El Mundo a sus pies: Bayern Munich 2013

Se va el año y queda para repasar el camino del actual campeón del mundo a nivel clubes. Después de más de 10 años un equipo alemán volvió a ser campeón, mientras que África volvió a sorprender con un representante en la final.

92968

Tras quedarse con las ganas en la final de la Liga de Campeones de la UEFA ante Chelsea en 2012, Bayern Munich tuvo su revancha a nivel continental y mundial. Como se recordará, en 2012 perdió por penales un partido que ganaba hasta los cuarenta y tres minutos del segundo tiempo, que tuvo un penal a favor desperdiciado por Arjen Robben durante el alargue, y que comenzó ganando la serie de tiros desde los doce pasos hasta que la pericia del arquero Petr Cech fue superior a la puntería de Ivica Olic y de Bastian Schweinsteiger.

El episodio tenía similitudes con aquella final perdida increíblemente contra Manchester United en 1999 en lo referente al frescor pectoral (?) del plantel bávaro. Sin embargo también se dio otra: después de perder una final mayormente favorable en el desarrollo, el consuelo llegó rápido. Esta vez solo hubo que esperar un año para que el equipo dirigido por Jupp Heynckes (que pese al fracaso continuó en su cargo durante otra temporada) fuera campeón de Europa y del Mundo.

Además del técnico también se conservó la base del subcampeonato de 2012. Manuel Neuer en el carco, Philip Lahm y Jerome Boateng como referentes de la defensa, Schweinsteiger como nexo entre la última y la zona de creación (acompañado según los días por Toni Kroos o por el español Javi Martínez), y el frente de ataque a cargo del francés Franck Ribéry, Robben, Thomas Müller y Mario Gómez o el croata Mario Mandzukic como punta de lanza del dispositivo ofensivo.

También fueron de la partida el zaguero brasileño Dante, el marcador de punta austríaco David Alaba, el defensor belga Daniel Van Buyten, el volante ucraniano Anatoly Tymoschuk y delantero peruano Claudio Pizarro. Vale señalar también que el ciclo de Heynckes fue en parte heredero y perferccionador del trabajo de Louis Van Gaal en la intstitución del sur alemán. En 2010 Van Gaal alcanzó el subcampeonato europeo luego de un período de ocho años en el que los equipos alemanes no llegaron a la semifinal y en algunos casos ni siquiera alcanzaron los cuartos de final de la Liga de Campeones.

bayern211213

Bayern Munich clasificó a la competencia eurorpea como subcampeón alemán, por lo tanto comenzó su camino en la fase de grupos. Le tocó en suerte la Zona F junto a Valencia, BATE Borisov de Bielorrusia, y Lille de Francia. Aunque el camino parecía sencillo, tras el debut con triunfo por 2 a 1 como local ante Valencia, en la segunda fecha los bielorrusos sorprendieron ganándole en Minsk por 3 a 1 a los alemanes. Luego de este inesperado traspié vinieron la victoria por 1 a 0 ante Lille en Francia, la goleada por 6 a 1 ante el mismo rival, el empate 1 a 1 en Mestalla y la goleada por 4 a 1 ante BATE en el Allianz Arena para clasificar primeros por diferencia de gol (Valencia al igual que Bayern Munich sumó trece unidades).

El sorteo de octavos de final puso al equipo de Heynckes frente al Arsenal de Arsène Wenger. En la ida (jugada en Inglatera) el contundente 3 a 1 parecía asegurar el pasaje a la siguiente fase con tranquilidad, pero en la revancha hubo que aguantar una poderosa embestida británica, puesto que los Gunners llegaron a igualar el marcador de la serie a cuatro minutos del final del partido. Afortunadamente para los alemanes no hubo un tercer gol inglés y pudieron avanzar gracias por haber convertido más goles como visitantes.

Sendos 2 a 0 en Munich y en Turín ante Juventus fueron los resultados de una serie mucho más cómoda en cuartos de final. Para las semifinales aparecía nada menos que el gran hegemón de los últimos cuatro años: Barcelona. El equipo catalán llegaba sin embargo con cierto desgaste, puesto que su marcha en la liga española era un poco menos arrolladora que en otros años y fundamentalmente porque su gran figura, Lionel Messi, no se encontraba al tope de su condición física. Aún así los blaugrana eran en principio los grandes cucos de la competición.

Pues bien, la hegemonía española voló por los aires en esta serie de semifinales tanto en la llave que estamos relatando como en la otra, de la que nos ocuparemos enseguida. En Alemania los locales consiguieron un lapidario 4 a 0 que casi dejaba la serie cerrada. Algunas voces cautas señalaron que la serie no estaba totalmente definida dado el poderío de los catalanes y porque al fin y al cabo el fútbol da lugar a remontadas épicas. Dichas voces fueron acalladas cuando una semana después del partido de ida hubo una nueva goleada, esta vez por 3 a 0, que puso a Bayern Munich en la nueva definición.

16172845_MUNICH-GERMANY-APRIL-23-Thomas-Mueller-of-Bayern-Muenchen-scores-the-opening-goal-duri-2-1850161

Su rival también fue un equipo alemán. Más precisamente el conjunto que lo postergó en la disputa de la Bundesliga 2011-2012, Borussia Dortmund. Tras el ciclo exitoso de Ottmar Hitzfeld en los ’90, que incluyó un título Europeo y una Copa Intercontinental (ya con la dirección técnica del italiano Nevio Scala), el cuadro de Westfalia alternó campeonatos intrascendentes con camapañas suficientemente buenas para clasificar a la Liga de Campeones, y apenas la obtención de un título local en 2002.

Este panorama cambió en 2008 con la llegada a la dirección técnica de un entrenador desconocido por el gran público y que hoy en día es uno de los hombres más alabados en su actividad. Nos referimos desde luego a Jürgen Klopp, cuya carrera como jugador se desarrolló entre 1989 y 2001 en Mainz 05, un club del ascenso alemán. En dicha institución dio sus primeros pasos como DT y en 2006 logró que el club llegara por primera vez a la máxima categoría germana.

Mainz 05 descendió un año después y al no lograr el ascenso en 2008 Klopp renunció a su cargo tras tener que ir a pelearse con todos los rubios de Maguncia (?), pero llamó la atención de la dirigencia de Borussia Dortmund. Desde entonces ganó dos Bundesligas consecutivas (la de 2011 y la de 2012 como ya hemos dicho) y algunas copas locales alemanas. En la temporada 2011-2012 jugó por primera vez el torneo continental, pero no logró superar la fase de grupos. La mano cambiaría drásticamente al año siguiente.

Con figuras como el arquero Roman Weidenfeller, los defensores Mats Hummels y Neven Subotic (de nacionalidad serbia), el volante Illkay Gündogan, los delanteros Marco Reus, Kevin Grosskreutz y Robert Lewandowski (polaco), la campaña arrancó en el Grupo D junto a Real Madrdid, Manchester City y Ajax. Los alemanes salieron punteros invictos de este duro grupo con cuatro victorias y dos empates.

Borussia-Dortmund-10-M-GOTZE-home-Yellow-jerseys-soccer-Uniforms-shorts-kits-2013-Champions-League-Jerseys

En octavos de final vencieron a los ucranianos de Shaktar Donetsk con un global de 5 a 2, en cuartos de final vencieron a Málaga en una serie recordada por su emocionante final y cuyo marcador global fue 3 a 2, y en semifinales hicieron su parte en el derrumbe del poderío español cuando se encontraron de nuevo con el equipo Merengue y lo vencieron con un global de 4 a 3, que incluyó una goleada por 4 a 1 en el partido de ida.

La final se jugó el 25 de mayo en el nuevo Estadio de Wembley. Fue un partido cerrado que enfrentó a dos equipos muy ordenados táctica y colectivamente, y que al mismo tiempo poseían grandes individualidades. El marcador se abrió a los quince minutos del segundo tiempo cuando Boateng cortó un avance rival en el cuarto de cancha. Allí le cedió la pelota a Martínez que ante la falta de opciones de pase decidió jugar largo para Neuer. El arquero despejó la pelota y en la lucha por el pase dividido en mitad de campo ganó Madzudic.

El croata le pasó de pecho la pelota a Robben que avanzó hasta tres cuartos de cancha y jugó a la derecha con Ribéry. El francés amagó ante Lukasz Pisczek en el vértice del área, encaró hacia adentro, y cuando llegaba Subotic a ayudar con el cierre hizo un pase bajo para Robben. El holandés se llevó consigo el achique del arquero Weidenfeller y desde un ángulo muy cerrado tiró un centro que Mandzudic (nunca desentendido de la jugada, sino que por el contrario venía acompañando por el centro del ataque) mandó al fondo de la red.

Pero Borussia Dortmund consiguió rápido el empate, cuando en un avance Reus quedó mano a mano con Dante y el morocho no tuvo mejor idea que encajarle un planchazo antológico (?) para frenarlo. Penal, gol de Gündogan y otra vez igualadaos. Todo parecía encaminarse hacia el tiempo suplmentario, hasta que faltando dos minutos para el final de los noventa minutos Ribéry recibió una pelota en la medialuna del área, volvió a sacar un pase de la galera ante sus marcadores, que Robben aprovechó para guapear y definir mano a mano ante Weidenfeller, redimiéndose de paso de sus fallas en la final anterior. Borussia Dortmund ya no tuvo tiempo de reaccionar y Bayern Munich levantó por quinta vez la copa de Europa.

Bayern Munich 2: Neuer; Alaba, Dante, Boateng, Lahm; Schweinsteiger, Martínez; Ribéry (ST 46′ L. Gustavo), Müller, Robben; Mandzudic (ST 49′ Gómez). DT: Jupp Heynckes.

Borussia Dortmund: Weidenfeller; Schmeltzer, Hummels, Subotic, Piszczek; Gündogan, Bender (ST 47′ Sahid); Grosskreutz, Reus, Blaszczykowski (ST 45′ Schieber); Lewandowski. DT: Jürgen Klopp.

Goles: Bayern Munich: ST 15′ Mandzudic, 43′ Robben. Borussia Dortmund: ST 23′ Gündogan.

Estadio: Wembley, Londres.

Árbitro: Nicola Rizzoli (Italia).

Hace un año, al repasar la campaña del Corinthians campeón continental y mundial nos preguntábamos si se cortaría la hegemonía brasileña en la Copa Libertadores de América. Tras una nueva edición del torneo la respuesta es “No” porque Atlético Mineiro logró conquistar el trofeo por primera vez en su historia. Como suele suceder en el gigante sudamericano, el Galo es un club con muchos títulos estaduales ganados pero no tantos nacionales y continentales. De hecho antes de la edición en la que alcanzaría el título solo había participado cuatro veces (en 1972, 1978, 1981 y 2000).

Además los tiempos recientes no eran del todo gratos para la institución de Belo Horizonte. En 2005 descendió por un año a la Serie B brasileña, aunque el ostracismo fue breve ya que en 2006 estaba de vuelta en la máxima categoría. Tras el retorno llegaron otros títulos estaduales (los de 2007 y 2010) pero en el Brasileirao las campañas no eran particularmente destacadas. En 2012 asumió la dirección técnica del equipo Alexi Stivel, más conocido como Cuca. Como jugador su carrera transcurrió exclusivamente en su país natal (excepto por un breve paso por España) durante los ’80 y los ’90. Poco después de su retiro en 1996 comenzó a ejercer como entrenador, primero en clubes chicos de su tierra natal y luego acercándose a los grandes.

Entre 2007 y 2009 ganó algunas copas estaduales cariocas con Flamengo y con Botafogo, en lo que constituyeron sus primeros éxitos profesionales. En 2011 ganó el estadual con Cruzeiro y luego pasó a la vereda opuesta para conquistar las siguientes dos ediciones del mismo campeonato con Altético Mineiro. Además el subcampeonato en el Brasileirao de 2012 lo clasificó a la Libertadores de 2013.

Cuca contaba con un verdadero as de espadas para jugar la Libertadores. Entre sus dirigidos estaba Ronaldo de Assis Moreira, universalmente conocido como Ronaldinho, que desde su llegada al club, casi al mismo tiempo que el entrenador, le dio un salto de calidad al equipo. Además acompañaban al astro gaúcho el arquero Victor, el defensor Réver, Leandro Donizete en el mediocampo y el ataque conformado por Diego Tardelli y , cuya efectividad lo ha llevado a la selección brasileña.

La campaña de los albinegros comenzó en el Grupo 3 de la segunda fase de la Libertadores. Los rivales fueron San Pablo, The Strongest, y Arsenal de Sarandí. La diferencia entre el Mineiro y sus rivales fue muy grande dado que ganó sus cinco primeros partidos (2 a 1 de local y de visitante al club boliviano, sendos 5 a 2 contra los argentinos y 2 a 1 a los paulistas en Belo Horizonte). En el cierre del grupo cayó por 2 a 1 como visitante ante el Clube da Fé, en un partido que despertó sospechas de “acuerdo” entre ambos clubes en perjuicio de Arsenal, que quedó eliminado por diferencia de gol.

056_07072013_bpp_atleticomgxnewellsoldboys_njr_7891

De haber exisitido un pacto de no agresión, el mismo caducó en los octavos de final, cuando debido a la tabla clasificatoria de ganadores y escoltas de grupo Atlético Mineiro y San Pablo volvieron a enfrentarse. Esta vez no hubo dudas y el equipo de Cuca se quedó con la serie sin discusiones tras vencer por 2 a 1 como visitante y por 4 a 1 como local.

En cambio el susto fue mayor en cuartos de final. El rival fue Tijuana, al que los braileños le sacaron un agónico empate 2 a 2 en México y gracias la igualdad en un gol conseguida en Brasil (que casi se convierte en triunfo 2 a 1 para los mexicanos que desperdiciaron un penal sobre el final del encuentro) el equipo avanzó a las semifinales. Allí enfrento a Newell’s Old Boys, y una vez más el triunfo fue ajustado. El 2 a 0 que lograron los argentinos en el Coloso Marcelo Bielsa parecía definir la situación a favor de la Lepra, pero en el Estadio Independencia otro empate agónico llevó la serie a los penales en los que se impuso el Galo por 3 a 2.

Para la final el rival sería Olimpia, el clasiquísimo equipo paraguayo de la Libertadores, campeón en tres ediciones (1979, 1990 y 2002). El Franjeado estaba dirigido por el histórico Ever Hugo Almeida, gran ídolo del club, y contaba con figuras como el arquero uruguayo Martín Silva, el defensor y capitán Salustiano Candía, el volante Wilson Pittoni, y el delantero uruguayo Juan Manuel Salgueiro.

La O ganó el Grupo 7, en el que disputó la clasificación a los play-off contra Newell’s, Universidad de Chile y Deportivo Lara, de Venezuela. Cuatro victorias, un empate y una derrota dejaron un saldo de trece puntos. En octavos de final los guaraníes dejaron afuera a Tigre con un global de 3 a 2, en cuartos de final superaron a Fluminense con un global de 2 a 1, y en la semifinal sumaron el mismo resultado para eliminar a Independiente Santa Fe de Bogotá.

La primera final se jugó el 17 de julio en Asunción y arrojó un triunfo por 2 a 0 a favor de los locales gracias a los goles de otro uruguayo (Alejandro Silva) y a un gol en tiempo de recupero/descuento de Pittoni. Pero en Belo Horizonte Jô en el arranque del segundo tiempo y Leonardo Silva a cuatro minutos del final llevaron otra serie a los penales, la duodécima en una definición de Copa Libertadores. La puntería de los brasileños fue perfecta, no así la de los paraguayos. Herminio Miranda y el argentino Matías Giménez fallaron en sus ejecuciones y el 4 a 3 coronó por primera vez a Atlético Mineiro.

imagen-mineiro-olimpia

El Mundial de Clubes terminó hace pocas semanas y su impacto aún esta fresco. Jugado por primera vez en Marruecos, sus participantes fueron los campeones de cada torneo continental y Raja Casablanca, representante del país anfitrión. De Asia llegaron los chinos de Guangzhou Evergrande, el campeón de África nuevamente fue Al-Ahly (procedente de Egipto), por América Central y del Norte compitió Monterrey y como delegado de Oceanía volvió a decir presente Auckland City, de Nueva Zelanda.

En el partido prelminar los locales dejaron afuera a los neocelandeses al vencerlos por 2 a 1. Luego se impusieron en cuartos de final por el mismo marcador ante Monterrey, pese a la presencia (?) en el once mexicano del probablemente mundialista argentino José María Basanta, autor del parcial empate.

Mientras los marroquíes accedían a la semifinal contra Atlético Mineiro, se concretaba la amenaza china (?) que por 2 a 0 y un gol convertido por otro argentino, Darío Conca, despachaba a los egipcios. Bayern Munich confirmó los pronósticos en el siguiente encuentro y con un triunfo por 3 a 0 se metía en la final, con algunos cambios respecto a la final europea. Por una lesión estuvo ausente de todo el torneo Robben, y el esquema estaba levemente modificado por el sucesor de Heynckes, quien ya había anunaciado que dejaría su cargo tras la copa europea.

Josep Guardiola, después del año de descanso que siguió a su consagratoria tarea en Barcelona, llegó al gran equipo alemán para inicar un nuevo proceso. Para el Mundial de Clubes además de la baja forzada de Robben, el técnico ya no contaba con Mario Gómez, vendido a Fiorentina. Pero de Cataluña Guardiola se trajo a Thiago Alcántara, al que sumó al mediocampo. Y mientras se especulaba con el choque entre la técnica de Ronaldinho y compañía frente a las foralezas tácticas e individuales de los europeos en la otra llave se produjo un batacazo.

los-bavaros-consiguieron-el-quinto-titulo-del-2013

En un partido donde por momentos fue netamente superior, Raja Casablanca venció por 3 a 1 al representante sudamericano. Mouhcine Rajour adelantó a su equipo a los seis minutos del segundo tiempo, aunque doce minutos después Ronaldinho marcó el empate con un estupendo tiro libre. El partido se había hecho más parejo cuando a falta de seis minutos para llegar al alargue el árbitro español Carlos Velasco Carballo sacionó un discutido penal a favor de los locales. Mouhcine Moutouali convirtió el gol y en el cuarto minuto adicionado Vianney Mabidé liquidó defnitivamente el pleito.

La final se jugó el 21 de diciembre en el Stade de Marrakesh, y tuvo un desarrollo parecido al de la definición entre Inter y TP Mazembe en 2010. Los europeos liquidaron rápidamente el partido y depsués los africanos no tuvieron grandes oportunidades de cambiar la historia. A los seis minutos del primer tiempo el suizo (nacido en Kosovo antes de la separación de Yugoslavia) Xherdan Shaqiri lanzó un córner desde la derecha del área de Raja Casablanca. El envío llegó hasta la puerta del area donde Boateng cabecéo hacia adelante. La trayectoria del testazo favoreió a Dante que, habilitado por un rezagado defensor marroquí, quedó mano a mano con el arquero Khalid Askri al que fusiló con un tiro al palo izquierdo.

Quince minutos después en un avance por el lateral izquierdo Dante jugó con Thiago, y este a su vez tocó para Alaba que encaró hacia adentro del área. El austríaco tocó hacia atrás para la entrada a la carrera de Thiago, cuyo remate se clavó en el ángulo superior izquierdo del arco marroquí y le puso cifras definitivas al partido. Por tercera vez Bayern Munich fue campeón del mundo y además por primera vez alcanzó el título en el marco del Mundial de Clubes.

Raja Casablanca 0: Askri; Kerrouchy, Oulhaj, Benlamalem, El Hachimi; Guehi, Erraki; Hafidi, Chtibi (ST 5′ Madibé), Moutouali (ST 43′ Kachani), Iajour (ST 33′ Soulaimani). DT: Faouzi Benzarti.

Bayern Munich 2: Neuer; Alaba, Dante, Boateng, Rafinha; Lahm; Thiago, Kroos (ST 15′ Martínez); Ribéry, Shaqiri (ST 35′ Götze); Müller (ST 31′ Mandzudic). DT: Josep Guardiola.

Goles: Bayern Munich: PT 6′ Dante, 21′ Thiago.

Estadio: Stade de Marrakesh, Marrakesh.

Árbitro: Sandro Ricci (Brasil).

El tanteador quedó en veintisiete triunfos mundiales europeos y veinticinco sudamericanos. Continúa la hegemonía europea, puesto que los cuadros del Viejo Mundo se han quedado con siete de las últimas diez copas mundiales a nivel clubes (sea en la Intercontinental o en el Mundial de Clubes). Veremos dentro de un año quiénes serán los protagonistas de la décima edición del certamen, cuya sede será Marruecos nuevamente. ¿Se acentuará la tendencia a favor de Europa? ¿O aparecerá un cadidato más poderoso desde la CONMEBOL?


120 Comentarios

No hay comentarios nuevos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *