La vuelta del Maurogol (?)

La fecha la cerró el enfrentamiento en el Diego Armando Maradona entre el local, Argentinos Juniors y River Plate. Y el cierre fue a todo trapo, con un 2 a 1 para los de Nuñez, que de este modo cortaron una racha de 8 partidos seguidos sin triunfos.

Diego Buonanotte y Mauro Rosales, quien disputó sus primeros minutos en el torneo Apertura 2009 le dieron el triunfo a los dirigidos por Leonardo Astrada, que ya pegaron una racha semipositiva de 3 partidos seguidos sin perder (2 empates, claro)

Ambos llegaban con realidades y necesidades muy distintas. El Bicho, de la mano de Borghi estaba (está) cumpliendo una muy buena campaña y de ganar se ponía a dos de los punteros. River, por su parte, sólo había ganado un cotejo en 10 fechas y llevaba 8 seguidos sin sumar de a 3. Los dos salieron con línea de 3 en el fondo, y Astrada también dispuso que el millonario jugase con 3 arriba, poniendo allí a Fabbiani (?)

Poco pasó en el primer cuarto de hora. Sólo un tiro de Buonanotte desde afuera que se fue cerca del arco deTorrico. Un centro de Sosa al que no llegó Raymonda por el segundo palo, y que se largó a llover como si se hubiera roto el caño maestro de San Pedro (?)

A los 15 hubo una linda jugada entre Barrado y Ortega que el Burrito quiso definir picándola por sobre Torrico pero que pasó bastante lejos del palo izquierdo del arquero de Argentinos. Un minuto después llegó la infaltable Cabraleada de la noche. El ex Racing en la misma jugada exigió innecesariamente a Vega que evitó el gol en contra y luego desvió con la mirada el tiro de Sosa posterior al rebote.

A los 20 Scotti recordó la dura vida entre lososopolare y, codazo mediante, sacó de la cancha (fuera del partido ya estaba) a Fabbiani rompiéndole el ojo izquierdo. Unos minutos después el Ogro fue reemplazado porMauro Díaz en un cambio que benefició a River, atento el nivel que vienen demostrando ambos jugadores últimamente. Quienes no salieron beneficiados con el cambio fueron los relatores ya que la dupla Mauro Díaz – Buonanotte aumenta inmediatamente el índice de walternelsización de los narradores de fútbol.

A los 29 tras una linda salida de contra desde el medio, River llegó al gol, algo exagerado en ese momento, pero plenamente justificado luego de obtenida la ventaja. Buonanotte dejó correr para Ortega, Ariel condujo la contra y abrió en el momento justo para el Enano (que metió una linda diagonal al vacío) quien definió con un zurdazo cruzado ante la salida de Torrico. En el preciso instante en que el millonario convirtió terrible rayo cayó sobre un árbol de los que están detrás de la no tribuna del DAM.

A partir del gol River se asentó y comenzó a jugar mejor de lo esperado incluso. Tuvo varias, fundamentalmente saliendo de contragolpe, y, lo más destacable y a la vez llamativo, con varias oportunidades en que consiguieron asociarse más de 3 jugadores en la misma jugada. La más linda llegó a los 40 cuando Ortega metió terrible caño junto al corner, jugó para Mauro Díaz, que tocó para Buonanotte y, tras el centro del de Teodolina, Paulo Ferrari sacó un zurdazo de mediavuelta que dio de lleno en el palo derecho de Torrico. Sí, Ferrari pateó al arco, de zurda y pegó un tiro en un poste. Histórico (?). La mejor jugada de River en los últimos ¿90 partidos?

De lado de Argentinos, poco y nada, algo de Raymonda, el esfuerzo de Mercier y punto. En River, sin descollar, varios puntos altos. Buonanotte, Barrado, el batidore (?) Almeyda (que cumplió también en ese puesto), Domingo y Ferrari. El resto acompañando, liderados por un Vega que respondió bien en las que le tocó.

El segundo tiempo mostró un partido un poco más parejo. Argentinos desperdició algunas (la más clara un tiro libre de Federico Domínguez desde unos 40 metros que casi se mete en el segundo palo de Vega) y River no pudo aprovechar unas cuantas contras que tuvo. Borghi, jugado, decidió meter un cambio revolucionario: adentro Oberman, afuera el Patito Raymonda. Astrada, si bien tardó unos cuantos minutos en devolver el mandoble (?). “Ah, sí? Vos me metés a Oberman yo te meto a Mauro Rosales. Tomá” (?), pareció decir el Negro.

A los 28 Oberman dilapidó una clara y 3 minutos después Vega tapó muy bien un remate de un Hauche que estuvo muy bajo. A esa altura River ya llegaba cada vez menos y los de Paternal sin claridad comenzaban a llevar peligro cada vez con mayor frecuencia.

Y a los 33 llegó lo impensado. La jugada que hizo parar las rotativas. Una nueva contra de River muy bien manejada por Mauro Díaz, el toque justo cuando llegaba a la puerta del área para el otro Mauro, Rosales, que definió de zurda cruzado ante la salida ésteril de Torrico. Gol, 2 a 0River ganando de visitante (encima en el Diego Maradona), Ferrari metiendo un tiro en el palo y Rosales convirtiendo un gol y llevando su impactante cuenta personal en el equipo de Nuñez a 4 goles en 3 años. El Servicio Metereológico Nacional, después de tamaña acumulación de fenómenos inusuales, estaría por cambiar el alerta metereológico por granizo a un alerta rojo por peligro de tsunamis en el arroyo Maldonado.

En ese instante parecía que el partido había finalizado, como la historia según Francis Fukuyama (?). Sin embargo este River no necesita que el rival juegue bien para que el culo se le llene de preguntas. El bicho llegaba poco y a los ponchazos, pero a los 44 una jugada intrascendente terminó en mano de Almeyda dentro del área. PenalOrtigoza, como siempre, lo cambió por gol. 1-2. Al minuto Caruzzo casi lo empató desde fuera del área. Se fue por arriba muy cerca del travesaño. En la siguiente lo volvió a perder Argentinos con un centro que cruzó todo el arco y despejó, como pudo, Cabral. Tuvo una más el semillero del mundo peroDomínguez no pudo resolver bien y el cabezazo se fue ancho. Y luego otra más cuando se complicaron entre Vega y Almeyda. Y ahí sí terminó todo.

Cortando clavos, olvidándose del paladar negro y del fútbol vistoso, River pudo largar un extenso suspiro de desahogo. Pudo ganar después de 17 partidos como visitante, y pudo volver al triunfo después de 8 jornadas en total, y le ganó por primera vez a la AAAJ desde que reinauguró su estadio. Lo más rescatable, no obstante, es que parece haber comenzado a recuperar algo de su identidad después de mucho tiempo. Al menos se intenta tocar y se sabe a qué se juega. Argentinos dejó pasar una oportunidad de acercarse a la punta, pero, fundamentalmente, no mostró casi nada del juego que lo había llevado a pelear arriba.


No hay comentarios

No hay comentarios nuevos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *