carc_telam

Autopista a la A

La Redó! 0

Terminada la B Nacional 2012/13 hacemos un repaso del torneo que culminó con la coronación de un Rosario Central cuyo regreso a Primera tuvo más peajes de lo esperado.

Al comenzar la temporada sobraban candidatos para el ascenso. Rosario Central y Gimnasia de La Plata eran candidatos cantados. Olimpo se había armado para pelear. Banfield también se anotaba. De los equipos provinciales Atlético Tucumán presentaba un idea ambiciosa comandada por Ricardo Rodríguez, Instituto venía de quedarse con las ganas y había armado un nuevo equipo, Gimnasia de Jujuy estaba a la expectativa e Independiente Rivadavia –acuciado por el promedio- pensó un equipo para pelear arriba.

El primero en pincharse fue la Lepra mendocina, el Lobo jujeño nunca terminó de arrancar y el Decano tucumano no fue ni la sombra del equipo proyectado. Banfield arrancó bien pero se quedó sin nafta en el segundo semestre. Olimpo fue sumando de a poco y cuando los demás se cayeron la inercia lo encontró entre los de arriba. El equipo de Troglio rindió por arriba de lo esperado, mantuvo el ritmo y consiguió el ascenso con relativa comodidad.

Rosario Central arrancó la temporada perdiendo de local con el recién ascendido Sarmiento de Junín. Ese traspié inicial se prolongó durante doce partidos en los que había conseguido magros trece puntos. Después de empatar como local ante Ferro en Arroyito se rifaban balas rescisiones de contrato para todos si el equipo no lograba un triunfo en el partido postergado ante Crucero del Norte. El Canalla fue a Garupá, ganó, Miguel Ángel Russo tomó aire y su equipo –prácticamente desde la nada- metió dieciséis partidos sin perder, de los cuales quince fueron triunfos (doce al hilo) y encaminó el camino al ascenso primero y al título después.

Sarmiento de Junín. El equipo que llegó desde la B Metro fue uno de los que mejor jugó. Combinó la experiencia de los sólidos Ischuk, Tucker y Andrizzi con el juego y desenfado de Héctor Cuevas, Lucas Oviedo y Ezequiel Cerutti. Prolijo, pelota al pie, gambeta y desborde. Tuvo una buena primera ronda en la que extendió un largo invicto que traía de local y sólo perdió tres partidos como visitante. En la segunda parte del torneo perdió el invicto de local pero mejoró sus números tanto de visitante como de local. Los de Junín llegaron a la recta final con alguna chance de pelear por el tercer puesto, no le alcanzó, pero los cincuenta y ocho puntos conseguidos reflejan el laburo hecho por Sergio Lippi.

Nueva Chicago. Treinta y un puntos en treinta y ocho partidos son el resultado de un equipo que hizo todo mal. De principio a fin. Monllor -héroe del ascenso- no brindó seguridad en el arco, la defensa hizo agua por todos lados y se mostró incapaz de resolver cualquier centro cruzado. En el medio dependió en exceso del aporte del Gomito Gómez, y en ataque fue livianito.
Deportivo Merlo. Arrancó complicado con el promedio y la floja temporada le pasó factura cuando Douglas Haig y Crucero del Norte entraron a sumar puntos. El Charro confió demasiado en su suerte y en la mala de sus oponentes. Mantuvo su ganada fama de equipo duro y recio que no deja jugar, pero la falta de ambición y los problemas dirigenciales afectaron el rendimiento de un equipo cuyos jugadores -individualmente- están muy por encima de los de un equipo descendido.

olimpo_telam

Además del descendido Torito de Mataderos y la revelación juninense otros tres equipos llegaron a la BN para esta temporada.

Olimpo. Llegado desde Primera apuntó todos los cañones al ascenso y le confió el ajuste de la mira a Walter Perazzo. Empezó tímido, pero entre la cuarta y la décimo tercera fecha metió ocho triunfos (seis de ellos en forma consecutiva) y de a poco se fue soltando y mostrando un juego muy rápido y vertical en el que se destacaban Nahuel Benítez y Gustavo Bou. En el mediocampo tuvo en Musto y Gil a una de las mejores duplas de volantes centrales de la categoría. Detrás de ellos Furios y Moiraghi sacaron todo. En el arco Nereo Champagne fue una garantía. Sobre el final del torneo se pinchó un poco pero consiguió el ascenso.

Douglas Haig. Tras un inicio irregular (trece puntos en nueve partidos) los de Pergamino volcaron y sólo sumaron cinco puntos en los once partidos siguientes. 0,900 de promedio. Encaminados al Argentino A sus dirigentes dieron un timonazo inesperado contratando a un Mostaza Merlo que no estaba en el radar de nadie. El Señor de la Estatua clavó línea de cinco, metió cambios posicionales y sumó veinte puntos en ocho partidos para empezar a respirar. Parecía imparable la Mostaneta, pero el empuje anímico mermó y en las últimas diez fechas el Fogonero sumo once puntos. El total de cuarenta y nueve puntos conseguidos le permitieron quedarse en la divisional y espera que las arcas del sponsor que le paga el sueldo a Mostaza aporte para tener un equipo que pueda dar el salto.

Crucero del Norte. El Colectivero tuvo un primer semestre casi ideal para un recién ascendido. Mostró un juego atildado, prolijo, ofensivo y llegó al receso con veinticinco puntos en dieciocho encuentros. En el reinicio del torneo empató con Olimpo y luego metió cuatro derrotas en fila seguidas de seis empates y una nueva derrota. Tras esa pésima racha obtuvo un triunfo que resultó clave ante Deportivo Merlo, siguió sin ganar de visitante, pero otros tres triunfos de local le permitieron mantener la categoría.

Instituto Atlético Central Córdoba. Horrible temporada del otrora Barcelona de la B. Tras el fracaso de la 11/12 la Gloria cambió el equipo en forma casi su totalidad, incorporando buenos jugadores y algunas apuestas interesantes. Pero nunca lograron formar un equipo y llevar a cabo el buen juego pregonado por Frank Darío Kudelka. El equipo cordobés terminó décimo octavo, con sólo treinta y nueve puntos, superando únicamente a Merlo y Chicago.

gelp_gimnasia org ar

Gimnasia y Esgrima de La Plata. El Lobo encontró primero los resultados y después el equipo. Troglio tuvo clara la defensa desde el principio, delante de Monetti alineó a Oreja, Barsottini, Blengio y Licht. Esos cinco jugadores –salvo lesión o suspensión- estuvieron siempre presentes en el equipo. Fernando Monetti confirmó que es un arquero que hoy no tiene techo. Facundo Oreja estuvo impecable. Osvaldo Barsottini tuvo una temporada impecable, no sólo fue un baluarte en el fondo sino que apareció en el área rival para marcar nueve goles. Blengio hizo su trabajo en silencio. Lucas Licht hizo todo bien en la izquierda. En el medio Pouso pasó de ser el estereotipo del volante central uruguayo que le pega a todo a ser el tipo que corta, releva y ordena. A sus costados Mussis y Matías García trabajaron a destajo, cerrándose cada vez que hizo falta y siendo wines cada vez fue necesario. Por delante de ellos Facundo Pereyra, Ignacio Fernández y Franco Niell conformaron un triángulo letal cuando salía disparado en velocidad. El Lobo logró el ascenso con el plus de tener un equipo que tranquilamente puede jugar en Primera División y que con un refuerzo de jerarquía por línea incluso puede sorprender peleando arriba.


Foto: DyN

Casi último

La Redó! 0

Con un empate 1 a 1 con Godoy Cruz cerró la participación de Boca en el Torneo Final, en el que se salvó de quedar último por primera vez en su historia, pero redondeó su peor campaña en torneos cortos. Un semestre para el olvido de un equipo que tenía como objetivo ganar todo.

Godoy Cruz: 1 Nélson Ibáñez; José San Román, Jorge Curbelo, Nicolás Sánchez, Emanuel Insúa; Gonzalo Castellani, Federico Lértora, José Luis Fernández, Alexis Castro; Facundo Castillón y Mauro Óbolo. DT: Martín Palermo.

Boca: 1 Agustín Orión; Leandro Marín, Claudio Pérez, Lisandro Magallán, Nahuel Zárate; Pablo Ledesma, Cristian Erbes, Ribair Rodríguez; Juan Román Riquelme; Nicolás Blandi y Lucas Viatri. DT: Carlos Bianchi.

GOLES:

Godoy Cruz: Gonzalo Castellani (46′PT)

Boca: Lucas Viatri (31′PT)

Amonestados:

Godoy Cruz: Emanuel Insúa (32′ST)

Boca: Claudio Pérez (45′PT), Leandro Paredes (21′ST)

Expulsados:

Boca: Leandro Paredes (45′ST)

Cambios:

Godoy Cruz: Armando Cooper por Nicolás Castro (27′ST), Eduardo Ledesma por Gonzalo Castellani (27′ST)

Boca: Leandro Paredes por Juan Román Riquelme (17′ST), Gonzalo Escalante por Cristian Erbes (20′ST), Francisco Di Franco por Nicolás Blandi (30′ST)

Árbitro: Patricio Lousteau.
Estadio:  Malvinas Argentina (Mundialista), Mendoza.

tomba-aaaaaaaca

Godoy Cruz y Boca cerrarán esta noche sus respectivas participaciones en el Torneo Final. Para el Tomba la campaña no ha sido mala. Le faltó un poco de regularidad, pero de ganar hoy puede terminar clasificado en el pelotón de los primeros equipos. Su técnico, Martín Palermo, puede darse por satisfecho con un debut auspicioso en su carrera como entrenador. Pero vale la pena destacar que el año que viene el Bodeguero va a arrancar un poco más apremiado en la tabla del descenso. ¿Se prolongará la buena estrella del Titán?

Boca en cambio quiere que este semestre se termine cuanto antes. A la decepción en la Copa Libertadores y la temprana pérdida del tren del torneo local se sumó esta semana su eliminación ante All Boys por la Copa Argentina. Un fracaso mayúsculo para las expectativas que se tenían al comienzo del año. Tan mala ha sido la campaña que si los de azul y oro pierden hoy terminarán últimos en la tabla de posiciones. Sin embargo, a pesar de muchos pronósticos agoreros, si eso sucediese Boca no tendría problemas con el promedio la próxima temporada, sino que tendría que repetir esta olvidable campaña dos veces más.

Palemo dispondrá dos cambios en su alineación. Vuelve el arquero Nelson Ibáñez recuperado de una lesión, y en la defensa Jorge Curbelo remplazará al expulsado Leonardo Sigalis. Bianchi por su parte mandará a la cancha a un equipo donde Nahuel Zárate remplazará a Clemente Rodríguez (ya desvinculado del club) y en el que Francisco Di Franco será el acompañante en la ofensiva de Nicolás Blandi, en lugar de Santiago Silva o Juan Manuel Martínez.