monasterio_hands.jpg

Te presento a un amigo (?)

Ernesto 152

Recuerdo que cuando conocí (?) a Jorge Miadosqui fue por las finales del ascenso con Huracán donde se destacó por un altercado con Babington. A partir de ahí me dí cuenta de que estábamos ante un sujeto a tener en cuenta que tiene una virtud/defecto que me interesa: declaraciones con un recorrido inconsciente-boca sin escalas.

El tema es que el presidente anda caliente con César Monasterio a quien responsabiliza de la última derrota de los sanjuaninos ante Newell´s. Para tomar una dimensión de su descontento veamos lo que manifestó: “si no se pone las manos, se va a tener que ir”. Pareciera que no está conforme con el desempeño del arquero (?).

Digamos que recientemente Miadosqui negó todo, dijo que jamás había dicho semejante cosa y que quizás podría haber dicho lo de las manos, pero que lo había expresado “como hincha” (?), que era “comprensible”. Por su parte Monasterio se mostró muy tranquilo y expresó que “el sanjuanino no es así” (?). El titular de la entidad de San Juan también sostuvo lo siguiente:

“Yo quiero lo mejor para San Martín. Que gane. Por eso vamos a evaluar la situación de Monasterio; en su momento analizamos si es un arquero para la categoría. Porque no podemos vivir de la historia (?). Sus últimas actuaciones no fueron buenas. A mi me pueden criticar como dirigente. Bueno, yo también puedo criticar al arquero, que era referente y un día dejó de serlo”.

Cuestión que quedaron en charlar, pero está complicada la continuidad del guardameta ya que Miadosqui hizo saber que grandes glorias de los tres palos habían sido tanteadas para suplantar a Monasterio. Entre ellos, Laureano Tombolini, Ezequiel Medrán y Leonardo Díaz. Mamita.

En su momento lamenté el ascenso de Los Baldoseros de San Juan, me resulta una plaza hinchapelota que no aporta nada. Si a eso le sumamos a tipos como Quiroz, Miadosqui y Gioja mi deseo es un pronto regreso al Nacional B e incluso al Argentino A. Ah, y aguante Desamparados (?).


babington2.jpg

Bomba de tiempo

ruizist_bot 170

(Nota introductoria: Desde que empecé a escribir en LR! -hace casi cinco años ya- decidí no hacer posts sobre el equipo del que soy hincha para ahorrarle trabajo a mi cardiólogo (?), y además para no fomentar el cabezatermismo militante entre posteadores, comentaristas y visitantes ocasionales. Pero esta vez voy a hacer una excepción porque creo que el caso lo amerita. Les aviso que el post es de extensión símil perplatádica (?), si no les interesa sigan de largo.)

Carlos Babington, que consiguió logros como jugador, DT y ahora presidente de Huracán, es un caso para la ciencia. Ganó las elecciones enfrentándose a una dirigencia que hizo sapo tres años seguidos (en rigor sólo en 2005 y 2006 jugó partidos directos para ascender) en su intento por retornar a Primera.

Se impuso en los comicios basándose en dos patas fundamentales: el voto de los vitalicios -viejos recalcitrantes que siguen añorando a Ducó, Masantonio y Tucho Méndez, y piensan que el club debe imperiosamente reducirse a Caseros y Rioja- y la abulia del resto del padrón, desencantada por una sucesión de dirigencias espantosas y por el reciente fracaso (hablo de mediados de 2006) ante AAAJ en la promoción.

Su primera decisión luego de asumir fue brillante: contratar a un amigo suyo -Chiche Sosa- como DT. La apuesta le salió horrible, Sosa debutó con un 1-5 como local ante Tiro Federal y su suerte estuvo echada casi desde que pisó el césped del Ducó por primera vez. En ese momento, con los ánimos a punto de explotar nuevamente, Babington tuvo la única buena idea de toda su vida como dirigente: repatriar a Antonio Mohamed.

(Un poco de historia con respecto a la relación Babington/Mohamed. En 2002, con Huracán todavía con chances de salvarse del descenso que luego padecería, Mohamed vino a ofrecerse a Huracán como refuerzo. Babington le bajó el pulgar alegando que “delanteros tengo, lo que necesitamos ahora es un enganche”. Tanto plantel tenía Babington que ese equipo terminó sacando menos de 10 puntos, y él tuvo que huir por la ventana de “su casa” luego de un inenarrable 2-3 ante Colón en el Ducó. El Turco nunca le perdonó ese desplante y la relación quedó rota desde ese momento.)

Volvamos entonces a agosto de 2006. Renunciado Sosa, el plantel padece un interinato con dos penosas derrotas consecutivas y la llegada de Mohamed es como agua en el desierto. Pese a que DT y presidente no se pueden ni ver, el Turco encabeza una resurrección impresionante, que no le alcanzó para pelear el torneo que finalmente ganaría Olimpo pero sí lo ponía -virtualmente y en el peor de los casos- con chances casi seguras de pelear nuevamente por la promoción gracias a la sumatoria de puntos de la tabla general.

Huracán en la temporada de la BN 2006/07 fue un equipo realmente bueno, con un esquema hiperofensivo que reducía a los rivales a su mínima expresión y con algunos jugadores (casos Milano y Larrivey, por ejemplo) incluso potencialmente superiores a algunos de los que hoy están en el plantel. Logró el ascenso (cómo lo hizo, el escándalo de San Juan y demás da para otro post) y la figura de Mohamed creció hasta la idolatría más extrema, opacando terriblemente a la del presidente. Léase: nadie dentro del club pensaba ni por un momento que a Babington le correspondía algo de la gloria por el ansiado retorno a Primera. La gloria era toda de Mohamed, y bien merecida que la tenía. Primer foco de conflicto en puerta.

Luego del ascenso vino la pretemporada, que Mohamed consiguió *gratis* en Cancún gracias a sus contactos en México. Léase II: Mohamed tomó a su cargo algo que deberían haber hecho los dirigentes. Segundo “problemita” para el ego del Inglés. Después, era hora de empezar a cobrar los premios por el ascenso. Ja, claro. Olvídenlo. Tercer obstáculo.

Por último, lo mínimo exigible era que la dirigencia no se atrase en los sueldos de un grupo que había demostrado con creces que merecía que no lo boludeen, o al menos que no le prometan imposibles. Ja-ja-ja-ja. Huracán era (es) San Babington, y el propio Inglés se encargó de demostrárselo con creces a quien se le pusiera delante. Éstos fueron los motivos de la salida de Mohamed, que prefirió irse antes de seguir soportando el ninguneo constante de un presidente que le pateaba en contra.

Por último, el capítulo final de esta larguísima novela: la llegada de Osvaldo Ardiles. A Ossie no lo tenía NADIE en carpeta, y cuando digo NADIE es… nadie, salvo Claudio Úbeda. El Sifón lo había tenido como DT en Racing y en Japón, y se le ocurrió (nuevamente, tomando a su cargo un rol que deberían cumplir los inoperantes de los dirigentes) llamarlo a ver qué le parecía el desafío.

El resto de la historia es más conocida: Ardiles se sentó en el banco del Globo apenas bajado del avión, se comió un 0-1 con GELP a Ducó lleno y un furibundo 0-3 ante un Independiente en ese momento puntero. De ahí en más hizo casi todo bien. Salvo, claro, sonreírle al infeliz de Babington, que no fue capaz ni de pagarle de su bolsillo el pasaje de avión desde Inglaterra.

Cierro dejando una breve semblanza de Carlos Babington, de lo que representa para los hinchas de Huracán. Para los que lo vieron jugar, es un semidios. Campeón y figura con uno de los equipos más brillantes del profesionalismo, jugador de selección, DT del ascenso en el ‘90, etc. Claro que para los más jóvenes otro es el cantar: se acuerdan de cuando se fue a Racing a mitad de torneo en el ‘97 y dejó el banco vacío, de cuando pagó una deuda propia con pagarés de Huracán y eso le significó un pedido de quiebra al club… Y ahora la pesadilla continúa con su serie de patéticas conductas a nivel dirigencial. Cartón lleno.

Hoy Huracán está a merced de la soberbia de su presidente, sigue inmerso en una convocatoria cuyas cuotas patea para adelante, sigue endeudado con Agremiados, la AFA, la AFIP y con cuanto Cristo haya pisado la sede en los últimos 20 años. Pero claro, Babington piensa que siempre los equivocados son los otros, que él porta la antorcha de la verdad absoluta, declara estar perpetuamente “sorprendido” por lo que pasa en el club, que no es un secreto para nadie. Falta que diga que hay una campaña en su contra… seguramente debe ser la última carta que se guarda por jugar, la que reserva para cuando la sangre llegue al río.

Inglesito, desde acá un humilde consejo: andá buscando las barajas que mucho no falta.

************
UPDATE: mientras escribía estas líneas hubo dos terribles apariciones de los protagonistas de este caso en EF. Primero salió al aire una nota incendiaria (grabada) a Ardiles y tras cartón Babington le respondió llamando al programa. Les tuve que chorear el audio, quelevamoahace’. Mil perdones, gente de TyC; va a cuenta de toda la que se chorearon ustedes.


deluca.jpg

Copa Truchamericana (?)

Ernesto 153

Desconfiá de un hombre de papada bajo la jeta(?)

La Copa Sudamericana, lo digo desde siempre, es una farsa. Sin ir más lejos River (también Boca) la juegan por invitación. O los clubes brasileños que participan, algo decidido con buen tino por la CBF, son los que entran desde el sexto al undécimo. Y peor, a los grandes les dan un bye, para que recién entren a jugar en fases definitorias mientras que los equipos más chicos, curiosamente los que clasificaron por hacer una buena campaña, deben matarse en durísimas fases previas. Los arbitrajes a cual más sospechoso y podría seguir pero las irregularidades son tantas que el post se haría eterno.

Ahora bien, el colmo de todo se dio ayer. Como todos saben, en otra de las decisiones boludas de la CONMEBOL, si dos equipos de un mismo país llegan a semifinales deben enfrentarse entre sí. Es lo que sucede con Arsenal y River. Como no venían por la misma llave hubo que improvisar un sorteo, el cual se hizo en un programa de televisión. Sí adivinaste (?), fue en La Ultima Palabra, el programa-casting-vidriera de técnicos de cuarta donde Fernando Niembro opera la prensa deportiva del continente.

Es así que el impresentable y lamentable Eduardo Deluca depositó su humanidad toda en la mesa, junto al vicepresidente de Arsenal y a Domingo Díaz por parte de River, para hacer un sorteíto para definir la localía del primer partido. Además de todo esto, hay una historia previa sobre dónde iba a jugar Arsenal de local. Es sabido que River lo quería sacar de Sarandí pero Julito Grondona se puso fuerte ya que solo esto puede darse en situación de final, donde la capacidad mínima debe ser de 40.000 personas. La situación no prosperó, pero quien si pidió el cambio de cancha fue el Burrito Ortega: En esta cancha de mierda no se puede jugar. Queremos ser campeones pero tenemos que luchar contra todos. Aclaremos que hablaba del Monumental, lo cual motivó el enojo de Passarella (quien siempre tiene a mano alguna excusa) que se cruzó con un dirigente, probablemente el tesorero Gringberg, ya que por el recital de Soda Stereo la cancha quedó en pésimo estado y según Daniel, Nico Sánchez se habría fracturado por eso. Y eso que se trató de una bandita pop. El tema es que se comenta que River quiere jugar de local en Vélez el partido por las semifinales.

Volviendo al sorteo pocas veces vi una truchada tan grande. En los estudios de Fox Sports hicieron toda esta pantomima (?) y el profesor Córdoba debía extraer las bolas (tiene experiencia en el tema). Salió, como todo el mundo imaginaba, Arsenal local en el primer partido. Pero lo más trucho fue que se anunciaba también el sorteo entre Millonarios y América de México. Todos sabíamos que ya al mediodía se había “arreglado” que los colombianos fueran locales primero, así que Deluca mandó que a último momento los dirigentes de ambos equipos se habían puesto de acuerdo. En fin. Una cosita más es que si los mexicanos llegan a la final el torneo se define en Argentina. Si pasan los colombianos habrá un nuevo sorteo. Es decir, ayer pudimos ver la farsa televisada con total impunidad. Digamos también que el interés porque River gane está copa está puesto de manifiesto por la gente de Fox Sports ya que así habría otra copa contra Boca en esa otra aberración llamada Recopa Sudamericana.

Por lo expuesto, un torneo impresentable que River tiene la obligación de ganar sí o sí, dadas las circunstancias. Yo no le quito la ilusión a nadie, no soy quien claro, y el que se quiera poner el arlequín que se lo ponga, pero engrosar las vitrinas con copas/vergüenzas como éstas es tan turbio como las dirigencias de CONMEBOL, AFA, River, Arsenal y siguen las firmas.


briosaleiria.jpg

“Ustedes lo único que quieren es ver guita” (?)

Pep 215

“Así le voy a entrar al tesorero si me tocan el sueldo, burgueses del orto” (?)

Parece que el presidente del União de Leiria está bastante caliente con alguno de los jugadores de su equipo, que marcha comódamente último en la Superliga (?) portuguesa, por lo que amenazó con no pagarles el sueldo si no empezaban a transpirar la camiseta.

Joao Bartolomeu, el mandamás en cuestión en durísimas declaraciones radiales expresó que:

“Algunos jugadores sólo están aquí para llevarse su salario a final de mes. Son cinco o seis que no tienen la cabeza en la Uniao de Leiria. Estoy muy atento. Comenzarán a sufrir las consecuencias de su comportamiento… Se verán privados de su salario”.

Además dijo que no era botón -en realidad no lo dijo, lo dio a entender (?)-, y que “No voy a dar nombres. Ellos sabrán quiénes son“.

Por último exhortó a que todos los jugadores, menos esos 5 o 6 cipayos (?), para que entre todos salven al União del descenso.

Esta noticia muestra a las claras las distintas formas de ver las cosas en cada lugar del mundo. Las particularidades que se dan en un continente y en otro, en distintas sociedades, diversas culturas.

En Portugal el mensaje es “no corrés, no cobrás“, en Argentina, ante la misma situación la arenga es “empezá a correr, pedazo de puto, que si no vas a cobrar” (?).


gigibecali001.gif

Pequeño Becali ilustrado (?)

floyd 125

El presidente del Steaua Bucarest, Gigi Becali, es a esta altura un ícono bizarro de los blogs del mundo.

El hombre, que se autodenominó como el “el más popular, el más rico, el más fuerte… todo esto soy en Rumanía.“, podría decirse que es así, ya que en 1999 se convirtió en la persona más rica de su país, al canjearle terrenos al estado de Drácula por un valor de 1.000 millones de euros, a partir de ahí su figura se fue agrandando, y pasó a tener un prontuario de excentricidades de las más variadas, a saber:

  • Becali ha construido tantas iglesias que ya ha superado la marca de San Esteban el Grande (?) y se ha asegurado el apoyo de muchos líderes de la Iglesia Ortodoxa Rumana para su proyecto político, el Partido de la Nueva Generación.
  • El año pasado censuró la Gay Parade de su país, diciendo que “no tengo nada en contra de ellos, pero creo que hacen el desfile para atraer a los niños”. Asimismo prohibió que la hinchada del Steaua cantara el “Will well rock you” de Queen y motivó canticos religiosos
  • También fue multado por xenofobo, al llamar despectivamente “hungaros” al equipo CFR Cluj y dos árbitros
  • En vísperas de un partido de Copa U.E.F.A, en el año 2005, el Steaua se enfrentaba al Villareal, y en ocasión del partido que debía disputarse en España, 240 rumanos no pudieron ingresar al país ibérico, por lo que Becali declaró con alto nivel de humo: “Debemos vengar a esos 240 rumanos que se vieron obligados a regresar desde la frontera. Esta es ahora la misión del Steaua. Algunos países se mofan de nosotros y quiero demostrar que los rumanos no pueden ser derrotados en todos los ámbitos”
  • Una de las mas sonadas(?) bravuconadas del gran Gigi, fue ofrecer 100.000 euros al club que se llevara a su arquero, el portugués Carlos Fernandes, después de la pobre actuación que el cancerbero tuviera frente al Real Madrid, en un partido por la Champions League.
  • Pero la última y mayor jetoneada y demostración de poder del Presi, fue humillar públicamente a su director técnico, nada más y nada menos que Gica Hagi:

    Problemas para Hagi
    Gigi Becali, el dueño del Steaua, amenaza al entrenador Gica Hagi con destituirle y alega como motivo la “falta de respeto” que le mostraría el llamado “rey” del fútbol rumano, que no acata sus indicaciones tácticas en la organización del juego

    A pesar de haber cosechado 5 triunfos y 2 empates en el campeonato, el “Maradona de los Cárpatos” debió sufrir el ataque de Becali, quien dijo que como dueño del club “debe hacerse caso a lo que yo diga”, y parece que esto será así ya que más allá de que Hagi salió al cruce de estas declaraciones, finalmente acatará las ordenes del Presidente, en solidaridad con el plantel

    Más allá de lo ridículo y bizarro de este personaje, vale resaltar que su figura va mucho más allá que la de un millonario aburrido y con plata. En Rumanía se habla de una “becalización” no solo del fútbol sino del plano político del país, y si bién la cuna de Vlad Tepes queda lejos y poco nos afecta a los argentinos, todo esto me llevó a pensar que pasaría con un tipo así en nuestro país…

    Aunque en mi opinión, si sumamos el despotismo de este, más la prepotencia de este, multiplicado por el dinero de este otro, logramos un buen Becali argento.