argentina-bolivia1973.jpg

La Selección fantasma

Zeronickname 279

Argentina tenía como director técnico a Enrique Omar Sívori en el año 1973 y una de las premisas era clasificarse a la Copa Mundial que se disputaría en Alemania. Sívori sabía que no se toleraría otro fracaso como el acontecido 4 años antes, cuando la selección se quedó afuera del Mundial de México, eliminada por Perú.

Esta vez los peruanos no estaban en el grupo, pero sí estaba Bolivia. La altura de La Paz era el gran escollo de la selección, como también lo había sido en la eliminatoria anterior. Había que ganar en los más de 4.000 metros de altura. Esta vez no había excusas.

Sin tener una gran experiencia como director técnico, Sívori fue designado en agosto de 1972 para reemplazar a Juan José Pizzuti en la albiceleste, más que nada por su experiencia en el fútbol europeo.

Pero si bien el objetivo era devolverle a la selección argentina ese lugar en el mundo que se había perdido tras el mundial de Suecia, las pretensiones de Sívori no eran muchas: quería que se le diera primordialidad a la selección. Miguel Ignomiriello era el ayudante de campo del DT y a pesar de las desinteligencias que había con la intervención reinante en AFA (en ese entonces el interventor era Baldomero Gigán), Sívori e Ignomiriello lograron entenderse, aunque sea un poco.

En septiembre de 1973 comenzaban las eliminatorias para Argentina y los rivales eran Paraguay y Bolivia. Sabiendo que los bolivianos podrían ser un problema en la altura, Sívori diseñó un plan: armar un equipo con anticipación y aclimatarlo a la altura.

Fue así que Miguel Ignomiriello se llevó unos cuantos jugadores a Tilcara a principios de agosto, para ir acostumbrándolos a la altura. Pero pronto todos se olvidaron de aquellos jugadores, inclusive la misma AFA. Rubén Glaría, Marcelo Trobbiani, Rubén Galván, Aldo Poy, Oscar Fornari, Ricardo Bochini y Mario Kempes eran los nombres de los jóvenes que emprendieron esa aventura albiceleste. A ellos se sumarían otros jugadores de experiencia, que llegaban a La Paz horas antes del encuentro, como Daniel Carnevali, Rubén Ayala y la “Oveja” Rodolfo Telch.

En el libro “Matador; bibliografía de Mario Kempes”, el delantero que hizo su debut con la albiceleste en el “seleccionado fantasma”, describe el olvido: “La AFA se olvidó de nosotros y la pasamos realmente mal. Estábamos en un hotel de mala muerte y no teníamos ni para comer. Teníamos pactados dos amistosos y terminamos haciendo seis o siete a cambio de dinero. Así comprábamos las cosas en un supermercado y alguno hacía la comida. Volví con 7 u 8 kilos menos”.

Argentina comenzó la eliminatoria goleando a Bolivia en la cancha de Boca por 4 a 0. Luego empató ante Paraguay en Asunción y llegó el turno del seleccionado fantasma. El 23 de septiembre de 1973, el estadio Hernando Siles completaba sus gradas con 30 mil espectadores y el árbitro brasileño Arnaldo Coelho daba el pitido inicial.

Argentina formaba con Daniel Carnevali, Rubén Glaría, Angel Bargas, Daniel Tagliani, Osvaldo Cortés, Roberto Telch, Rubén Galván, Aldo Poy, Oscar Fornari, Rubén Ayala y Mario Kempes. Bolivia lo hacía con Conrado Jiménez, Luis Iriondo, Walter Costa, Hugo Pérez, Miguel Antelo, Juan Fernández, Freddy Vargas, Eduardo Angulo, Mario Meza, Raúl Morales y Nicolás Linares.

A poco de comenzar el encuentro Kempes tuvo su oportunidad, pero la desperdició. Luego tuvo una chance Bolivia tras un error del defensor Bargas, al darle un pase atrás a Carnevalli. Pero a los 18 minutos el “Hueso” Glaría le dio un pase a Poy, quien la jugó rápido por la izquierda para Ayala quien mandó un centro al área, para que Fornari, con una increíble “palomita” concretara el único gol del encuentro. En la segunda etapa ingresaron Bochini y Trobbiani, pero ya el resultado estaba sellado. La Selección Fantasma había cumplido su objetivo.


Los campeonatos Nacionales –Primera parte

Pep 267

Cabeza de Termo de Oro del Torneo Nacional 1967 (?)

Hace ya bastante tiempo, el colega Perplatado había pedido un post sobre los viejos torneos Nacionales. Me colgué un buen rato, pero, finalmente, he recogido el guante así que aquí va una breve explicación acerca de los mismos.

Se aclara que en total se disputaron 19 de esos torneos, y que este primer post reseña los primeros diez, quedando el resto para una próxima entrega.

A modo de breve introducción, señalemos que el Nacional nace a instancias de Valentín Suárez, mandamás de la AFA y hombre fuerte de Banfield en los años ‘60 como un modo de federalizar, aunque más no sea un poco, el unitario fútbol argentino de esa época.


chilavert-color.jpg

Chilavert, tú no has grabado nada (?)

Pep 306

“Sí, ¿Quincy Jones? Voy a a darle el honor de producir un disco mío” (?)

Hace ya un tiempo que el campeonato argentino no cuenta con arqueros fuera de lo común, aquellos que son figuras más allá de la camiseta que defienden. Obviamente sí han habido buenos arqueros en estos últimos años, pero se puede afirmar que el trono que dejó vacío José Luis Félix Chilavert aún no ha sido ocupado.

El paraguayo en su época de futbolista ha conseguido ser una de la estrellas indiscutidas de los torneos argentinos, siendo a la vez un plus para sus compañeros y al mismo tiempo una figura intimidante para muchos de sus rivales (incluidos los arqueros de los demás equipos).

Si bien hubo otros nombres en el tiempo, Chilavert fue el sucesor de Hugo Orlando Gatti y Ubaldo Matildo Fillol en el rol de megaestrella del arco.

El ídolo de la pandilla siempre se encargó de señalar que él era el más grande arquero del conosur de todos los tiempos. Los 3 han ganado muchísimos títulos (en variado número y trascendencia, claro está), por los que jamás podría decirles al Pato y/o al Loco que “ellos no han ganado nada“.

Sin embargo los ex arqueros de River y Boca (en el caso de Gatti, de ambos) sí pueden enrostrarle algo al luqueño más famoso.

Sin más prolégomenos, honorable público, los dejo en compañía de La Barra del Loco, y su tema “Vas derechito al Mundial” (para Gatti, ja!); y de Fillol y el Coro Los Patitos, con una concisa y clara (?) explicación de Ubaldo Matildo sobre cómo hacer para atajar penales intitulada “Gracias Fillol“.



[”Al menos soy vitalicio de Rond Point”]

Otra vez será, Coco

murdock 80

Antes que nada, la primicia que Fox Sports, Valechistar, TyC y ESPN se olvidaron de dar (?): ¡ARGENTINOS, NOS QUEDAMOS SIN IR A LA COPA CONFEDERACIONES 2009!

Sí, como usted sabe, a dicha copa van el campeón de Asia (Iraq), de Oceanía (vacante, se juega este año), de África (Egipto), de Europa (vacante, se juega este año), el de la Copa de Oro (EEUU), el dueño de casa (Sudáfrica), el campeón de América (Brasil) y el campeón del mundo (Italia).

Como la Selección no pudo ganar en Venezuela y nos eliminó Alemania en 4tos en el 2006, veremos esta competencia por TV. Recordemos que en la edición última, Argentina entró por la ventana, porque Brasil había ganado la Copa América en Perú y el Mundial de Japón/Corea y como la Selección fue subcampeona en tierras peruanas, fue invitada por la FIFA a competir en la Confederaciones.

Ahora sí, vamos al objetivo central de este post. Si Argentina ganaba la Copa América última, el Coco Basile iba a lograr la interesante marca de ser tricampeón americano, ganando 3 copas de forma consecutiva. Habría que fijarse en los libros de historia si hay alguien que haya conseguido tal logro.

Basile, en Venezuela, disputaba su tercer Copa América, luego de haberla ganado dos veces en su primer ciclo (’91 y ‘93). Al menos, el nacido en Bahía Blanca tiene un récord (si se puede decir) para nada despreciable: de las 3 veces que le tocó estar, en las 3 estuvo en la final con distintos resultados.

Con la ausencia de Argentina en la Copa Confederaciones próxima, el ex-Huracán se pierde de lograr otra marca, ¿por qué no?, envidiable: lograr el bicampeonato confederacional (?).

En la Era Basile I, la Selección ganó la Copa Rey Fahd ‘92, frente a Arabia Saudita (el local) por 3-1 -goles de Leo Rodríguez, Caniggia y Simeone (Arg), descontó Owairan (AS)-. Dicha competencia fue lo que hoy es la Copa Confederaciones. Recién, en 1997, la FIFA cambiaría al nombre que actualmente utiliza.

El Coco, entonces, estará expectante ante la invitación de la Corporación Kirin, para jugar la Copa del mismo nombre y así poder lograr el ansiado (?) bicampeonato (personal, claro está, este torneo se juega todos los años).

El Palmarés del habitué de “La Raya”:

  • Copa América 1991 y 1993.
  • Copa Rey Fahd 1992.
  • Copa Artemio Franchi 1993 (especie de Recopa Mundial, se enfrentaban el campeón de Europa y el campeón de América).
  • Copa Kirin 1992 (Milk Cup).
  • Omitiendo el último trofeo, ante la sequía en la que hoy está envuelta la Selección, los torneos ganados por Basile no dejan de tener valor. No sólo por lo que valen en sí mismos, sino que, como todos sabemos, son los últimos logros alcanzados por la Selección Mayor (llevamos 15 años sin ganar nada).


    blc1e0tmp.jpg

    Un Mundial para Indonesia

    Zeronickname 99

    Arriba: Anwar, Dorst, Bing Mo Heng, Van der Burg, Faulhaber.
    Abajo: Telwe, Hukom, Pattiwael, Soedarmadji, Tan See Han and Hong Djin.
    A discreción: (?)

    Varios pequeños Estados soberanos del sudeste asiático, en el límite de los océanos Indico y Pacifico, vieron en el siglo XVI como llegaban barcos con holandeses que comenzaban a crear la “Compañía de las Indias Orientales”, empresa que controlaba el 75% del mercado mundial de las especias en el siglo XIX.

    Los holandeses (fundadores del primer club, Rood Wit, en 1893) formaban ligas de fútbol a lo largo de los pequeños estados (y los grandes, como las islas de Java y Sumatra), pero en 1930, un ingeniero civil recibido en Alemania, que había nacido en la isla de Java y estaba de regreso con su diploma, logró reunir a las ligas de su isla para crear la PSSSI, Persatuan Sepak bola Seluruh Indonesia, Asociación de Fútbol de Indonesia.

    Soeratin Sosrosoegondo, el fanático del fútbol que logró un poco de unidad futbolística, además de ser el primer nativo de Indonesia, trabajaba en una fábrica holandesa. Era un revolucionario “romántico” que creía que el fútbol podría ser otra arma para echar a los holandeses de su nación.

    En mayo de 1934 la selección del país, con el nombre de Indias Orientales Holandesas (cambiaría de nombre por Indonesia en 1950), participó de los Juegos del Lejano Oriente y debutó con 2 derrotas: 0-2 ante un combinado chino y 2-3 ante Filipinas. Pero luego el 13 de mayo del 34, jugó contra Japón, a quien derrotó por 7 a 1.

    El seleccionado no jugó por 4 años y el fixture de las eliminatorias de Francia 1938 enfrentaba a las Indias Orientales Holandesas nuevamente ante Japón. Los japoneses no tenían demasiadas ganas de ser humillados nuevamente y renunciaron. La clasificación directa a Francia 1938 metía al primer equipo asiático de la historia en participar en una Copa Mundial.

    El rival sería Hungría, ya un equipo poderoso de Europa y los inexpertos asiáticos, dirigido por un técnico holandés, sabían que viajaban para ganar experiencia. Por eso jugaron varios partidos amistosos con equipos holandeses, antes y después de la Copa Mundial de la FIFA.

    El 5 de junio de 1938 fue el día que los 11 jugadores provenientes de la parte tropical de Asia llegaron a su gloria futbolística, cuando el salieron al campo de juego del Stade Auguste Delaune, para enfrentar a los húngaros. Y a pesar de que se fueron goleados ya habían disfrutado su viaje en el barco Baloeran, su arribo a Le Havre y los partidos previos. La renuncia previa de Japón y luego la de Estados Unidos (se le ofreció a los norteamericanos un partido de clasificación en Francia) los depositaba en la fiesta del fútbol mundial sin escollos.

    Esa tarde de mayo los equipos salieron con:

    HUNGRIA: Jozsef Hada, Lajos Koranyi, Sandor Biro, Gyula Lazar, Jozsef Turay, Istvan Balogh, Ferenc Sas, Gyula Zsengeller, Gyorgi Sarosi, Geza Toldi y Vilmos Kohut.

    INDIAS ORIENTALES HOLANDESAS: Bing Mo Heng, Jack Sanniels, Frans Hu Kon, Achmad Nawir, Frans Meeng, Sutan Anwar, Henk Sommers, Suwarte Soedarmandji, The Hong Djien, Tjaak Pattiwael y Hans Taihuttu.
    A los 13 minutos de la primera parte, Hungría ya ganaba. El muñeco mascota de la suerte que utilizaba el arquero Mo Heng, ya no surtía efecto.

    Algunos dicen que el técnico, el holandés Johannes Mastenbroek, hizo dos cambios en el entretiempo aprovechando la similitud física de sus dirigidos. Pero igual fue 6 a 0 para los europeos, un resultado lapidario que, así y todo, no impidió que los indonesios tuvieran su participación en un Mundial.


    oro_atenas04.jpg

    Argentina en el fútbol olímpico

    invitado 128

    A lo largo de sus 100 años de historia, el torneo olímpico de fútbol fue esquivo para Argentina. Ya sea porque no se le dio importancia o simplemente porque la suerte no acompañó, la mayoría de las actuaciones argentinas no han sido demasiado destacadas. Desde la primera participación en Amsterdam 1928 hasta Atenas 2004, sólo se registran 6 apariciones con un saldo de 1 medalla de oro y 2 de plata. Demasiado poco para lo que significa la Selección a nivel mundial.

    El Comité Olímpico Argentino hizo su debut con una delegación oficial en los Juegos Olímpicos de París 1924. Originalmente estaba estipulado enviar un equipo de fútbol, pero por problemas organizativos y por la división que existía entre la Asociación Argentina de Football y la Asociación Amateur de Football, que era la reconocida por la FIFA, se optó por no mandar un representativo. Por eso el fútbol argentino tuvo que esperar 4 años para hacer su presentación.

    Previo 0-0 con Portugal en un amistoso, que por lo único que paso a la historia fue por ser el primer partido en Europa, Argentina, compuesto por la base que sería finalista en el Mundial de 1930, llegó a la final olímpica de Ámsterdam 1928 sin sufrir demasiado. Los resultados fueron: 11-2 a Estados Unidos (octavos), 6-3 a Bélgica (cuartos) y 6-0 a Egipto (semifinales). Al igual que lo que ocurría en los insipientes torneos continentales, la definición la protagonizaron uruguayos y argentinos en dos partidos muy peleados.

    Como el choque original terminó 1-1 tuvieron que volver a jugar 2 días más tarde porque todavía no existían ni el suplementario ni los penales. Fue 2-1 para Uruguay, que volvió a festejar, tal como lo había hecho 4 años atrás en París. Lo llamativo es que esa fue la última participación de los Charruas en el campeonato olímpico.

    Luego de la medalla plateada Argentina no volvió a participar en el certamen. Retornó en Roma 1960, pero con un paso muy fugaz. Sin demostrar demasiado, el conjunto que dirigía Ernesto Duchini se fue en primera ronda al quedar segundo en el Grupo 3 y, como solo clasificaba el primero de cada zona, se tuvo que volver a casa temprano. Los resultados fueron: 2-3 contra Dinamarca, 2-1 a Túnez y 2-0 a Polonia. Carlos Bilardo, cuando todavía jugaba en San Lorenzo, Alberto Rendo y Juan Oleniak fueron los únicos del plantel que luego tuvieron una carrera importante en la Primera División.

    En 1964 la Llama Olímpica se encendió en Tokio. Hasta allí viajó una selección que había ganado su pasaje en un Preolímpico disputado en Perú, que no pudo concluir por una tragedia mientras jugaban argentinos y peruanos cuando restaban pocas fechas para que termine el torneo. La actuación fue similar a la de Roma: afuera en primera ronda, pero con peores resultados. Otra vez con la conducción de Duchini, Argentina terminó último en el Grupo D porque empató con Ghana 1-1 y después perdió con Japón 2-3. En ese equipo jugaron, entre otros, Roberto Perfumo, que era el capitán, Agustín Cejas y Miguel Ángel Tojo.

    Con todo el caos que reinó en las selecciones hasta la llegada de César Menotti, desde la AFA casi no se le daba importancia (a veces ni siquiera se asistía) a los Preolímpicos y las participaciones nacionales eran intrascendentes. Después de tanto penar, en 1980 Argentina gana el Preolímpico de Colombia que le permitía asistir a los Juegos de Moscú de ese año. Pero no pudo ser. Los milicos de turno se prendieron al boicot impulsado por Estados Unidos y chau Juegos. El lugar vacante lo ocupó Venezuela, que por única vez participó en una competencia oficial fuera de Sudamérica.

    Tras la ausencia en Los Ángeles 1984 (no jugó el Preolímpico), la vuelta del fútbol nacional se dio en Seúl 1988. El entrenador Carlos Pachamé contaba con futuras luminarias como Perico Pérez, Luis Islas, Fabián Cancelarich, Hernán Díaz, Néstor Fabbri, Pedro Monzón, Jorge Comas y Mario Lucca (?). En la primera ronda Argentina debutó con un 1-1 contra Estados Unidos, después perdió 1-2 ante la URSS y cerró la primera fase con un triunfo ante Corea del Sur por 2-1, que le permitió clasificar a los cuartos de final, etapa en la que perdió con Brasil por 1-0. Esa fue la única vez se disputó el clásico sudamericano en un Juego Olímpico.

    Después de la decepción en el Preolímpico de Paraguay en 1992, Daniel Pasarrella llevó a la sub-23 a los Juegos de Atlanta 1996 luego de conseguir el subcampeonato en el Sudamericano de la categoría celebrado en Tandil y Mar del Plata. Con una Selección en la cual descollaban Mauricio Pineda, Pablo Cavallero, José Chamot y Pablo Paz (?) se volvió a jugar una final olímpica luego de 68 años. Ese partido contra Nigeria todavía es recordado por todos. Argentina ganaba 2-0 con goles del Piojo López y de Hernán Crespo. De la mano de Nwankwo Kanu y toda su grosses, los nigerianos dieron vuelta el resultado. También tuvieron una ayuda de Roberto Sensini, que en última jugada no dio el paso adelante y le permitió a Emmanuel Amunike poner el 3-2 histórico que hacía que por primera vez un equipo africano se colgara la medalla de oro.

    En Atlanta, aunque el fútbol se disputó en diversas ciudades, Argentina le ganó a la Estados Unidos de Alexis Lalas por 3-1, después empató Portugal y con Túnez 1-1. En los cuartos de final la Selección jugó su mejor partido y superó a España 4-0. En las semifinales el rival fue otra vez Portugal y la victoria fue de 2-0 con goles de Crespo.

    Tras la ausencia en Sydney 2000 la última presentación fue en Atenas 2004, en donde por fin se pudo romper el maleficio y la medalla de oro fue para Argentina. El equipo conducido por Marcelo Bielsa tuvo un andar perfecto con el agregado de que no recibió goles en contra. La campaña fue: 6-0 a Serbia y Montenegro, 2-0 a Túnez y 1-0 a Australia (Primera fase); 4-0 a Costa Rica (Cuartos), 3-0 a Italia (Semi) y 1-0 a Paraguay (final). Como curiosidades se destacan que Roberto Ayala se convirtió en primer futbolista en ganar 2 medallas (también estuvo en Atlanta) y que, además, Argentina se convirtió en la cuarta selección en conquistar el oro olímpico y el Mundial (las otras fueron Uruguay, Francia e Italia).

    A partir del 6 de agosto con el Checho Batista comenzará en Beijing la séptima participación olímpica argentina y la búsqueda de retener el título olímpico, ese que tanto busca ganar Brasil y todavía no pudo.

    — fuentes (PDFs): 1, 2, 3, 4, 5, 6 y archivo personal —
    [enviado por Esclavo del Sector 7G]


    garrincha-arranca.jpg

    “Un perdedor con suerte”

    floyd 132

    El 21 de enero pasado se cumplieron 25 años del deceso de Manuel Francisco dos Santos, Mané o Garrincha, conocido mundialmente con el último de estos apodos pintorescos que los brasileños suelen ponerse, y que en este caso se debe a un pájaro del Mato Grosso, y la ideologa de ese mítico mote fue su hermana Rosa, actualmente de 82 años.

    Hace unos días salió una opinión de Tostao en el Diario El País de España, en referencia a él que ya es uno de los más grandes mitos del planeta futbolero, y hay algunas anécdotas, que sumadas a las recogidas por la web, dan el perfil de un tipo al que nunca le interesó ver más allá de un lema bien ponderado (?) en este blog, aunque con algunas correcciones: “putas, alcohol…… y fútbol”

    Cuenta Tostao que en su primer entrenamiento en el Botafogo (al que llegó a los 19 años luego de “rebotar” en Vasco y Fluminense) le hizo un caño al ya consagrado Nilton Santos. Cuando todos esperaban un castigo de parte del histórico defensor, lo que sucedió fue el nacimiento de una gran amistad.

    Su forma de jugar, que lamentablemente nadie de nosotros vio (aunque algunos se empecinen en saberlo todo) es muy bien descripta por el campeón mundial 1970: “no sólo era un espectáculo en el campo. También era eficiente. Tenía mucha habilidad y velocidad. Colocaba la pelota, con gracia y con cariño, para que el compañero metiese gol. Así creó muchos artilleros. El defensa sabía que Garrincha iba a regatear hacia la derecha y ni así conseguía anularlo. Tenía una increíble arrancada y mucha agilidad corporal. Con el tiempo, pasó a regatear también hacia el medio y a marcar goles”.

    Agrega además de su opinión personal, un dato que no muchos saben: “Pelé ha sido el mejor jugador del mundo de todos los tiempos, pero Garrincha ha sido el más espectacular. Maradona y él son los dos mejores jugadores que he visto después de Pelé. Garrincha y Pelé juntos nunca perdieron un partido de la selección brasileña”.

    Mané, que a los 49 años murió más solo que un perro, más allá de que su entierro fue en el Maracaná, luego de Inglaterra 66′ y un par de clubes donde lo que más hizo fue tener problemas que jugar, se dedicó a dar exhibiciones por tierras brasileñas, ya que del dinero hecho le quedaba muy poco, y nunca tuvo la inteligencia para hacerlo prosperar, aunque en realidad nunca le interesó mucho mantener las riquezas.
    Era tan inocente, que en una oportunidad durante el Mundial de Suecia, en el año 1958, compró una radio porque le habían dicho que era “de alto alcance de frecuencia”, pero al no poder sintonizar su radio brasileña favorita, quiso regalarla, aunque se la terminó vendiendo por dos mangos al masajista del scratch.

    Este genio de la pelota, siempre decía que “yo no vivo la vida, la vida me vive a mi”, y cuanta verdad había en las palabras de Garrincha, uno de las más grandes de la historia, pero que tenía una pierna 6 cm más corta que la otra.

    Fumaba desde los 10 años, y poco después ya bebía cerveza, aguardiente y ron (la caipirinha es para putos (?)). Era tan bicho raro, que cuando se jugó la final entre Brasil y Uruguay, él estaba pescando mientras otros se suicidaban por el Maracanazo. O más colgado aún, previo a la final en el Mundial de Chile en 1962, cuenta el técnico de scratch por ese entonces, Aymore Moreira, que fue Garrincha y le preguntó: “¿Hoy es la final? ¡Con razón hay tanta gente!” (?)

    Sus estadísticas lo dicen todo, jugó desde 1953 hasta 1972. En Botafogo convirtió 252 en 609 partidos, mientras que en la selección jugó 60 partidos, ganó 52, igualó siete y perdió solo uno (Hungría 3-1 en Inglaterra 66). Convirtió 17 goles… lo que ganó ya lo sabemos, aunque vale aclarar, que en el segundo mundial obtenido en 1962, fue él y no el lesionado Pelé el que se calzó al equipo al hombro y lo llevó casi en soledad (más allá de los goles de Amarildo) a obtener el título, gesta personal solo alcanzada según los que saben, por Maradona en 1986.
    En la parte personal, se casó tres veces y tuvo 14 hijos reconocidos (aunque algunos dicen que tiene hasta 36 identificables).

    Hoy la tumba de Garrincha en el cementerio de Raiz da Serra, sigue tan abandonada como entonces, su hermana Rosa (la misma que lo apodó) se niega a trasladarlo al mausoleo de Pau Grande, pueblito cercano a Rio que en su homenaje hizo escuelas, un estadio y varios bares con su nombre. Después de todo, si en vida fue declarado “deficiente mental” por un psicólogo antes de Chile 62′, o si también fue estafado por un Banco local, y si hasta el propio Botafogo llegó a quedar debiéndole plata, hace bien su hermana en no comerse la careteada que ahora le brindan las autoridades brasileñas.

    Para cerrar esta especie de aclaración de partes (?), es acertado quedarse con las palabras del uruguayo Eduardo Galeano, que definió el deceso de Mané diciendo que “Garrincha murió de su propia muerte: pobre, borracho y solo”…. o mejor dicho: “putas, alcohol y mucho fútbol”

    Fuentes: 1, 2 , 3, 4, 5 y 6

    Bonus track (?):
    Les dejo a continuación, por si quieren disfrutar un poco más, un pequeño youtubeo con lindas perlitas de Garrincha, o también un compilado aparecido en Bar Deportes, que tiene varios links con varias curiosidades más de la vida de Mané.


    10thesun.jpg

    Decí “Falklands”, Dié (?)

    ruizist_bot 210

    El Diego parece empeñado en superar sus propios límites discursivos. En un esfuerzo por redefinir el concepto de veleta, le dio a una nota al periódico británico The Sun (es el diario más leído en idioma inglés y probablemente una de las basuras amarillistas más infectas y autoconscientes de la tierra, advierto para quienes no lo conozcan) donde vierte (?) un concepto barrilete tras otro.

    La declaración más notoria, sin dudas, es aquélla en la que ensaya una suerte de perdón a domicilio (?) por su gol con la mano ante Inglaterra en México 86.

    Quienes no lean inglés pueden consultar la versión de InfoBAE, pero si no le quieren regalar clicks al pasquín de Had*d y cia. acá va un pequeño resumen:

    - “Si pudiera volver y cambiar la historia lo haría, pero el gol sigue siendo válido, Argentina fue campeón y yo el mejor jugador del mundo” (¿¿¿¿¿¿en qué quedamos Dié, estás arrepentido o no?????? ¡Se contradijo en una misma frase, es un récord hasta para él!)

    - Dijo que mantuvo charlas “informales” para dirigir un club en Inglaterra

    - Admitió que “desea pasar mucho tiempo en Inglaterra” y contó que es posible que se mude allá (!)

    - “Dalma ahora es una gran actriz (?) porque cuando era chica iba a la escuela todos los días fingiendo que estaba todo bien, cuando en realidad ella creció sabiendo que yo era un adicto”

    Creo que la parte donde decía que estaba bien que Inglaterra se quede con las Malvinas la cortaron por pudor (?). ¡Gordo mer$enario, no vaya a ser cosa que después de decir todo esto te rebote el cheque!

    Suerte, si te quedás allá sacate una foto con la Reina y mandásela a Rattín (?).

    [post en dúplex con Dié Bizarro, producción a cargo de Fernando_S]


    notld1.jpg

    Comprando chucherías. Volumen I

    invitado 238

    Félix Benito marcando en una práctica al Yerbatero González

    A pedido del público (que llevó a una multitudinaria marcha del Si…) empecé a investigar dónde están algunas de las luminarias que otrora dejaran su huella en diversos clubes de nuestro fútbol, producto de la fiebre que embarga a los dirigentes de nuestro fútbol cada seis meses producto de satisfacer dirigentes amigos, técnicos pedigüeños o, así como en su momento todos querían tener el tiki taka o el ula ula, para no quedarse afuera de comprar aunque no necesites.

    En la primera edición vamos a ocuparnos de aquellos que vistieran la casaca roja de la institución que más Libertadores detenta. En los últimos 10 dorados años, además de contar con técnicos de la talla de Oscar Alfredo Ruggeri, Osvaldo “Chiche” Sosa y Julio César Falcioni, los seguidores de Independiente han podido disfrutar con algunos de estos “players” que ya hicieron olvidar a De la Mata, Erico, Bernao y Bochini.

    Claudio “Yerbatero” Gónzalez no pudo adaptarse al difícil fútbol chileno y finalmente terminó en General Paz Juniors emulando al Palomo. Bernardo Leyenda era un arquero que prometía, condiciones le sobran, pero vaya uno a saber porqué razón terminó de destrozar su carrera yendo a River.

    La magia de Sergio Manoel fue desparramada por diversos equipos brasileros como el Marilia y el Volta Redonda y parece que puso fin a su carrera en el Náutico de Recife… los aficionados del deporte más hermoso del mundo han perdido uno de sus mejores exponentes. Emiliano Dudar está esperando la convocatoria de Dunga después de sus rendimientos en Vasco.

    José Zelaye está en Luján de Cuyo después de un paso por Gimnasia y Esgrima de Mendoza, San Martín de Mendoza y un breve paso por el Cartaginés de Costa Rica con el cual pudo hacer la diferencia para salvar unas cuantas generaciones: se lo merece después de esa chilena que todos recordamos y en tu cara Francescoli! (?). César “el Picante” Pereyra deja su marca en Unión. A Pablito Cuba después de su paso por el Santo sanjuanino le perdí el rastro… el soccer (?) no lo extraña.

    El gran Luis Guadalupe roba en el Veria griego. Emiliano Armenteros encontró un equipo europeo en el cual pudo demostrar su nivel: el Sevilla B. Lo mismo ocurrió con Cristian Losada que ya es ídolo del Antwerpen belga (?). Pablito Brandán, el lateral del futuro, fue adquirido por el Unirea Focsani de Rumania, siguiendo los pasos de Ogro que festejó las navidades fajando a la Granata.

    Emmanuel Culio quiso imitar al segundo mejor enganche de la Argentina según cierto discípulo de uno de los más grandes farsantes de la dirección técnica y se paso en su momento de Independiente a Racing directamente… también recaló en el competitivo fútbol rumano, más precisamente el CFR Cluj tras un paso por La Serena (a la distancia queda claro que le faltó vender más humo… hubiera sido el nuevo Chango Cárdenas). Martín Fabbro no se dejó encandilar por las luces del fútbol canadiense más precisamente del Montreal Impact, pero siguiendo la ola polar cayó el Godoy Cruz de Mendoza.

    A contramano de Cabo Cañaveral, Félix Benito inició una carrera descendente que actualmente lo tiene en el poderoso Fénix porque viendo los gustos extravagantes que se da el Dandy creyó que ahí estaba la guita. Pablo Trecco se desempeña en El Linqueño de Lincoln. A Troche el último paso que se le conoce es en 2005 en el “siempre perjudicado” La Plata FC, festejaba los goles con una remera abajo que decía “I belong to Alak” (?).

    Jairo “El Péndulo” Castillo es figura en el AEL chipriota, escuadra por la cual simpatiza Marco Baghdatis. Sebastián Rozental viene con una seguidilla infernal con los Islanders de Puerto Rico, Columbus Crew, Maccabi Petah-Tikva y Maccabi Netanya. Leonardo Pekarnik se viste de luchador jugando en el Luis Firpo de El Salvador.

    Jugadores que merecen ser nombrados pero que actualmente no han podido ser rastreados o simplemente merecen ser nombrados a la pasada: Wilmer Cabrera siendo precursor de la MLS en los Long Island Rough Riders en la temporada 2004-2005. Carlos Cecilio Estigarribia que nos dejó en el Rubio Ñu paraguayo, la vuelta de Emmanuel Rivas al fútbol argentino después de su paso por Vitoria Guimaraes y el Iraklis griego.

    Eduardo “soy amigo de Messi” Domínguez pudo cumplir su sueño de romperla en Independiente aunque en Colombia más cercano a los afectos (?). Robinson Zapata es puntal del poderoso Steaua Bucarest; el impresentable José Manuel Rojas juega en el único lugar que puedo jugar: la liga chilena, lo mismo corre para Rafael Olarra. Darío S*la está en el FC Dallas tras su paso por el Tapachula mexicano; Renato Riggio volvió a Instituto después de un paso por Central Norte de Salta; para los que preguntaban por Di Gregorio tengo una buena noticia (?): sigue en el club.

    Todo este pequeño racconto, nos lleva a concluir que dirigentes serios que planifiquen, contraten técnicos idóneos y compren con criterio llevan indefectiblemente al éxito deportivo… los hinchas de este centenario club están ilusionados con que Julio Comparada sea el Ash que los libere de este exceso de zombies.

    [enviado por El Mencho]


    colombianssss.jpg

    Equipos chicos… ¿futuro grande?

    floyd 381

    En un comienzo la idea era escribir un post sobre La Equidad, club revelación de Colombia que fue fundado hace unas décadas y tiene la particularidad de ser propiedad de la empresa aseguradora del mismo nombre. Ascendieron hace poco a primera y el año pasado llegaron a la final que perdieron frente a Atlético Nacional.

    La cosa es que los días pasaron, y entre fiestas, vacaciones y demáses me colgué, y ahora es otro club el que está de moda (?) en tierras cafeteras: el Boyacá Chicó Fútbol Club.

    De todas maneras, en esta mezcla de links y aportes externos voy a tratar de contar un poco la historia de estos particulares clubes de la tierra de René Higuita (quien dicho sea de paso, volvió a agarrar los guantes para atajar en un club de segunda, el Rionegro, a los 41 años).

    Boyacá Chicó, es junto a La Equidad los dos únicos equipos que han llegado al Torneo Mustang (marca de cigarrillos) de Primera División desde la Tercera Categoría (según Wikipedia). Tal vez hayan escuchado el nombre de este conjunto ya que los ajedrecistas recientemente contrataron a Miguel Caneo, uno de los baldosas más baldosas que baldosean por el mundo (?).

    La historia del Chicó es especial, empezando porque la página oficial del club tiene como lema “liderando la democratización del fútbol colombiano” (?) pero a la vez es la primera sociedad anónima del fútbol cafetero.

    Fue fundado en el año 2002, aunque antes existía como Chicó F.C, por eso es que sufrió una especie de refundación, ya que cuando Eduardo Pimentel (gestor de este proyecto de club desde 1997 y ex-jugador de Millonarios, América de Cali, y la selección, y según YSEC un Roy Keane, pero más artero (?) y menos bocón) lo creo en ese año como S.A.

    La idea previa de Pimentel era formar un equipo que entusiasme a las clases altas bogoteñas, por eso nació como Chicó F.C (nombre de un alto barrio), pero resulta que en esta ciudad todos eran hinchas de Millonarios y Santa Fe, y encima el estadio se encontraba al sur, pero el nombre y sede estaban en un barrio para ricos, y peor aún para los más pudientes, el equipo estaba formado por mayoría de morenos.

    En una palabra, a la cancha no iba nadie, y decidieron mudarse para Tunja, la capital del departamento de Boyacá (vecino a Bogotá), que no tenía equipo en primera, pero sí un club local en la B que buscaba subir, pero la gente de Pimentel les sacó lo poco que tenían.

    El bicampeonato logrado por Atlético Nacional posibilitó que el Chicó participe de la próxima edición del la Copa Santand*er Libertadores, previo juego de repechaje ante Audax Italiano. En caso de pasar esta ronda (después de un post mío no creo (?)) integraría el grupo 7 junto a Sportivo Luqueño, Sao Paulo y el mencionado Nacional de Medellín.

    El plantel que alguna vez integró el maldivo (?) Darío Husaín, cuenta con Rubiel Quintana, Frank Pacheco, el mundialista Ever Palacios y hasta un camerunés, llamado Erik Nialp, y si bien hace gala de su humildad y participatividad, también ofrece desde su sitio web la compra de paquetes accionarios del club. Inclusive los reiterados cambios de ciudades y estadios se debe justamente a pujas económicas. Hoy en día es uno de los equipos más fuertes de Colombia, y hay que ver el papel que desempeñen en la Copa.

    Siguiendo en este mix de equipos colombianos pedorros pero destacados, pasamos al otro, Equidad Club Deportivo, institución ejemplar según nos pinta esta nota de Clarín, que pregona los valores de “responsabilidad, honestidad, disciplina, compromiso, constancia, equidad, respeto y legalidad”. Cuestión que como Colombia no tiene la mejor fama, y como nosotros somos muy desconfiados, recurrimos al corresponsal de la división LR! Caribe (?), más conocido como YoSoyElCarlos, y más conocido aun (?) como YSEC, quien nos contó que la cosa no es tan así:

    “La aseguradora empresa formó un club de fútbol el cual comenzó a participar en un torneo aficionado de Bogotá llamado “Hexagonal del Olaya”, que se juega en Enero aprovechando el parate del torneo colombiano (algo así como los Torneos de Verano, pero a 2600 m de altura y con un frío de la puta madre), y lo juegan seis equipos aficionados de la capital. Bah, aficionados pero no amateur, porque son de empresas: Club Caterpillar Motors, Club Nacional de Eléctricos, etc (…) La Equidad comenzó jugando allí, se inscribió en la B Profesional y ascendió el año pasado.

    cochas.jpg

    Un ex jugador de este equipo, y nueva estrella del Millonarios, Diego Cochas, hace unos días salió en una entrevista en Olé donde el cordobés fanático de Belgrano cuenta la experiencia vivida en este humilde club dirigido por un histórico como Alexis García:

    “Es un poquito raro. Uno va a la cancha y no tenés la típica hinchada, ya que a los partidos los ven los asociados a la cooperativa, o la gente que auspiciaba al club. No había quien cantara, o te alentara, ni siquiera que te puteara, je je. Ahí no existía un insulto, ni cantitos contra la otra hinchada. Como mucho lleva tres mil personas a la cancha”.

    O sea que vendría a ser una especie de Tiro Federal, pero detrás hay una aseguradora y no el dueño de una financiera rosarina que se metió en el fútbol para cumplirle el caprichito al hijo de ser jugador (?).

    Llegó hasta tal punto la necesidad de hinchas en La Equidad, que los muchachos de La Monserga le dieron una mano con los cantos (?). YSEC agregó resumiendo que Chicó, pero especialmente La Equidad “es un negocio de una empresa, honesta, eso sí, pero negocio al fin”

    En fin, y como para empezar el off topic (?), vale destacar una anécdota del ex-jugador Huracán, Ferro y Defensores pero hincha de Belgrano. Cuando jugaba en el Globo y debían visitar a Talleres se le ocurrió calentar la previa declarando “yo nunca perdí con Talleres”… y Huracán se comió 5 con la T, dirigida en ese entonces por el Checho Batista. Por lo que si a Cochas se lo llegan a llevar los de las FARC desde LR! nos lavamos las manos porque este pibe se mufa solo.