Algunos torneos se definen antes de la última fecha. Otros después. Es de esperar que un campeonato que culmina en la fecha final sea más emocionante que uno cuyo ganador se sabe con anticipación. Vale, entonces, repasar algunos torneos definidos al final.

En la última fecha

nicolas 0

1986/87

Fue un campeonato reñido, un gran argumento para decir que en los campeonatos largos no necesariamente uno o dos equipos se cortan solos. Central llegaba con dos puntos de ventaja. Newell’s e Independiente eran los escoltas. Si Central no conseguía el empate que lo consagraba, tenía menos diferencia de goles que Independiente (no se estilaba jugar una final en esos años, sólo se implementó junto con los tres puntos por partido ganado).

Jugaban Newell’s vs. Italiano, Independiente vs. Vélez y Temperley vs. Central. Italiano estaba último en el campeonato y ya había descendido, Vélez aún tenía chances de entrar a la Liguilla y Temperley estaba en una reñida pelea con Platense para no descender. Un triunfo de los celestes les daba la permanencia, pero el empate les aseguraba que en el peor de los casos iban a tener que definir el descenso en un play-off.

Mientras Newell’s ganaba 4-1 y conseguía una diferencia de goles suficiente para ser campeón si Central caía, el 3-3 conseguido por Independiente lo dejaba sin posibilidades. A todo esto, Central perdía, pero un penal convertido por Palma puso las cosas en su lugar. Central fue campeón en la primera temporada luego de ascender, y hasta este momento no ha vuelto a lograr otro título local.

Temperley, por su parte, debió jugar un desempate con Platense, que le dio vuelta el partido a River en tiempo de descuento. En la cancha de Huracán, los calamares vencieron 2-0 y condenaron a Temperley al descenso, sinque hasta ahora haya estado cerca de retornar al círculo superior.

Clausura 1992

La lucha por el descenso se coló también en esta definición, aunque de otra manera. Newell’s había mantenido la punta durante la segunda mitad del torneo y era claro candidato. Antes de la fecha 19, el único que lo podía alcanzar (estaba a dos puntos) era Deportivo Español, que había arrancado la temporada necesitando un campañón para salvarse del descenso. Ése era el objetivo, el campeonato nunca fue una ilusión real.

Tal vez por eso no se objetó el mamarracho organizativo. En tiempos en que nueve de diez partidos se jugaban el domingo a la misma hora, se decidió que Racing vs. Español sería el codificado del viernes. Español, que ya había logrado escapar al descenso, empató 0-0 y consagró campeón a Newell’s dos días antes de jugar. Ese domingo, luego de la vuelta olímpica, el 1-1 con Platense fue el último partido con Marcelo Bielsa en el banco leproso.

Apertura 1992

Boca estaba a punto de ganar su primer torneo local después de once años. Había sacado cuatro puntos de ventaja a River, pero sobre el final de la campaña se empezó a quedar sin nafta. River se acercó, aunque no aprovechó todas las oportunidades que le dio Boca para igualarlo o superarlo. Boca llegó a la última fecha con dos puntos de ventaja. Recibía a San Martín de Tucumán, una de las revelaciones del campeonato, después de dos derrotas seguidas en la Bombonera.

Para esa definición se armó un evento televisivo. Se transmitirían los dos partidos (Boca vs. San Martín y Argentinos vs. River) en directo y en simultáneo. En esa época, transmisión en directo de partidos de Primera era algo bastante tabú. Existía el temor de que la televisación alejaría al público de la cancha. Pero en esa circunstancia había garantía de estadios llenos. Ambos partidos se programaron para las 8 de la noche, así salían en horario central.

La idea era ir alternando entre los dos partidos, ponchando cada uno cuando pasaba algo interesante. Pero el partido de River se demoró. En la Bombonera esperaron un tiempo prudencial, porque la idea era que se jugara al mismo tiempo, hasta que pasó demasiado tiempo y se decidió arrancar. En los primeros 45 minutos se produjo el gol de Solbes que festejó él solo, en medio de una Bombonera atemorizada. El primer tiempo terminó con el 0-1 en la Bombonera, y sin juego en la cancha de Ferro, donde Argentinos hacía de local.

Tal vez por el resultado de Boca, los hinchas que habían invadido el campo en Caballito volvieron a sus lugares, y el partido pudo comenzar. Se jugaron simultáneamente el primer tiempo de River y el segundo de Boca. En este último, a pocos minutos de comenzar Benetti corrigió el resultado y dio el campeonato a Boca. River se puso en ventaja mediante un gol de Ramón Díaz, pero a esa altura ya era irrelevante. Una vez finalizado el partido de Boca, con el campeón consagrado, volvió la invasión de campo y el partido de River se suspendió. Meses después se jugó el segundo tiempo, que terminó en empate.

Apertura 1993

Fue un torneo atípico. Debido a las eliminatorias del Mundial ‘94, comenzó muy tarde y en lugar de diciembre debió terminar en marzo. Era un torneo que parecía que nadie quería ganar. Pocos recuerdan que el Boca de Habegger/Menotti llegó a la última fecha con posibilidades de ser campeón. Sin embargo ocurrió, aunque las chances eran remotas. Estaba a dos puntos de River, tenía las mismas unidades que Racing y estaba a una de Vélez (que era el campeón vigente).

Un día antes de la definición, Boca empató 1-1 con Gimnasia y se consagró no campeón. Quedaban tres. Racing venció 3-1 a Estudiantes, pero debía esperar que River perdiera. Los millonarios tenían sólo un punto de ventaja sobre Vélez, con lo cual estrictamente hablando necesitaban ganarle a Argentinos, pero la diferencia de goles era suficiente como para que un empate alcanzara. Empate que se produjo, 1-1, el primero en una seguidilla de títulos que River ganó al enfrentar a Argentinos Juniors.

Finalmente, no fue necesario aplicar la diferencia de goles, porque Vélez no pudo con Banfield. River fue campeón por puntos y, de hecho, nunca se definió un campeonato de Primera División por diferencia de goles.

Clausura 1994

Cuando se llega a la última fecha a un punto del segundo, es poco conveniente que el partido sea justo contra el escolta, y de visitante. Eso le pasó al Huracán d e 1994, que venía ilusionado con ganar su sexto título oficial. En aquella temporada desfasada, la definición fue a fines de agosto, cuando en general debería estar empezando la siguiente.

La historia es conocida, no hace falta abundar en detalles. Basta decir que el Independiente de Brindisi venció 4-0 con goles de Rambert, Garnero, Couceiro en contra y Gareca. Este torneo se destaca por ser el primer subcampeonato obtenido por Cúper.

Clausura 1995

Gimnasia tenía la ilusión de conseguir su segundo campeonato de Primera División, apagando una sequía de casi siete décadas. San Lorenzo, segundo a un punto, llevaba menos tiempo sin saborear las mieles de la victoria (?), sólo 21 años. Ambos llegaron, entonces, con muchas ganas de obtener el título.

Gimnasia tenía que ganar. El empate consagraba a San Lorenzo por diferencia de goles, si los azulgranas tomaban la precaución de vencer a Central en Rosario. Para la definición de este torneo se armó un evento televisivo similar al del ‘92. Esta vez ambos partidos comenzaron al mismo tiempo.

La transmisión principal era la de La Plata, donde Gimnasia recibía a Independiente. Cada tanto se iba a ver qué pasaba en Rosario. No pasaba demasiado en ninguno de los dos partidos, hasta que sobre el final del primer tiempo Javier Mazzoni puso en ventaja a Independiente. En el segundo tiempo la transmisión se concentró más en Rosario.

San Lorenzo en ese momento era campeón sin necesidad de ganar. Pero estaba la posibilidad de que Gimnasia empatara. Carlos Netto tuvo la chance de poner en ventaja a San Lorenzo, pero tiró afuera un penal. Tuvo que aparecer el Gallego González para cabecear al gol y dar el título a San Lorenzo.

Apertura 2000

Como en el ‘92, Boca venía puntero e invicto pero se cayó sobre el final. Claro que había una excusa apropiada: el viaje a Japón para disputar la Copa Intercontinental, que le valió dos derrotas. En la anteúltima fecha Boca estuvo a punto de perder la punta pero River no supo ganarle a Huracán y quedó segundo.

Boca llegó a la última fecha a un punto de River, que superaba por una unidad de Talleres, que también podía ser campeón esa tarde. Había toda una serie de posibilidades. Boca si empataba tenía que esperar que River no ganara, y si lo vencía Talleres iban a ir a una final. Si Boca perdía, River empataba y Talleres ganaba, los cordobeses serían campeones.

Finalmente, fue menos emocionante de lo que podría haber sido. River perdió con Lanús y Talleres con Newell’s, con lo cual Boca era campeón aún perdiendo. Pero ganó 1-0, con tanto de Matías Arce, y la tabla final no da pistas sobre la paridad existente antes de la última fecha.

Apertura 2001

Era la oportunidad de Racing para ser campeón después de 35 años. En un torneo en el que dio vuelta varios partidos que parecían perdidos, se había mantenido en la punta desde el comienzo. Su principal competidor era River, que había dejado pasar la oportunidad de desbancarlo cuando faltando pocas fechas no le pudo ganar.

Sin embargo, la idea de un Racing campeón era difícil de digerir para la sociedad en general (?). Muchos pensaban que de algún modo el rumbo de la historia iba a corregirse. Racing iba a perder algún partido decisivo o algo. Casi que podía pasar cualquier cosa antes de que saliera campeón Racing.

La fecha 18 terminó con Racing a tres puntos de River. Con un empate en la última fecha bastaba para cortar la sequía. Pero antes de que se pudiera jugar esa fecha la sociedad colapsó (?). La fecha fue suspendida por crisis política, pero rápidamente se resolvió jugar los dos partidos que decidían el campeonato, para no jugarlos fuera de contexto en el verano.

Así, el 27 de diciembre de 2001, River venció 6-1 a Rosario Central. Pero la atención estaba puesta en la cancha de Vélez, que fue colmada por hinchas de Racing, y en la cancha de Racing, donde no había partido pero también fue colmada por hinchas de Racing para festejar el título.

Título que finalmente llegó, gracias al 1-1 conseguido ante Vélez. Ese día, el pueblo racinguista salió a festejar a las calles, en uno de varios momentos inusuales que dejó como legado la breve presidencia de Rodríguez Saá.

Apertura 2004

La sabiduría popular (?) otorga el mote de “pecho frío” a Vélez y Newell’s. Mote que se vio favorecido en la definición del Apertura 2004. Newell’s, dirigido por Américo Gallego, llegaba tres puntos arriba. Vélez debía esperar que Newell’s perdiera con Independiente y vencer a Arsenal para forzar una final. Todos (?) descontaban que el empate se produciría, dado el sentimiento de gratitud (?) de la gente de Independiente hacia Gallego.

Sin embargo, no fue así. Independiente ganó 2-0 a un apático Newell’s y le sirvió en bandeja el desempate a Vélez. Pero los de Liniers no consiguieron más que un pálido empate ante Arsenal. En Avellaneda, los jugadores de Newell’s escucharon el final del partido de Vélez por radio, y cuando terminó salieron a festejar el campeonato ganado. Fue el campeón con menor puntaje desde que se otorgan tres unidades por partido ganado.

Clausura 2009

Huracán volvió a pelear un campeonato, por primera vez desde 1994. Y otra vez tuvo la suerte de visitar al escolta en la última fecha. En las últimas décadas algo así sólo pasó dos veces, y ambas a Huracán. Una macana (?)

Ese año, Ángel Cappa dedicaba los ratos libres que le dejaban su profesión principal de comerciante de humo a entrenar a Huracán. Le fue bastante bien: llegó a la última fecha a un punto de Vélez, luego de que el mejor equipo del campeonato, Lanús, se bajara del colectivo del título (?) una fecha antes.

El empate consagraba a Huracán. El partido arrancó en un domingo lluvioso, y en un momento debió ser interrumpido por diluvio. Huracán no podía o no quería desarrollar el juego que había mostrado a lo largo del campeonato, pero por lo menos conseguía el resultado necesario para ser campeón.

Sin embargo, a poco del final Maxi Moralez convirtió el 1-0 que entregó el título a Vélez y sepultó la ilusión de Huracán. En la jugada del gol, el árbitro no cobró falta al arquero y por lo tanto se reveló como un ser ignorante, inmoral, morboso, sórdido, mentiroso, feo, enredador, infame, adulador y malhablado. Es una suerte, por lo tanto, que no haya dirigido nunca más.


LA PREVIA

En Arsenal, la noticia más importante es la asunción de Alfaro como nuevo DT, tras la salida de Burruchaga; sin embargo, el desembarco cattenacista (?) se producirá luego del Mundial. En esta última fecha del Clausura, seguirá en el banco el interino Carlos Ruiz. Espínola es una de las dudas para este partido; si no se recupera de una contractura, las variantes pasan por Yacuzzi o Damián Pérez. El otro interrogante pasa por la banda opuesta de la línea de fondo, donde hay un puesto para dos: Peppino o Nervo.

Por su parte, Asad dispone un solo cambio en el Tomba. David Ramírez llegó a las cinco amarillas (pillo, adelantaste las vacaciones) y lo iba a reemplazar Jairo Castillo, pero el colombiano perdió el avión (!) y despertó las iras de cuerpo técnico y dirigentes: ahora ni que se venga en trípode (?) le harán un lugar. De este modo, quien ingresará por Ramírez será el delantero Rodrigo Castillo, e Higuaín pasará a jugar de enganche. Si consigue un triunfo, Godoy Cruz habrá alcanzado la friolera (?) de 37 puntos en este Clausura, lo que constituiría la mejor campaña de un equipo del interior en Primera.

LA FICHA

ARSENAL 1: Campestrini; Peppino, Tula, Matellán, D. Pérez; C. Álvarez, Marcone, Domingo, Poggi; Leguizamón y Óbolo. DT: Carlos Ruiz.

GODOY CRUZ 2: Ibáñez; Sigali, S. Martínez, Curbelo, Z. García; C. Sánchez, Olmedo, A. Rojas, F. Higuaín; Carranza y Vega. DT: Omar Asad.

Goles: 52′ C. Álvarez (ARS), 67′ Sigali (GCAT), 70′ Salinas (GCAT).
Cambios: 28′ Nervo por Matellán (ARS), 56′ Chávez por Z. García (GCAT), 61′ Salinas por Vega (GCAT), 65′ Jara por Óbolo (ARS), 73′ Mosca por Domingo (ARS), 77′ Dutari por F. Higuaín (GCAT).
Amonestados: F. Higuaín (GCAT), Jara (ARS), C. Sánchez (GCAT).
Estadio: JHG (= $IDA).

Tomba récord

Federico Mana 0

Godoy Cruz se convirtió en el mejor equipo del interior en torneos cortos. Alcanzó los 37 puntos gracias a esta victoria 2-1 como visitante ante Arsenal. El Arse lo ganaba con tanto de Cristian Álvarez, pero el Tomba lo dio vuelta en tres minutos con goles de Sigali y Salinas.

Árbitro: Putricio Loustau.

EL PARTIDO

Godoy Cruz terminó el Clausura pum para arriba (?). Le ganó 2-1 a Arsenal en el Viaducto, llegó a los 37 puntos y se convirtió en el equipo del interior de mejor campaña en torneos cortos. Esta vez lo acompañó bastante la suerte, porque hasta el primer cuarto de hora del complemento lo perdía, y lo perdía bien. Pero en una ráfaga consiguió la ventaja, que luego cuidó sin pasar ni medi sobresalto. No es poco. En realidad, con una mirada más global, la campaña del equipo de Asad significa mucho, muchísimo.

El primer tiempo aburrió a todos y terminó sin goles, pero Arsenal fue quien buscó más y mejor. Por eso no sorprendió a nadie que, apenas iniciado el complemento, fuera el local quien pasara al frente con una buena definición de Cristian Álvarez (jugador que pide a gritos un equipo con más protagonismo, o al menos baldosa digna (?) en México o similares). Fue el cachetazo que necesitaba el Tomba para despertar.

Asad movió el banco, los jugadores empezaron a amigarse con la pelota, y la taba se dio vuelta en un abrir y cerrar de ojos. Uno de los protagonistas del empate tombino fue justamente el elegido por Asad para alborotar el avispero, el Loco Chávez: bajó de primera un centro cruzado y le sirvió el gol a Sigali. Y apenas unos minutos más tarde, gracias a otro centro desde la derecha, esta vez gentileza de Carlos Sánchez, el también ingresado Rodrigo Salinas batía a Campestrini y ponía un impensado 2-1 para el visitante. 100% de acierto de Asad en los cambios, 100% de efectividad para su equipo en la red.

