SUDÁFRICA NARANJA SHOCKING (?)

Arranquemos por Holanda, el eterno equipo de la gente. Al menos de la gente falopera (?). De 1974 a esta parte (si tomamos sus participaciones en Italia 1934 y Francia 1938 como antecedentes remotos), es un irreductible bastión del juego ofensivo y vistoso, más o menos efectivo según la ocasión. Posesión de pelota, rotación de puestos y funciones, tendencia a un “orden desordenado” con la mira siempre puesta en el arco contrario, todo ejecutado por jugadores de un inmenso talento y formados para priorizar el juego colectivo por sobre la barrileteada (?) individualista a la que empuja el star-system de la mercadotecnia futbolística actual.

Las tienen (casi) todas, pero se los acusa de un delito jodido: cebolleo reiterado en ocasión de Mundial (?). Su mejor marca fueron dos segundos puestos consecutivos a manos de selecciones locales, en Alemania 1974 y Argentina 1978. Ah, un pequeño detalle más. Durante los tumultuosos (?) años setenta, en el torneo disputado en la Alemania Federal de la época, fueron responsables de la última gran revolución en este deporte: el llamado “fútbol total”. De la mano de Rinus Michels, Cruyff, Neeskens, Rensenbrink, Rep y gran elenco dieron cátedra durante todo el torneo. Pero a diferencia de lo que pasa en las películas de Hollywood, los nazis malos (?) aparecieron al final para quedarse con la muchacha (cosificada (?) en la primera Copa João Havelange), la gloria, la guita y las anfetas que sobraron (?).


La plana mayor de la Koninklijke Nederlandse Voetbalbond hace votos por una cosecha exitosa (?).

¿Figuras? Sí. Para más datos, *muchas*. El póquer principal lo componen Van Persie, Van Der Vaart, Sneijder y Robben, aunque este último sufrió una lesión (parece ser un desgarro, pero se esperará el resultado de los estudios) que puso en un compás de espera su viaje a Sudáfrica. Más relegado aparece un histórico como Van Bronckhorst, quien para esta cita deberá pulir sus habilidades en la preparación de asados (?). Además cuenta con muchos jugadores que no son mega estrellas ni cracks, pero forman una experimentada segunda línea a tener muy en cuenta. Kyut, Babel, Van Bommel, Huntelaar y Boulahrouz son algunos de ellos. Y parece que los suplentes de los suplentes también te comen el hígado (?).

El DT de la Naranja será Bert Van Marwijc, quien estará secundado por dos referentes del seleccionado holandés durante la década del 90: Phillip Cocu y Frank de Boer. Será la novena copa del mundo para Holanda, y eso lo hace acreedor a la chapa de equipo más experimentado del Grupo E. Su clasificación para este Mundial fue al trotecito: ganó los ocho partidos de la zona que le tocó en suerte, y recibió sólo dos goles en contra. Es el obvio candidato para pasar de fase, y aunque los holandeses tienen fama (bien ganada, por otra parte) de pechear en las citas máximas, es extraño verlos trastabillar en primera ronda.

CON EL CORAZÓN MIRANDO A GROENLANDIA (?)

El otro europeo del grupo es Dinamarca. Su historia en copas del mundo es más breve, ya que arranca recién en 1986, pero no por eso menos rica. Está asociada a un juego generoso con el espectáculo, en algunos casos a la altura de los mejores equipos del mundo. Igual que Holanda, ganó su zona de clasificación europea. Relegó al segundo lugar nada menos que a Portugal, y le clavó un LTA a Suecia que ni Tapia a Pasman en los Martín Fierro (?); Zlatan, comprate un plasma y esperá las postales de leones (?). Volvamos. Decíamos que, en el camino hacia Sudáfrica, Dinamarca superó como visitante a los dos equipos a priori más fuertes de su zona, y de ese modo se aseguró un impensado primer puesto. En buena parte es su presencia la que pone el picante de este Grupo E.

Morten Olsen, integrante de aquel plantel que debutara en mundiales en tierras mexicanas, es técnico de Dinamarca hace diez años. Esto lo convierte en el DT de mayor permanencia en su puesto entre las 32 selecciones que se disputarán el título en Sudáfrica.


Morten Olsen como jugador en 1986. A su derecha, el DT danés en el mundial de México, Sepp Piontek.

Entre los jugadores destacados de la selección danesa puede nombrarse a Romedahl, Jensen, Christian Poulsen y Tomasson. También hay un respaldo importante en el arco, cuyo ocupante cuasi vitalicio (?) es el veterano Sorensen. ¿Que los nombres no dicen mucho? Puede ser. Pero pese a la carencia de figuras rutilantes, y a dos sorpresivas derrotas en los últimos amistosos (sendos 0-1 ante seleccionados menores como Australia y el local Sudáfrica), el danés no parece ser un seleccionado a soslayar ni subestimar.

ETO’O + 10 | -ETO’O + 11, TACHAR LO QUE NO CORRESPONDA (?)

Camerún es el africano del Grupo E, el equipo que en los papeles puede dar el zarpazo. O no (?). Es un seleccionado que no llega bien, y para colmo de males tiene a su ancho de espadas (Eto’o, quién si no) un tanto conflictuado, en plena crisis de estrellato. Incluso hace unos días llegó a coquetear con la idea de no jugar el Mundial, todo por problemas de ego aparentemente sin resolver. ¿El resto? Un oscuro (cuac (?)) conjunto de laburantes que apuntala a su estrella y le prende velas para que fabrique el milagro.

El complicado palmarés inmediato de los Leones nos dice que no consiguieron victorias en sus últimos cinco partidos amistosos. Su antecedente más reciente fue una preocupante derrota 3-4 ante Serbia, selección que integra el Grupo D. A pesar de haberse puesto en ventaja en dos oportunidades, el equipo africano no pudo sostener el partido. En Yaoundé (la capital de Camerún, un dato obviamente (?) por todos conocido) ya pidieron varias cabezas para hacer al spiedo (?) y la cosa está que arde.


Previa de Sudáfrica 2010: Grupo E

Federico Mana 0

El Grupo E no será el temido Grupo de la Muerte, pero como objetivo de mínima se le anima a un coma profundo con compromiso encefálico (?). Holanda es cabeza de serie, Dinamarca y Camerún están al acecho. Japón aparece más relegado y sueña con un batacazo.

Samuel Eto’o, la última esperanza negra.

El DT de los africanos es el francés Paul Le Guen, ganador de una triple corona de forma consecutiva con el Olympique de Lyon. Pero conduce a una selección que no es lo que supo ser, y se sostiene apenas desde la historia. Con 17 encuentros disputados por copas del mundo, Camerún es el conjunto nacional africano de más experiencia en mundiales. Su momento de gloria máxima fue en Italia ’90, cuando derrotaron a la selección de Bilardo en el partido inaugural y llegaron hasta cuartos de final, donde cayeron ante 2-3 ante Inglaterra pero recién en el alargue, luego de haber sido ampliamente superiores durante los 90 minutos.

¿Podrán repetirse estos momentos de gloria? Difícil. Estos Leones tienen bastante pinta de herbívoros (?), pero cualquier cosa no dejen de avisar.

SI TODO FALLA, PIENSEN EN MARIA OZAWA (?)

(N. de LR!: Si no saben quién es Maria Ozawa, posterguen *ya* la lectura de este post: tienen una cita con Google (?). Ahora sí, continuamos.) Japón es la Cenicienta oriental, el equipo que no hay de dónde agarrar para justificar su presencia en Sudáfrica. Juega ho-rri-ble, para qué engañarnos. Suma cuatro derrotas al hilo en sus últimos amistosos: 0-3 ante Serbia (ojo con los serbios…), 0-2 en el clásico con Corea del Sur (uno de los rivales de Argentina, que le hizo precio), 1-2 ante Inglaterra y nuevamente 0-2 con Costa de Marfil. En este último partido, el defensor Marcus Tulio Tanaka (sic (?)), nacido en Brasil pero de ascendencia japonesa, se cargó a Drogba: en un choque el marfileño se fracturó el cúbito y parece que se queda sin Mundial. Por lo menos Tanaka ya justificó el viaje, y encima tiene para quien hinchar en la segunda fase (?).


No es que de a uno sean malos, es que la figura es el equipo (?).

El DT es Takeshi Okada, quien ya ostentara el cargo en Francia 1998. En aquel momento, su bautismo en copas del mundo fue una derrota 0-1 ante Argentina. La figura es el hábil mediocampista ofensivo Nakamura, hoy ya veterano, quien increíblemente no fue convocado para Corea/Japón 2002; en su momento se alegaron motivos físicos. Justamente en ese mundial se destacó otro de los pocos nombres relevantes que tiene Japón, el volante central Inamoto. Pero su presente tampoco es rutilante, ni mucho menos: volvió a jugar en la liga local y está lejos de su mejor momento.

Con este panorama, hay algo claro: si Japón pasa a octavos de final, va a hacer rica a mucha gente. O a poca, pero muy rica (?).

CRONOGRAMA DE PARTIDOS

Lunes 14.06 | 13:30 | Holanda – Dinamarca (Johannesburgo)
Lunes 14.06 | 16:00 | Japón – Camerún (Mangaung/Bloemfontein)
Sábado 19.06 | 13:30 | Holanda – Japón (Durban)
Sábado 19.06 | 20:30 | Camerún – Dinamarca (Tshwane/Pretoria)
Jueves 24.06 | 20:30 | Dinamarca – Japón (Rustenburgo)
Jueves 24.06 | 20:30 | Camerún – Holanda (Ciudad del Cabo)


Los 10 mejores partidos en la historia de los Mundiales. Hoy: Argentina – Rumania (1994)

Alesi 438

Zarpados en putos (?) estamos, porque entre tanto para elegir justamente aparece una eliminación argenta de esas dolorosas. Porque había equipo para campeonar, porque el nivel de los demás no era para tanto. La tristeza de 1994.



Semiología + 10 (?)

Hubo un Mundial en el que se dio una de las sorpresas más grandes de la historia: Corea del Norte había eliminado a Italia. A una Italia que estaba en una etapa de transición, cierto, pero que a la vez contaba con la presencia de dos baluartes del abyecto (?) Inter bicampeón de Europa comandado por Helenio Herrera, como Sandro Mazzola y Giachinto Facchetti, y al gran Gianni Rivera. Así había accedido Corea del Norte a cuartos de final, dejando afuera a Italia en la última fecha de la fase de grupos y previamente empatando en 1 con Chile y cayendo por 3 a 0 con la Unión Soviética.  Portugal, por su parte ganó los tres partidos de su grupo: 3 a 1 a Hungría, 3 a 0 a Bulgaria y se cargó, literalmente, a Brasil en la última fecha. Lo derrotó 3 a 1 en un partido que fue, directamente una brutal cacería de Pelé. Aunque los solemnes diarios británicos hablaran en aquel entonces de las deleznables actitudes sudacas (?)

Ambos equipos usaban el mismo sistema táctico, un 4-4-2 con doble volante central y mucha acción por las bandas, donde los volantes por ese sector tenían más de punteros que de carrileros, por decirlo de alguna forma. O sea, su función principal era llenar de centros el área y participar en el armado de las jugadas de ataque. Después, si había tiempo o si pintaba (?), era hora de defender.  La diferencia fundamental (en la previa y en el post partido) era la inclusión de un tal Eusebio en la delantera lusa. Nacido en Mozambique, el delantero del Benfica había aportado con 3 goles en igual cantidad de partidos. A juzgar por lo que se vendría, se podía decir que su promedio estaba igual de flaco que sus connacionales de nacimiento (?).

El Greco no pudiera haberlo ilustrado mejor (?)

Corea era sorpresa por esa actitud tan de raigambre asiática, pasan de las piñas a las sonrisas en cuestión de segundos (?) y no se comían ninguna a la hora de meter. No en vano le habían aplicado un baldazo de agua fría a Italia. Si bien en los papeles podían llegar a ser inferiores, tampoco era cuestión de subestimarlos. Terrible mufa (?) se comieron, porque no había pasado un minuto y Pak Seung Zin ya había clavado un zurdazo en el ángulo de José Pereira.  0 -1 abajo y estupor.  Con Portugal todavía groggy, los asiáticos explotaron su mejor virtud: la velocidad. Además, a la hora de imponer el físico, sorprendentemente no se amilanaban. Metían, luchaban (casi siempre exitosamente) las divididas y además ganaban de arriba. Así, a los pedos (?), le hicieron pasar varios sofocones en los primeros minutos hasta que se despertaron. Entonces hubo 10 minutos en los cuales se cagaron a pelotazos, con los europeos exigiendo a Lee Chang Myung, y el loquito siempre dando el piné. A los 22 minutos se cumplió una máxima: 2 centros seguidos son gol (?), y así llegó el 2 a 0 de Li Dong Woon que definió bajo el arco un centro de un jugador que hubiese sido fetiche de Maradona, Yang Sung Kook. Dos minutos después, el mentor de Erik Lamela (?) aumentó las cifras a 3 a 0, capturando un rebote y yéndosele como laucha por tirante (?) al  pobre Vicente, para luego definir abajo.  Créase o no, los coreanos empezaron a desplegar las banderas del toque de primera y los cambios de frente, todo a la misma velocidad con la que se reproducen (?), pero pecaron de inocentones al seguir yendo a buscar a lo pavote, más teniendo en cuenta a quién tenían enfrente. Apenas dos minutos después del 3 a 0, Eusebio le ganó a la carrera a un defensor que no le puso mucha onda a cubrir la pelota para la salida del arquero y definió de puntín. Ahora Portugal estaba a dos goles. Y ahí se dieron cuenta de que los chinitos (?) podían tener mucho pim-pam-pum (?) pero a la hora de marcar hacían agua.  Además, los europeos entendieron que la onda acá (?) era dársela al morenito. Entonces todas las pelotas lo buscaban a él: le hicieron un grosero penal que no fue cobrado, tuvo 3 situaciones más que no prosperaron hasta que por fin le cobraron un penal: a los 42´del primer tiempo, la pantera de Mozambique le ponía más suspenso al partido: 3 a 2.

Los 10 mejores partidos en la historia de los Mundiales. Hoy: Portugal – Corea del Norte (1966)

Alesi 0

LR! sigue buceando en el archivo y, ya por naturaleza propia, hay batacazos que nadie esperaba. Mientras continúa el verso de la emotividad (?), las alternativas de este partido son, lisa y llanamente, deliciosas.

LR! Juegos presenta “Find the Cobani” (?)

Si se habla del futuro africano o asiático en el fútbol y ese futuro siempre parece quedar para más adelante, es fundamentalmente porque siempre tienen el mismo problema: la cacona. Los coreanos, a la salida del segundo tiempo, se estaban dando cuenta que estaban diciéndole “conchita” a Barreda (?). Se replegaron y buscaron el resultado desde el vamos. Y eso, con el goleador del Mundial comiéndoles el hígado en el área, es prácticamente un suicidio. Además de generar espacios para sus compañeros (porque iban todos a marcarloa él), llegó un punto en el que parecía invencible. Así de simple, era invencible. Apenas 10 minutos  bastaron para que los hasta allí vencedores perdieran una pelota en mitad de cancha y vayan a trabar con similar displiscencia a la que se atribuye la familia Tévez a la hora de las infusiones (?).  Pressing portugués, pelota que llega a Simoes y éste habilita a quien todos ya saben (?), que empata el partido.  Y los coreanos ensayaron una tibia reacción que sólo quedó en insinuaciones. Acá es donde se pone jodido buscar más eufemismos para Eusebio: “ese chabón” “el grone” (?) o “el afroportugués futbolista más famoso de la historia” (?) re van (?). La cosa es que este era un terrible animal, y el penal que le hacen 3 minutos después de empatar el partido, así lo certifica. En una carrera alocada hacia el gol, esquivó patadas, piñas, agarrones y seguramente si se hubiese interpuesto Chuck Norris en su camino, hubiese sonado un “nu, amigo, todo piola, pasá nomá” (?). Hasta que le tuvieron que hacer penal, no sin antes plantearse seriamente si no era más provechoso imitar a Vasco da Gama (?).  4 a 3 y a los coreanos se les vino el alma al piso, prácticamente. Bajaron los brazos y se dedicaron a resistir cuanto pudieron los embates de un Portugal que tenía como objetivo dejar a E usebio como el más pulenta (?). De todas formas, al darse cuenta de lo fútil del abroquelamiento asiático, bajaron un toque los humos y nomás se dedicaron a buscar el gol de uno que no sea tan morochón (?). A falta de 10 minutos, José Augusto cabeceó más solari que lizN. de LR!: aunque celebramos la reconstrucción de su vida amorosa (?) – para poner las cifras definitivas y a Portugal entre los cuatro mejores seleccionados del mundo.

Hasta ese entonces (y muy probablemente hasta 1986) nunca un jugador había sido tan determinante. Eusebio poseía casi un sexto sentido de cuándo y cómo aparecer:  cuando más se lo necesitaba. La única razón por la que los lusos pudieron acceder a esa corte de cuatro y soñar con la cima.  Años más tarde, dijo “me siento orgulloso por haber sido parte de ese equipo. Las agallas que demostramos y cómo las combinamos con nuestras habilidades hicieron que sea uno de los partidos más memorables de mi carrera”. A su vez, cuando le preguntaron por su actuación admitió que “me aterraba la idea de perder. En cada gol, trataba de no celebrar mucho así no perdíamos tiempo y se reanudaba el juego lo antes posible”. Después, el Seleccionado local fue mucho para su equipo, pero aquella tarde en Goodison Park, Eusebio quedó en la historia grande del fútbol como uno de los mejores jugadores.

Portugal: Jose Pereira; Morais, Vicente, Hilario, Alexandre Baptista; Jaime Graca, Coluna, José Augusto, Simoes; Eusebio, José Torres

Corea del Norte: Lee Chang Myung; Ha Jung Woon, Lim Zoong Sun, Oh Yoon Kyung; Shin Yung Kyoo, Im Seung Hwi, Hang Bong Zin, Pak Doo Ik; Pak Seung Zin, Li Dong Woon, Yang Sung Kook.

Goles: 1´Pak Seung Zing (C), 22´Li Dong Woom (C), 25´Yang Sung Kook (C), 27, 42´-pen-, 56´y 59´-pen-  Eusebio (P), 80´Jose Augusto (P)

Links para descargar el partido completo:

Parte 1
Parte 2
Parte 3

Ficha del partido de “Historias Mundiales” de Eduardo Cantaro
Links de O Campo dos Sonhos

Entregas anteriores:

Brasil – Francia (1986)

Hungría – Uruguay (1954)

Alemania Occidental – Francia (1982)


Previa de Sudáfrica 2010: Grupo B

Zeronickname 0

Argentina, Grecia, Corea del Sur y Nigeria son los 4 integrantes del Grupo B en la decimonovena Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010. Esto, aquello y un crisol de razas (?) que no se da en ningún grupo y no hace la diferencia.

No parece ser una zona complicada para Argentina el segundo grupo de la Copa de Sudáfrica. La selección dirigida por Diego Maradona tendrá rivales, a priori, bastante accesibles según la conformación de los planteles. Si se hiciera una comparación jugador por jugador, el equipo sudamericano tiene una enorme ventaja sobre sus rivales, pero como el fútbol siempre da sorpresas, hay que conocer contra quiénes se juega.

LOS EQUIPOS

ARGENTINA

Campeón Mundial en 1978 y 1986 el conjunto albiceleste va en busca del tri en la primera Copa en África con muchos jugadores destacados y que, además, están en un nivel futbolístico de altísimo vuelo.

Lionel Messi es en estos momentos el mejor jugador del mundo y buscará en Sudáfrica terminar con las pocas críticas hacia su figura, tratando de coronar su palmarés con la Copa de Mundo. Con la selección Argentina ha ganado el Mundial sub 20, los juegos olímpicos y podría terminar con la trilogía alzando el trofeo de la FIFA el 12 de julio.

Otros jugadores que podrían completar la trilogía ganadora son el arquero Sergio Romero, uno de los pocos indiscutidos en ese puesto en los últimos 30 años, Sergio Agüero y Ángel di María, un excelente jugador que está a esto (?) de ser un crack.


¡¡¡Está bieeeeeeeeeeeeeen!!! (?)… Más vale que pasen de ronda, jugando bien y haciéndose menos lo’ metrosecsuale’ (?)

Además cuenta con otros jugadores consagrados en diferentes ligas mundiales como Javier Mascherano, Walter Samuel, Diego Milito, Martín Demichelis, y Carlos Tévez, entre varios más. Pero tantos nombres aún no han podido consolidarse como un equipo, y tal vez ese sea el punto flojo más grande a resolver en los próximos días.

Diego Armando Maradona no ha dado pistas de cómo jugará, aunque se sabe que tiene más de un par de esquemas tácticos. Siempre con 4 jugadores en el fondo, las alternativas se dan en las bandas y los cambios tácticos pueden modificar la zona media. El 4-4-2 será la posición que ocupen los jugadores en la cancha, que puede cambiar el doble 5 en la mitad, por el clásico rombo con un enganche clásico, o un 4-3-3 que comienza a tentar al técnico, el cual viene preparando desde la previa al partido ante Canadá.

GRECIA

Con el país sumergido en una crisis económica devastadora, los griegos tendrán su segunda participación mundialista. Su única intervención fue en Estados Unidos 1994 donde se fueron sin conseguir puntos ni goles a favor, aunque 10 años más tarde sorprendieron a todos ganando la Euro 2004.

Angelos Charisteas es el máximo goleador del equipo y uno de los pocos sobrevivientes de aquella epopeya lograda en Portugal hace 6 años, donde hicieron que los amantes del juego quisieran pasarse a otro deporte. Junto al delantero estará el gran capitán, Giorgos Karagounis, figura indiscutida e ídolo de los niños (?) y el defensor de Liverpool, Sotirios Kyrgiakos.


Karajunis (?) te la manda a guardar en cualquier momento.

La base del equipo está conformada por una columna de jugadores provenientes del club griego Panatinaikos, lo que hace suponer que muchos integrantes del seleccionado se conocen de memoria. Uno de ellos está siendo comparado con Messi por ser joven, ágil y veloz: Sotiris Ninis

Uno de los puntos flojos del seleccionado está en el arco, lugar que fue ocupado durante casi 10 años por Antonios Nikopolidis. El look-a-like de George Clooney estuvo 9 años debajo de los palos griegos y aún no han podido encontrar un reemplazo fijo. Aunque aún está en carrera, el arquero se retiró de la selección hace un par de años.

El técnico alemán Otto Rehhagel dirige al combinado desde el año 2001 y fue quien le puso orden al equipo para la obtención del título continental, aunque repitiendo el sistema se tuvo que fumar el fracaso en las eliminatorias de 2006 y peor aún, en la euro de 2008, donde los griegos no sumaron puntos.

Con un sistema ultra defensivo que varía de un cerrado 3-5-2 a un cerradísimo 5-4-1, Rehhagel busca en la presión el juego más fuerte del equipo, que sale a tapar la salida de su rival tratando de buscar el error.

COREA DEL SUR

En 1954 los surcoreanos tuvieron su debut mundialista y fueron apabullados en sus dos partidos donde no hicieron goles y se comieron 16. Pero desde 1986 metieron clasificaciones consecutivas llegando a su techo con un impensado cuarto lugar en la Copa que organizaron en 2002, junto a Japón.


El 20 está enamorado (?)

En aquel torneo, el único disputado en Asia, ganaron su primer partido mundialista y en Alemania se llevaron su único triunfo fuera de su casa al derrotar a Togo por 2 a 1. No son muy técnicos, aunque sí grandes corredores y prolijos en lo táctico.

El técnico Huh Jung-Moo, otrora volante titular en la copa de 1986, para al equipo con un solo punta y pone a 5 jugadores en la mitad del campo, donde se trabajan por afuera los que tal vez sean los motores de la selección: Park Ji-Sung, la figura indiscutida por izquierda y Park Chu-Young, un delantero retrasado por derecha.

Ki Sung-Yong es la nueva esperanza de los coreanos, al igual que Lee Chung-Yol, dos volantes de recuperación que suman al juego colectivo pero que a la vez caen en la falta de ideas futbolísticas. Los coreanos son buenos peleadores que presionan y tienen idea de pases a compañeros en toque cortos, pero a la hora de definir (tanto en ataque como en defensa), muestran grandes falencias.

NIGERIA

La actual selección nigeriana es un fantasma de aquella que sorprendió al mundo en 1994 y se llevó el oro en los juegos olímpicos de 1996. Apenas se puede parecer al equipo de 2002 o al que quedó eliminado en manos de Angola en la clasificación para Alemania 2006.


John Obi Mikel, con 23 años, es el crá de Nigeria. Pero las Súper Águilas son tan, pero taaaaaaaaan frescas…

Los nigerianos tendrán su cuarta participación mundialista en medio de una gran desorganización en la que consiguieron técnico hace apenas unos meses. Lars Lagerback será quien dirija tácticamente a este grupo de jugadores que tiene en el joven volante John Michael Nchekwube Obinna, más conocido como John Obi Mikel, a su máxima figura.

El DT sueco apuesta al ataque y probablemente pare al equipo con una línea de 4 tradicional en el fondo, tres volantes y tres delanteros, buscando salir en velocidad de contraataque e intentar que algún delantero la meta. Victor Obinna y Peter Odemwingie podrían ser los que acompañen a Oba Oba (?) Martins para tratar de definir alguna jugada.

Nwankwo Kanu será el histórico de un equipo que no logra encontrar el rumbo desde hace un década, quedándose estancado entre la espera de una explosión de juego y la nada misma, terminando más cerca de la última opción. Como dato extra, los nigerianos están parando en Durban, la zona más templada de Sudáfrica, porque no se pueden acostumbrar el frío.

LOS PARTIDOS Y LOS ESTADIOS


Pósters de las sedes donde se jugará el Grupo B. El de Johannesburgo está dos veces porque tiene dos estadios y de paso emparejaba (?).

