Con el fin de la temporada, llega también a su término, pero con bonus track, el repaso de la tabla de abajo.

Lo que dejó la temporada

Los últimos lugares de la tabla de promedios quedaron así:

Puede destacarse que finalmente Chacarita terminó abajo de Atlético Tucumán, al contrario de lo que ocurría durante la mayor parte del año. Pero eso es lo que pasa cuando un equipo pierde 44 partidos seguidos sobre el final.

También se puede ver que River, gracias a su levantada tardía, quedó afuera de los ocho últimos de los promedios. Pero no por mucho tiempo, como se verá en un momento.

El futuro es casi el presente

La temporada 2010/11, si es que el sistema de promedios se mantiene, y si Gimnasia y Central ganan sus respectivas promociones, arranca de la siguiente manera:

La última columna de la tabla indica la diferencia de puntaje respecto del promedio inicial de la temporada pasada. O sea, son los puntos que ganaron o perdieron durante 2009/10, una vez descontada la temporada 2007/08. O sea, Lanús mejoró su promedio porque tiene cuatro puntos más que en agosto, mientras que San Lorenzo tiene doce unidades menos. Esto se aplica a todos menos a Godoy Cruz, que ascendió en 2008 y por lo tanto divide por 114 por primera vez en la próxima temporada.

El fantasma del promedio

El sistema de promedios se empezó a usar en la temporada 1983, luego de haber sido anunciado antes del inicio de 1982, coincidiendo conspicuamente con el descenso de San Lorenzo en 1981. En esa primera temporada sólo se tomaron en cuenta los dos años transcurridos desde el anuncio. A partir de 1984, el promedio usa las últimas tres temporadas.

En el primer campeonato se pudo ver el efecto de los promedios. Los últimos de la tabla, River y Racing de Córdoba, no se fueron a la B, como hubiera ocurrido antes. En su lugar, perdieron la categoría Nueva Chicago y Racing de Avellaneda.

Desde entonces, se produjeron 53 descensos directos (el número impar obedece a que no se toma en cuenta a Huracán en 1986, que bajó por una forma de promoción). De los equipos que se fueron de la categoría, 33 se hubieran ido igual si descendían los dos últimos de la tabla de la temporada. 20, en cambio, se salvaron a costa de otro.

(Por supuesto, esto supone que los resultados con o sin promedios hubieran sido los mismos, algo que no se desprende de la realidad. Pero es un simple ejercicio, no un estudio candidato a ser publicado en Nature.)

En los años desde 1983, se han producido las siguientes discrepancias entre los últimos lugares de la tabla regular (siempre la de la temporada completa) y la de los promedios:

Puede verse que, en más de un caso, un equipo que se salvó gracias a los promedios después se terminó yendo gracias a los puntos de esa temporada en la que no bajó. Deportivo Español, por ejemplo, se quedó varias veces cuando normalmente (?) se hubiera ido, pero la última vez el promedio lo condenó en la temporada siguiente, en la que había mejorado su campaña y no había estado entre los dos peores.

Las siguientes tablas resumen cuántas veces cada equipo se salvó por promedios, y cuántas veces cada equipo descendió gracias a los promedios.

A punto de caer: edición final

nicolas 0

Queda a consideración de los lectores dilucidar (?) si los que se salvaron son más grandes que los que se fueron.


El promedio de River

El promedio de River

Pablo Provitilo 263

¿Puede descender River? Desde que fue último en el Apertura 2008, no ha hecho grandes campañas. En este momento no tiene problemas de promedio porque lo protege la temporada 2007/08 en la que fue campeón, pero en pocos meses ese alivio desaparecerá.