Blas en versión DT, ya retirado de la caza de tobillos

Blas Blasts!

Federico Mana 0

Principios de los ‘90. Segundo o tercer amistoso de la recién formada selección de Basile. La cita era con Brasil en cancha de Vélez. Como aperitivo, la sub-20 jugaba con México.

Ni me acuerdo como salió este preliminar, pero lo que no puedo dejar de mencionar es que ante el enésimo enganche *para atrás* y toque *para el costado* de Pescadito Paz, uno de la popular le gritó enardecido: “¡¡Sacate la 10, pendejo!!”. En fin… El plato fuerte viene a continuación.

El partido con Brasil, lindo. 3-3, típico amistoso “picadito”. Ya Altamirano nos había dado un preview of coming attractions sacando de la cancha a un jovencísimo Cafú con una plancha que ni Bruce Lee (¿para qué están los amistosos si no para pegar impunemente, no?).

Un rato después, el partido ya se estaba terminando. Con el 3-3 se conformaban los dos y los ánimos dentro de la cancha se habían calmado un poco, cuando… Basile no tiene mejor idea que llamar para que empiece a calentar ¡¡¡a Giunta!!! Blas lucía la poco transitada camiseta 20, si mal no recuerdo, y su salida del banco motivó que diversas células bosteras dormidas desempolvaran el típico cantito/grito de guerra (no lo repito porque me da vergüenza).

Ni me pregunten por quién salió, si se paró de 5 ó de 8, cuánto jugó, si lo hizo bien, etc. Lo único que recuerdo es que lo primero que hizo cuando entró (ya no “la primera pelota que tocó” porque acá la pelota era un convidado de piedra) fue barrer de atrás a un brasilero en una jugada alejada del arco… algo completamente gratuito, bah. Le mostró la chapa.

Entonces bosteros y no bosteros se unieron en un “¡¡¡UUUHHHHH!!!!” de características lúgubres. Casi que hizo las veces de extremaunción. Y después sí, toda la cancha:

“¡¡Giunta, Giunta, Giunta. Huevo, huevo, huevo!!!!!!!”
“¡¡Giunta, Giunta, Giunta. Huevo, huevo, huevo!!!!!!!”
“¡¡Giunta, Giunta, Giunta. Huevo, huevo, huevo!!!!!!!”

Ah, qué tiempos aquellos…


santos

Una vieja historia del fútbol sudamericano…

La Redó! 128

Detrás de un gran equipo, se esconde una gran historia. Bah, no siempre (?), pero hoy es un buen momento para recordar un picante duelo entre dos de los mejores equipos de América del Sur, allá por los años ´60.

Alineación de uno de los conjuntos más famosos del siglo XX

La que ahora conocemos como “Copa Redrado Libertadores” (?), originalmente se llamaba “Copa de Campeones de América”. Luego, con la incorporación de los subcampeones, se le modificó el nombre por el que se la conoció durante tantos años hasta que aparecieron los sponsors (sobre esto, dirigirse a especialistas, que aquí los hay y muy grossos). Las dos primeras ocasiones, 1960 y 1961 fueron ganadas por Peñarol de Montevideo, que contaba en sus filas con muchos jugadores históricos del fútbol sudamericano: Roberto Matosas, Luis Cubilla, el ecuatoriano Alberto Spencer, José Sasía (quien tuviera un recordadísimo paso por Central) y Juan Joya, entre otros.

La edición de la copa (que aún se llamaba “Campeones” y contaba solamente con nueve equipos ya que los venezolanos no la jugaban) que nos interesa rescatar hoy es la de 1962, porque consideramos que hay algunos aspectos que merecen ser destacados.

El título del ´61 facilitó las cosas a Peñarol, pues entró en semifinales, de modo que los grupos quedaron formados de esta manera: en uno, estaban el Santos brasileño (20 goles a favor, 6 en contra), Cerro Porteño de Paraguay (6-14) y el pobre Deportivo Municipal boliviano (8-14). En otro, participaron Nacional de Montevideo (9-6), Racing Club (7-8) y el Sporting Cristal (5-7). En tanto que la tercera zona estuvo conformada por Universidad Católica (10-9), el Emelec (12-10) y Millonarios (7-10). Se señala la diferencia de gol, para que desde el comienzo se aprecie la superioridad de un equipo por sobre el resto de los competidores. El único punto que perdió Santos fue en Asunción en un empate a un gol contra Cerro Porteño, aunque el partido en Villa Belmiro terminó con un lapidario 9-1 a favor del conjunto blanco.

Las semifinales quedaron armadas de modo tal que se enfrentaron en el gran duelo uruguayo Nacional y Peñarol (pasó el “Manya” por diferencia de gol, tras perder 2-1, ganar 3-1 la revancha y el 1-1 registrado en el tercer partido) en dos partidos con cinco expulsados en total, mientras que el Santos pasó a la Católica sin sobrarle demasiado: 1-1 en Santiago de Chile y 1-0 como local.

Aunque Brasil había obtenido el Mundial en Chile poco tiempo antes, era una gran prueba para Edson Arantes, ya que su única participación en el torneo de selecciones había sido contra México, haciéndole este golazo al “Cinco Copas” Antonio Carbajal. La lesión que lo dejó fuera de ese mundial -que terminó en Junio- lo privaría también de los primeros partidos de la Libertadores de 1962, jugando su primer encuentro en la revancha de la semifinal ante los trasandinos.

De esta forma, llegaban a la final un equipo uruguayo muy fuerte (ganador de las dos ediciones anteriores) y el “Ballet blanco” de Pelé y Cía. Ambos conjuntos ofrecerían una sucesión de hechos increíbles, la cual no deja de asombrar pese al largo tiempo transcurrido.

La ida de la instancia decisiva se jugó el 28 de julio del ´62 en el mítico Centenario, imponiéndose el Santos por 2 a 1, gracias a dos tantos de Coutinho, el célebre compañero de Edson Arantes. El recordado Alberto Spencer marcó el único gol de un “Carbonero” que parecía entregado de cara a la revancha en tierra brasileña. Pero a los cinco días, Peñarol dio la nota al ganar en Villa Belmiro por 3 a 2, por otros dos goles del punta ecuatoriano y otro del “Pepe” Sasía. Por su parte, Dorval y Mengarvio descontaron para los desconcertados anfitriones.

Alberto Spencer

Aunque en este punto conviene detenerse. La primera etapa finalizó con victoria 2-1 del local, que de ese modo lograba un cómodo global de 4 a 2. Sin embargo, una conjunción de la mentada “garra charrúa” y mucho del buen fútbol que ese equipo peñarolista jugaba, obraron el milagro en el arranque del complemento: un tanto de Spencer y otro de Sasía dieron vuelta la historia y llevaban la serie a un tercer partido en campo neutral. A esta altura de los acontecimientos, los poco más de 20.000 espectadores presentes en el metegol (?) santista bramaban enfurecidos contra la terna arbitral, por la falta de sanción de algunos aparentes penales para el team local. En un momento, una botella de cerveza fue revoleada contra la humanidad de uno de los linesman, lo que motivó que el árbitro chileno Carlos Robles detuviera el match durante un cuarto de hora.

Al rato, en el minuto 67, otro misil vidriado sacudió el cuerpo del propio Robles. Seguramente contento por las atenciones brindadas (?), el juez adujo que no había garantías para proseguir el match, pero evidentemente la dirigencia de los brasileños lo convenció de lo contrario luego, dado que el juego se reanudó tras más de una hora y media de interrupción. Y en la vuelta a la acción, Pagao marcó el 3-3 que le daba al Santos su primer trofeo continental.

Según lo descripto por el diario español Mundo Deportivo en aquellos días “…Robles se negó a volver al terreno de juego al principio, diciendo: “No hay garantías de seguridad para mí. Los dirigentes locales insistieron en que volviera a salir y consiguieron convencerle con la amenaza de sustituirle. Robles volvió a dirigir el encuentro, pero elementos oficiales del fútbol consideran que pitó el final del partido cuatro minutos antes…”. Finalmente, como la justicia (a veces) existe, el tercer gol del club brasileño no se convalidó y hubo que jugar un tercer partido en cancha neutral tal como marcaba el reglamento, ya que increíblemente la CSF -actual Conmebol- consideró que se jugaron 51 minutos oficiales y 39 amistosos. Sí, de verdad.

Entonces, el jueves 30 de agosto (nótese que pasó casi un mes entre la revancha y el juego definitorio) en el “Monumental” de Figueroa Alcorta y Udaondo se verían las caras estos equipos, bajo el arbitraje del grosso juez holandés “Leo” Horn -un hombre con una historia digna de ser contada en otro momento- y ante la mirada de poco más de 60.000 espectadores. Los veintidos hombres que salieron al césped del CARP fueron estos:

Santos: Gilmar; Mauro, Dalmo, Lima, Zito, Calvet, Narciso Dorval, Mengalvio, Coutinho, Pelé y Pepe.

