Previa de Sudáfrica 2010: Grupo B

Zeronickname 0

Argentina, Grecia, Corea del Sur y Nigeria son los 4 integrantes del Grupo B en la decimonovena Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010. Esto, aquello y un crisol de razas (?) que no se da en ningún grupo y no hace la diferencia.

No parece ser una zona complicada para Argentina el segundo grupo de la Copa de Sudáfrica. La selección dirigida por Diego Maradona tendrá rivales, a priori, bastante accesibles según la conformación de los planteles. Si se hiciera una comparación jugador por jugador, el equipo sudamericano tiene una enorme ventaja sobre sus rivales, pero como el fútbol siempre da sorpresas, hay que conocer contra quiénes se juega.

LOS EQUIPOS

ARGENTINA

Campeón Mundial en 1978 y 1986 el conjunto albiceleste va en busca del tri en la primera Copa en África con muchos jugadores destacados y que, además, están en un nivel futbolístico de altísimo vuelo.

Lionel Messi es en estos momentos el mejor jugador del mundo y buscará en Sudáfrica terminar con las pocas críticas hacia su figura, tratando de coronar su palmarés con la Copa de Mundo. Con la selección Argentina ha ganado el Mundial sub 20, los juegos olímpicos y podría terminar con la trilogía alzando el trofeo de la FIFA el 12 de julio.

Otros jugadores que podrían completar la trilogía ganadora son el arquero Sergio Romero, uno de los pocos indiscutidos en ese puesto en los últimos 30 años, Sergio Agüero y Ángel di María, un excelente jugador que está a esto (?) de ser un crack.


¡¡¡Está bieeeeeeeeeeeeeen!!! (?)… Más vale que pasen de ronda, jugando bien y haciéndose menos lo’ metrosecsuale’ (?)

Además cuenta con otros jugadores consagrados en diferentes ligas mundiales como Javier Mascherano, Walter Samuel, Diego Milito, Martín Demichelis, y Carlos Tévez, entre varios más. Pero tantos nombres aún no han podido consolidarse como un equipo, y tal vez ese sea el punto flojo más grande a resolver en los próximos días.

Diego Armando Maradona no ha dado pistas de cómo jugará, aunque se sabe que tiene más de un par de esquemas tácticos. Siempre con 4 jugadores en el fondo, las alternativas se dan en las bandas y los cambios tácticos pueden modificar la zona media. El 4-4-2 será la posición que ocupen los jugadores en la cancha, que puede cambiar el doble 5 en la mitad, por el clásico rombo con un enganche clásico, o un 4-3-3 que comienza a tentar al técnico, el cual viene preparando desde la previa al partido ante Canadá.

GRECIA

Con el país sumergido en una crisis económica devastadora, los griegos tendrán su segunda participación mundialista. Su única intervención fue en Estados Unidos 1994 donde se fueron sin conseguir puntos ni goles a favor, aunque 10 años más tarde sorprendieron a todos ganando la Euro 2004.

Angelos Charisteas es el máximo goleador del equipo y uno de los pocos sobrevivientes de aquella epopeya lograda en Portugal hace 6 años, donde hicieron que los amantes del juego quisieran pasarse a otro deporte. Junto al delantero estará el gran capitán, Giorgos Karagounis, figura indiscutida e ídolo de los niños (?) y el defensor de Liverpool, Sotirios Kyrgiakos.


Karajunis (?) te la manda a guardar en cualquier momento.

La base del equipo está conformada por una columna de jugadores provenientes del club griego Panatinaikos, lo que hace suponer que muchos integrantes del seleccionado se conocen de memoria. Uno de ellos está siendo comparado con Messi por ser joven, ágil y veloz: Sotiris Ninis

Uno de los puntos flojos del seleccionado está en el arco, lugar que fue ocupado durante casi 10 años por Antonios Nikopolidis. El look-a-like de George Clooney estuvo 9 años debajo de los palos griegos y aún no han podido encontrar un reemplazo fijo. Aunque aún está en carrera, el arquero se retiró de la selección hace un par de años.

El técnico alemán Otto Rehhagel dirige al combinado desde el año 2001 y fue quien le puso orden al equipo para la obtención del título continental, aunque repitiendo el sistema se tuvo que fumar el fracaso en las eliminatorias de 2006 y peor aún, en la euro de 2008, donde los griegos no sumaron puntos.

Con un sistema ultra defensivo que varía de un cerrado 3-5-2 a un cerradísimo 5-4-1, Rehhagel busca en la presión el juego más fuerte del equipo, que sale a tapar la salida de su rival tratando de buscar el error.

COREA DEL SUR

En 1954 los surcoreanos tuvieron su debut mundialista y fueron apabullados en sus dos partidos donde no hicieron goles y se comieron 16. Pero desde 1986 metieron clasificaciones consecutivas llegando a su techo con un impensado cuarto lugar en la Copa que organizaron en 2002, junto a Japón.


El 20 está enamorado (?)

En aquel torneo, el único disputado en Asia, ganaron su primer partido mundialista y en Alemania se llevaron su único triunfo fuera de su casa al derrotar a Togo por 2 a 1. No son muy técnicos, aunque sí grandes corredores y prolijos en lo táctico.

El técnico Huh Jung-Moo, otrora volante titular en la copa de 1986, para al equipo con un solo punta y pone a 5 jugadores en la mitad del campo, donde se trabajan por afuera los que tal vez sean los motores de la selección: Park Ji-Sung, la figura indiscutida por izquierda y Park Chu-Young, un delantero retrasado por derecha.

Ki Sung-Yong es la nueva esperanza de los coreanos, al igual que Lee Chung-Yol, dos volantes de recuperación que suman al juego colectivo pero que a la vez caen en la falta de ideas futbolísticas. Los coreanos son buenos peleadores que presionan y tienen idea de pases a compañeros en toque cortos, pero a la hora de definir (tanto en ataque como en defensa), muestran grandes falencias.

NIGERIA

La actual selección nigeriana es un fantasma de aquella que sorprendió al mundo en 1994 y se llevó el oro en los juegos olímpicos de 1996. Apenas se puede parecer al equipo de 2002 o al que quedó eliminado en manos de Angola en la clasificación para Alemania 2006.


John Obi Mikel, con 23 años, es el crá de Nigeria. Pero las Súper Águilas son tan, pero taaaaaaaaan frescas…

Los nigerianos tendrán su cuarta participación mundialista en medio de una gran desorganización en la que consiguieron técnico hace apenas unos meses. Lars Lagerback será quien dirija tácticamente a este grupo de jugadores que tiene en el joven volante John Michael Nchekwube Obinna, más conocido como John Obi Mikel, a su máxima figura.

El DT sueco apuesta al ataque y probablemente pare al equipo con una línea de 4 tradicional en el fondo, tres volantes y tres delanteros, buscando salir en velocidad de contraataque e intentar que algún delantero la meta. Victor Obinna y Peter Odemwingie podrían ser los que acompañen a Oba Oba (?) Martins para tratar de definir alguna jugada.

Nwankwo Kanu será el histórico de un equipo que no logra encontrar el rumbo desde hace un década, quedándose estancado entre la espera de una explosión de juego y la nada misma, terminando más cerca de la última opción. Como dato extra, los nigerianos están parando en Durban, la zona más templada de Sudáfrica, porque no se pueden acostumbrar el frío.

LOS PARTIDOS Y LOS ESTADIOS


Pósters de las sedes donde se jugará el Grupo B. El de Johannesburgo está dos veces porque tiene dos estadios y de paso emparejaba (?).

Sábado 12; 8:30 hs. Corea del Sur – Grecia

El primer encuentro del grupo será el que cruce a europeos y asiáticos en el estadio Nelson Mandela de Puerto Elizabeth. Sin enfrentamientos en la Copa mundial de la FIFA, como tampoco en amistosos, tienen como antecedente más cercano el empate en los Juegos Olímpicos de Atenas de 2004. Loukas Vyntra y Vangelis Moras son los únicos sobrevivientes de aquel equipo griego, mientras que el arquero Kim Young-Kwang, hoy primera alternativa desde el banco, fue el coreano que estuvo en aquella igualdad.

Sábado 12; 11:00 hs. Argentina – Nigeria

Dos partidos jugados con dos triunfos albicelestes conforman el historial mundialista entre ambas selecciones. Hay un tercer partido jugado en Riad, por la Copa Confederaciones de 1995, que finalizó en un empate sin goles. También disputaron dos finales olímpicas quedándose los nigerianos con la primera en 1996 y los sudamericanos con la de 2008. Bien se podría afirmar que estos equipos se conocen bien ya que también han disputado una final sub 20 hace 5 años donde muchos de los jugadores de ambos planteles, fueron de aquella partida.

El debut argentino será en el Ellis Park de Johannesburgo, estadio mítico en el cual los Springboks (la selección sudafricana de rugby) ganaron el Mundial ante Nueva Zelanda en 1995, con Nelson Mandela en las tribunas. También fue el estadio en el cual Estados Unidos puso en duda la solidez de España en la Copa Confederaciones 2009. Argentina jugó en el Ellis Park un amistoso ante Sudáfrica en mayo de 1995 que finalizó con empate 1 a 1.

Jueves 17; 8:30 hs. Argentina – Corea del Sur

El único antecedente mundialista fue el que los enfrentó en la Copa Mundial de México 1986 donde los dos técnicos estuvieron en el campo de juego. Uno desparramando magia y el otro obsequiando patadas (?) a todo lo que se moviera y tuviera camiseta rayada. También registran un amistoso en el año 2003 con triunfo albiceleste por 1 a 0. Johannesburgo volverá a ser la ciudad en la que Argentina juegue su encuentro, pero el estadio será el Soccer City.

Jueves 17; 11:00 hs. Grecia – Nigeria

Bloemfontein tiene al Free State Stadium como sede mundialista, un estadio con capacidad para unos 48.000 espectadores y que albergará el encuentro entre griegos y nigerianos. A 1400 metros de altura, el invierno suele ser seco y por la noche la temperatura baja la línea de 0º.

Nigeria derrotó a Grecia por 2 a 0 en el único enfrentamiento que registran en la Copa Mundial de 1994 y los griegos les devolvieron el resultado en un amistoso disputado en 1999.

Martes 22; 15:30 hs. Nigeria – Corea del Sur

Durban, la ciudad donde la selección africana está haciendo base desde el pasado miércoles, será la ciudad que reciba el encuentro entre asiáticos y africanos, que se verán las caras por primera vez en la historia de los seleccionados mayores. El orgullo de Durban es el estadio Moses Mabhida donde además de este encuentro tendrá el honor de agarcharcoger una de las semifinales.

Martes 22; 15:30 hs. Grecia – Argentina

Diego Maradona hizo su último gol con la camiseta de la selección el 21 de junio de 1994, en la Copa Mundial de Estados Unidos. El rival fue Grecia, a quien Argentina apabulló por 4 a 0 con un hattrick de Gabriel Omar Batistuta y ese es el único enfrentamiento que registran ambas selecciones.

El nuevo estadio Peter Mokaba, ubicado en Polokwane, la ciudad más norteña de la Copa Mundial de Sudáfrica, será el escenario del encuentro que pueda definir muchas cosas. Pero muchas ¿eh?.

ALGUNOS NUMEROS

Ubicación en la tabla general histórica

ARGENTINA

CJ: 14. PJ: 65. PG: 33. PE: 13. PP: 19. GF: 113. GC: 74. Pos: 4

COREA DEL SUR

CJ: 7. PJ: 24. PG: 4. PE: 7. PP: 13. GF: 22. GC: 53. Pos: 26

NIGERIA

CJ: 3. PJ: 11. PG: 4. PE: 1. PP: 6. GF: 14. GC: 16. Pos: 33

GRECIA

CJ: 1. PJ: 3. PG: 0. PE: 0. PP: 3. GF: 0. GC: 10. Pos: 72

Leyendas: CJ: Copas Jugadas; PJ Partido Justicialista Partidos Jugados; PE: Partidos Empatados; PP: Próximamente PizzeríaPartidos Perdidos; GF: Goles a Favor; GC: Goles en Contra; Pos: Posición.

Récords

* Argentina mantiene un invicto de 6 partidos. Si no pierde en su debut ante Nigeria, alcanzará su máxima cantidad de encuentros sin conocer la derrota, los 7 durante la campaña de 1986.

* Grecia aún no ha conseguido marcar goles en las Copas Mundiales de la FIFA.

* Corea del Sur ganó su primer partido en el año 2002 después de 14 intentos en los que acumuló 10 derrotas y 4 empates.

* Nigeria acumula 5 partidos sin ganar, con 4 derrotas consecutivas y un empate.

Planteles

ARGENTINA

1 – Diego Pozo; 2 – Martín Demichelis; 3 – Clemente Rodríguez; 4 – Nicolás Burdisso; 5 – Mario Bolatti; 6 – Gabriel Heinze; 7 – Ángel Di María; 8 – Juan Sebastián Verón; 9 – Gonzalo Higuaín; 10 – Lionel Messi; 11 – Carlos Tévez; 12 – Ariel Garcé; 13 – Walter Samuel; 14 – Javier Mascherano; 15 – Nicolás Otamendi; 16 – Sergio Agüero; 17 – Jonás Gutiérrez; 18 – Martín Palermo; 19 – Diego Milito; 20 – Maxi Rodríguez; 21 – Mariano Andújar; 22 – Sergio Romero; 23 – Javier Pastore. DT: Diego Maradona

NIGERIA

1 – Vincent Enyeama; 2 – Joseph Yobo; 3 – Taye Taiwo; 4 – Nwankwo Kanu; 5 – Rabiu Afolabi; 6 – Danny Shittu; 7 – Chinedu Obasi; 8 – Yakubu Aiyegbeni; 9 – Obafemi Martins; 10 – John Obi Mikel; 11 – Peter Odemwingie; 12 – Kalu Uche; 13 – Ayila Yussuf; 14 – Sani Kaita; 15 – Dele Adeleye; 16 – Austin Ejide; 17 – Chidi Odiah; 18 – Victor Obinna; 19 – Lukman Haruna; 20 – Dickson Etuhu; 21 – Uwa Echiéjilé; 22 – John Utaka; 23 – Dele Aiyenugba. DT: Lars Lagerbäck

COREA DEL SUR

1 – Lee Woon-Jae; 2 – Oh Beom-Seok; 3 – Kim Hyung-Il; 4 – Cho Yong-Hyung; 5 – Kim Nam-Il; 6 – Kang Min-Soo; 7 – Park Ji-Sung; 8 – Kim Jung-Woo; 9 – Ahn Jung-Hwan; 10 – Park Chu-Young; 11 – Lee Seung-Ryul; 12 – Lee Young-Pyo; 13 – Kim Jae-Sung; 14 – Lee Jung-Soo; 15 – Kim Dong-Jin; 16 – Ki Sung-Yong; 17 – Lee Chung-Yong; 18 – Jung Sung-Ryong; 19 – Yeom Ki-Hun; 20 – Lee Dong-Gook; 21 – Kim Young-Kwang; 22 – Cha Du-Ri; 23 – Kim Bo-Kyung. DT: Huh Jung-Moo

GRECIA

1 – Kostas Chalkias; 2 – Giourkas Seitaridis; 3 – Christos Patsatzoglou; 4 – Nikos Spiropoulos; 5 – Vangelis Moras; 6 – Alexandros Tziolis; 7 – Georgios Samaras; 8 – Avraam Papadopoulos; 9 – Angelos Charisteas; 10 – Giorgos Karagounis; 11 – Loukas Vyntra; 12 – Alexandros Tzorvas; 13 – Michalis Sifakis; 14 – Dimitris Salpigidis; 15 – Vasilis Torosidis; 16 – Sotirios Kyrgiakos; 17 – Theofanis Gekas; 18 – Sotiris Ninis; 19 – Sokratis Papastathopoulos; 20 – Pantelis Kapetanos; 21 – Kostas Katsouranis; 22 – Stelios Malezas; 23 – Sakis Prittas. DT: Otto Rehhagel


Partidos inaugurales

Ernesto 213

Ay el Mundial. Avidos por su comienzo es hora de empezar a buscar el contenido en su vastedad (?) así mitigamos la espera de esta manera y evitamos un poco el nervocalm grageas (?). A siete días de la inauguración, acá un breve repaso por los partidos inaugurales.



Los 10 mejores partidos en la historia de los Mundiales. Hoy: Portugal – Corea del Norte (1966)

Alesi 358

LR! sigue buceando en el archivo y, ya por naturaleza propia, hay batacazos que nadie esperaba. Mientras continúa el verso de la emotividad (?), las alternativas de este partido son, lisa y llanamente, deliciosas.



La vuelta del “Fogonero”

Pablo Provitilo 0

Con su triunfo del miércoles por 2 a 1 ante La Emilia, el viejo y querido Douglas Haig pudo lograr el ascenso al Argentino “A”, al quedarse con uno de los pentagonales. El otro ascendido al tercer nivel es otro histórico del interior: Central Norte.

Compartiendo el mediocampo con su hermano Diego, el capitán Mauricio Levato se dio el gran gusto de llevar a Douglas Haig a una categoría mucho más acorde con su historia

Torneo raro este Argentino “B” en su edición 2009/11. Arrancaron la temporada 48 equipos, y luego del Apertura y Clausura pertinentes quedaron sólo 10 conjuntos, los cuales formaron dos pentagonales, que le brindarían al ganador de cada uno de ellos la chance de llegar directamente a la tercera división del fútbol afista, hablando siempre de clubes afiliados en forma indirecta al ente rector de la calle Viamonte.

Uno de ellos (Zona “A”) se lo quedó Douglas Haig, el club pergaminense que supo ser parte del primer Nacional B -allá por 1986- y transformarse en un histórico de la segunda división, hasta que le llegó el descenso en el ´99. Pasó a ser protagonista en el Argentino “A”, y luego de algunas buenas campañas, en 2007 vivió el oprobio de caer en una categoría que es durísima y que alberga a clubes con mucha historia, tales los casos de Gimnasia y Tiro, Chaco For Ever, Guaraní Antonio Franco y Mandiyú, más allá de que no se trate del viejo Deportivo.


Lucas Defrancesco ya consiguió su gol (el segundo del CADH) y explota el “Miguel Morales”, mientras todavía se esperaba la ayuda de los riocuartenses en tierra santafesina…

Tres años debieron pasar, pero de la mano de Sergio Lippi se llegó al ascenso, tras vencer 2 a 1 en Pergamino a La Emilia y gracias al resultado que se dio en el otro cotejo de la zona. El equipo que dirige quien fuera ayudante del “Chulo” Rivoira venció gracias a los goles de Lorenzo Ferrara y Lucas Defrancesco en la primera mitad del complemento, descontando Diego Pontieri para el elenco del partido de San Nicolás, cuando restaba poco más de un cuarto de hora. Claro que en el “Miguel Morales” vivieron un milagro, ya que faltando cinco minutos el ascendido estaba en el otro partido, pero…


Luego de estar la pasada temporada en el “Verde” juninense, Marcelo Sergio Lippi bajó una categoría y fue el estratega para el retorno de los pergaminenses al Argentino “A”

… pero se dio una pecheada que quedará en los libros. El humilde Sportivo A.C. le ganaba en su cancha de Las Parejas a Atenas (Río Cuarto) por la mínima -Cristian Rodríguez mandó un centro que rozó en un rival y descolocó al arquero visitante Emanuel Testa- y a falta de cinco minutos estaba logrando ascender al Argentino “A”, lo que era toda una proeza para el pequeño pueblo santafesino. Sin embargo, el “Albo” cordobés había jugado mejor (incluso ya en desventaja a Leonardo Vogliotti le habían atajado un penal), por lo que ese score era a todas luces injusto; el público local, pese a que su equipo estaba con diez desde la jugada del penal palpitaba la conquista ya, pero apareció Sebastián Monesterolo para decretar el empate y silenciar a todos. Ahí Atenas fue a por más, y cuando Sportivo jugaba con nueve (Rodríguez vio la roja), en tiempo adicionado llegó el gol de Juan Alberto López, para decretar la euforia cordobesa… que se apagó instantáneamente, cuando se enteraron del resultado en Pergamino. ¿Qué había pasado?


No hay consuelo para los jugadores de Atenas… dieron vuelta un partido increíble como visitantes, y por el sistema de desempate utilizado no pudieron quedarse siquiera con la chance de la promo

Las posiciones finales fueron: Douglas Haig 7 (ascendido), La Emilia 7 (promoción), Atenas 7, Sportivo 6, Huracán (CR) 1.

Los de Pergamino ganaron el grupo por el sistema de “desempate olímpico”, ya que registraban la victoria de ayer ante La Emilia y un empate pocos días atrás en su visita a Río Cuarto. Como en el encuentro jugado entre LE y Atenas, habían vencido los del norte bonaerense, estos serán los que jueguen la promo con un equipo del Argentino “A”, mientras que los riocuartenses se quedaron sin nada.

