, , , , ,

LR! Awards 2009: Mejor Equipo

LR! Continúa con la entregas de las preseas mame, presea (?) a lo mejor y lo peor del año que pasó. En este caso, los puestos sobre la exigente lupa son aquellos equipos que encendieron una ilusión (?).

hombremanihostingplatamejorequipo

Es hora de agrandar la familia (?)

No hace falta hurgar más en los libros de nadie para comprender que sólo resta esperar el fin de esta entrega como para que los ánimos en LR! vuelvan a ser lo armoniosos que solían ser. La redacción (?), convulsionada con la virulencia del enfrentamiento de los dos, ha empezado a tomar partido por quien primero caiga. Como para evitar la rotura de habitaciones de hoteles y/o dispensers de agua (?), y mantener sano todo lo que la ART no cubre. ¿Y cuál es el tema que siempre desvela a estas dos divas enfrentadas? Los co-host de cada entrega. Esta vez no podía ser la excepción: uno pidió por un miembro de el A-Team, el mejor equipo que alguna vez haya existido para combatir el mal. Le trajeron a Murdock, ya repuesto de su anterior paso por LR! Vintage (?).  El otro pidió a un técnico capaz de delinear un plantel en donde los resultados y la bonhomía vayan de la mano: le trajeron a Roque Lucero. El tema es que, como siempre, había un tercero en discordia: se filtró entre los pasillos que cada uno tenía su propio candidato para la banda de música invitada, ninguno habló, mucho allegado (?) dando vuelta y los rumores pudieron más. En un extraordinario esfuerzo de producción -dado que 2 de ellos estiraron la gamba hace un rato ya-, fue capaz de juntar a Weather Report, un verdadero Dream Team musical. Y cayó Weather nomás, que había suspendido su fecha en el Garín Botines Fulvence Jazz Festival, a realizarse en el auditorio del sindicato de coleros en embajadas, sito en dicha localidad. Para dictaminar quién presentaria y quién entregaría el premio también hubo maroma (?): se jugaron partidos de ta- te-ti, escondidas, piedra papel o tijera, un partido a la play y hasta ruleta rusa, pero en este último caso se suspendió por bufoso defectuoso (?). La última salida fue organizar una maratón en Avenida Cruz a las 2 de la mañana, y como juzgado de dicha competición se decidió convocar a alguien con vasta experiencia en la materia. Descartados los demás integrantes del elenco por cuestiones de ser exitosos, quien acudió gustosa fue Diana, de Pelito. La chica -cabal prueba de la enorme distancia estética que hay entre los ´80 y hoy día en el campo “estereotipo de una adolescente fresca”- fue quien fiscalizó la largada y la llegada, mientras que los integrantes de la banda se hicieron de medio minuto (?) para sacar la melodía con trompetas sintetizadas. Todo un hito en la historia de la televisión moderna. Aquí los nominados:

Estudiantes

Año genial para la minoría platense (?). Campeón de la Libertadores, consolidación de un proyecto con una cabeza (rapada), y el reconocimiento de todo el ambiente como un ejemplo a seguir. En lo que respecta estrictamente a 22 tipos atrás de una pelota en un rectángulo de césped (?), el equipo que ganó la Libertadores daba la inequívoca sensación de que estaban convencidos de que eran incapaces de perder un partido. Cuando se puso de acuerdo esa actitud con el funcionamiento fue cuando se lograron los objetivos trazados. Fue, quizás, el paradigma del “menor a mayor”, ya que el periplo de la Toyota lo inició perdiendo 2 a 1 con Sporting Cristal. No llegó a ganar ningún título local, pero sí se metió en la conversación de los dos torneos (inclusive en el Clausura logró tener muy buenos partidos pese a poner en su gran mayoría suplentes). Como broche de oro, estuvo a 2 minutos de ganarle la final del mundo al mejor equipo del planeta.

Vélez

Sigiloso. Despacito y por las piedras (?), el fortín sacó provecho de su culto al perfilbajismo extremo. Cuando comenzó el año se propuso ser protagonista y lo logró, ganando el Clausura. Cual campana de Gauss (?), alrededor de la séptima fecha del Apertura parecía imposible ganarle al equipo de Gareca, ya que se había convertido en el Alemania del fútbol local: cuando uno empezaba a aburrirse, Zas! (?) gol de Vélez. Lo más destacable es que todas las famosas patas anduvieron muy bien: la capacidad de Gareca para leer partidos y casi siempre hacer el cambio que el partido le pedía fue algo casi inusitado. Pese a sufrir un notorio bajón en la última parte del año, le sobró para ser el equipo con más puntos en todo el año. ¿Casualidad? Ni ahí: consolidar pibes, explotar el mejor momento de algunos jugadores, regalarles confianza a otros y hacer sentir importantes a los que suelen ver todos los partidos desde el banco, no es producto de la alineación de los planetas contada por el brujito Maya (?).

Huracán

Y sí, no podía faltar. Fue un ratito, pero quizá se trate del equipo con mayor intensidad de los últimos tiempos. Logró lo que pocos equipos: hacer a los hinchas de los demás equipos un poquito hinchas suyos. Hinchó el pecho del hincha quemero de orgullo y algunos viejos chotos (?) hasta lloraron de la emoción. Con lo más simple que tenía el fútbol logró lo más complicado, dar 3 pases seguidos, levantar la cabeza y cambiar de frente. Los aplausos bajaban raudos, porque la combinación del colectivismo lujoso se complementaba con algunas apariciones individuales fulgurantes. La transgresión del Huracán modelo 2009 fue más allá de la admiración, y puso en el tapete viejas discusiones que se creían olvidadas: en un ratito de un torneo dio por tierra con la falacia de la belleza perdedora. Lástima que la culminación haya sido tan pronunciada, quedando todo tan deslucido, con tanto más que hablar más allá del deporte en sí y con tantas huidas entre gallos y medianoche: este equipo merecía otro final.

Banfield

El último campeón. Para muchos, el mejor de los peores, para otros una simple expresión de envidia, dado que de 19 partidos sólo perdió 2 y sacó una cantidad considerable de puntos. El efectivismo del Taladro terminó haciendo diana en el blanco del paroxismo del éxito, cuando se contentaban con engordar el promedio hasta 1,500. La premisa fue clara: acá no nos gana nadie, espalda con espalda y a comerles el hígado a los de enfrente (?). La cuestión es que encontró en 5 jugadores un rendimiento de la reputa madre: Silva casi intratable, Erviti y Rodríguez como abanderados de la parte más vistosa, Fernández como el ladero ideal del goleador y hasta Bustamante, con lo que hay, se destacó (?). Cierto es que enfrentó a todos los que estaban en la misma lucha y, salvo 2 partidos, ganó todos los que tenía que ganar. Más cierto es que las inclemencias del calendario moderno ya lo han despojado de su máxima estrella. Después de una bocha de años (?), se sacó el traje de inexperto en levantar copas.

Colón

La sorpresa (?). Peleó los dos torneos hasta más allá de la mitad, lo cual representa una interesante evolución en sus aspiraciones. Na
die daba 2 mangos por el equipo del Turco, pero terminó siendo de los más parejitos en todo el torneo, sin necesariamente oblar una millonada para armar un dream team. Con saldos y retazos de lo que quedaba del tan mentado mercado de pases, se conformó un equipo que supo regalar destacadísimas actuaciones, más no pasar la evaluación de “Partidos que hay que ganar”. En esa asignatura sigue siendo uno de los asiduos visitantes en marzo, quizás la mancha más notoria del Sabalero a lo largo de todo el año. En yuxtaposición con perder partidos, se encuentra una alarmante tendencia de su DT a tirar el equipo atrás en caso de duda, lo cual no siempre significa sacar un mal resultado, pero si estar propenso al triunfo rival. Se metió en Copa Libertadores, en donde deberá mostrar su valía para paradas difíciles de visitante.

Para votar, aquí:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *