El rey de copas se acordó de ganar

La Redó! 0

Independiente cortó una racha de 17 fechas sin triunfos, ganándole al Liverpool uruguayo con goles de Fabián Vargas y Paulo Rosales. Nuñez descontó sobre el final para la visita. Una caricia para el ánimo del Tolo y sus players.

Con la cabeza puesta en la comprometida situación en la que está en el medio local, Independiente salió decidido a buscar el arco rival de movida. El solitario Vidal era acompañado por la superpoblación en el medio que proponía el Tolo para este equipo alternativo del rojo, y las llegadas empezaban a sucederse.

No pasaron ni diez minutos que los locales ya se ponían en ventaja: Arrancó Mancuello por la izquierda, Vidal escapó a su marcador y desbordó. Su centro atrás llegó hasta la medialuna y ahí fue conectado por el colombiano Vargas, que ayudado por un rebote, colocó la pelota sobre el arquero Castro. Delirio en Avellaneda, el equipo ganaba merecidamente y encima de todo se veía a un conjunto bastante dinámico y que seguía llevando peligro en el área de enfrente. Pero, siempre hay un pero, la faz defensiva sigue estando en deuda y fue por ello que durante la parte final del primer tiempo, los uruguayos lo complicaron. Afortunadamente para la salud coronaria (?) de Gallego, Nuñez y Ferreira no estaban finos y su arquero y línea de fondo se las podían arreglar para seguir arriba en el marcador.

Al igual que en la etapa inicial, el complemento mostró a Independiente nuevamente al dominio de las acciones. A diferencia de lo que podemos padecer en el torneo inicial, los mediocampistas movían la pelota con paciencia y precisión. Y en una de esas jugadas Vargas quedó libre para sacar un centro de manual desde la derecha, la defensa no pudo sacarla y el rebote le quedó servido a Paulo Rosales que entraba solo por el segundo palo. El ex Unión definió cruzado y aumentó el marcador.

Era justo, e incluso luego del segundo hubo algunas otras oportunidades para estirar aun más, cosa que el Tolo intentó propiciar con el ingreso del Tecla Farías y el pibe Benitez. El inesperado descuento del jugador Niembro (?) del partido, Nuñez permitió empañar un poco la victoria de cara al partido de vuelta en Montevideo. Pero más allá de eso, la cabeza de todos los del rojo está en su nefasto presente que lo encuentra hundido en situación de descenso. No hace falta ser muy iluminado para entender que la realidad indica que pasar o no de ronda en esta copa es absolutamente irrelevante dadas las urgencias que tiene Independiente.

En definitiva Gallego se llevó alguna que otra certeza respecto de jugadores que no venían teniendo minutos, pero sobre todo un poco de aire para enfrentar la seguidilla de partidos que se le vienen, los cuales serán claves el futuro de la institución de Avellaneda.

Independiente 2: Diego Rodríguez; Gabriel Vallés, Samuel Cáceres, Leonel Galeano, Claudio Morel Rodríguez; Fabián Vargas, Víctor Zapata; Lucas Villafáñez (56′ Hernán Fredes), Paulo Rosales, Federico Mancuello (71′ Martín Benitez); Patricio Vidal (56′ Ernesto Farías). DT: Américo Gallego

Liverpool 1: Matías Castro; Andrés Rodales, Nelson Semperena, Christian Silvera y Mauricio Felipe; Carlos Macchi, Lucas Tamareo, Jonathan Barboza (60′ Rodrigo Aguirre) y Marcelo Mansilla; William Ferreira (75′ Flavio Scarone) y Carlos Núñez. DT: Julio César Antúnez.

Goles: 7′ Fabián Vargas (IND), 48′ Paulo Rosales (IND), 85′ Carlos Núñez (LIV).
Amonestados: 32′ Mateo Mansilla (LIV), 54′ Samuel Cáceres (IND)
Árbitro: José Buitrago de Colombia
Estadio: Libertadores de América


Por un lado está esa premisa bianchista-optimista que dice que una victoria llama a la otra. Pero por otro lado está la acuciante realidad de los promedios. En esa disyuntiva se encuentra hoy Américo Gallego. Uno imagina desde la lógica -y desde el honor también por supuesto-, que Independiente saldrá a jugar el mejor fútbol posible, teniendo en cuenta que todo lo que sume para mejorar el funcionamiento de un equipo espantoso vale oro. Pero también suponemos que, llegada la hora de la verdad, lo único que vale hoy por hoy es mantener la categoría. Esa es la realidad Roja.

El Tolo Gallego lleva un record de dos empates y dos derrotas desde que asumió como DT. Para hoy parece que Patricio Vidal será titular, lo mismo que Jonathan Santana y Víctor Zapata, que se están recuperando y hoy sumarían minutos de fútbol.

Del otro lado Liverpool es el único equipo uruguayo que sigue en la Copa y viene de eliminar a los colombianos de Envigado (nombre de marca alternativa de vi*gra). Los yoruguas están haciendo historia a tal punto que suspendieron su partido por el Apertura local para cuidar a los jugadores de cara a este partido de ¡octavos de final!

El DT Antúnez sabe que no podrá contar con Pezzolano ni con Melo, ambos lesionados. Sus lugares serán ocupados por Mansilla y Silvera, volante devenido zaguero. Se espera que Liverpool presente un 4-4-2 bien combativo.

El partido arranca 21.30 en Avellaneda, lo dirigirá el colombiano José Buitrago y por TV sale por Fox.


Racingueó (?)

La Redó! 0

Luego de un primer tiempo muy pálido, Colón recuperó la memoria en el complemento y con goles de Gigliotti e Ivan Moreno se lo dio vuelta a Racing, que había arrancado arriba por medio de Cámpora. Segunda etapa nafasta para el equipo de Zubeldía, que pintaba para dar vuelta la serie. No pudo ser (?)

Racing salió a comérselo crudo desde el vestuario y con la movilidad de Fariña, Hauche y Centurión le llegaba por todos lados a Pozo. Tal fue así que Javier Cámpora capturó el rebote de un tiro de Centuríón, tras gran jugada del juvenil viniendo desde la izquierda, para anotar su primer gol con la camiseta de Racing. Los de Zubeldía no aflojaban e incluso el ex Huracán metió un gol más, pero fue anulado por un fino offside. Colón seguía ausente, y se paraba muy cerca de Pozzo (que casi se mete un gol boludísimo en un tiro libre), por lo cual no la pasaba muy bien que digamos. Ni Bastía ni Prediguer hacían pie y los pobres Curuchet y Gigliotti no la veían ni pasar.

Con el correr de los minutos el trámite se fue emparejando: es decir, al menos Racing llegaba más espaciadamente, porque la visita seguía sin poder pasar de la defensa a la trasición (?) y en consecuencia la pretransición y el ataque no venían, aunque habían mandado saludos para todos (?).

Un par de llegadas aisladas más para el lado del local despidieron la primera mitad, que mostraba a un inexpresivo Colón, que nada tenía que ver con lo mostrado en el torneo de cabotaje (?) y en el partido de ida. Pero al parecer Boquita Sensini pegó cuatro gritos y sus muchacho salieron con otra mentalidad para jugar el segundo tiempo. Bastía parecía un jugador de fútbol (?), Caire y Curuchet entraban a desbordar casi todos los tiros por la punta derecha y por sobre todo, el medio de Racing no paraba ni el bondi. Primero avisó Mugni con un tiro libre que rozó el travesaño, y pisando los veinte minutos, Bastía se la bajó de cabeza a Ivan Moreno en el circulo central. El volante dominó y le puso un quirúrgico pase gol a Emanuel Gigliotti, justo entre Ortíz y Cahais. El ex San Lorenzo quedó mano a mano y no tuvo más que definir a la izquierda de De Olivera para poner el empate, que obligaba a Racing a convertir tres goles más.

La Academia acusó el golpe y nada quedaba casi del equipo que había dominado cláramente en el primer tiempo, mientras que Colón pisaba el acelerador y en cinco minutos ya había estado a tiro para ponerse arriba. Finalmente, eso ocurrió: Ivan Moreno y Fabianesi llegó con pelota dominada a la media luna, con tres opciones de pase (!), pero ni le hizo falta: le pegó de afuera y rebote mediante, su tiro se le metió a De Olivera y le puso el clavo al ataud (?). Todo lo que vino después fue irrisorio, ya que era virtualmente imposible que Racing convirtiera los cuatro goles que necesitaba para pasar de ronda. Cambios por todos lados, la expulsión del ingresado Vietto y la hinchada de Racing cantando a cinco minutos del final, marcaron el epílogo del match.

Un solo tiempo fue suficiente para el equipo de Sensini, que viene bien tanto en el torneo local y ahora también en la Copa Sudamericana. Falta mucho, pero ¿será Boquita el que refutará la teoría del Coloneo? Tiene dos chances para lograrlo o reafirmarla aun más. Por su parte, Zubeldía no termina de acomodarse en la silla caliente del banco racinguista y capaz alguno que otro ya lo mira de reojo.

Racing 1: Jorge De Olivera; Iván Pillud (46′ Claudio Corvalán), Fernando Ortiz, Matías Cahais y Braian Lluy; Luis Fariña, Bruno Zuculini, Luciano Aued (73′ Luciano Vietto) y Ricardo Centurión (76′ Martín Perez Guedes); Gabriel Hauche y Javier Cámpora. DT: Luis Zubeldía.

Colón 2: Diego Pozo, Maximiliano Caire, Gerardo Alcoba, Ronald Raldes y Bruno Urribarri; Iván Moreno y Fabianesi, Sebastián Prediger y Adrián Bastía (75′ Hernán Bernardello); Lucas Mugni (82′ Ricardo Gómez); Emanuel Gigliotti (77′ Rubén Ramirez)y Facundo Curuchet. DT: Roberto Sensini.

Goles: 2′ Javier Cámpora (RAC), 65′ Emanuel Gigliotti (COL), 73′ Ivan Moreno y Fabianesi (COL)
Amonestados: 40′ Gerardo Alcoba (COL), 40′ Fernando Ortiz (RAC), 46′ Ivan Moreno y Fabianesi (COL), 51′ Lucas Mugni (COL), 52′ Adrián Bastía (COL)
Expulsado: 86′ Luciano Vietto (RAC)
Árbitro: Sergio Pezzotta
Estadio: Juan Domingo Perón

Este Racing de Zubeldía todavía no termina de definirse: no se sabe si dará asco de entrada o si ilusionará a todos para caerse después. En principio, la Acadé trae el envión del histórico (?) triunfo ante Independiente y hoy va por la hazaña.

Lo más probable es que el DT ponga un equipo en el que faltarán varios titulares, ya sea porque hoy van a descansar o porque están lesionados (la baja más importante es la de Saja, desgarrado). Si bien la Copa Sudamericana da prestigio (?) y dinero, se cree que la prioridad para la Acadé es el torneo local, sobre todo teniendo en cuenta que el plantel es bastante corto.

Del otro lado, Colón se encuentra en plena fase ascendente del coloneo. Puntero en el Inicial y con un pie en la segunda fase de la Sudamericana, juega con los sentimientos de sus hinchas y los hace ilusionar.

En principio Sensini introduciría dos cambios respecto al equipo que le ganó a Estudiantes: Gigliotti volverá al equipo ya que parece que la AFIP se dio cuenta de que si inhabilita a todo jugador cuyo pase tenga algún chanchullo se nos acaba el fútbol. Además, también volverá Ronald Raldes, quien entraría por Pellegrino.

El partido arranca 21.45, lo arbitra ese gran hombre llamado Sergio Pezzotta, y lo televisa la cadena de Marianito y Fernando.



Mística de antaño

La Redó! 0

En un partido horrible, Independiente hizo vale el empate 3 a 3 en la ida, y con un 0 a 0 en Avellaneda eliminó a Boca de la Copa Sudamericana. En el duelo de “reyes de copas” (?), el más antiguo se quedo con la eliminatoria.


Independiente: Hilario Navarro; Gabriel Vallés, Cristian Tula, Eduardo Tuzzio, Claudio Morel Rodríguez; Jonathan Santana, Fabián Vargas, Osmar Ferreyra; Paulo Rosales; Patricio Vidal y Ernesto Farías. DT: Enrique Borrelli.

Boca Juniors: Oscar Ustari; Emiliano Albín, Christian Cellay, Guillermo Burdisso, Clemente Rodríguez; Pablo Ledesma, Leandro Somoza, Juan Sánchez Miño; Cristian Chávez; Lucas Viatri y Santiago Silva. DT: Julio César Falcioni.

Goles: no hubo

Amonestados: PT: 23′ Eduardo Tuzzio (I). ST: 1′ Eduardo Tuzzio (I), 12′ Juan Sánchez Miño (B), 14′ Cristian Tula (I), 30′ Osmar Ferreyra (I), 37′ Hilario Navarro (I), 37′ Clemente Rodríguez (B)

Expulsados: ST: 1′ Eduardo Tuzzio (I)

Cambios: ST: 6′ Leonel Galeano por Paulo Rosales (I), 18′ Leandro Paredes por Pablo Ledesma (B), 22′ Roberto Battión por Fabián Vargas (I), 38′ Hernán Fredes por Jonathan Santana (I)

Árbitro: Néstor Pitana
Estadio: Libertadores de América

Los dos equipos argentinos con mejor historial en copas internacionales se miden por un lugar en octavos de final, donde el ganador de hoy enfrentará a Liverpool (Uruguay) o Envigado (Colombia). Ciertas cosas han sucedido en los siete días que separan aquel empate emotivo en la Bombonera del cotejo desquite, sobre todo en Independiente. Ni siquiera esa valiosa igualdad obtenida en las postrimerías de los noventa minutos alcanzó para darle aire a la castigada gestión de Cristian Díaz. La derrota ante Arsenal por el torneo local determinó su partida y la anunciadísima contratación del “Tolo” Américo Gallego, que hoy desde la platea se quedará con ganas de meterse atrás a aguantar el resultado ante Boca, una táctica que -si se lo piensa bien- ha tenido consecuencias lamentables para el fútbol y la ciudad de Buenos Aires, esperemos que no para el país (?). El plan de reestructuración de personal terminará de implementarse cuándo Cristian Díaz asuma de manera simultánea en Unión, Rafaela y San Martín de San Juan (?).

Aunque añoramos las épocas de antaño en las que en estas ocasiones aparecía dirigiendo los equipos una fantasmal “Subcomisión de Fútbol”, se hará cargo de la dirección técnica de Independiente Enrique Borrelli, aunque algunos aseguran que fue el propio Gallego el que definió los titulares y la táctica. Pocas modificaciones habrá respecto de las formaciones que venía presentando Cristian Díaz: apenas el ingreso de Vallés en lugar de Russo. También regresará Santana, que tras anotar frente a Boca en el partido de ida, no había estado ante Arsenal por el “pacto de caballeros” (?) que llevó a la autoexclusión de los futbolistas implicados en triangulaciones fuera de la cancha. Adentro de la cancha, se sabe ya no hay ni que les pongan una pistola en la cabeza (?). No se sabe muy bien a que apuntará Independiente en esta Copa: se sabe que el promedio acucia, con lo cual el objetivo está en otro lado. Pero al mismo tiempo, estamos hablando de un club al que su angurria por revivir épocas de gloria pasadas lo ha llevado a intentar disputar un copa de hace treinta años contra un equipo de Surinam o a verduguear a su plantel por perder la Copa Suruga. Para colmo el choque de hoy es contra un rival directo en eso de sumar copas extramuros.

Mientras tanto, Boca transita una época extraña, difícil de definir. La derrota en la final de la Libertadores y la renuncia de Juan Román Riquelme al equipo han legado un clima enrarecido al que no aportan bálsamo las giras circenses de Angelici y los planteos futbolísticos de Falcioni. Sin embargo, los resultados no son para nada malos. Tras el flojo estreno en el torneo local ante Quilmes, Boca abrochó la Copa Argentina, con lo cual de paso clasificó a esta mismísima Sudamericana, y se encaramó a los puestos de arriba del Inicial con tres victorias consecutivas. Acaso la clasificación a último momento a la Sudamericana hizo que los hinchas de Boca no tuviera demasiado tiempo de decidir que grado de prioridad le daría a esta competición. Por eso sorprendió la decisión de Falcioni de descansar al equipo titular entero frente a Unión para tenerlo fresco para el partido de hoy. Si bien una competición continental nunca es para despreciar, queda el interrogante de si esta curiosa decisión del entrenador no obedecerá más a su propia cuenta pendiente personal con los torneos internacionales que a las necesidades del club cuyos destinos conduce. Albín reemplazará al suspendido Schiavi (Cellay se moverá al puesto de defensa central), mientras que Ustari regresará en lugar de D’Angelo, recuperado simultaneámente de una lesión muscular y de la inhibición de AFIP. El otro cambio respecto del cotejo de ida será el ingreso de Viatri en lugar de Blandi.

En caso de empate tras la finalización de los noventa minutos se tomarán en cuenta los goles de visitante. Es decir que en caso de igualdad en dos o menos anotaciones clasificará Independiente. Si empatan 3-3, clasificará Boca Juniors previa realización de una celebración pagana en alguno de los arcos, ritual que se obviará en caso de que igualen en cuatro o más goles.