LR! Awards 2009: Mejor D.T.

hombremanihostingplata copia
“Dos líneas de cuatro, Príncipe de Gales y mucho esmowing” (?)

El segundo prermio de esta entrega, viene por el lado de los bancos de suplentes. Como no podía ser de otra manera, fue convocado Orestes Katorosz, para engalanar con su pinta y su sapiencia (?) éste ágape cibernético. Luego de la entrega, habrá un seminario sobre la aplicación del feng shui en el armado de la táctica, con una mesa redonda sobre si el doble cinco está siempre mirando al oeste (?). Los nominados para recibir tamaño reconocimiento de parte de todo el lectorado redonderil, son:

Ricardo Gareca (Vélez)

Portaba una floja foja de antecedentes como para dirigir en el primer mundo futbolístico del cono sur (?). Venía de ser uno de los máximos candidatos a dirigir la Selección peruana y el cambio de mandato en Vélez lo encontró dirigiendo al club de sus amores en los primeros albores de este año. Consiguió el torneo Clausura y consolidó a su equipo como el que más puntos sacó en el año. Dueño de un estilo flexible y ecléctico (?), dio muestra de su buen ojo para leer los partidos a la hora de hacer cambios en partidos fundamentales que, a la postre, resultaron decisivos.

Julio César Falcioni (Banfield)

Estratega del último campeón y fundador de la corriente falcionista (?). Julio César se caracterizó por ponerle cara de ojete a todo, salvo al campeonato, donde se lo vio llorar emocionado, cual niño fanático de Banfield de 134 años (?). Su receta fue implementar el trillado “paso a paso” ganando todos los partidos que debía ganar y erigiendo al Taladro como un equipo casi imposible de roer. Su mano se vio a la hora de pedir refuerzos y delinear el plantel: un equipo hecho a su medida, con un mix de juego y lucha. Una defensa sólida, un mediocampo aceitado y, quizás, la mejor dupla ofensiva del último torneo. Con pocos recursos logró lo que nadie pudo en toda la historia de su equipo.

Ángel Cappa (Huracán)

Protagonista excluyente de la primer parte del año. Con un equipo armado para mantener la categoría se robó todos los flashes al conseguir triunfos con un vuelo futbolístico pocas veces visto en estas Pampas. Demostró que también se puede salir del fondo jugando “lindo”, y los hinchas de los demás equipos siempre clavaban el televisor a la hora que jugaba Huracán, donde si bien no había espectáculo asegurado, al menos las intenciones de haberlo estaban manifestas. Mancó al final y, tras la deserción masiva de muchos de sus baluartes, terminó yéndose por la puerta de atrás al tener un Apertura pobrísimo en puntos y producción. Pero se ganó este lugar al reavivar viejas polémicas de cafetín que parecían supeditadas a la venia del tiempo (?).

Américo Gallego
(Independiente)

Si bien ha sido protagonista de esperpentos tales como 1-5 varios, cuando se presumía que el Tolo venía a perder todo el prestigio que alguna vez había ganado, mutó en piloto de tormentas y terminó poniendo a Independiente en los lugares más altos de la tabla después de un buen tiempo. Sin apelar a lloriqueos que habían empeorado su imagen ni bien aterrizó en el banco rojo (allá por abril), se ganó el reconocimiento de todo el ambiente por su destacada labor. Para que vean que la historia no la escriben los que ganan, nada más (?).

Alejandro Sabella (Estudiantes)

Un frondoso pasado como escort passarelliano (?), una condición de exquisito del balón que se conjugó con su identificación con los colores para hacerse cargo de Estudiantes. Cuando todos pensaban en un interinato testimonial (?), enderezó el timón del barco del que había saltado Astrada y se alzó con el gran triunfo del año: Campeón de la Copa Libertadores. De más está aclarar que Estudiantes fue uno de los equipos más regulares del año en cuanto a competencia doméstica se refiere. Llegó hasta el Mundial de Clubes y lo tuvo ganado, pero a 2 minutos del final, se derrumbó el sueño Pincha. Una grata sorpresa, que supo imprimirle un sello personal a un equipo que no venía regalando actuaciones memorables, precisamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *