagado de mitos y leyendas, venera lo sobrenatural y se esconde detrás del error disfrazado de voluntad divina. A ese penal que lo pateó peor que los 3 fallados por Palermo en Luque allá por 1999 no lo falló por ser horrible, sino que lo erró “lastimosamente”. “Mondaha”: Aplicable a los amigos del arbitraje, quiere decir ladrón. También está “kachia’i” que quiere decir gracioso o simpático, por lo general se usaba cuando Mariano Campodónico intentaba correr más de 10 metros con la camiseta de Cerro. “El que no salta, es kurepí”: Hablando de eso, la verdad nos chupa un huevo que tenga o no rima un cantito. “Borom bom bom, borom bom bom, el que no salta es kurepí” (?). Sí, va para ustedes putos, también los tratamos de comegatos a pesar de conocer perfectamente que dicho calificativo es solamente aplicable a los rosarinos. Igual, hasta a los uruguayos le decimos eso si no nos muestran la cédula de identidad, con tal que hablen con el “sho”, sha está. “Añarakopeguare”: Puteada tradicional. Es básicamente el “la concha de tu madre”. Aunque “aña” es un ser mitológico, es como el mal si lo traducís literalmente. Igual, probá un “ju-ga-doooo-res, aña-ra-kope-guaaare…” y hasta te queda lindo eh. (En el tono de ustedes, no en el nuestro). “Emoinguena nde revikuape mba’e la nde tarjeta”: Los árbitros no son amigos nuestros, menos cuando tenemos a Carlos Amarilla. Básicamente la frase es una solicitud para que se meta la tarjeta bien en el fondo del ojete. Y así, este es un resumen básico. Al margen de los estereotipos, con esto te arreglás amigo. Vení cuando quieras, si buscás mucama o igual te conseguimos tus peliculas favoritas por 5 mil y te construimos la medianera de tu casa. (?)

-Escrito por Mike Silvero-


Hace unos minutos le ganó 2 a 0 a Bolivia y selló su pase a cuartos de final como el primero del Grupo A con siete puntos. El equipo del Bolillo Gómez demostró ser uno de los más regulares del certamen y espera al mejor 3ro de la clasificación para enfrentarlo el sábado próximo en Córdoba.

Tres goles a favor, ninguno en contra y una regularidad basada en el equilibrio colectivo más que en el desequilibrio individual. Los colombianos tienen todo para hacer una gran Copa América igual que lo hicieron en 1987: tiene nombres, funcionamiento y ahora tendrá seis días para descansar pensando en los cuartos de final.

La vinotinto es la sorpresa de la Copa al clasificar, faltando un partido, a los cuartos de final de la Copa América. Ya dio el batacazo al igual 0 a 0 en el debut frente a Brasil y ayer le ganó 1 a 0, con justicia, a Ecuador. Si bien todavía queda el complicado encuentro frente a Paraguay, los dirigidos por César Farías ya cumplieron (con creces) el primer objetivo: clasificar a la segunda fase.

Ahora deberán esperar su resultado frente a Paraguay y el de Brasil con Ecuador. Si llegase a ganarle a Paraguay, esperará al 2do mejor tercero el domingo que viene en La Plata. En tanto, si queda segundo irá frente al ganador del Grupo C. Mientras que si queda tercero, puede ir con Colombia a Córdoba o ir a La Plata a enfrentarse de vuelta con Paraguay o Brasil.

El equipo de Borghi es de lo más vistoso (entre lo poco que hay) de la Copa América. Un buen debut frente a México y un interesante partido con Uruguay lo posicionaron como un gran candidato. Al igual que Colombia, quiere repetir la historia y hacer una buena campaña como cuando fue finalista en 1987 en Argentina.

En tanto, Perú se encuentra en un proceso de rearmado y también consiguió interesantes resultados. En el debut empató con Uruguay, con algo de suerte, pero demostrando que no vino de paseo a Argentina. Frente a México, en tanto, no mereció sufrir tanto para ganar, pero el arquero Michel tuvo una tarea destacada y sacó todo lo que le tiraron.

En la última fecha se enfrentan Chile y Perú, que tienen la misma cantidad de puntos. En caso de empatar, los de Borghi están por encima de los peruanos, pero hay que tener en cuenta el resultado entre Uruguay y México. Si llegasen a ganar los de Tabárez, quedarían los tres empatados en cinco puntos y se definirá todo por diferencia de gol y si llegase a haber igualdad (como en el caso de Chile y Perú), se define por goles a favor, luego por goles en contra, luego por resultados entre ellos y por último por la tan mentada “monedita” (?).

Los cuatro primeros a Cuartos

La Redó! 0

Con apenas un partido jugado de la última fecha de la fase de grupos, ya están clasificados el 50% de los equipos para cuartos de final; pero solo Colombia sabe ya dónde jugará, mientras espera rival. ¿Argentina, Brasil y Uruguay? Todavía tendrán que pelear para conseguir su boleto.


Si bien Argentina, Brasil y Uruguay no tienen su pasaje comprado (?) para los cuartos de final, dependen de ellos mismos para conseguirlos. De ganarle a Costa Rica, Ecuador y México, respectivamente, los tres jugarán la segunda fase.

El rendimiendo de las tres selecciones más importantes del continente, hasta ahora, deja mucho que desear. Con la última fecha de la fase de grupos encima, lo único que se espera es que aparezcan esos grandes equipos que a priori eran candidatos y le den a esta Copa América el brillo que le falta.


La Copa América 1987 se disputo en la Argentina. Las subsedes fueron tres: el Monumental de Buenos Aires, el Chateau Carreras de Córdoba y el Gigante de Arroyito de Rosario. Sin invitados, las diez selecciones participantes se dividieron en tres grupos de tres equipos cada uno, donde solo el líder clasificaba a las semifinales. En esa instancia esperaba el ganador de la Copa América anterior, que casualmente había sido Uruguay.

En el Grupo A, enteramente disputado en Buenos Aires, la Argentina campeona del Mundo comenzaba su camino hacia la Copa con un pálido empate ante Perú. Ironias del destino, Luis Reyna y Diego Maradona, el astro y figura del fútbol mundial, marcaron los goles de aquella igualdad. La Selección dirigida por Carlos Bilardo venció en la segunda ronda a Ecuador por 3-0 con dos del Dié y uno de Caniggia y clasificó a las semifinales.

Chile conquistó la plaza que había disponible para el Grupo B. Venció a Venezuela por 3-1 y vapuleó a Brasil por 4-0. En el Grupo C Colombia terminó como líder tras vencer por 2-0 y 3-0 a Bolivia y Parguay. En semifinales se sumó al selecto grupo Uruguay, que había conquistado la Copa América de 1983.

En semifinales Chile eliminó a Colombia. Después de empatar cero a cero en los noventa minutos, la Roja venció por 2-1 en la prórroga. Redín, de penal, le había dado la ventaja a la Selección cafetera, que vio como sus sueños se frustraron en tres minutos: Astengo igualó a los 106′ y Vera marcó el gol de la victoria a los 108′. Uruguay hizo su debut en la Copa recién en semifinales ante Argentina en el Monumental. Antonio Alzamendi, una de las figuras del River campeón del Mundo, marcó el gol de la clasificación a la final. La Celeste iba por su segundo título consecutivo mientras el local se despedía con una frustración inesperada. Argentina finalmente terminó cuarta, tras perder frente a Colombia.

La final se disputó el 12 de julio en el Monumental ante 35 mil almas. Fue un partido caliente que terminó con cuatro expulsados: Eduardo Gómez en Chile a los 14′ minutos, Enzo Francescoli a los 27′ y José Perdomo y Fernando Astengo, el primero uruguayo, el segundo chileno, que se cruzaron faltando dos minutos para el final del partido.

El gol charrúa llegó a los 56 minutos. Rubén Sosa pateó un corner desde la derecha, un defensor chileno despejó, la pelota volvió hacia el arco producto de un fuerte disparo que Roberto Rojas atajó pero no pudo contener y le regaló el rebote a Pablo Bengoechea para que con un suave toque la mandara dentro del arco de la Roja.

Lo curioso es que Uruguay solo jugó dos partidos y apenas marcó dos goles: el de Alzamendi frente a Argentina y el de Bengoechea, quien después también sería el héroe del título conseguido en 1995, en la final. Uruguay sumó con esa victoria en Buenos Aires su 13° título continental. En 1995 volvió a proclamarse como el mejor de América, hasta ahora por última vez.

Uruguay 1: Eduardo Pereira; Alfonso Domínguez, Nelson Gutiérrez, Obdulio Trasante, José Pintos Saldanha; Gustavo Matosas, José Perdomo, Pablo Bengoechea, Antonio Alzamendi; Enzo Francescoli y Rubén Sosa. DT: Roberto Fleitas.