Zona “B”

Acá el panorama fue un poco más claro, ya que Central Norte ganó en Misiones con contundencia ante el ya eliminado Guaraní Antonio Franco, y de esta manera el popular cuadro salteño pudo retornar a tercera división tras una espera de tres años, al igual que el Milan de Pergamino. El equipo de Pedro Rioja se impuso 3-0 sobre el de Hugo Alberto Castillo, gracias a los goles de Marcelo Zerrizuela cuando se cumplía un cuarto de hora, Diego Magno (en el tramo final de la inicial) y nuevamente el goleador Zerrizuela, ya en el complemento; así, no lamentará no jugar más con GyT -tuvo fecha libre- el clásico, pues consiguió irse a una categoría en la que también habrá duelo provincial, ya que allí milita Juventud Antoniana.


El goleador Marcelo Zerrizuela es llevado en andas… lo menos que merecía después de los dos goles en Misiones, que posibilitaron el ascenso de Central Norte

Justo premio para el “Cuervo” -conjunto que más puntos sacó de los 48 a lo largo de la temporada-, un club que supo jugar más de una vez en los viejos Nacionales de primera división y que quiere volver a vivir tiempos de gloria. En este momento de felicidad es justo mencionar a Fernando Robles, que el otro día con sus dos goles sobre la hora posibilitó a los salteños dar vuelta un partido que parecía perdido ante General Paz Juniors, lo que hubiera significado despedirse de la chance del ascenso.


Algunos creen que esa cara de Diego Magno no refleja alegría por su gol (el segundo del “Cuervo” salteño), sino que se debe a otros motivos… manga de malpensados (?)

Justamente el “Poeta” cordobés recibía en el otro duelo del grupo a Unión Villa Krause, que si ganaba hubiera sido el que se llevaba el ascenso (en el desempate tenía ventaja sobre CN), pero como empataron 0 a 0, tuvieron que padecer ambos el festejo de los norteños. Fue meritorio lo de los sanjuaninos, que a los nueve minutos se quedaron con uno menos (!) -Alejandro Gómez le dejó la plancha a Cristian Leichner y de ahí se fue a las duchas-, pero a pesar de ello en el complemento fueron superiores al local, elenco dirigido por Carlos “Loco” Enrique. Hubo mucha presencia futbolera en el estadio, destacándose la pelea de Silvio Romero -goleador de Instituto (?)- con algunos hinchas… de su propio equipo, que habían ido a ver el partido y le recriminaron la pecheada de la “Gloria” en la B Nacional.

Bueno, ascendido Central Norte, con Guaraní A. Franco colista y Gimnasia y Tiro (tuvo fecha libre) sin chances de ascenso, cual de los dos se quedó con el puesto de escolta y el lugar en la promo. ¿Paz Juniors o Unión? La respuesta es… ninguno.


Ni vencedores ni vencidos entre cordobeses y sanjuaninos, que dentro de 48 horas deberán cruzarse en campo neutral para ver quien juega la promo ante Alumni (Villa María)

Es que si bien UVK tenía mejor diferencia de gol que GPJ, el hecho de que el sistema de desempate fuera tomar en cuenta el resultado entre sí, lógicamente determinó la paridad entre sanjuaninos y cordobeses. Por ello, jugarán un partido desempate en la provincia de San Luis para ver quien cuenta con la posibilidad de seguir en carrera para llegar al Argentino “A” y quien se tiene que limitar a pensar en la 2010/11 del Argentino “B”.


Los pibitos se habían ilusionado con festejar el ascenso del “Azul” sanjuanino, pero ahora van a tener que bancarse las cargadas en el cole… bah, si tienen compañeros del “Santo” zafaron (?)

Las posiciones finales fueron: Central Norte 9 (ascendido), Unión 7 *, Paz Juniors 7 *, Gimnasia y Tiro 6, Guaraní A. Franco 0.

* Van a desempate. El mismo se jugará el domingo a las 15 en el “Juan Gilberto Funes” de la ciudad de La Punta, San Luis.


El “Loco” Enrique sekierematá (?)… de estar a un paso del ascenso directo el otro día en suelo salteño, ahora deberá ir con Paz Juniors a jugarse la vida en San Luis, para ver si puede subir al Argentino “A” vía repechaje

Promoción Argentino “A” – Argentino “B”

La Emilia jugará el domingo la ida como local ante Villa Mitre (Bahía Blanca), conjunto de la categoría superior y que por ello, cuenta con ventaja deportiva. La revancha está pactada para el jueves 10, en territorio bahiense.

Mientras tanto, Alumni (Villa María) aún debe aguardar el resultado del match desempate entre Unión Villa Krause y Paz Juniors. El que gane, será local el jueves 10, mientras que el domingo 13 se disputará el partido de vuelta, en terreno cordobés.

En algún momento (?) en medio de la fiebre mundialista, habrá más ascenso en LR!


Historia de los Mundiales. Hoy: Francia 1998

Martín Gorojovsky 401

La última Copa del Mundo del Siglo XX se organizó en el país donde se creó la FIFA hace más de 100 años. Después de dos décadas, el trofeo volvió a quedar en manos del anfitrión con la particularidad que, al igual que en 1978, fue la primera vez que obtenía el título.


El  Mundial, la gran fiesta del fútbol, no está exento de tener partidos que resultan un bodrio. Se repasarán aquí cinco casos que muestran el lado oscuro (?) de la Copa del Mundo.

El horror, el horror

nicolas 0

Ucrania-Suiza, 2006

El programa de Alemania 2006 establecía el cruce en octavos de final del ganador del grupo G con el segundo del H. El sorteo quiso que esos dos fueran los grupos de menos nivel del campeonato. Y la baja performance de Francia en su zona desembocó en que fuera segundo y tuviera que jugar con España. Por el otro lado, Suiza debió enfrentar al segundo de la zona española, Ucrania, que había clasificado por encima de Arabia Saudita y Túnez después de perder 4-0 en el debut ante los ibéricos.

Salió entonces un partido en el que ambos equipos tenían alguna intención de atacar, pero ninguno poseía demasiadas ideas acerca de cómo hacerlo. Además, a ninguno de los dos le molestaba demasiado el empate y definir por penales. El mal del fútbol actual no es tanto la definición por penales sino el hecho de que demasiados equipos se conforman con llegar a ella. Entonces se jugaron 120 largos minutos en los que llegó un momento en el que todos (los que jugaban y los espectadores) lo único que querían era que terminara de una vez el partido.

Puede no haber sido el peor choque del campeonato (el empate entre México y Angola fue particularmente malo), pero se supone que en octavos de final los equipos no sólo tienen mejor nivel que en la fase de grupos, sino que aún no están tan cansados por el trajín del torneo.

El inamovible 0-0 desembocó en los penales. Luego de tanto buscarlos, los suizos no fueron capaces de embocar un tiro y la definición terminó 3-0 para Ucrania. Suiza se convirtió así en el primer equipo en ser eliminado de un Mundial sin goles en contra. Ucrania, por su parte, clasificó a cuartos de final, y el partido ante Italia (0-3) fue el más fácil de los futuros campeones del mundo en todo el campeonato.

Argentina-Alemania, 1990

Se enfrentaba un equipo alemán sólido pero sin nada de extraordinario ante una selección argentina que había pasado las dos últimas rondas por penales, la anterior gracias a una combinación de genialidad, trampa y suerte y el grupo raspando, tercero luego de perder con Camerún. Encima venía disminuida por una cantidad de suspensiones, entre ellas la de Claudio Caniggia, goleador del equipo con dos tantos.