A partir de allí Godoy Cruz se defendió con la pelota, lejos de Ibañez, y hasta pudo haber aumentado. Los dos goles seguidos en contra fueron un mazazo imposible de asimilar para Arsenal, que pagó su transición entre un ciclo con final prematuro (el de Burruchaga) y otro que aún no empezó (el de Alfaro, que observó el partido desde un palco). Injusta derrota para el Arse ante un conjunto mendocino al que nadie le quitará lo bailado: si el domingo Estudiantes pierde en Santa Fe, puede ser un muy meritorio subcampeón de este Clausura.

En un torneo bastante mediocre, es imperioso no obstante destacar a los pocos que se animaron a jugar. Y ése fue el claro caso del Tomba, un equipo que no se conformó con zafar del descenso y perforó su propio techo sin grandes nombres y con un DT debutante. Con un poco de suerte, será un ejemplo a imitar.


A Argentinos Juniors ya lo habían pasado a ver para tomarle las medidas del cajón (?). Todas sus ilusiones parecían sepultadas con el 3 a 1 abajo y la falta de precisión en los últimos metros. Incluso pudo recibir algún gol más, pero Piatti nuevamente vio fantasmas donde no los había y se obnubiló. Y fue ahí, con ese empujón, que el Bicho se morfó a Independiente, un Rojo que vio nuevamente escaparse el último tren, por más que éste fuera el tren blanco de los cartoneros (?). Porque lo de el equipo de Gallego fue deplorable de mitad del campeonato en adelante, regalando una ventaja considerable y viendo un torneo más, como fue con Troglio, a otro dar la vuelta cuando algunos ya la planeaban. Y merece medalla al mérito este Argentinos y sobre todo Borghi, que más allá de su apariencia (?) es el verdadero obrero de un equipo que juega bien, revalorizó nombres desconocidos o desvirtuados para el fútbol argentino y tiene en sus manos la chance más importante de sus últimos 25 años de vida.

Si bien hoy no tuvo el juego que lo destacó en la mayoría de los partidos, difícil negar que logró marcar cuatro goles ante un equipo que, pese a no tener una actualidad destacada, en gran parte del torneo hizo de la solidez defensiva y de su arquero una bandera pintada a mano (?). La primera noticia de la tarde no fue la mejor para el dueño de casa, o casita (?) ya que vio como se iba lesionado Peric; y del otro lado una situación similar, ingresando Gandín por Silvera. A los 26 minutos Calderón logró cruzarla y Pavlovich la empujó ante Gabbarini. Pero segundos después Leonel Núñez hizo pesar (?) la ley del ex y con un golazo olímpico empató las acciones. Al inicio del segundo tiempo el Chipi Gandín, otro que pasó por La Paternal, aunque con mucha más pena que gloria, puso en ventaja al Rojo, y luego nuevamente pidiendo perdón, Núñez puso el 3 a 1. Y cuando parecía muerto, a AAAJ le salió una que a Víctor Sueiro le hubiera costado una vida (?). Primero descontó Pavlovich, sobre el tiempo cumplido igualó Sabia, y en tiempo de descuento y con el resultado del Pincha ya sabido, Caldera descargó para Matías Caruzzo, que tampoco sabe quién se la pone (?) pero remató, la pelota se desvió en Tuzzio y metió el heroico 4 a 3 para destaar la fiesta, las lágrimas y aumentar las posibilidades de lograr el título. Todo alegría en Paternal, decepción enorme en media Avellaneda y muchos dedos apuntando al Tolo Gallego, sobre todo por el cambio de Vallés por Núñez, figura de la cancha.

La fecha se termina mañana por la noche con dos partidos que no le cambian la vida a ninguno de los cuatro equipos que juegan. Así que aquí comienza el resto del resumen de la histérica (?) penúltima fecha.

Todo comenzó algún tiempo atrás en la isla del sol en el José Amalfitani con el choque entre un equipo que apuntó todos los cañones a la Libertadores pero rápidamente le hundieron el barco y otro que lo tiraron al mar con zapatos de cemento. Y más de un plateísta de Vélez, de esos que se quejan cuando llueve, se nubla, hay sol o nieva (?), deben haber puteado al cielo viendo que el mismo jugador que el martes tiró todas las pelotas de los palos para afuera, lograba su mejor actuación individual desde que se puso la V en el pecho. Obviamente nadie entrará en razones que los defensores de Chivas son bastante más superiores a los de un Chacarita con varios pibes y ningún muro por saltar (?). Hernán Rodrigo López rápidamente puso al Fortín dos goles arriba, y Parra descontó anotándose también uno para su CV. Pero nuevamente Rorro, a los 28 amplió la ventaja, que él mismo liquidó promediando la segunda mitad, en este caso de penal. Ese consuelo llamado Copa Sudamericana es el nuevo objetivo de Vélez, pero analizando un poquito la situación, es como haberse chamuyado a Rocío Guirao Díaz, cuando la tiene ahí de ganarla la loca se va y aparece Gladys Florimonti, y se empieza a pensar “y bueno, al menos tiene agujero” (?).

Lo de Newell´s parece ser serio, incluso jugando mucho mejor que el campeonato pasado, cuando estuvo a un par de grados celsius (?) de dar la vuelta. Por supuesto que enfrente no tuvo un equipo sino un combinado de colegas de Gabriela Micchetti (?), que encima se dio el lujo de pensar en la Promoción antes que en el partido del sábado. La Lepra tuvo todas las facilidades y alguna más para sacarse de encima a un Gimnasia que, con estos rendimientos, se hace merecedor del premio Julián Bricco – Eduardo Ramenzoni (?). Joaquín Boghossián de penal abrió la cuenta, inmediatamente Formica aumentó gracias a las debilidades de Sessa, y Bernardi, definiendo con gran categoría, puso el 3-0 en un primer tiempo que finalizó con la termeada Made in Chile de Ormeño, haciéndose expulsar por pegarle a un rival a escasos 11 centímetros del juez de línea. El segundo tiempo vio más diferencia aún, por los goles de Insaurralde, nuevamente Formica y Schiavi de penal, tras la expulsión de Maldonado, otro que es mejor perder que encontrar (?). Si el local no sacaba el pie del acelerador, se hubiera hablado de una goleada histórica. Pero los códigos (?) colaboraron sólo para un 6 a 0 de un Leproso que sigue en racha ante un Gimnasia que incluso de hizo cargo de las cargadas rosarinas.

Se dio vuelta la tortilla

Martín Gorojovsky 0

No, no pasó nada con Celeste Carballo (?). Cuando se esperaba una vuelta olímpica, el destino le guiñó el ojo a Argentinos y éste se lo arrancó para un telo. En siete días se sabrá si concreta o si está Andrés (?) y se vuelve con Estudiantes.

En busca de plata fresca para reforzar el plantel, dicen que Pasarella andaría pensando en vender el video del partido ante Racing a Ripley´s (?). Probablemente y si logran ponerlo en contexto, sería el éxito de Believe or not ver el triplete en media hora de Rogelio Funes Mori, que al principio del campeonato se decía que tenía cosas de Crespo, varios de los partidos que jugó fueron la prueba de que lo único que tenía era un autógrafo (?), pero en el Cilindro le dio un buen susto a la Academia. Comentario aparte para < em>Ángel Cappa, que con el mismo material con el que contaba Astrada está logrando buenos resultados y, sobre todo, buenos rendimientos de un Millonario que mira con mucho más optimismo la próxima temporada. Y más allá de que estas victorias no salven el año, si hubiera un salvavidas el gran merecedor -aparte de Ortega, que merece bote propio (?)- es Paulo Ferrari, figura del equipo. Todo se definió en unos minutos, cuando el ex Reality Boy (?) primero de cabeza, otro aprovechando un desconcierto y definiendo con categoría luego de enganchar, y el restante empujando abajo del arco, puso el 3 a 0 ante un Racing que sorprendentemente no jugó mal y mereció un poquito más. En la segunda mitad Funes Mori tuvo su momento par demostrar que es humano (?) errando un gol increíble, pero nada podrá opacar su noche gloriosa; lo malo para la banda fue la expulsión de Almeyda, justo en un momento conflictivo con Cappa. River sigue de alza, y Racing necesitó de otro resultado para sentirse definitivamente en Primera.

Y ese resultado llegó desde Quilmes, del partido en que Estudiantes defendía la punta, en simultáneo al partido entre Argentinos e Independiente. Su partenaire era el equipo del fundamentalista de la buena onda (?) Madelón, un Central que pese a las chances matemática ya tenía la reserva hecha en el mismo hotel del año pasado, en ese mundo llamado Promoción (?). Sin embargo fue sumamente digno lo realizado por el Canalla, sobre todo porque Valentini fue figura del partido comiéndose a Boselli. El momento Zumuva (?) de la tarde fue a la media hora, cuando luego de un codazo aprendido en los suburbios londinenses (?), Verón vio la roja y dejó al Pincha con diez. Ahí se equipararon las fuerzas entre ambos equipos, que contaron con ocasiones por igual peligrosas, pudiedo haberlo ganado cualquiera. la más clara fue sobre el final, cuando Desábato recibió solo en el punto del penal, pero pensó en Ortega, se mareó (?) y la pelota cayó en la segunda bandeja. Figueroa pudo ganarlo para Central, pero la velocidad de la pelota fue demasiado para él. 0 a 0 y ambos equipos salieron perdiendo, quedando como gran ganador el equipo de Borghi.


Erradicando la violencia del fútbol (?)

El Munumental de Victoria recibía al equipo que se va despidiendo del rótulo de campeón vigente. Sí, dicen que a fines del año pasado el mundo se equivocó (?) y Banfield salió campeón. En Porto Alegre consiguieron agua caliente para descolgar del travesaño al Taladro y eliminado de la Libertadores llegó para enfrentar a los Guerreros (?) de Caruso. En el segundo partido con menos ráting de la fecha se vio una gauchita (?) victoria del Taladro, que quiere cerrar la temporada de la mejor manera posible, sabiendo que el próximo semestre vuelve la doble competencia. En tanto Tigre debería empezar a preocuparse por el promedio, porque la primavera de los subcampeonatos se borra y queda la intrascendencia de los últimos torneos. Tito Ramírez de penal y Roberto Battión anotaron para el equipo de Duhalde y Fierita (?), mientras que sobre el final descontó Braian Rodríguez para el club de Massa y todos los hinchas de Boca o River de la zona (?).

Y el partido anterior no fue el menos visto porque realmente por nada de nada jugaban en Tucumán Atlético, ya descendido, y Arsenal, nunca útil (?). Para los cosechadores de maní (?), fue la oportunidad de despedir al equipo en su casa, después de la fluctuante experiencia en la principal categoría del fútbol argentino. Y para el lado del Viaducto una situación similar a la de Tigre, sabiendo que el torneo que viene la soga no va a estar en el cuello, pero sí bastante cerca. Poco para analizar de un partido jugado sólo para cumplir, que vio una nueva prueba de barrileterismo de Luciano Leguizamón, que después de un golazo besó el escudo de la camiseta adelante de los trece hinchas, sin (?). Y a los 10 del segundo tiempo igualó el partido Juan Pablo Pereyra, uno de los jugadores que probablemente no desciendan a la B Nacional. Más allá que el partido no fue malo en sí, incluso siendo Campestrini una de las figuras, lo mejor se vio con el show de fuegos artificiales de la tribuna local, para despedirse con una sonrisa.

La jornada dominguera se cerraba en la Bombostera (?), con el ascendente Boca de Pompei y el empinado Huracán de don Koleston (?). Y aunque parezca mentira, el Globito salió a jugarle de igual a igual a un Boca impactante desde los nombres y vomitivo desde el rendimiento, que termina siempre esperando alguna pincelada de Riquelme, un desborde de Gaitán o un rebote en Palermo (?). Y después de un par de amenazas, el gol de Huracán llegó de una forma poco esperada: tiro libre para Boca, ejecución bochornosa de Krupoviesa para un Riquelme que la vio pasar como si se tratara de Moria Casán con un pobre (?), escapada de Gino Clara y cesión para que el Kily Peralta defina ante García. Apenas arrancado el segundo tiempo igualó para el Xeneize el recuperado Paletta, pero en el momento que salió desesperado por la victoria, Machín sacó un zapatazo raro (?) que pasó por arriba del arquero y se transformó en el 2 a 1 final. Lo que para Pompei parecía un camino de rosas, empezó a pincharse con las espinas y como ocurre luego de cada derrota, ya se habla del crisis y de nuevo técnico. Histórica victoria de Huracán, que no ganaba en la Boca desde hacía 30 años, y ahora tiene una semana para abrir una caja de ahorro esperando colaboración para ganarle a Argentinos.


Todavía da pelea

Pablo Provitilo 0

Lanús -que perdía por la mínima- lo dio vuelta y le ganó 3 a 2 a un San Lorenzo en baja y que desea que este Clausura acabe lo antes posible. De esta manera, los de Luis Zubeldía alcanzaron la línea del CAVS y mantienen la esperanza de entrar en la Sudamericana.

LA PREVIA

Ha sido un semestre malo para Lanús, que duda cabe: lejos desde el comienzo de la pelea por el torneo local, apuntó sus cañones a una Libertadores que -por segunda vez en apenas tres años- le dio la espalda y lo dejó afuera en la fase de grupos. Sin embargo, le queda un objetivo por el cual luchar y es la sexta (y última) plaza argenta en la copa internacional que se juega en la segunda mitad del año, la cual disputa palmo a palmo con Vélez y Colón.

Respecto al equipo que empató en La Plata ante el “Lobo”, el técnico de las camisas ajustadas (?) dispondría solamente un cambio: Carlos Arce ingresará en el lateral derecho de la defensa, saliendo del once titular Rodrigo Erramuspe. Cabe mencionar que será esperado hasta último momento el lesionado Leandro Díaz (lesionado) y en caso de no poder ser de la partida lo reemplazaría otro juvenil, Eric Aparicio.

Pero si lo del “Grana” ha sido flojo… ¿qué se puede decir de San Lorenzo? Sin participación internacional en el semestre (y tampoco la tendrá en el próximo), pronto quedó claro que al equipo no le daba el piné para pelear arriba en la competencia interna, por lo que hace un tiempo el ciclo de Diego Pablo Simeone terminó sin pena ni éxito (?) gloria. Mientras los hinchas del “Azulgrana” esperan porque Ramón Ángel Díaz se haga cargo del plantel una vez que termine el torneo, quien fuera primer marcador central en el último campeón argentino es el hombre que está tratando de llevar el barco a puerto con la mayor dignidad posible.

Con relación a la derrota en el “Nuevo Gasómetro” ante AAAJ, salen de la formación inicial Damián Martínez (expulsado) y Emiliano Alfaro, retomando su lugar en la misma el uruguayo Pablo Pintos y el histórico Bernardo Romeo. Además, lesionado Diego Rivero su reemplazante sería el juvenil Nicolás Bertochi.

El historial entre ambos marca una clara supremacía sanlorencista. Sin contar los dos partidos que protagonizaron en la “B” en 1982 (un empate sin goles y un triunfo del CAL por 1 a 0), han jugado 112 veces en primera división: San Lorenzo tiene 51 victorias, Lanús cuenta con 32 y han empatado en 29 ocasiones. Cabe recordar que en el Apertura ganó el “Grana” 1 a 0 con este recordado autogol del “Tonga” Aguirre.

¿La última vez en el sur? Jugaron por el Clausura 2009 y hubo triunfo local: 2 a 1 ganó el team del Zubeldía bueno (?), gracias a los goles de José Sand y el “Toto” Salvio, mientras que Emir Saúl Faccioli -en contra- descontó para el perdedor.

LA FICHA

Lanús 3: Marchesín; Arce, Hoyos, Viera, Velázquez; Aguirre, Pelletieri (32´ Fritzler), Pizarro (76´ Carrasco), Blanco; Salcedo, Díaz (64´ Castillejos). DT: Luis Zubeldía.

San Lorenzo 2: Migliore; Pintos, Meza, Palomino, N. Benítez; Gómez, Leiva (83´ C. Benítez), Bertocchi (59´ Reynoso), C. González; Bordagaray (73´ Devico), Romeo. DT: S. Méndez.

Gol: 26´ Romeo (SL), 66´ Castillejos (L), 81´ Salcedo (L), 86´ Velázquez (L), 87´ Gómez (SL).

Amonestados: Pintos (SL), Bertocchi (SL), Pelletieri (L), Díaz (L), Fritzler (L), Velázquez (L) y Gómez (SL).

Incidencias: 32´ Marchesin (L) le atajó un penal a Romeo.

Estadio: “Ciudad de Lanús – Néstor Díaz Pérez”.

Árbitro: Patricio Loustau.

EL PARTIDO

Lanús y San Lorenzo se veían las caras en el sur del conurbano con objetivos disímiles. Mientras que el local necesitaba ganar para darle alcance a Vélez en la última plaza argentina para la Copa Sudamericana a falta de una fecha para el final de la temporada, el visitante fue uno de los primeros “grandes” en despedirse de la pelea por el Clausura, jugando para cumplir el fixture y ganando un par de clásicos en el medio.

Sin embargo, a pesar de un tempranero intento de Santiago Salcedo que se fue apenas desviado y de un centro en el que Pablo Migliore dio un peligroso rebote, nunca dio la sensación de que el “Grana” estuviera obligado a llevarse los tres puntos. De a poco, el “Santo” se fue acomodando en el terreno de juego, y pese a tener un mediocampo más de combate que de creación, se puso a manejar la pelota impidiendo que tipos como Seba Blanco o Marcos Aguirre dispusieran de ella a voluntad.

No había pasado casi nada en la inicial, cuando el elenco de la dupla Méndez-Camps consiguió la apertura del marcador: Alejandro Gómez mandó centro a la carrera desde la derecha (fue ubicado como carrilero por esa banda) y el eterno Bernardo Romeo la tocó suavemente de primera al palo más lejano de un Agustín Marchesín que no tuvo reacción alguna para evitar el gol. De esta manera, el histórico goleador de CASLA -que jugó porque el uruguayo Alfaro se engripó- complicaba los planes del team de Luis Zubeldía, y un rato más tarde pudo haber sepultado casi todas las chances del dueño de casa. Vino la pelota de la derecha al centro, Bernie se metía en el área con pelota dominada y allí apareció la manito de Santiago Hoyos para frenar el útil. Del penal se hizo cargo el propio delantero tandilense, pero -adelantándose bastante- fue atajado por Marchesín y el CAL seguía con vida de cara a su objetivo. A los pocos minutos se internó en el área de Migliore el juvenil punta Leandro Díaz, quien ante la barrida de Palomino se tiró como si le hubieran pegado un corchazo (?)… Patricio Loustau no sólo no otorgó la pena máxima, sino que terminó amonestando al tucumano.

Fue poco lo que pasó en la parte final del primer tiempo. Apenas un derechazo cruzado del pibe Nicolás Bertocchi que Marchesín mandó con esfuerzo al córner y un par de murras antológicas (?) de los hombres azulgr anas, una cortesía del propio Bertocchi y la otra del retornado lateral uruguayo Pablo Pintos.

En la mitad inicial del complemento no pasó casi nada, salvo un par de intervenciones destacadas de Migliore. Pero en una ráfaga de veinte minutos Lanús metió tres goles y definió la historia, más allá de una postrera reacción del “Cuervo”. Primero, Gonzalo Castillejos (ingresado unos minutos antes por Díaz) cabeceó un centro perfecto de Blanco que el arquero visitante nunca atinó a cortar, luego Salcedo -tras gran habilitación de Aguirre- fusiló al “Loco” que pedía un offside inexistente, y cerca del cierre Maxi Velázquez se encontró solito y solo en el punto del penal luego de otro buen pase del inspirado Blanco, definiendo abajo ante el cierre desesperado de Pintos. No le duró mucho la tranquilidad al local, ya que “Papu” Gómez clavó un soberbio derechazo desde unos 30 metros en el palo izquierdo de Marchesín, aunque de allí al pitazo final de Loustau el CASLA no tuvo resto para alcanzar la heroica.

Ahora, el “Grana” igualó la línea de Vélez y se jugará el pase a la Sudamericana en la última jornada, siendo ya nueve los partidos que acumula sin perder. Por su parte el “Santo” se despidió hace mucho tiempo de toda pelea y no ve la hora de hacer borrón y cuenta nueva de cara a la temporada venidera.

PREMIOS LR!

Premio CASIGOL: Bernardo Romeo. Sí, hizo el primer gol de su equipo, pero con el mismo en ventaja falló un penal que pudo haber cambiado la historia por completo, sin perjuicio del notorio adelantamiento de Marchesín al detenerle la pena máxima.

Premio CARUSO: Vacante. Nadie hizo los méritos suficientes en la noche del sur para hacerse acreedor a la distinción inspirada en el magnánimo (?) Ricardo Caruso Lombardi.

Premio TERMIGLIORE: Pablo Pintos. El uruguayo retornaba a la titularidad en el “Santo” y quería hacerse notar (?)… terrible patadón de atrás en mitad de cancha sobre Blanquito, totalmente innecesario. Claro, pero el jugador es lo más noble que tiene el fútbol, ja !


Convulsionados los tiempos en Boca y San Lorenzo. Sin embargo, los de Boedo parecen llegar revitalizados por las dos victorias consecutivas nada más y nada menos que frente a Independiente y Huracán. Este domingo, ante Boca, van por su tercer clásico al hilo.

Para eso, la intención de Sebastián Méndez es repetir los once que le ganaron por 3 a 0 a Huracán el domingo último. Tendrá que esperar hasta último momento por la presencia de Bottinelli, ya que arrastra una lesión muscular.

En Boca las cosas no están tan tranquilas. La ilusión que fue ese 4 a 0 frente a Arsenal se diluyó con el 0-1 en La Plata frente a Gimnasia. Para el partido con San Lorenzo, Pompei podrá disponer del regreso de Juan Román Riquelme por el lesionado Insúa y además ingresará Matías Giménez en lugar de Erbes, también lesionado. De esta forma Chávez pasaría a jugar a la derecha y Medel iría como volante central.

En el historial, San Lorenzo es el único de los grandes que todavía mantiene una paternidad sobre Boca. En 174 partidos jugados en el profesionalismo, el Ciclón ganó en 68 oportunidades y el Xeneize en 59.

FORMACIONES:

Boca: Javier García; Hugo Ibarra, Ezequiel Muñoz, Claudio Morel Rodríguez, Luciano Monzón; Cristian Chávez, Gary Medel, Matías Jiménez o Cristian Erbes; Juan Román Riquelme; Nicolás Gaitán y Martín Palermo. DT: Roberto Pompei.

San Lorenzo: Pablo Migliore; Damián Martínez, Fernando Meza, José Palomino, Germán Voboril; Juan Manuel Torres, Cristian Leiva, Cristian González, Aureliano Torres; Alejandro Gómez y Fabián Bordagaray. DT: Sebastián Méndez.

Gol: 2´ Matías Giménez (BJ)
Arbitro: Gabriel Favale.
Estadio: Boca

PARTIDO

El primer tiempo arrancó a pedir de Boca, cuando a los dos minutos Juán Román Riquelme sacó un córner del costado izquierdo que encontró el cabezazo implacable de Matías Giménez, que la mandó al fondo de la red. Era el 1 a 0 para Boca y un partido que se ponía cuesta arriba para la propuesta conservadora del Gallego Méndez.

Pero no pareció que San Lorenzo estuviera muy desesperado por empatar, sino que siguió paradito y esperando, mientras Boca intentaba llegar al segundo. Y la jugada más clara del resto de la primera parte fue en los pies de de Chávez, luego de una buena jugada boquense con Riquelme centrando a Palermo, Martín descargando para Pochi, y el juvenil que sacó un derechazomuy bien respondido por Migliore.

En el Cuervo el único que quería cambiar algo era Papu Gómez, que hasta logró disparar a portería (?) dos veces, siempre desde lejos, y encontrando buenas respuestas de García. En resúmen, el final del primer tiempo arrojó un partido chato que conformó a Boca ante la inoperancia del visitante.

Abrázame muy fuerte amor (?)

cristian 0

En un partido muy discreto Boca le ganó 2 a 0 a San Lorenzo, con goles de Matías Giménez y Martín Palermo. Juan Román Riquelme volvió, dio la asistencia en los dos goles, y se abrazó con el Titán para decirle al Mundo Boca que la casa está en orden (?)

El arranque de la segunda parte encontró al DT del Cuervo mandando a la cancha a Juan Carlos Menseguez por Chaco Torres, y ahí quedó toda la audacia de San Lorenzo para cambiar el curso de la historia.

Mientras tanto Boca seguía en ritmo Riquelme, ese que consiste en altos y bajos según salgan los movimientos del diez xeneize, que volvió a frotar la lámpara a los 25 minutos, para bajarle la persiana al partido.

Un gran pase de Román al centro del área encontró solo a Martín Palermo, que con un zurdazo recto venció la resistencia de su adorador (?) Migliore, para festejar en un abrazo Romy – Titán que alegró a toda la Bombonera, que ovacionaba la reconciliación festejeril (?) que sus ídolos ofrecían.

El cierre del partido solo ofreció una mano de Medel en el área de Boca que el árbitro no vio, y la bronca entre el Kily González y Riquelme, luego de que este último le entrara muy mal de atrás.

Con este triunfo Boca da la sensación que teniendo el vestuario en orden, un par de refuerzos y a Riquelme online (?), el campeonato que viene dará pelea venga el técnico que venga.


Recta final

Ernesto 191

Hay cuatro equipos abotonados (?) en uno de los finales de campeonato más cerrados de los últimos años. Saber cómo llegan y qué se le viene a cada uno de los candidatos es la razón de ser de este post pe$etero a más no poder (?).


Justicia postrera

Ernesto 187

Cerrando la 15º del Clausura, en Santa Fe Colón empató 1-1 ante Lanús, en duelo de equipos que buscan llegar a la Sudamericana. Fuertes abrió la cuenta de penal, pero en el final el pibe Pizarro igualó para el “Grana”.


La patada animal que Bonilla le metió a Facundo Bertoglio en el partido que Colón ganó 3-0, no quedó como colorario final en la triste despedida del Chueco Alves como DT boquense, sino que además le valió al colombiano un juicio del pueblo futbolero, cuando lo venían cebando durante todo el partido.

“Antes de la expulsión Fuertes me dijo negro de mierda, te voy a romper todos los huesos, te voy a mandar de vuelta a África (sic)”

“Bertoglio salió a decir que yo lo había estado amenzando con romperlo, cuando es todo mentira. No justifica mi expulsión pero yo aquí vengo a trabajar, como todos, y no merezco este trato”

Así comenzó la nota que el zaguero dio al programa Sportia de TyC Sports, para luego quebrarse a llorar cuando el periodista le preguntó cómo se sentía actualmente, y se refirió a lo feo que es estar en otro país, que todos lo juzguen por la patada que pegó, y resulta que durante todo el partido el tipo había estado siendo hostigado para sacarlo del partido, cosa que al final lograron.

Fuerte la reacción del colombiano, que habla de un espíritu noble más allá de la capacidad futbolística, cosa que en este Boca novelero, viene a ser el sufrimiento de la mucama enamorada del patrón (?)

El culebrón de las tres de la tarde (?)

cristian 0

La situación actual de Boca es, más que un cabaret, una novela con lagrimones y todo. Ahora es Breyner Bonilla quien dio la noticia, cuando en una entrevista rompió en llantos y denunció ser discriminado en el partido contra Colón.

Update:

Esteban Fuertes brindó una entrevista al programa Indirecto, y básicamente declaró “no vi la nota, era la hora de la siesta (?), pero el único cruce que tuve con él fue en la mitad de la cancha, por suerte esta todo grabado, y en ningún momento le dije Negro ni nada”.

Como si fuera poco, salió con la más incriminadora de las defensas anti racismo, que es la de un amigo del palo, y tiró “en Colón tuve compañeros negros, de hecho estaba Daley Mena el año pasado”.


Talonario de rifa (?)

Ernesto 442

Colón sodomizó (?) al Boca del Chueco por 3-0 en Santa Fe, con goles de Fuertes y Bertoglio (2), figura excluyente del match. Por su parte, Central volvió a la normalidad pre-Madelón y cayó como local ante Argentinos por 1-0 con tanto del Chuco Sosa.