Chile 0: Roberto Rojas; Óscar Reyes, Eduardo Gómez, Fernando Astengo, Luis Hormazábal; Patricio Mardones, Jorge Contreras, Héctor Puebla, Jaime Pizarro; Juan Carlos Leteller y Ivo Bassay.

Goles: 56′ Pablo Bengoechea (U)
Cambios: 19′ Ricardo Toro por Héctor Puebla (C), 63′ Hugo Rubio por Ricardo Toro (C) y 86′ José Enrique Peña por Antonio Alzamendi (U).
Expulsados: 14′ Eduardo Gómez (C), 27′ Enzo Francescoli (U), 88′ José Perdomo (U), 88′ Fernando Astengo (C).

Árbitro: Arppi Filho (Brasil)
Estadio: Monumental (Buenos Aires)

Partidos históricos (VI): Uruguay – Chile, Copa América 1987

Matías Baldo 0

Esta noche urguayos y chilenos protagonizarán un partidazo por la segunda fecha de la Copa América que se disputa sobre suelo argentino. Hace 24 años Uruguay y Chile definieron el certamen continental que, casualmente, se celebró en Argentina.

Público: 35.000 personas

Entregas Anteriores: Barcelona-Manchester (2009) // Chile-Brasil (1987) // Argentina-Brasil (1995) // Argentina-Estados Unidos (1995) // Argentina-Colombia (1999)


En 1999 Paraguay organizó la trigésimo novena Copa América de la historia. Cuatro ciudades acogieron los partidos: Asunción (se utilizaron dos estadios), Ciudad del Este, Luque y Pedro Juan Caballero. El 4 de julio el Estadio Feliciano Cáceres de Luque fue el escenario de un momento histórico. Por la segunda fecha del Grupo C, la Argentina de Marcelo Bielsa, con muchos jugadores del fútbol local (13 de 22), enfrentó a Colombia.

Ambas Selecciones habían ganado en el debut. Colombia había vencido por 1-0 a Uruguay con gol de Bonilla. No, no fue el Bonilla que pasó con pena y sin gloria por Boca, que le dejó un regalito a Facundo Bertoglio y fue discriminado por el Bichi Fuertes (?). Víctor es nuestro hombre, delantero que le dio la victoria al conjunto cafetero frente a la Celeste. Argentina había tenido un gran estreno, venciendo en su debut a Ecuador por 3-1. Martín Palermo, autor de dos goles, había sido la gran figura del partido. Las vueltas de la vida lo convirtieron, tres días después, en villano.

Colombia 3: Miguel Calero; Alexander Viveros, Jorge Bermúdez, Iván Córdoba, Rubiel Quintana; Jorge Bolaño, Freddy Grisales, Harold Lozano, Arley Betancourt (55′ Jhonnier Montaño); Hamilton Ricard (77′ Edwin Congo) y Víctor Bonilla (66′ Henry Zambrano).

Argentina 0: Germán Burgos; Nelson Vivas (61′ Hugo Ibarra), Roberto Ayala, Walter Samuel (45′ Diego Cagna), Juan Pablo Sorín; Javier Zanetti, Diego Simeone, Juan Román Riquelme; Guillermo Barros Schelotto (68′ Andrés Guglielminpietro), Cristian González y Martín Palermo. DT: Marcelo Bielsa.

Goles: 10′ Iván Córdoba (C), 79′ Edwin Congo (C) y 87′ Johnnier Montaño (C).
Incidencias: 5′ Martín Palermo falló un penal (A), 47′ Germán Burgos le atajó un penal a Ricard (C) 76′ Martín Palermo falló un penal (A), 90′ Calero le atajó un penal a Martín Palermo (A).
Amonestados: Ricard, Quintana y Calero (C) Nelson Vivas (A)
Expulsados: 69′ Javier Zanetti (A)

El partido empezó con todo: a los cinco minutos Juan Pablo Sorín desbordó por la izquierda, llegó al fondo y tiró un centro que Alexander Viveros desvió con la mano ante la presencia de Martín Palermo dentro del área. El árbitro paraguayo Ubaldo Aquino vislumbró la jugada intencionada del defensor colombiano y sancionó el penal. El Loco se hizo cargo del penal sin saber que allí comenzaría su pesadilla. Intentó asegurar el gol con un disparo fuerte zurdazo al medio del arco, pero el travesaño escupió su disparo. La noche negra de quien después se convertiría en el máximo goleador de la historia de Boca recién empezaba.

Cinco minutos más tarde, a los diez del primer tiempo, Nelson Vivas le puso el cuerpo a Betancourth y el árbitro entendió que fue una infracción lo suficientemente grave como para sancionar otro penal, el segundo de la noche. Iván Córdoba, por ese entonces defensor de San Lorenzo, se hizo cargo de la pena máxima y no falló. Dos penales cobrados, uno convertido y uno fallado, en diez minutos. Partidazo.

El referí guaraní, hombre de penales fáciles (?), siguió con su tendencia de castigar cualquier roce dentro del área. A los dos minutos del segundo tiempo Roberto Ayala empujó en un salto a Jorge Bolaño. Penal. El conjunto dirigido por Javier Álvarez decidió cambiar al pateador: Hamilton Ricard hizo lucir al Mono Burgos, quien se volcó sobre la derecha y atajó el penal. Argentina seguía con vida.

Otra mano de Viveros, a los 76 minutos, le regaló la revancha a la Argentina y a Martín Palermo. El Titán volvió a hacerse cargo del penal, oportunidad de oro para igualar el marcador. Aquella vez su disparo fue levemente esquinado hacia el palo izquierdo pero tuvo el mismo final: la pelota se fue por encima del travesaño y Martín volvió a fallar. Encima, ante cada chance malograda por Palermo desde los doce pasos, Colombia respondía rápidamente con un gol. Tres minutos más tarde Edwin Congo metió un tacazo fantástico para desviar un corner y vulnerar nuevamente el arco de Burgos. A los 89 Montaño liquidó el partido con un bombazo precioso desde casi treinta metros. 3-0, pésimo resultado para la Argentina de Bielsa y catastrófica actuación de Martín Palermo. Sin embargo aún quedaba más.

El ya retirado goleador le robó la pelota en una salida a Jorge Bermúdez y fue derribado por Iván Córdoba dentro del área. El árbitro, con ganas de darle una chance más a Palermo, cobró el penal. Martín, testarudo y empecinado en cortar con la mala racha, volvió a tomar la pelota y la colocó en el punto dibujado a once metros del arco. No lo falló. Calero, héroe colombiano, adivinó su intención y se tiró a su izquierda para tapar el remate de Martín. Tres de tres, 0% de efectividad del artillero argentino. Dueño de tantas hazañas inolvidables, ahora a Palermo le tocaba pasar a la eternidad por un record netamente negativo.

Años más tarde se supo que lo sucedido esa noche no había sido por culpa de la impericia de Titán, sino que fue obra de un trabajo de Kumanchú (?), un brujo paraguayo que había sido contratado por los colombianos para ganar el partido y quedar con el arco en cero. La relación entre el hechicero y los cafeteros volvió a reavivarse años después cuando, en vísperas de un choque entre Atlético Nacional y Cerro Porteño, volvieron a pedir su ayuda a cambio de 400 dólares y los verdolagas derrotaron al Ciclón de Barrio Obrero por 5 a 1. Batista, avivate para esta noche y pegate un llamadito a Luque (?).

Partidos históricos (V): Argentina – Colombia, Copa América 1999

Matías Baldo 0

Seguimos con la mala onda (?) recordando derrotas argentinas. Por las segunda fecha del Grupo C de la Copa América 1999, Colombia venció 3-0 a la Argentina en un partido que quedó en la historia por los tres penales que falló Martín Palermo. El lado oscuro (?) del Optimista del Gol.

En la última fecha del grupo, Colombia venció a Ecuador y Argentina le ganó a Uruguay. La Selección cafetera terminó como líder del grupo y la Albiceleste como segunda, situación que obligó al conjunto de Marcelo Bielsa a cruzarse en cuartos de final con Brasil. La Verdeamarela, a la postre campeona de América en territorio paraguayo, festejó en el clásico por 2-1 con goles de Rivaldo y Ronaldo (Sorín para los Albicelestes). Colombia también quedó eliminada en los cuartos de final, donde perdió por 3-2 frente a Chile. Dos años después, en el certamen que se organizó en su territorio, Colombia conquistó el primer título continental de su historia.

Entregas Anteriores: Barcelona-Manchester (2009) // Chile-Brasil (1987) // Argentina-Brasil (1995) // Argentina-Estados Unidos (1995)



Luchando por volver a ser grande

grimi 0

A mediados de 2006 Juventus de Turín descendió por primera vez en la historia. Hoy, cinco años después, sigue peleando por recuperar su lugar como gigante del fútbol italiano que alguna vez supo tener.

En la primera mitad del año 2006 Juventus se encaminaba firmemente a un bicampeonato que en Italia todos sabían que llegaría inexorablemente. El equipo que en ese entonces dirigía Fabio Capello mostraba una solidez muy superior a la del resto de sus rivales y si bien -como buen equipo de Capello- no lucía, era dificilísimo no solamente ganarle un partido sino siquiera marcarle un gol.

Pero en esos primeros meses de 2006 explotó el famoso y complejo caso denominado Calciopoli. En dos palabras, un sistema de arreglo de partidos en el que estaban involucrados un montón de dirigentes de muchos clubes. El proceso desarrollado en ese primer semestre de 2006 llegó a la conclusión de que Juventus, Milan, Lazio y Fiorentina entre otros clubes participaban de una red que incluía a dirigentes de la Federación italiana y árbitros.

El club más duramente castigado fue Juventus: Tras las apelaciones perdió el Scudetto que acababa de obtener, también se le quitó el de la temporada anterior (la 2004/2005) y fue descendido a la Serie B en la cual jugaría por primera vez en su historia la temporada siguiente con un descuento de 9 puntos (que originariamente era de 17).

Paralelamente, la base italiana del club en el que brillara Michel Platini se iba a disputar y a ganar el Mundial 2006. Al regreso de Alemania copa en mano, y confirmado el descenso abandonaron el club el capitán Fabio Cannavaro, Gianluca Zambrotta, Lillian Thuram, Patrick Vieira y Zlatan Ibrahimovic además del DT Capello. En contrapartida, una buena cantidad de estrellas se quedaron a jugar en la Juve de la B: Gianluigi Buffon, Alessandro Del Piero, Pavel Nedved, Mauro Camoranesi y David Trezeguet.

El campeón de la Serie B 2006/2007 fue, finalmente, el bianconero. El descuento de 9 puntos no le impidió ganar el torneo con 85 puntos, 6 más que su escolta Napoli. Ese literal paseo, dirigido por Didier Deschamps, llevó a los turineses de vuelta a su lugar en el fútbol, la Serie A, pero ya nada sería igual.

El gran beneficiado del escándalo de Calciopoli, Inter, copaba la liga y era el gran favorito al título. En contrapartida, Juventus se armaba pero no podía competir en nombres con los otros grandes. Las mejores figuras seguían siendo las mismas de siempre, las que venían de antes del descenso, y las caras nuevas (Grygera, Tiago Mendes, Almirón y el troncazo Iaquinta) podían ser muy buenos jugadores, pero lejos estaban de ser estrellas. Todavía más evidente era la estrategia de la Juve de consolidarse en la A (nada de pensar seriamente en el título) al ver el nombre del entrenador: el mediocre Claudio Ranieri.

Y sin embargo, la 07/08 terminó siendo una temporada más que satisfactoria a la luz del terremoto que significó el descenso: tercer puesto por detrás de Inter y Roma y clasificación a la Liga de Campeones.

Para la 08/09 Juventus hizo una sola gran compra: pagó casi 23 millones de euros por el delantero de Palermo Amauri. Otras adquisiciones de menor renombre se sumaron a la ya clásica base bianconera compuesta por Buffon, Del Piero, Chielini, Nedved, Camoranesi y demás. La liga fue dominada por Inter y los turineses alcanzaron su mejor performance desde el regreso a la máxima categoría: un segundo puesto sobre Milan en igualdad de puntos. La Juve parecía decididamente encaminada a volver a ser la que fue. Sin embargo, hacia el final de la temporada el club hizo una gran apuesta y confirmó como DT al inexperimentado Ciro Ferrara (Ranieri se había ido tras una racha de ocho partidos sin victorias). Además, decidió romper el chanchito de verdad y comprar jugadores por mucho dinero.

Así encara el club de la familia Agnelli la -a la postre desastrosa- temporada 2009/2010. La gigantesca inversión en compras incluyó a Diego, Felipe Melo, el regreso Cannavaro tras su paso por Real Madrid y Candreva, por más de 60 millones de euros. El equipo nunca rindió y tras un pésimo primer semestre (eliminación de la UCL en primera fase incluida) llegó un nuevo DT: Alberto Zaccheroni. Séptimo puesto en la Serie A, lastimosa clasificación por la ventana a la UEFA Europa League y borrón y cuenta nueva para planificar la temporada 2010/2011 (la que acaba de terminar).

El nuevo entrenador, Luigi Delneri, no traía un gran CV (un paso por Roma y una temporada exitosa en Sampdoria, nada más). Pero el club seguía gastando un montón de dinero en armar un plantel que pudiera pelear el título: por Milos Krasic, Leonardo Bonucci, Jorge Martínez, Fabio Quagliarella, Marco Storari, Simone Pepe y Alessandro Matri los Agnelli gastaron otros 60 millones de euros. Pero el fútbol nunca apareció. Eliminado en la frase de grupos de la Europa League y séptimo en la Serie A, la temporada que se acaba de ir, fue sin dudas un fiasco.

A cinco años del descenso a la Serie B, Juventus nunca más volvió a ser el grande, el gigante de Italia que supo ser. Preparándose para afrontar la quinta temporada desde el regreso, nada hace imaginar que la que está por empezar vaya a cambiar las cosas.

El rendimiento del equipo desde 2007 para acá nunca volvió a ser el de antes de 2006, ni en Italia (su fuerte histórico) ni en Europa (donde siempre le costó triunfar). La categoría de sus jugadores es decididamente diferente: antes del descenso Juventus se vanagloriaba de tener (o a lo sumo compartir con Milan) a lo mejor de lo mejor del fútbol italiano. Eso, claramente, ya no sucede más, y más allá de que Andrea Pirlo acaba de llegar libre al club no parece que vaya a cambiar este año. Y si de comparar los entrenadores pre y post descenso hablamos, la diferencia sigue siendo abismal. Sin irnos demasiado lejos en el tiempo, ¿existe comparación posible entre Trapattoni, Lippi, Ancelotti y Capello versus Ranieri, Ferrara, Zaccheroni y Delneri?

La cuenta del descenso del 2006 a la Juventus le salió carísima y aun hoy no la termina de pagar. Al que supiera ser el gigante italiano, el club con más Scudetti las cosas le están siendo más difíciles de lo que creía. Sus rivales ya no son -como en el pasado- Milan e Inter. Hoy Juventus pelea con Palermo, Udinese, Napoli, Lazio, Fiorentina o Roma. No caben dudas de que algún día la Vecchia Signora volverá a plantársele cara a cara a los grandes milaneses pero ese día todavía no llegó y ya van cinco años y contando.


Independiente Rivadavia (Mendoza)
El Arsenal de la segunda división zafó de volver al Argentino A gracias a la ventaja deportiva y ––por suerte para River— comienza la temporada hasta las manos en su pelea por no descender. Arranca último en los promedios con 1,145 y bwin no toma apuestas sobre en qué fecha se van a empezar a cruzar los sobreslas manos de Vila y Grondona en los arbitrajes.

La Lepra no es Deportivo Merlo pero también hace de local en Parque San Martín, pero a unos mil kilómetros del épico (?) estadio aguantista. A pesar de la distancia y el pregón antigrondonista de Vila, los Caudillos del Parque suelen visitar seguido las prácticas de su equipo para hablar amistosamente (?) con sus ídolos. La campaña realizada bajo la conducción técnica de Vitrola Ghiso fue poco menos que horrible, sin embargo son muchos los jugadores del Azul pretendidos por (es lo que hay) equipos del Argentino A y de Chile.

Aldosivi (Mar del Plata)
El Tiburón oficia de local en el frío estadio mundialista en el que River ha vivido los únicos éxitos de sus últimos años. El Pulpo Yllana (uno de los campeones de la concha de su hermana) tendrá la dura tarea de armar un equipo casi desde cero ya que la dirigencia declaró transferibles a quince jugadores de un plantel profesional que en las últimas temporadas lejos estuvo de pelear algo. Dado que la mayoría de los transferibles ya arregló su desvinculación, hoy Aldosivi tiene menos jugadores que partida de buscaminas. Sin contar a los nuevos de la categoría, el Verde arranca en promo para no descender y ––a menos que meta campañón— su suerte dependerá en gran parte de los recién llegados.

Sportivo Desamparados (San Juan)
Visitar la cancha del verdiblanco acercará al público riverplatense a uno de los estadios cuyo nombre está entre los más grossos del mundo: El Serpentario. Los puyutanos (!) —igual que River— debutarán esta temporada en la segunda categoría del fútbol argentino. Con mayoría de jugadores locales, logró el ascenso tras dar el batacazo en la promoción ante el santo tucumano.

Sin embargo la alegría por el ascenso no es completa ya que San Martín, su clásico rival, jugará en Primera División. Como rival consuelo, tiene la rivalidad provincial con los mendocinos de Independiente Rivadavia. Para este modesto equipo mantener la categoría supondrá un gran logro que será difícil pero no imposible, dada la gran paridad que hay en los promedios iniciales de la temporada, y el hecho de que —junto a ellos— hay otros cinco equipos (Atlanta, Brown de Madryn, River, Huracán y Gimnasia) que arrancan la temporada con el promedio en cero.

Guillermo Brown (Puerto Madryn)

Viaje riverplatense a las distancias del Ascenso: capítulo I

La Redó! 0

El micro de La Nueva Seguros que comandará Almeyda deberá recorrer distancias a lo largo y ancho del país. Desde acá repasaremos los paisajes que el Mundo River descubrirá en su primera excursión al ascenso. En esta ocasión le damos la bienvenida a Cuyo, Mar del Plata y Puerto Madryn (!).

Cuando en el Nacional B todos aun festejaban el descenso de la CAI que implicaba zafar del viaje a Comodoro Rivadavia, llegó la noticia del ascenso de Guillermo Brown. Y ahora hay que fumarse un viaje a Puerto Madryn.

El Rayo hace de local en el Raúl Conti, con capacidad para 14.500 chubutenses y chilenos (?). El partido más importante jugado en esa cancha fue un test-match entre Los Pumas y Gales, aunque, claro, a partir de esta temporada podrán decir “Acá estuvo Chaca y no pasó naranja” (?).

En el Argentino A, los dirigidos por Arnaldo Cacho Sialle jugaron con un esquema 3-4-3 que en el Nacional B suele estar asociado al suicidio deportivo. Cuerpo técnico y dirigentes apuntan a mantener la categoría, y para eso deberán suplir la partida de sus goleadores y mantener la solvencia defensiva del último año, en el que sólo perdió cuatro partidos sobre cincuenta y cinco disputados. Los chubutenses son la gran incógnita del torneo: habrá que ver cómo reaccionará un grupo de jugadores que nunca soñó con enfrentar a Ferro y ahora tiene que jugar contra River.




Empecemos por las buenas noticias: por lo visto en Jujuy esta tarde, Argentina debería ganar su grupo al trotecito, aún si se repiten actuaciones flojas como la del debut ante Bolivia. Ni Colombia ni el sub23 de Costa Rica —por obvias razones— suponen riesgo alguno para la selección del cada día más tambaleante Batista.

La selección cafetera se paró con un extremadamente cauteloso 4-1-4-1, con Falcao como único delantero, mientras Dayro Moreno y Adrián Ramos intentaban generar peligro por los costados. La Volpe, fiel a sí mismo, paró un no menos extraño 3-3-3-1 (¿3-6-1?), con Campbell como único delantero y superpoblación de volantes, tanto para ayudar a la escuálida línea de tres defensores como para sumarse en las contadas excursiones ofensivas.

A esta altura, Colombia parece inexorablemente presa de su historia de manejo de balón cadencioso pero somnífero, con nulo cambio de ritmo y falta de variantes. Sigo (?): sin desborde por las bandas, sin desequilibrio individual, sin remates externos, sin proyecciones sustanciosas de los laterales, los dirigidos por Bolillo se limitaron a llevar el balón cerca del área del arquero costarricense y ver qué onda.

Pero un infeliz (?) planchazo de Brenes sobre Zúñiga iba a cambiar el curso del partido. Con la roja directa y más de una hora por delante, Costa Rica pasó a jugar prácticamente sin delanteros y a refugiarse atrás, apostando a un empate providencial o a una derrota digna.

Y en el cierre del primer tiempo, los deseos se le cumplieron (?). Tras un tierno pelotazo frontal desde la defensa colombiana, Adrián Ramos se coló entre los defensores ticos, eludió al arquero y marcó el 1-0 parcial. Aunque todavía quedaba mucho por jugar, el partido empezaba a definirse.