Entonces, Argentina salió a la cancha con cinco defensores (Lorenzo, Sensini, Serrizuela, Ruggeri y Simón), decidida a buscar los penales, aunque sin cerrar la puerta a alguna genialidad salvadora de Maradona, por ejemplo un pase que dejara solo frente al arquero a Dezotti. Alemania atacaba pero podía doblegar a un equipo que, mal que mal, se había ganado el respeto de sus rivales, dado que hasta el momento nadie lo había podido eliminar, a pesar de todos sus problemas. El resultado fue una final sucia, aburrida y deslucida, que ya que estaba contó con las dos primeras expulsiones en la historia de esa instancia.

En aquel torneo se abusó hasta la exasperación del recurso de pasar la pelota al arquero para que la agarrara con las manos y se la facilitara otra vez al mismo defensor, que se la volvía a dar al arquero. En la final se dio en varias oportunidades, lo cual contribuyó a que el partido se convirtiera en un soberbio embole.

Alemania sólo pudo ganar por un penal convertido por Brehme, faltando cinco minutos. No sólo fue la primera final con expulsados. También fue la primera con menos de tres goles y la primera en la que uno de los dos equipos no convirtió. Desde entonces siempre se ha repetido alguna de esas características.

Brasil-Italia, 1994

Luego de un torneo más vistoso que Italia ‘90, Italia y Brasil se enfrentaron en la final para definir quién sería el primer tetracampeón de la historia de los Mudiales. La selección verdeamarelha llegaba como favorita, mientras que Italia había estado en la puerta de la eliminación un par de veces. Pero en una final todo puede pasar, de modo que ambos equipos decidieron que lo primero era asegurar el cero en el arco propio y, si se podía, después se veía cómo atacar.

Brasil, a pesar de contar con la dupla Bebeto-Romario en ataque, se había mostrado durante el resto del torneo como un equipo cauteloso. Italia, por su parte, siempre es Italia. Ya estaba lejos la época en la que una final entre los mismos equipos podía terminar en goleada. Se esperaba, no obstante, un espectáculo mejor que la final del ‘90.

La incorporación de la regla del pase al arquero, consecuencia del Mundial anterior, terminó con esa manera en particular de perder el tiempo pero nunca fue capaz de asegurar juego ofensivo. Eso es algo que no se puede hacer con modificaciones al reglamento que no alteren sustancialmente la esencia del fútbol. Con lo cual, siempre se depende de la suerte de que toque algún entrenador más o menos audaz para ver un espectáculo atractivo.

Lo que se obtuvo, en cambio, fue el primer Mundial definido por penales. Ya no estaba prevista la repetición de la final en caso de empate luego del suplementario, como ocurría hasta los ‘70. Y tampoco podía preverse que en un desempate los mismos equipos no fueran a tener la misma actitud de defenderse todo el partido y terminar en un nuevo 0-0. Así que se ejecutaron los penales, desvió Baggio, ganó Brasil y la nación sudamericana festejó un título luego de 24 años.

Italia-Bulgaria, 1986

Los partidos inaugurales históricamente han sido soporíferos. Sirven para que las personas que no tienen mucho interés por el fútbol, pero se pliegan a la fiebre mundialista y miran la ceremonia inaugural, se pregunten qué será lo que hace atractivo a ese deporte. Podría llenarse un artículo entero con estos partidos. Entre 1962 y 1978, todos los Mundiales abrieron con un 0-0, sin que la tendencia se modificara cuando la FIFA decidió que el campeón defensor jugara la inauguración, en 1974. Hasta que en 1982 el gol de Van Der Bergh que dio el triunfo a Bélgica 1-0 ante Argentina terminó con aquella racha.

Desde ese día se terminaron los 0-0, pero no el aburrimiento. Tal vez el bodrio inaugural más grande de los tiempos modernos sea el 1-1 que se propinaron mutuamente Italia y Bulgaria, ante 95.000 personas, para abrir México ‘86. En esta ocasión, los italianos fueron los que se vieron postergados por el juego defensivo de su rival. De cualquier modo, lograron ponerse 1-0 con un gol de Altobelli luego de un centro, pero faltando cinco minutos Sirak ov empató tras otro centro y dejó a Italia sin el triunfo.

Aquella selección búlgara no tenía grandes pretensiones y se contentaba con empatar. Ni siquiera le ganó a Corea del Sur. Pero igual clasificó a octavos, gracias a que a partir del ‘86 el tercero del grupo podía pasar.

Alemania-Austria, 1982

Este es un caso especial, ultra conocido, de un partido que fue bodrio intencionalmente. La cosa es básicamente así: todos los partidos se jugaban en distinto horario, Argelia había vencido a Alemania en el debut de ambos, luego Austria le había ganado a Argelia, que había cerrado el grupo venciendo a Chile. Pero quedaba el último partido, entre Alemania y Austria. Alemania tenía dos puntos, Austria cuatro, igual que Argelia. Una victoria o empate austríaco los clasificaba junto a los argelinos. Pero un triunfo alemán por menos de dos goles generaba la clasificación de las naciones hermanas.

Y eso fue específicamente lo que ocurrió. Alemania fue al ataque y se puso en ventaja a los pocos minutos. Luego el partido se detuvo. Los jugadores se prestaban la pelota. El resultado clasificaba a ambos, no existía el peligro de un gol de Argelia porque ya había jugado. Entonces, como es lógico y razonable dada la situación, nadie hacía ningún esfuerzo por alterar el marcador. No hacía falta ni siquiera que se pusieran de acuerdo. El partido fue una notoria farsa que obligó a la FIFA a cambiar la modalidad de disputa de los grupos. No sólo a partir del torneo siguiente comenzaron a clasificar los mejores terceros, sino que hasta hoy la última fecha de cada grupo se juega en simultáneo, para evitar debacles como este partido.



Los 10 mejores partidos en la historia de los Mundiales. Hoy: Alemania Occidental – Francia (1982)

Alesi 324

Dale al play, vieja (?), mientras LR! trae todos aquellos partidos que se juraron pasar a la historia. En el primer partido de los dos que vendrán disputados en España 1982, llega la segunda semifinal que depositaría a los teutones a los pies de la gloria.



Los 10 mejores partidos en la historia de los Mundiales. Hoy: Hungría – Uruguay (1954)

Alesi 0

Sigue esta sección que tiene un techo fijo (?). Recorriendo los más memorables espectáculos que hayan acontecido dentro de una cancha de fútbol en el marco de un Mundial. Hoy, introducimos una nueva variable: fútbol en blanco y negro (?)

Hidegkuti emula a Poy (?)

El día que vencían todos los contratos de 1954 (?), se dio una de esas batallas que perdurarán en la historia de los Mundiales. En la Uruguay europea (?), los charrúas y húngaros dirimían el pase a la final del certámen.  Los últimos campeones habían accedido a la segunda ronda tras derrotar 2 a 0 a Checoslovaquia y 7 a 0 a Escocia, en un concierto de Borges y Abbadie. En los cuartos de final pudieron superar 4 a 2 a Inglaterra, pero en dicho partido,  su emblema Obdulio Varela, había pasado a scrap (?) por un desgarro que le impedía la práctica activa del talón en el piso.  Entretanto, el equipo sensación del torneo había tenido que luchar mucho para pasar la primera ronda: dos partidos jugados, 17 goles a favor y 3 en contra, producto de un 8 a 3 a Alemania y un lapidario 9 a 0 a Corea del Sur.  En los cuartos de final habían derrotado 4 a 2 a Brasil en un partido como le gusta la gente: donde abundaban las patadas y las jugadas de ataque.

Hay que entender algunas cuestiones: si bien el kamasutra tiene 1800 y tantos años, la plasticidad no era lo que es hoy (?). ¿A qué nos referimos con esto? A que al lado de las marketineras bicicletas de Robinho, los sprints de Messi o las pavadas de Cristiano Ronaldo (?), las moñas y fintas que se ven en este partido darían para la risa. Pero, fundamentalmente, lo que se pone en relieve aquí es la emotividad y la constante vocación de ataque. Lo sublime de lo rústico, casi como orfebres de la emoción (?). Esto es, entonces la certeza de que en aquel entonces la especulación no existía, a tal punto de que jugadores como Schiaffino estaban jugando bastante por debajo de sus posibilidades físicas.  A pesar de la presunción de lo que se esperaba (basado en el antecedente inmediato de Brasil y Hungría) aquí no cundió el juego brusco (aunque siempre hay que contextualizar las murras en su época) y se brindaron por completo al espectáculo.

“Doña, ¿No me alcanza la pelota?” (?)

Sin Puskas (afuera por las patadas recibidas), la responsabilidad ofensiva recaía toda en Czibor y Kocsis, que inquietaban sin cesar a la valla defendida por Máspoli. Uruguay, al no contar con Obdulio, redoblaba esfuerzos en mitad de cancha para cortar rápido y salir con Ambrois o Borges por las puntas. Néstor  Carballo y Luis Cruz eran los pulpos en esa zona. Claro que, había que entender que partes vitales del cuadro estaban averiados y el despliegue físico no pudo durar mucho tiempo. Ni qué decir cuando Czibor aprovecha un error de cálculo de Santamaría, que lo dejó solo y con la pelota picando en el área. 1 a 0 para los Magiares Mágicos (tal como se los conocía) y a sudar la gota gorda para tratar de remontarlo. Aun así, con lo poco que les quedaba de físico apuraban al punto de hacer revolcar un par de veces a Grosics. Claro que a cada contra les pasaba la máxima de la pubertad: la cosa se  iba poniendo cada vez más peluda (?). Ya  a los 20 minutos del primer tiempo el mediocampo se había convertido en una zona de tránsito: si prosperaba la jugada estaban en un arco, si no lo hacía terminaba en una contra feroz. Así se esfumó el primer tiempo: con no menos de 25 llegadas para Hungría y unas 15 para Uruguay, que apelaba al amor propio para lastimar a un equipazo.

Qué decir entonces cuando a los 2 minutos del segundo tiempo, una palomita de Hidegkuti subía el marcador. La cosa, además ya parecía juzgada porque los europeos habían retrasado un poco más a Kocsis y cumplia las funciones de lo que hoy sería un doble cinco. Claro que también hay que decir que con él retrasado, Hungría tenía 4 jugadores netos de ataque.  Aun así, se suscitó una conmovedora entrega uruguaya que fue la más cabal expresión de la garra charrúa. Todos, absolutamente todos, agarraron la lanza y fueron para adelante, sabiéndose inferiores tanto físicamente como en nivel de juego. Tal fue la remontada en juego que los húngaros mostraron un notorio aplacamiento: las llegadas ya no eran con pelota dominada al área, sino que trataban de inquietar a Máspoli con disparos desde fuera del área y, cuando tenían un contragolpe a favor, no había mas que dos jugadores en ataque. La enjundia sudamericana no era cuento: el maracanazo estaba latente y esa capacidad de sacar agua de las piedras podía intimidar hasta al más pintado, amén de que las huellas del durísimo partido con Brasil empezaban a asomar en los magiares. Y así avisaron los campeones, cuando Schaffino picó al arco y, cansadísimo, erró en segunda instancia un gol casi abajo del arco luego de que Grosics atajara su primer remate.  Y qué decir cuando Hohberg recibió en el área solito y con un sutil toque de derecha puso el 1 a 2 y todavía faltaban 15 minutos para finalizar el cotejo.

Los muchachos de la tierra de donde es oriundo el enano que encarnaba a Alf comenzaron con la autoterapia de criogenia (?). Ahí mismo Hungría salió decidido a aumentar el marcador y poder regular con vistas a la final. Kocsis tuvo el 3 a 1, luego de pelearle una pelota en el área al extenuado William Martínez y gambetear a Máspoli, pero su remate fue salvado en la línea providencialmente por Andrade.  Al minuto nomás, Buzansky enmendó un grosero error de su arquero en la salida de un córner e imitó a su colega uruguayo, abajo del arco,  al despejar  el remate de Souto . Al ratito, Lorant vuelve a salvar sobre la línea otro error de Grosics, que le dejó servida la pelota a Ambrois. Pero, faltando apenas cuatro minutos, otra vez el argentino nacionalizado uruguayo Juan Eduardo Hohberg logró lo imposible. En una angustiosa definición, donde dejó atrás al golero húngaro primero, y a la pelota después (?) puso el 2 a 2 que automáticamente llevaba el partido al alargue. La desazón de los jugadores húngaros era generalizada. Al mismo tiempo que el estadio estallaba en júbilo, el propio Hohberg se desmayaba de la emoción (!) y los médicos ingresaron faltando 1 minuto para reanimarlo (!!!).

Hubo que ir al tiempo suplementario, en donde abundaron los gestos deportivos y el componente emotivo se exponenció más y más. Era ver jugadores que dejaban de renguear para correr la pelota hasta quedar, literalmente en el piso. Como no podía ser de otra forma, cada vez que la pelota pasaba cerca se levantaban e intentaban hacerse con ella. Hasta los fotógrafos observaban el partido parados detrás de los arcos y saltaban y se lamentaban ante una ocasión perdida por cualquiera de los equipos. Lo tuvo Uruguay, otra vez en los pies de Hohberg, pero su remate fue devuelto por el palo y en el rebote, Schiaffino no llegó a empujarla a la red. A su vez, Máspoli agigantaba su figura agarrando todos los centros que caían al área uruguaya.  Pero, faltando 10 minutos para los 120´Kocsis aumentó de cabeza y 6 minutos después remató la faena. Uruguay quedaba elminado del mundial y tenía que ir a jugar el tercer puesto con Austria. Hungría, considerado el mejor equipo del mundo, pasaba a la final.

La verdadera garra charrúa, tan denostada después, fue explícita en la derrota uruguaya. Bozsik comentó, años después, que casi llora cuando Schiaffino fue a felicitarlo. “Fue el mejor partido, el más humano de mi vida”, declaró. Gyula Mandi, el técnico húngaro, dijo tras la final “le ganamos al mejor equipo que alguna vez enfrentamos”.