Sábado 12; 8:30 hs. Corea del Sur – Grecia

El primer encuentro del grupo será el que cruce a europeos y asiáticos en el estadio Nelson Mandela de Puerto Elizabeth. Sin enfrentamientos en la Copa mundial de la FIFA, como tampoco en amistosos, tienen como antecedente más cercano el empate en los Juegos Olímpicos de Atenas de 2004. Loukas Vyntra y Vangelis Moras son los únicos sobrevivientes de aquel equipo griego, mientras que el arquero Kim Young-Kwang, hoy primera alternativa desde el banco, fue el coreano que estuvo en aquella igualdad.

Sábado 12; 11:00 hs. Argentina – Nigeria

Dos partidos jugados con dos triunfos albicelestes conforman el historial mundialista entre ambas selecciones. Hay un tercer partido jugado en Riad, por la Copa Confederaciones de 1995, que finalizó en un empate sin goles. También disputaron dos finales olímpicas quedándose los nigerianos con la primera en 1996 y los sudamericanos con la de 2008. Bien se podría afirmar que estos equipos se conocen bien ya que también han disputado una final sub 20 hace 5 años donde muchos de los jugadores de ambos planteles, fueron de aquella partida.

El debut argentino será en el Ellis Park de Johannesburgo, estadio mítico en el cual los Springboks (la selección sudafricana de rugby) ganaron el Mundial ante Nueva Zelanda en 1995, con Nelson Mandela en las tribunas. También fue el estadio en el cual Estados Unidos puso en duda la solidez de España en la Copa Confederaciones 2009. Argentina jugó en el Ellis Park un amistoso ante Sudáfrica en mayo de 1995 que finalizó con empate 1 a 1.

Jueves 17; 8:30 hs. Argentina – Corea del Sur

El único antecedente mundialista fue el que los enfrentó en la Copa Mundial de México 1986 donde los dos técnicos estuvieron en el campo de juego. Uno desparramando magia y el otro obsequiando patadas (?) a todo lo que se moviera y tuviera camiseta rayada. También registran un amistoso en el año 2003 con triunfo albiceleste por 1 a 0. Johannesburgo volverá a ser la ciudad en la que Argentina juegue su encuentro, pero el estadio será el Soccer City.

Jueves 17; 11:00 hs. Grecia – Nigeria

Bloemfontein tiene al Free State Stadium como sede mundialista, un estadio con capacidad para unos 48.000 espectadores y que albergará el encuentro entre griegos y nigerianos. A 1400 metros de altura, el invierno suele ser seco y por la noche la temperatura baja la línea de 0º.

Nigeria derrotó a Grecia por 2 a 0 en el único enfrentamiento que registran en la Copa Mundial de 1994 y los griegos les devolvieron el resultado en un amistoso disputado en 1999.

Martes 22; 15:30 hs. Nigeria – Corea del Sur

Durban, la ciudad donde la selección africana está haciendo base desde el pasado miércoles, será la ciudad que reciba el encuentro entre asiáticos y africanos, que se verán las caras por primera vez en la historia de los seleccionados mayores. El orgullo de Durban es el estadio Moses Mabhida donde además de este encuentro tendrá el honor de agarcharcoger una de las semifinales.

Martes 22; 15:30 hs. Grecia – Argentina

Diego Maradona hizo su último gol con la camiseta de la selección el 21 de junio de 1994, en la Copa Mundial de Estados Unidos. El rival fue Grecia, a quien Argentina apabulló por 4 a 0 con un hattrick de Gabriel Omar Batistuta y ese es el único enfrentamiento que registran ambas selecciones.

El nuevo estadio Peter Mokaba, ubicado en Polokwane, la ciudad más norteña de la Copa Mundial de Sudáfrica, será el escenario del encuentro que pueda definir muchas cosas. Pero muchas ¿eh?.

ALGUNOS NUMEROS

Ubicación en la tabla general histórica

ARGENTINA

CJ: 14. PJ: 65. PG: 33. PE: 13. PP: 19. GF: 113. GC: 74. Pos: 4

COREA DEL SUR

CJ: 7. PJ: 24. PG: 4. PE: 7. PP: 13. GF: 22. GC: 53. Pos: 26

NIGERIA

CJ: 3. PJ: 11. PG: 4. PE: 1. PP: 6. GF: 14. GC: 16. Pos: 33

GRECIA

CJ: 1. PJ: 3. PG: 0. PE: 0. PP: 3. GF: 0. GC: 10. Pos: 72

Leyendas: CJ: Copas Jugadas; PJ Partido Justicialista Partidos Jugados; PE: Partidos Empatados; PP: Próximamente PizzeríaPartidos Perdidos; GF: Goles a Favor; GC: Goles en Contra; Pos: Posición.

Récords

* Argentina mantiene un invicto de 6 partidos. Si no pierde en su debut ante Nigeria, alcanzará su máxima cantidad de encuentros sin conocer la derrota, los 7 durante la campaña de 1986.

* Grecia aún no ha conseguido marcar goles en las Copas Mundiales de la FIFA.

* Corea del Sur ganó su primer partido en el año 2002 después de 14 intentos en los que acumuló 10 derrotas y 4 empates.

* Nigeria acumula 5 partidos sin ganar, con 4 derrotas consecutivas y un empate.

Planteles

ARGENTINA

1 – Diego Pozo; 2 – Martín Demichelis; 3 – Clemente Rodríguez; 4 – Nicolás Burdisso; 5 – Mario Bolatti; 6 – Gabriel Heinze; 7 – Ángel Di María; 8 – Juan Sebastián Verón; 9 – Gonzalo Higuaín; 10 – Lionel Messi; 11 – Carlos Tévez; 12 – Ariel Garcé; 13 – Walter Samuel; 14 – Javier Mascherano; 15 – Nicolás Otamendi; 16 – Sergio Agüero; 17 – Jonás Gutiérrez; 18 – Martín Palermo; 19 – Diego Milito; 20 – Maxi Rodríguez; 21 – Mariano Andújar; 22 – Sergio Romero; 23 – Javier Pastore. DT: Diego Maradona

NIGERIA

1 – Vincent Enyeama; 2 – Joseph Yobo; 3 – Taye Taiwo; 4 – Nwankwo Kanu; 5 – Rabiu Afolabi; 6 – Danny Shittu; 7 – Chinedu Obasi; 8 – Yakubu Aiyegbeni; 9 – Obafemi Martins; 10 – John Obi Mikel; 11 – Peter Odemwingie; 12 – Kalu Uche; 13 – Ayila Yussuf; 14 – Sani Kaita; 15 – Dele Adeleye; 16 – Austin Ejide; 17 – Chidi Odiah; 18 – Victor Obinna; 19 – Lukman Haruna; 20 – Dickson Etuhu; 21 – Uwa Echiéjilé; 22 – John Utaka; 23 – Dele Aiyenugba. DT: Lars Lagerbäck

COREA DEL SUR

1 – Lee Woon-Jae; 2 – Oh Beom-Seok; 3 – Kim Hyung-Il; 4 – Cho Yong-Hyung; 5 – Kim Nam-Il; 6 – Kang Min-Soo; 7 – Park Ji-Sung; 8 – Kim Jung-Woo; 9 – Ahn Jung-Hwan; 10 – Park Chu-Young; 11 – Lee Seung-Ryul; 12 – Lee Young-Pyo; 13 – Kim Jae-Sung; 14 – Lee Jung-Soo; 15 – Kim Dong-Jin; 16 – Ki Sung-Yong; 17 – Lee Chung-Yong; 18 – Jung Sung-Ryong; 19 – Yeom Ki-Hun; 20 – Lee Dong-Gook; 21 – Kim Young-Kwang; 22 – Cha Du-Ri; 23 – Kim Bo-Kyung. DT: Huh Jung-Moo

GRECIA

1 – Kostas Chalkias; 2 – Giourkas Seitaridis; 3 – Christos Patsatzoglou; 4 – Nikos Spiropoulos; 5 – Vangelis Moras; 6 – Alexandros Tziolis; 7 – Georgios Samaras; 8 – Avraam Papadopoulos; 9 – Angelos Charisteas; 10 – Giorgos Karagounis; 11 – Loukas Vyntra; 12 – Alexandros Tzorvas; 13 – Michalis Sifakis; 14 – Dimitris Salpigidis; 15 – Vasilis Torosidis; 16 – Sotirios Kyrgiakos; 17 – Theofanis Gekas; 18 – Sotiris Ninis; 19 – Sokratis Papastathopoulos; 20 – Pantelis Kapetanos; 21 – Kostas Katsouranis; 22 – Stelios Malezas; 23 – Sakis Prittas. DT: Otto Rehhagel


Partidos inaugurales

Ernesto 213

Ay el Mundial. Avidos por su comienzo es hora de empezar a buscar el contenido en su vastedad (?) así mitigamos la espera de esta manera y evitamos un poco el nervocalm grageas (?). A siete días de la inauguración, acá un breve repaso por los partidos inaugurales.



Los 10 mejores partidos en la historia de los Mundiales. Hoy: Portugal – Corea del Norte (1966)

Alesi 358

LR! sigue buceando en el archivo y, ya por naturaleza propia, hay batacazos que nadie esperaba. Mientras continúa el verso de la emotividad (?), las alternativas de este partido son, lisa y llanamente, deliciosas.


El  Mundial, la gran fiesta del fútbol, no está exento de tener partidos que resultan un bodrio. Se repasarán aquí cinco casos que muestran el lado oscuro (?) de la Copa del Mundo.

El horror, el horror

nicolas 0

Ucrania-Suiza, 2006

El programa de Alemania 2006 establecía el cruce en octavos de final del ganador del grupo G con el segundo del H. El sorteo quiso que esos dos fueran los grupos de menos nivel del campeonato. Y la baja performance de Francia en su zona desembocó en que fuera segundo y tuviera que jugar con España. Por el otro lado, Suiza debió enfrentar al segundo de la zona española, Ucrania, que había clasificado por encima de Arabia Saudita y Túnez después de perder 4-0 en el debut ante los ibéricos.

Salió entonces un partido en el que ambos equipos tenían alguna intención de atacar, pero ninguno poseía demasiadas ideas acerca de cómo hacerlo. Además, a ninguno de los dos le molestaba demasiado el empate y definir por penales. El mal del fútbol actual no es tanto la definición por penales sino el hecho de que demasiados equipos se conforman con llegar a ella. Entonces se jugaron 120 largos minutos en los que llegó un momento en el que todos (los que jugaban y los espectadores) lo único que querían era que terminara de una vez el partido.

Puede no haber sido el peor choque del campeonato (el empate entre México y Angola fue particularmente malo), pero se supone que en octavos de final los equipos no sólo tienen mejor nivel que en la fase de grupos, sino que aún no están tan cansados por el trajín del torneo.

El inamovible 0-0 desembocó en los penales. Luego de tanto buscarlos, los suizos no fueron capaces de embocar un tiro y la definición terminó 3-0 para Ucrania. Suiza se convirtió así en el primer equipo en ser eliminado de un Mundial sin goles en contra. Ucrania, por su parte, clasificó a cuartos de final, y el partido ante Italia (0-3) fue el más fácil de los futuros campeones del mundo en todo el campeonato.

Argentina-Alemania, 1990

Se enfrentaba un equipo alemán sólido pero sin nada de extraordinario ante una selección argentina que había pasado las dos últimas rondas por penales, la anterior gracias a una combinación de genialidad, trampa y suerte y el grupo raspando, tercero luego de perder con Camerún. Encima venía disminuida por una cantidad de suspensiones, entre ellas la de Claudio Caniggia, goleador del equipo con dos tantos.

Entonces, Argentina salió a la cancha con cinco defensores (Lorenzo, Sensini, Serrizuela, Ruggeri y Simón), decidida a buscar los penales, aunque sin cerrar la puerta a alguna genialidad salvadora de Maradona, por ejemplo un pase que dejara solo frente al arquero a Dezotti. Alemania atacaba pero podía doblegar a un equipo que, mal que mal, se había ganado el respeto de sus rivales, dado que hasta el momento nadie lo había podido eliminar, a pesar de todos sus problemas. El resultado fue una final sucia, aburrida y deslucida, que ya que estaba contó con las dos primeras expulsiones en la historia de esa instancia.

En aquel torneo se abusó hasta la exasperación del recurso de pasar la pelota al arquero para que la agarrara con las manos y se la facilitara otra vez al mismo defensor, que se la volvía a dar al arquero. En la final se dio en varias oportunidades, lo cual contribuyó a que el partido se convirtiera en un soberbio embole.

Alemania sólo pudo ganar por un penal convertido por Brehme, faltando cinco minutos. No sólo fue la primera final con expulsados. También fue la primera con menos de tres goles y la primera en la que uno de los dos equipos no convirtió. Desde entonces siempre se ha repetido alguna de esas características.

Brasil-Italia, 1994

Luego de un torneo más vistoso que Italia ‘90, Italia y Brasil se enfrentaron en la final para definir quién sería el primer tetracampeón de la historia de los Mudiales. La selección verdeamarelha llegaba como favorita, mientras que Italia había estado en la puerta de la eliminación un par de veces. Pero en una final todo puede pasar, de modo que ambos equipos decidieron que lo primero era asegurar el cero en el arco propio y, si se podía, después se veía cómo atacar.

Brasil, a pesar de contar con la dupla Bebeto-Romario en ataque, se había mostrado durante el resto del torneo como un equipo cauteloso. Italia, por su parte, siempre es Italia. Ya estaba lejos la época en la que una final entre los mismos equipos podía terminar en goleada. Se esperaba, no obstante, un espectáculo mejor que la final del ‘90.

La incorporación de la regla del pase al arquero, consecuencia del Mundial anterior, terminó con esa manera en particular de perder el tiempo pero nunca fue capaz de asegurar juego ofensivo. Eso es algo que no se puede hacer con modificaciones al reglamento que no alteren sustancialmente la esencia del fútbol. Con lo cual, siempre se depende de la suerte de que toque algún entrenador más o menos audaz para ver un espectáculo atractivo.

Lo que se obtuvo, en cambio, fue el primer Mundial definido por penales. Ya no estaba prevista la repetición de la final en caso de empate luego del suplementario, como ocurría hasta los ‘70. Y tampoco podía preverse que en un desempate los mismos equipos no fueran a tener la misma actitud de defenderse todo el partido y terminar en un nuevo 0-0. Así que se ejecutaron los penales, desvió Baggio, ganó Brasil y la nación sudamericana festejó un título luego de 24 años.

Italia-Bulgaria, 1986

Los partidos inaugurales históricamente han sido soporíferos. Sirven para que las personas que no tienen mucho interés por el fútbol, pero se pliegan a la fiebre mundialista y miran la ceremonia inaugural, se pregunten qué será lo que hace atractivo a ese deporte. Podría llenarse un artículo entero con estos partidos. Entre 1962 y 1978, todos los Mundiales abrieron con un 0-0, sin que la tendencia se modificara cuando la FIFA decidió que el campeón defensor jugara la inauguración, en 1974. Hasta que en 1982 el gol de Van Der Bergh que dio el triunfo a Bélgica 1-0 ante Argentina terminó con aquella racha.

Desde ese día se terminaron los 0-0, pero no el aburrimiento. Tal vez el bodrio inaugural más grande de los tiempos modernos sea el 1-1 que se propinaron mutuamente Italia y Bulgaria, ante 95.000 personas, para abrir México ‘86. En esta ocasión, los italianos fueron los que se vieron postergados por el juego defensivo de su rival. De cualquier modo, lograron ponerse 1-0 con un gol de Altobelli luego de un centro, pero faltando cinco minutos Sirak ov empató tras otro centro y dejó a Italia sin el triunfo.

Aquella selección búlgara no tenía grandes pretensiones y se contentaba con empatar. Ni siquiera le ganó a Corea del Sur. Pero igual clasificó a octavos, gracias a que a partir del ‘86 el tercero del grupo podía pasar.

Alemania-Austria, 1982

Este es un caso especial, ultra conocido, de un partido que fue bodrio intencionalmente. La cosa es básicamente así: todos los partidos se jugaban en distinto horario, Argelia había vencido a Alemania en el debut de ambos, luego Austria le había ganado a Argelia, que había cerrado el grupo venciendo a Chile. Pero quedaba el último partido, entre Alemania y Austria. Alemania tenía dos puntos, Austria cuatro, igual que Argelia. Una victoria o empate austríaco los clasificaba junto a los argelinos. Pero un triunfo alemán por menos de dos goles generaba la clasificación de las naciones hermanas.

Y eso fue específicamente lo que ocurrió. Alemania fue al ataque y se puso en ventaja a los pocos minutos. Luego el partido se detuvo. Los jugadores se prestaban la pelota. El resultado clasificaba a ambos, no existía el peligro de un gol de Argelia porque ya había jugado. Entonces, como es lógico y razonable dada la situación, nadie hacía ningún esfuerzo por alterar el marcador. No hacía falta ni siquiera que se pusieran de acuerdo. El partido fue una notoria farsa que obligó a la FIFA a cambiar la modalidad de disputa de los grupos. No sólo a partir del torneo siguiente comenzaron a clasificar los mejores terceros, sino que hasta hoy la última fecha de cada grupo se juega en simultáneo, para evitar debacles como este partido.



Los 10 mejores partidos en la historia de los Mundiales. Hoy: Alemania Occidental – Francia (1982)

Alesi 324

Dale al play, vieja (?), mientras LR! trae todos aquellos partidos que se juraron pasar a la historia. En el primer partido de los dos que vendrán disputados en España 1982, llega la segunda semifinal que depositaría a los teutones a los pies de la gloria.



Los 10 mejores partidos en la historia de los Mundiales. Hoy: Hungría – Uruguay (1954)

Alesi 0

Sigue esta sección que tiene un techo fijo (?). Recorriendo los más memorables espectáculos que hayan acontecido dentro de una cancha de fútbol en el marco de un Mundial. Hoy, introducimos una nueva variable: fútbol en blanco y negro (?)

Hidegkuti emula a Poy (?)

El día que vencían todos los contratos de 1954 (?), se dio una de esas batallas que perdurarán en la historia de los Mundiales. En la Uruguay europea (?), los charrúas y húngaros dirimían el pase a la final del certámen.  Los últimos campeones habían accedido a la segunda ronda tras derrotar 2 a 0 a Checoslovaquia y 7 a 0 a Escocia, en un concierto de Borges y Abbadie. En los cuartos de final pudieron superar 4 a 2 a Inglaterra, pero en dicho partido,  su emblema Obdulio Varela, había pasado a scrap (?) por un desgarro que le impedía la práctica activa del talón en el piso.  Entretanto, el equipo sensación del torneo había tenido que luchar mucho para pasar la primera ronda: dos partidos jugados, 17 goles a favor y 3 en contra, producto de un 8 a 3 a Alemania y un lapidario 9 a 0 a Corea del Sur.  En los cuartos de final habían derrotado 4 a 2 a Brasil en un partido como le gusta la gente: donde abundaban las patadas y las jugadas de ataque.

Hay que entender algunas cuestiones: si bien el kamasutra tiene 1800 y tantos años, la plasticidad no era lo que es hoy (?). ¿A qué nos referimos con esto? A que al lado de las marketineras bicicletas de Robinho, los sprints de Messi o las pavadas de Cristiano Ronaldo (?), las moñas y fintas que se ven en este partido darían para la risa. Pero, fundamentalmente, lo que se pone en relieve aquí es la emotividad y la constante vocación de ataque. Lo sublime de lo rústico, casi como orfebres de la emoción (?). Esto es, entonces la certeza de que en aquel entonces la especulación no existía, a tal punto de que jugadores como Schiaffino estaban jugando bastante por debajo de sus posibilidades físicas.  A pesar de la presunción de lo que se esperaba (basado en el antecedente inmediato de Brasil y Hungría) aquí no cundió el juego brusco (aunque siempre hay que contextualizar las murras en su época) y se brindaron por completo al espectáculo.

“Doña, ¿No me alcanza la pelota?” (?)