El complemento estuvo completamente de más, excepto para ver a un par de jugadores que hicieron más llevadero este tedioso match. En Costa Rica uno de los mejorcitos fue el movedizo Elizondo, a quien La Volpe mandó a la cancha desde el inicio del segundo tiempo en reemplazo de Campbell, su único delantero. Y en Colombia, veinte minutos le alcanzaron a Teo Gutiérrez para confirmar su gran momento y pedir pista como titular, más aún si tenemos en cuenta lo poco que mostró Falcao ante una tiernísima defensa costarricense.

Bolillo puede respirar: con estos tres puntos, su selección puso un pie y medio en la segunda fase, aunque seguramente el rendimiento que exhibieron sus dirigidos no lo habrá dejado demasiado tranquilo. La Volpe armó un grupo de juveniles reforzados para cumplir, y por ahora lo está haciendo. Costa Rica tiene su sello (línea de tres, orden táctico, jugadas preparadas) y algunos jugadores de buen pie, virtudes ominosamente opacadas por una inocencia suicida en defensa y un escaso rigor físico general.

Ambos rivales son perfectamente “ganables”, incluso en una tarde poco inspirada de Messi y cía. Claro que los partidos no se declaman, se juegan. El agónico empate ante Bolivia en la apertura de la CA2011 debería servir como ejemplo en ese sentido, y será deber de los dirigidos por Batista sortear estos fáciles escollos y ganar solidez para la etapa definitoria del certamen.

COLOMBIA 1: L. Martínez; Zúñiga, L. Perea, Yepes, Armero; Bolívar; D. Moreno (69′ T. Gutiérrez), Guarín, A. Aguilar (33′ Rodallega), A. Ramos; Falcao (77′ E. Soto). DT: Hernán Darío Gómez.

COSTA RICA 0: Moreira; Duarte, J. Acosta, F. Calvo; Salvatierra, D. Guzmán (73′ Cubero), Leal; Mora, Madrigal (71′ J. Martínez), Brenes; Campbell (46′ Elizondo). DT: Ricardo La Volpe.

Gol: 44′ A. Ramos (COL).
Amonestados: Madrigal (CRI), D. Guzmán (CRI), F. Calvo (CRI), Guarín (COL), Zúñiga (COL).
Incidencias: 27′ expulsado Brenes (CRI) por juego brusco grave.
Árbitro: Enrique Osses (CHI).
Estadio: 23 de Agosto (Jujuy).

El grupo más fácil de América

La Redó! 0

Con casi nada, Colombia venció 1-0 al sub23 de Costa Rica con gol de Adrián Ramos y lidera el Grupo A. Los dirigidos por La Volpe jugaron más de una hora con un jugador menos y se conformaron rápidamente con la exigua derrota. El partido fue un bodrio y ambos equipos mostraron un nivel bajísimo.

Por presente, la Selección Colombia está en el lote de animadores del torneo, junto con Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay y la propia selección argentina. Desde los nombres, el equipo es muy atractivo. Tanto Radamel Falcao García como el cogoleador (?) del Clausura, Teo Gutiérrez (quien no sería titular en este partido), prometen mucho picante arriba, y al tradicional buen manejo de los cafeteros en el mediocampo se suman nombres conocidos para el público local en defensa, como los de Mario Yepes y Luis Amaranto Perea.

El DT Bolillo Gómez le puso un poco de chévere (?) a la previa con unas declaraciones mezcla de sincericidio e inmolación premeditada: “Si yo no paso la primera ronda de la Copa América me voy, ésa la tengo clara. No es que me voy, también me irán a echar“. Tómese un tilo y no se adelante a los hechos, maestro (?).

Por su parte, Costa Rica llegó como invitado a la CA2011 gracias a la baja de Japón, más preocupado por resultados nucleares que deportivos (?). La gracia es que el seleccionado del país centroamericano pertenece a otra confederación, la CONCACAF, y hasta la semana pasada la selección mayor se encontraba disputando la Copa de Oro, certamen símil Copa América donde no pudieron superar los cuartos de final.

Así las cosas, La Volpe decidió traer para las pampas a un grupo de jugadores sub23, reforzados por cuatro o cinco mayores, Pero ojo (?), que los juveniles costarricenses traen consigo el temible (?) palmarés de un cuarto puesto del Mundial sub20 de Egipto 2009. Esta payasada que desprestigia la Copa América es al mismo tiempo una cómoda oportunidad para que el equipo argentino se alce con el Grupo A sin problemas.

–Se puede ver el partido mediante el Canal Online de Youtube exclusivo para la Copa América–