Peñarol: Maidana; Juan Lezcano, Cano, E. González, Néstor Goncalvez, Caetano, Pedro Virgilio Rocha, Roberto Matosas, Alberto Spencer, José Sasía y Juan Joya.

Como puede verse en este video, el tercer choque fue un baile por parte del Santos -según algunos testigos, se trató de las mejores exhibiciones que se haya dado en una cancha de este país-, que recuperó a Pelé tras la lesión del mundial, mostrándolo en gran nivel. Luego de esta final, el elenco de casaca blanca ganaría la Copa Intercontinental frente al Benfica portugués con un lapidario 8-4 global, siendo seis de esos ocho goles convertidos por quien algunos consideran el mejor futbolista de la historia. Fue 3-2 en las afueras de San Pablo la ida y sorprendente 5-2 en la vuelta jugada en Lisboa, con cuatro tantos de un Edson Arantes que estaba en su esplendor.

Luego llegaría una nueva Libertadores en el ´63 (frustrando a un Boca que debería esperar una década y media para obtenerla) y otra Intercontinental, esta vez frente a un durísimo Milan en el que jugaban, entre otros, Víctor Benítez, Cesare Maldini, Dino Sani, Giovanni Trapattoni, el brasileño José Altafini y Gianni Rivera. Ese equipo santista quedó -en gran medida gracias a su brillante número 10- como uno de los mejores de la historia del fútbol, más allá de sus conquistas. Pero hoy, era un buen momento para contar una vieja historia del fútbol sudamericano, seguramente desconocida para muchos.

[enviado por Bad Mad]


Foto: Telam

Demostración de categoría

Pablo Provitilo 172

3 a 0 le ganó Estudiantes a Arsenal. El resultado es exagerado, pero a la larga se terminó viendo la diferencia de jerarquía entre el campeón de América y uno que juega en Primera porque bueh…


Los jugadores juegan, de fondo Asad piensa en el asado (?) que vendrá

Malbec con Cocca

Pablo Provitilo 125

El puntapié inicial del Clausura 2010 lo dieron Godoy Cruz y Gimnasia. Con gol de Higuaín en los minutos finales, el triunfo fue para el equipo mendocino en un partido que era empate clavado. GELP acaricia el abismo, Asad debutó con el pie derecho.


refuerzosracing

Balanceando

Pablo Provitilo 116

Aunque técnicamente el libro de pases no cerró (faltan algunas horas) y queda una semana más para las gloriosas (?) inscripciones cablegráficas, es momento de repasar, brevemente y a modo de balance, los equipos que gastaron y los que malgastaron.


burrrrrrrros

De fútbol ni hablar

Marcos Vázquez 154

Se disputaron las semifinales de la Copa Africana de Naciones 2010, en la que Nigeria volvió a decepcionar como en todo el torneo, y perdió ante el sólido seleccionado de Ghana. El otro finalista será Egipto, que goleó a Argelia e irá en busca del tercer título consecutivo.


bianchimanager

Bianchi, el manager (?)

Pablo Provitilo 293

La reciente ida de Carlos Bianchi (aunque todavía sigue en su cargo) como manager de Boca puso en el banquillo la utilidad de este tipo de cargos en el fútbol argentino. El contraste con el fútbol europeo es grande, ya que la función es algo más que un trabajo detrás de un escritorio.


Fotos: Reuters

La venganza de Old Trafford

Marcos Vázquez 163

Cuando el City estaba a punto de forzar el alargue, apareció el terrible Wayne Rooney para cagarle (?) la tarde a Tévez, que igual se la metió de vuelta a su ex equipo. En Europa también hubo fecha de Premier, además de Copa del Rey e Italia, con la eliminación de Milan.


Prediger

Prediger, el fanático de River

La Redó! 21

Sebastián Prediger es el nuevo refuerzo de Boca Juniors a préstamo, sin cargo y sin opción, hasta el final del Clausura. El ex Colón proviene del Porto de Portugal, equipo en el que prácticamente no jugó.


nostradamus

LR! Predicciones Clausura 2010

Pablo Provitilo 223

LR! vuelve a una de sus viejas costumbres: las predicciones. Por suerte para nosotros (?) nunca nadie se encarga de cotejar cómo la pifiamos olímpicamente torneo tras torneo.