Sin Puskas (afuera por las patadas recibidas), la responsabilidad ofensiva recaía toda en Czibor y Kocsis, que inquietaban sin cesar a la valla defendida por Máspoli. Uruguay, al no contar con Obdulio, redoblaba esfuerzos en mitad de cancha para cortar rápido y salir con Ambrois o Borges por las puntas. Néstor  Carballo y Luis Cruz eran los pulpos en esa zona. Claro que, había que entender que partes vitales del cuadro estaban averiados y el despliegue físico no pudo durar mucho tiempo. Ni qué decir cuando Czibor aprovecha un error de cálculo de Santamaría, que lo dejó solo y con la pelota picando en el área. 1 a 0 para los Magiares Mágicos (tal como se los conocía) y a sudar la gota gorda para tratar de remontarlo. Aun así, con lo poco que les quedaba de físico apuraban al punto de hacer revolcar un par de veces a Grosics. Claro que a cada contra les pasaba la máxima de la pubertad: la cosa se  iba poniendo cada vez más peluda (?). Ya  a los 20 minutos del primer tiempo el mediocampo se había convertido en una zona de tránsito: si prosperaba la jugada estaban en un arco, si no lo hacía terminaba en una contra feroz. Así se esfumó el primer tiempo: con no menos de 25 llegadas para Hungría y unas 15 para Uruguay, que apelaba al amor propio para lastimar a un equipazo.

Qué decir entonces cuando a los 2 minutos del segundo tiempo, una palomita de Hidegkuti subía el marcador. La cosa, además ya parecía juzgada porque los europeos habían retrasado un poco más a Kocsis y cumplia las funciones de lo que hoy sería un doble cinco. Claro que también hay que decir que con él retrasado, Hungría tenía 4 jugadores netos de ataque.  Aun así, se suscitó una conmovedora entrega uruguaya que fue la más cabal expresión de la garra charrúa. Todos, absolutamente todos, agarraron la lanza y fueron para adelante, sabiéndose inferiores tanto físicamente como en nivel de juego. Tal fue la remontada en juego que los húngaros mostraron un notorio aplacamiento: las llegadas ya no eran con pelota dominada al área, sino que trataban de inquietar a Máspoli con disparos desde fuera del área y, cuando tenían un contragolpe a favor, no había mas que dos jugadores en ataque. La enjundia sudamericana no era cuento: el maracanazo estaba latente y esa capacidad de sacar agua de las piedras podía intimidar hasta al más pintado, amén de que las huellas del durísimo partido con Brasil empezaban a asomar en los magiares. Y así avisaron los campeones, cuando Schaffino picó al arco y, cansadísimo, erró en segunda instancia un gol casi abajo del arco luego de que Grosics atajara su primer remate.  Y qué decir cuando Hohberg recibió en el área solito y con un sutil toque de derecha puso el 1 a 2 y todavía faltaban 15 minutos para finalizar el cotejo.

Los muchachos de la tierra de donde es oriundo el enano que encarnaba a Alf comenzaron con la autoterapia de criogenia (?). Ahí mismo Hungría salió decidido a aumentar el marcador y poder regular con vistas a la final. Kocsis tuvo el 3 a 1, luego de pelearle una pelota en el área al extenuado William Martínez y gambetear a Máspoli, pero su remate fue salvado en la línea providencialmente por Andrade.  Al minuto nomás, Buzansky enmendó un grosero error de su arquero en la salida de un córner e imitó a su colega uruguayo, abajo del arco,  al despejar  el remate de Souto . Al ratito, Lorant vuelve a salvar sobre la línea otro error de Grosics, que le dejó servida la pelota a Ambrois. Pero, faltando apenas cuatro minutos, otra vez el argentino nacionalizado uruguayo Juan Eduardo Hohberg logró lo imposible. En una angustiosa definición, donde dejó atrás al golero húngaro primero, y a la pelota después (?) puso el 2 a 2 que automáticamente llevaba el partido al alargue. La desazón de los jugadores húngaros era generalizada. Al mismo tiempo que el estadio estallaba en júbilo, el propio Hohberg se desmayaba de la emoción (!) y los médicos ingresaron faltando 1 minuto para reanimarlo (!!!).

Hubo que ir al tiempo suplementario, en donde abundaron los gestos deportivos y el componente emotivo se exponenció más y más. Era ver jugadores que dejaban de renguear para correr la pelota hasta quedar, literalmente en el piso. Como no podía ser de otra forma, cada vez que la pelota pasaba cerca se levantaban e intentaban hacerse con ella. Hasta los fotógrafos observaban el partido parados detrás de los arcos y saltaban y se lamentaban ante una ocasión perdida por cualquiera de los equipos. Lo tuvo Uruguay, otra vez en los pies de Hohberg, pero su remate fue devuelto por el palo y en el rebote, Schiaffino no llegó a empujarla a la red. A su vez, Máspoli agigantaba su figura agarrando todos los centros que caían al área uruguaya.  Pero, faltando 10 minutos para los 120´Kocsis aumentó de cabeza y 6 minutos después remató la faena. Uruguay quedaba elminado del mundial y tenía que ir a jugar el tercer puesto con Austria. Hungría, considerado el mejor equipo del mundo, pasaba a la final.

La verdadera garra charrúa, tan denostada después, fue explícita en la derrota uruguaya. Bozsik comentó, años después, que casi llora cuando Schiaffino fue a felicitarlo. “Fue el mejor partido, el más humano de mi vida”, declaró. Gyula Mandi, el técnico húngaro, dijo tras la final “le ganamos al mejor equipo que alguna vez enfrentamos”.

Hungría: Grosics; Buzanszky, Lantos; Bozsik, Lorant, Zacarias; Budai, Kocsis, Hidegkuti, Czibor, Palotas

Uruguay: Máspoli; Santamaría, Martínez, Andrade; Carballo, Cruz, Souto; Ambrois, Schiaffino, Hohberg, Borges

Goles: 12´Czybor (H), ´47 Hidegkuti (H), ´75 y ´86 Hohberg (U), 109´y 116´Kocsis (H)

Desafortunadamente no existen registros del partido íntegro, aunque sí un completo resumen de 40 minutos que está disponible para descargar.

Parte 1
Parte 2
Parte 3
Parte 4
Parte 5

Ficha del partido de “Historias Mundiales” de Eduardo Cantaro
Links de “Partidos de Mundiales”.

Entregas anteriores:

Brasil – Francia (1986)



Pan y vino, pan y vino (?)

Pep 220

La semana pasada LR! publicó este post en el que se mencionaba la poca originalidad de los cánticos de apoyo a la selección argentina de fútbol. Toda vez que este es un medio serio (?) esta nueva entrada intentará demostrar científicamente que tal afirmación no era una fruteada descarada (?)