Hungría: Grosics; Buzanszky, Lantos; Bozsik, Lorant, Zacarias; Budai, Kocsis, Hidegkuti, Czibor, Palotas

Uruguay: Máspoli; Santamaría, Martínez, Andrade; Carballo, Cruz, Souto; Ambrois, Schiaffino, Hohberg, Borges

Goles: 12´Czybor (H), ´47 Hidegkuti (H), ´75 y ´86 Hohberg (U), 109´y 116´Kocsis (H)

Desafortunadamente no existen registros del partido íntegro, aunque sí un completo resumen de 40 minutos que está disponible para descargar.

Parte 1
Parte 2
Parte 3
Parte 4
Parte 5

Ficha del partido de “Historias Mundiales” de Eduardo Cantaro
Links de “Partidos de Mundiales”.

Entregas anteriores:

Brasil – Francia (1986)


Con la lista de 23 convocados y sus respectivas camisetas, se cerró el juego de “Armale la lista al Dié”. En los próximos días se conocerán al ganador y al segundo puesto. Mientras tantos, los que quieran, pueden chequear su puntaje con esta lista.

1- Pozo, Diego
2- Demichelis, Martín
3- Rodríguez, Clemente
4- Burdisso, Nicolás
5- Bolatti, Mario
6- Heinze, Gabriel
7- Di María, Angel
8- Verón, Juan Sebastián
9- Higuaín, Gonzalo
10- Messi, Lionel
11- Tévez, Carlos
12- Garcé, Ariel
13- Samuel, Walter
14- Mascherano, Javier
15- Otamendi, Nicolás
16- Agüero, Sergio
17- Gutiérrez, Jonás
18- Palermo, Martín
19- Milito, Diego
20- Rodríguez, Maximiliano
21- Andújar, Mariano
22- Romero, Sergio

Los 23 convocados y sus números

La Redó! 0

Entre los cuatro años que separaron Italia 90 de Estados Unidos 94 la geografía del mundo había cambiado radicalmente. La bipolaridad que reinó durante varias décadas ya formaba parte de los libros de historia y países que estaban del lado oriental del Muro de Berlín, como la URSS o Checoslovaquia, se habían disgregado. Esto trajo como consecuencia la aparición de nuevas naciones y, por ende, el surgimiento de más selecciones deseosas de participar en las Eliminatorias a pesar de su juventud. Como novedad se produjo el retorno de Sudáfrica, ajeno a la competencia internacional por las sanciones que pesaban por la política racista del Apartheid. En cambio, Yugoslavia quedó al margen por la Guerra en los Balcanes.

En total participaron 147 combinados nacionales que buscaban su plaza para Estados Unidos, que había competido por la sede con Marruecos. Nombres importantes como Inglaterra, Francia y Dinamarca, inesperado campeón europeo en 1992, no habían podido pasar la ronda clasificatoria.

Para llegar al sexto Mundial consecutivo Argentina tuvo que sufrir demasiado, en especial durante el último tramo con el infame 0-5 ante Colombia, con tapa negra de El Gráfico incluída. Esta derrota, sin dudas de las peores de la Selección, obligó a jugar un repechaje con Australia, ganador de la zona de Oceanía. Fue 1-1 en Sydney y 1-0 en Buenos Aires. Para esta serie Basile convocó a Maradona, ausente durante las Eliminatorias.

Los restantes clasificados por Sudamérica fueron Colombia, Brasil y Bolivia, que protagonizó el partido inaugural en el Soldier Field de Chicago; por Concacaf, además del organizador, claro está, llegó México. Mientras que Europa tuvo como representantes a Rumania, Suiza, Suecia, Rusia, Alemania, campeón defensor y que volvía a jugar un Mundial de manera unificada, España, Bulgaria, Grecia, Italia, Irlanda, Noruega, Holanda y Bélgica. Desde África arribaron Camerún, Nigeria y Marruecos y los asiáticos fueron Corea del Sur y Arabia Saudita. Por primera vez se entregaron 3 puntos al ganador.

Por el Grupo D a la Argentina le tocó debutar en el Foxboro Stadium de Boston contra Grecia. Fue un 4-0 que dejó en la memoria colectiva de cualquier futbolero, y no tanto, aquel gritó furioso del Diego a la cámara, en el único gol que esa tarde no marcó Batistuta. Nadie se imaginó que ese iba a ser el último festejo de Maradona en un Mundial. Con esta goleada, la Selección empezaba confirmar su condición de candidato.


Un coso (?) más de presión y explota… “Presión tiene el que se levanta a las 5 de la mañana para buscar el mango para el puchero, maestro”

Todo cambió abruptamente ese sábado 25 de junio. Con dos tantos convertidos por Caniggia, el equipo argentino superaba 2-1 a la complicada Nigeria, que en sus filas tenía a grosos como Peter Rufai, Emmanuel Amunike o Finidi George. Así daba un paso clave para llegar a los octavos de final. Terminado el partido una enfermera fue a buscar a Maradona y se lo llevó de la mano al anti doping. El Diego sonreía y saludaba. Iban a cortarle las piernas.

Días más tarde saltó el doping de Maradona, el cual fue expulsado de competencia. Caminar por Buenos Aires, y seguramente en otros puntos del país no sería lo mismo, era casi transitar por una ciudad invadida de zombis y nadie podía creer lo que estaba sucediendo. Cada conferencia de prensa o noticia que llegaba desde Estados Unidos se reproducía en cadena nacional por las radios o los pocos canales de TV del momento. La sensación era que el sueño mundialista se había hecho trizas demasiado temprano.

Todo esto fue un golpe durísimo para la Selección, que con todos estos problemas a cuesta viajó hasta Dallas para cerrar la primera fase ante la Bulgaria de Hristo Stoichkov, que venía de perder 3-0 con Nigeria y de golear 4-0 a Grecia. Los búlgaros se aprovecharon de un rival con la moral por el piso y se impusieron 2-0. Los nigerianos vencieron por el mismo tanteador a los griegos, que ya tenían listas las valijas para volverse a casa, y Argentina culminó en la tercera colocación de la zona.


Roger Milla y Oleg Salenko, dos récords en el mismo partido. El grone (?) se convirtió en el jugador más viejo en jugar un partido de mundiales y el coblan (?) metió 5 goles. Después fueron por un snack: vodka con sánguches de mono…

Mientras tanto el Mundial en 9 ciudades estadounidenses seguía su curso. Hubo 2 jugadores que hicieron uso de sus 15 segundos de fama. Uno fue el ruso Oleg Salenko y el otro el árabe Saeed Al-Owairan. En el caso del primero quedó en los anales por convertir 5 goles en la victoria de Rusia sobre Camerún por 6-1. Una vez finalizada la actuación en el Mundial, varios clubes europeos se disputaron su contratación, pero nunca más se supo que fue de la vida de Salenko. Su carrera prácticamente se basa solamente en aquella memorable actuación del 28 de junio.

Mientras que Owairan convirtió uno de los goles más lindos. Agarró la pelota en la mitad de cancha y le agarró un atacaque de habilidad. Empezó a eludir belgas hasta que llegó al área chica y definió ante la salida de Michel Preud’homme, uno de los mejores arqueros del mundo. Gracias a este gol Arabia Saudita logró un sorpresivo pase a los octavos de final.

Una noticia que escandalizó el mundo no se produjo en Estados Unidos, sino en Colombia. La selección colombiana tras el histórico triunfo en el Monumental llegaba con ínfulas de campeón. Pero el paso fue cortó porque se despidió en la primera ronda. Fue tan fuerte el golpe que Andrés Escobar lo pagó con su vida. Al defensor, que había hecho un gol en contra ante los estadounidenses, le dispararon en Medellín, al parecer por un ajuste de cuentas relacionado con las apuestas.


Historia de los Mundiales. Hoy: Estados Unidos 1994

luciano 0

Ante la necesidad de abrir nuevos mercados, la FIFA llevó su principal torneo a un país donde el fútbol, por lo menos el masculino, no tiene arraigo. Esto no impidió que la asistencia del público sea un éxito. Esta edición es recordada por ser la última aparición de Maradona en una Copa del Mundo.

Ayyyyy!!!

Además de los ya mencionados, pasaron la primera instancia Alemania, España, Holanda, Brasil, México, Bélgica, Suiza, Irlanda, que en el debut dio la sorpresa al ganarle a los italianos, Estados Unidos e Italia.

Un momento muy recordado se dio durante el choque entre los locales y los brasileros. En una jugada en la que fueron a disputar una pelota sobre un lateral, Leonardo le metió un certero codazo a Tab Ramos, que terminó con la nariz hecha trisas. “Pensé que me moría”, declaraba en un hospital de California el jugador de origen uruguayo. Al brasilero, que le correspondía una doble cadena perpetua, le dieron 4 fechas de suspensión y 7.000 dólares de multa.


Re da dibujarle pajaritos alrededor de la cabeza de Tab Ramos

Los octavos de final marcaron la despedida de Argentina. En el Rose Bowl de Los Angeles, el conjunto nacional, todavía sin poder recuperarse del cimbronazo por el dóping de Maradona, se midió con la que probablemente haya sido la mejor generación de Rumania. Fue un partido con mucho ritmo durante los 90 minutos, pero terminó siendo triunfo por 3-2 para los rumanos, que contaban con un gran jugador como Gheorghe Hagi. Batistuta y Balbo habían convertido para Argentina, mientras que Dumitrescu, en 2 oportunidades, y Hagi, anotaron para los europeos.

Batistuta se iba de la cancha entre lágrimas. El sueño de alcanzar la tercera Copa del Mundo definitivamente terminó en un tacho de basura.

Bulgaria, que sobre 16 encuentros mundialistas nunca había logrado una victoria, seguía adelante. Tuvo que sufrir con México, que contaba con Campos, aquel arquero que se vestía ridículo y que tuvo varias apariciones como delantero. Entre el tiempo regular y el suplementario igualaron 1-1. Por eso hubo que ir a los penales. Desde los 12 pasos prevalecieron los búlgaros 3-1. Instante curioso cuando cambiaron un arco.

Otro momento dramático fue Nigeria-Italia. La Azzurra había entrado a la ronda de los 16 mejores por la puerta de atrás. Perdía con los nigerianos 1-0 hasta que apareció la figura de Roberto Biaggio, probablemente el último gran jugador que entregó el Calcio. Il Codino llegó desde el banco de suplentes cuando el partido se moría y al rato de pisar el césped marcó el empate. Ya cuando se jugaba el tiempo extra Baggio de penal volvió a anotar. Con la soga al cuello los italianos se metían en los cuartos.


Suecia al palo (?) con la alterna de Uooooooooooooca…

Suecia, con Tomas Brolin, Tomas Ravelli y Martin Dahlin, eliminaba a Arabia Saudita con un 3-1 y ya registraba su mejor campaña mundialista desde 1958, cuando fue local y subcampeón. Alemania, por su parte, alcanzaba su último triunfo como campeón del mundo: 3-2 sobre Bélgica.  Accedieron a cuartos España y Holanda, quien coartó las ilusiones irlandesas.

Brasil, el único no europeo que había llegado a esta instancia, y Holanda protagonizaron uno de los partidos más atractivos en Estados Unidos. Los brasileños ganaron 3-2. A los 63 minutos Bebeto marcó el segundo gol y lo festejó como si estuviera acunando a un bebé en homenaje a su hijo recién nacido. En la celebración lo acompañaron Mazinho y Romario. Este probablemente es el festejo más celebre en la historia de las Copas del Mundo.

Italia le ganó 2-1 a España, pero cuando se hace referencia a este encuentro es imposible no mencionar el codazo de Tassotti sobre Luis Enrique, en acto de malalechez (sic) inigualable. Hubo lugar para una sorpresa. Bulgaria se impuso por 2-1 y despidió a Alemania, que se quedó sin la posibilidad de defender la corona. Las semifinales las completó Suecia al ganarle a Rumania por 5-4 en los penales.


Tanto escándalo por una nariz rota (?)

La conformación de las semifinales fue extraña: Italia se cruzó con Bulgaria y Brasil con Suecia. Aquí no hubo lugar para resultados inesperados porque la tradición terminó pesando más. Los italianos daban cuenta de los búlgaros por 2-1 mientras que los brasileros, en la reedición de la final del 58, terminaban con el sueño de los suecos con un 1-0. Nuevamente dos de los grandes de la historia mundialista dirimían el título del mundo.

En el Rose Bowl de Los Angeles uno de los dos estaba destinado a quedar como el único país en sumar a las vitrinas la cuarta Copa del Mundo. Por como fue el desarrollo el casillero de campeón podría haber quedado vació. El trámite fue olvidable. Demasiado lejos de lo que a priori se espera de los que supuestamente son los dos mejores equipos del Planeta. Terminaron 0-0 en los 90 minutos. En el suplementario las cosas no cambiaron. Por ende se dio una situación novedosa en una final: hubo que recurrir a los penales.

Baggio, quien hasta unas semanas atrás había sido el héroe de la película, esta vez le tocó el rol del villano. Fue el responsable de patear el último penal de la tarde y lo tiró a las nubes. Taffarel abría los brazos y corría a mitad de la cancha a celebrar con sus compañeros. Tras 24 años de espera la Canarinha volvía a ser campeona del Mundo.

Contrariamente a lo que se podía pensar, la idea de llevar el fútbol grande a Estados Unidos dio resultado. Casi siempre los estadios estuvieron llenos y se registró un nuevo récord de espectadores. De paso la FIFA sumó algún billete más a su ya de por sí abultada cuenta bancaria.


Robetinho Pepeu Gomes Bolaños, o Chapulín beija a taça

Cuatro años más tarde el Mundial retornaba a Europa, más precisamente a Francia, un lugar por donde ya había pasado cuando recién estaba dando los primeros pasos. Pero esta es historia para el próximo capítulo.

Entregas anteriores:

Uruguay 1930
Italia 1934
Francia 1938
Brasil 1950
Suiza 1954
Suecia 1958
Chile 1962
Inglaterra 1966
México 1970
Alemania Federal 1974
Argentina 1978
España 1982
México 1986 Parte I
México 1986 Parte II
Italia 1990