superclasico.jpg

Vieja historia superclásica (con números)

Zeronickname 191

Comenzaba el siglo XX cuando en la Dársena Sur, del lado de La Boca, los alumnos del Colegio Nacional Oeste y de la Escuela de Comercio le daban a la pelota. Los equipos se llamaban Santa Rosa y La Rosales. Pronto se fusionarían y le darían nacimiento a River Plate.

Un par de años más tarde, Independencia Sud apareció intentando para copar la parada, pero sin éxito. Cinco de los jugadores de Independencia Sud, cansados de perder los desafíos, formaron un nuevo club al que llamaron Boca Juniors.

Para 1908, Boca tenía una canchita en la Dársena Sur y ahí se midieron en un amistoso ante River Plate, que ya militaba en el campeonato de Segunda División. Ese desafío (del cual se cumplirán 100 años en un par de meses), lo ganó Boca 2 a 1 y es el primero del que existen registros.

El 24 de agosto de 1913, por el torneo de Primera División, se enfrentaron en cancha de Racing Club, donde Boca hacía de local. Sin saberlo, los 22 jugadores que entraron a la cancha, estaban disputando el que sería el primer superclásico oficial de la historia. Ganó River 2 a 1, en un partido que tuvo incidentes, un expulsado de River y un jugador lesionado de Boca que tuvo que retirarse.

Pasaron cinco años para que Boca pudiera ganarle a River. El 18 de septiembre de 1918, nuevamente en cancha de Racing, esta vez con River haciendo de local, los xeneizes se impusieron por la mínima. Y otra vez hubo un lesionado que tuvo que abandonar el partido, ahora de River. Y no hubo expulsados.

La escisión en el fútbol argentino separó a los rivales barriales de la liga y volvieron a enfrentarse recién en 1927, en cancha de Boca. Cherro abrió el marcador a los 6 minutos y fue el 1 a 0 el resultado definitivo.

Con la llegada del profesionalismo, Boca comenzó una paternidad que parecía imposible de remontar. De 10 partidos River había ganado sólo 2.

El 19 de octubre de 1941 se produce la que sería la mayor goleada entre estos archirrivales: En cancha de River los millonarios se imponen por 5 a 1. Hasta ese entonces Boca le llevaba 3 partidos a River en el historial del profesionalismo. Y se mantenía la ventaja (se ganaban uno cada uno).

En la década del 50 River logra dar vuelta el historial. Por torneos Amateurs River se quedó con la ventaja (4 ganados, 3 empatados, 3 perdidos) y ahora los riverplatenses se ponían arriba en el historial profesional. Pero el 19 de mayo de 1959 Boca le devuelve el 5 a 1 a River y logra ponerse a un partido de su rival, al que alcanza en 1960 y lo pasa en 1961. Así se mantuvieron durante décadas, con River llevando una ventaja levísima (máximo dos partidos), pero con condimentos en el medio: el 15 de octubre de 1972, por el Nacional, River se impone por 5 a 4 convirtiéndose en el superclásico con mayor cantidad de goles.

El 2 de marzo de 1980 se produce la primera goleada de River en la Boca. Fue 5 a 2 en la Bombonera. Los xeneizes ya habían ganado en el Monumental dos veces por 4 a 0, y era la cuenta pendiente de River, la de golear en “casa de ellos”.

Pero Boca le “devolvió el favor” a River y le hizo 5 en Núñez, el 7 de marzo de 1982 por el Nacional. Fue 5 a 1 y Sergio García desvió un penal para River faltando un par de minutos.

Cuando comenzó la década del ’90, River se mantenía con una ventaja de dos partidos sobre Boca, hasta que Daniel Passarella asumió a la dirección técnica de River y en 3 años le dieron vuelta el historial. Con el Tolo en el banco riverplatense, los “millo” pudieron empardar nuevamente el clásico, pero con la llegada de Bianchi al banco de Boca llegó la mayor ventaja histórica entre ambos: 7 partidos a favor de Boca. Del otro lado, el DT que más contribuyó con esa diferencia, fue Ramón Díaz.

A partir de ahí River comenzó a achicar la distancia, aunque aún es medianamente extensa, pero hay algo seguro: cada superclásico es un partido aparte. Y no cuenta la historia ni el historial. No importa quién esté mejor en la tabla o quién esté peor. Cada partido de estos, es un campeonato aparte.

Se midieron por campeonatos, por copas locales, por copas internacionales, por copas amistosas, por beneficencia… Gana uno, gana el otro, empatan. Se pegan, se acarician, se abrazan, se separan y se necesitan. Ninguno sería lo que es sin el otro. Sin dudas, Boca - River; River - Boca, es el mejor clásico del mundo.

LOS FRIOS NUMEROS
Por Torneos oficiales profesionales
Jugaron 181. Boca ganó 65; River ganó 61; empataron 55.

Por Torneos amateurs oficiales
Jugaron 10. River ganó 4; Boca ganó 3; empataron 3.

Por Torneos oficiales no regulares (Copas locales)
Jugaron 7. River ganó 3; Boca ganó 1; empataron 3.

Por Torneos Internacionales
Jugaron 24. Boca ganó 10; River ganó 6; empataron 8.

Por amistosos
Jugaron 101 partidos. Boca ganó 38; River ganó 31; empataron 32.

Totales:
Jugaron 323 partidos. Boca ganó 117; River ganó 105; empataron 101.

Tips (?)
El que más jugó en el Superclásico
REINALDO MERLO (CARP) 50 partidos.

El que más goles hizo en el Superclásico
ANGEL LABRUNA (CARP) 22 goles.

El más expulsado en el Superclásico
HERNAN DIAZ (CARP) 6 expulsiones.

Cancha que se jugó más veces el Superclásico
MONUMENTAL (CARP) 94 veces.

TANGANAS:
Quedan para agregado de los comentaristas. Aunque no se puede obviar el derechazo del Murciélago al Tiburón.


racingcampeon.jpg

Campeones amateurs en la Argentina (parte 3)

Zeronickname 104

Se viene Racing campeón, Racing campeón…

La tercera entrega, que generalmente viene después de la primera y la segunda, tiene como condimento la aparición de una nueva liga.

1911: Alumni

El último torneo de Alumni en el fútbol argentino, no podía terminar de otra manera que con la consagración del albirrojo. Tras 12 años de participación (11 como Alumni; 1 como English High School) el equipo consiguió 10 títulos.

Quilmes descendió de categoría, pero la escisión y el desmembramiento de Alumni lo iban a salvar.

En 1912 se produce la primera escisión en el fútbol argentino. Los clubes de la aristocracia y los clubes de barrio marcaban sus diferencias, ya que los partidos comenzaban a dejar buenas recaudaciones. Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, que había sido aceptado unos años atrás en la AFA, tenía el campo de Sociedad Sportiva en Palermo, donde hacía de local la selección. El conflicto por las entradas (los socios son dueños del club y pueden entrar gratis) y el pedido de mayor porcentaje en recaudaciones, hicieron que GEBA abandonara la AFA y creara la Federación Argentina de Fútbol, presidida por Ricardo Aldao.

Junto a GEBA, emigraron Porteño y Estudiantes de la Plata (que estaba en segunda división) y ante la inminente falta de equipos se produjeron ascensos por decreto. Así, Atlanta, Independiente, Estudiantes y Kimberley llegaron a la primera, en una liga disidente.

1912 (Asociación Argentina): Quilmes
Alumni no se presentó en las 3 primeras fechas, y tal como rezaba el reglamento, quedaba desafiliado automáticamente de la Asociación. Ese fue el final del equipo más grande de la Argentina hasta ese entonces. Varios de sus jugadores fueron a Quilmes y el resultado fue el primer título para el cervecero en un campeonato con seis participantes.

River terminó en la última colocación, pero al faltar equipos, se suspendieron los descensos. La Asociación Argentina se afiliaba a la FIFA.

1912 (Federación Argentina): Porteño
La liga mala tuvo a Porteño como campeón. Cinco de los ocho participantes terminaron separados por 3 puntos. Porteño e Independiente igualaron con 20 unidades la primera colocación y jugaron una final en la que igualaban 1 a 1, pero que fue suspendida faltando 3 minutos y en las oficinas de a Federación, se la dieron al equipo de Palermo.

1913 (Asociación Argentina): Racing Club
Ferro ganó el campeonato de ascenso y subió a primera, pero la falta de equipos hizo que se decretaran 8 ascensos más. Así fueron beneficiados Boca Juniors, Estudiantil Porteño y Platense, entre otros.

Se juega el primer superclásico (aunque no existía aún esa rivalidad entre River y Boca), en el que se impone River por 2 a 1.

Con tantos equipos participando, el torneo cambió la marcha cuando ya estaba en juego; los equipos fueron divididos por zonas (A y B por el campeonato, C para el descenso) y así llegaron a la final Racing y San Isidro. Ganando 2 a 0 la final, Racing consigue su primer título y comienza gestarse el apodo de “La Academia”

Descendieron Olivos y Riachuelo, que habían ascendido por el decreto. Huracán ganó el campeonato de Intermedia y ascendió.

1913 (Federación Argentina): Estudiantes de La Plata
El pincha gana el título en una liga que de a poco se iba consolidando, pero en la que los clubes no tenían tantos hinchas como en los de la Asociación. El equipo de la Sociedad Sportiva Argentina, creado de urgencia para completar la nómina de participantes en 1912, nuevamente quedó en el último lugar, consiguiendo sus dos primeros puntos en la historia, producto de dos empates.

1914 (Asociación Argentina): Racing Club
Racing y Estudiantes de Buenos Aires pelearon hasta la última fecha el torneo, aunque los de Avellaneda llevaban dos puntos de ventaja desde el encuentro que disputaron entre sí.

Se produce en el torneo de ascenso una modificación: entre la primera y la segunda división estaba la Intermedia, categoría dueña de los ascensos. Los equipos de segunda piden que el ascenso sea disputado entre el campeón de segunda y el campeón de Intermedia. San Lorenzo de Almagro se inscribe en la segunda, gana el torneo y juega la final con Honor y Patria, campeón de la Intermedia. El 3 a 0 obtenido por San Lorenzo ponía a los 5 grandes en el campeonato oficial de la Argentina, ya que la fusión de ambas ligas era un hecho.

1914 (Federación Argentina): Porteño
La Federación se hundía en la nada ya que se hablaba de la unificación. Porteño ganó el torneo de punta a punta, siendo Estudiantes de la Plata el escolta. Independiente se quedó con un decoroso tercer puesto.

1915: Racing Club
Con 25 participantes comenzó el campeonato de 1915. La Federación se rindió y se sumó a la Asociación Argentina de Fútbol. Para achicar la cantidad de equipos para el campeonato de 1916, cuatro equipos descenderían a la división intermedia, ya que había una superpoblación por los ascensos “a dedo” de los torneos anteriores.

Racing y San Isidro empataron en puntos en el primer puesto (ambos invictos), quedando River en tercer lugar. La final fue ganada nuevamente por Racing, esta vez por 1 a 0 y descendieron Kimberley, Defensores de Belgrano, Comercio y Floresta. Gimnasia y Esgrima La ganó el ascenso para 1916.

1916: Racing Club
Más allá del cuarto campeonato consecutivo ganado por Racing, el dato interesante estuvo en el fondo de la tabla, donde Quilmes y Belgrano, los dos últimos representantes del fútbol de los ingleses, descendieron de categoría. Ferro se salvó por un pelito y Platense fue subcampeón.

1917: Racing Club
Quinto título de La Academia, secundada por River. Boca y Huracán terminaron en la tercera y cuarta colocación respectivamente. Los dos descensos fueron para Banfield y Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires. La institución de Palermo comenzaba a terminar su participación en el fútbol argentino.

1918: Racing Club
El equipo de Avellaneda no tenía rival. Su sexto título al hilo llegó con un invicto que sólo le resto dos puntos con empates ante Estudiantes de Buenos Aires y River Plate (que nuevamente fue segundo).

Ferro perdió la categoría y comenzaron los inconvenientes. Por los problemas que se sucitaron, los de Caballito fueron expulsados de la Asociación y en el ascenso, Vélez Sarsfield también acarreaba una serie de inconvenientes.

El campeonato de 1919 comenzó con Independiente ganando los primeros partidos, pero una nueva escisión dejaría otra vez dos ligas. Esta vez, la disidente, sería la más atractiva.


ferro82.jpg

Los campeonatos Nacionales -Tercera parte-

Pep 293

Última entrega de esta exitosa trilogía (?) que tuviera su inicio en este post, y que continuara en este otro.

  • 1982
  • Para variar un poco los dirigentes de turno (ya con JHG a la cabeza desde 1979) decidieron introducir unos pequeños cambios en la disputa de los torneos Nacional y Metropolitano. Por primera vez desde la creación del primero de ellos en 1967, el Nacional abriría el año, con lo que se evitarían casos de equipos descendidos en la primer parte del año que quedaran 6 meses sin jugar, o que tuvieran que disputar un torneo de primera división sabiendo que ya eran parte de la segunda. Este nuevo método de disputa iba a entregar un hecho histórico al finalizar el año.

    El Nacional de ese año fue disputado por 32 equipos (16 afistas y 16 del interior, pero cabe aclarar que entre los provincianos se contaban Talleres e Instituto, ambos de Córdoba, que también disputaban el Metro por aplicación de la resolución 1.309 de AFA, que está explicada en el post anterior). Esos 32 equipos fueron divididos en 4 grupos de 8 equipos, cuyos 2 primeros clasificados pasaban a cuartos de final. Por si alguien se lo estaba preguntando (?), hubo interzonales.

    Esta edición no fue apta para mayores (?) ya que ningún equipo grande pudo pasar la primera fase, incluso uno de ellos, Racing Club, terminó último en su grupo. Hay que aclarar que los grandes ese año fueron 4, ya que San Lorenzo se encontraba de gira por la Primera B (?)

    Tres equipos indirectamente afiliados se metieron entre los 8 mejores del campeonato, a saber: Independiente Rivadavia de Mendoza, Racing de Córdoba y San Martín de Tucumán, a los que además se les sumaba Talleres como equipo intermedio, más Unión de Santa Fe, directamente afiliado, pero del interior. Igualmente, ninguno de ellos se llevó el título. De hecho, sólo Talleres llegó a semifinales.

    Estas se disputaron entre Ferrocarril Oeste y Talleres, por un lado, y Quilmes y Estudiantes de La Plata por el otro. La final fue la pesadilla de cualquier productor televisivo, editor de revistas y/o periódicos deportivos y cualquier otro que quisiera hacer plata vendiendo algo del campeón: Quilmes-Ferro.

    El campeón fue el Ferro de Griguol que en la segunda final derrotó al cervecero 2-0 con goles de Miguel Angel Juárez y Juan Domingo Rocchia. Como dato no menor, ese equipo alcanzó el título en condición invicta luego de 22 encuentros (16 victorias y 6 empates).

    Decía que hubo un hecho histórico, y fue que Quilmes que fue subcampeón en ese Nacional descendió a la Primera B al terminar el Metro de ese mismo 1982, y luego de jugar un desempate contra Unión en cancha de Sarmiento de Junín. Ese Metropolitano fue el último torneo sin promedios, ya que se había decidido que en 1983 se instaurarían los mismos. Además en esa segunda parte del año, y por aplicación de la Res. 1.309, Racing de Córdoba se sumó al Metropolitano.

    Los equipos del interior que disputaron esa edición, además de Talleres e Instituto, fueron: Independiente Rivadavia (Mza), Gimnasia y Esgrima (Juj), Atl. Concepción (Tuc), San Lorenzo (MdP), Unión San Vicente (Cba), Estudiantes (SdE), Gimnasia y Esgrima (Mza), Central Norte (Sal), Mariano Moreno (Junín, BA) -que sacó sólo 2 puntos en 16 partidos-, Racing (Cba), San Martín (Tuc), Renato Cesarini (Rosario), Deportivo Roca (Gral. Roca, RN), y Guaraní Antonio Franco (Pos)

  • 1983
  • pincha8283.jpg

    Para el Nacional ´83 se mantuvo la cantidad de equipos, pero se cambió la división en grupos, que pasaban a ser 8 grupos de 4 equipos cada uno para un total de participantes. Los 3 primeros (repito, de un total de 4) pasaban a la segunda etapa. No hubo interzonales en esta primera etapa.

    24 equipos participaron de la segunda fase, divididos en 8 grupos de 3 equipos que se enfrentaron en ida y vuelta (un total de 4 partidos por club), pero, además, hubo interzonales en esta etapa, por lo que cada cuadro jugó 6 partidos en esta parte del torneo. Los 2 primeros de cada grupo pasaron a octavos de final.

    Entre esos 16 equipos sólo habia 3 del interior, Talleres y Racing de Córdoba, y Loma Negra de Olavarría (único que venía desde el Regional), que fue eliminado por Racing (de Avellaneda). Esos octavos, los cuartos, las semifinales y la final se disputaron a partido y revancha.

    Adelantando un poco el paso, llegamos a las semifinales que fueron disputadas por Independiente y Argentinos Juniors, por un sector del cuadro, y Estudiantes y Temperley por el otro. Esa fue la mejor campaña del gasolero en la historia (a pocos meses de ascender a primera por última vez), y fue eliminado por el pincha recién en tiempo extra del segundo partido.

    La final la disputaron Estudiantes de La Plata e Independiente, y el triunfo fue para los dirigidos por Eduardo Luján Manera, que de ese modo se adjudicaron el bicampeonato ya que habían sido campeones del Metro 82 (pero esa vez con la dirección de Carlos Bilardo). Las finales fueron para los locales, 2-0 en La Plata y 2-1 en Avellaneda, por lo que el gol anotado por Guillermo Trama al finalizar el primer tiempo del segundo partido es válidamente considerado el gol del título.

    Los equipos del interior que participaron de esa edición (además de los 3 cordobeses fueron): Loma Negra (Olavarría, BA), Andino (La Rioja), San Martín (Tuc), Chaco For Ever, Juventud Antoniana (Sal), Atlético Santa Rosa (Santa Rosa, La Pampa), Estudiantes (Río IV), Unión San Vicente (Cba), Altos Hornos Zapla (Juj), Kimberley (MdP), Renato Cesarini (Ros), At. Concepción (Tuc), Gimnasia y Esgrima (Mza)

  • 1984
  • Volvió a cambiar el formato del Nacional, pero, por primera vez en mucho tiempo se dio al torneo una estructura racional y lógica. 32 equipos divididos en 8 grupos de 4 (hasta ahí no hubo cambios respecto de la edición anterior), pero con un sistema mucho más simple. Los 2 primeros de cada zona clasificaban a octavos de final, no había interzonales, ni rondas triangulares ni nada. Se adoptó una estructura similar a la que actualmente tienen los Mundiales, con la lógica diferencia de que los enfrentamientos, en todas las etapas, fueron de ida y vuelta.

    Entre los 16 participantes de la segunda etapa hubo 4 representantes del fútbol del interior (más los 3 cordobeses que jugaban el Metro), que fueron: Belgrano (Cba), Atlético Tucumán, Gimnasia y Esgrima (Mza) y Olimpo (Bahía Blanca). Sólo los piratas llegaron a cuartos de final (donde se quedaron luego de ser vencidos por River).

    Las semifinales enfrentaron a Ferro con Talleres y a River con San Lorenzo. Los de Caballito volvieron a descontarse a la T como en la semis del 82, mientras que el millonario dejó a los cuervos en la cuneta (?) tras sendos 2-1.

    En la final Carlos Timoteo Griguol y su ballet (?) le cobraron a lo chino a Luis Cubilla y su banda, y el título quedó nuevamente en Caballito tras un 3-0 en el Monumental y un 1-0 en cancha de Oeste, con gol de Adolfino Cañete (que la rompió ese año al igual que el Beto Márcico), y posterior quema por parte de la hinchada visitante de los antiguos tablones de la cancha de Boca.

    Los equipos indirectamente afiliados que disputaron el Nacional ´84 (además de los 3 cordobeses privilegiados) fueron: Ferrocarril Oeste (Gral. Pico, La Pampa), Gimnasia y Esgrima (Mza), Unión (General Pinedo, Chaco), Belgrano (Cba), Central Norte (Sal), Estudiantes (Río IV), At. Uruguay (Concepción del Uruguay, Entre Ríos), Altos Hornos Zapla (Palpalá, Juj), Atlético Tucumán, Kimberley (MdP), Atlético Ledesma (Ingenio Ledesma, Juj), Olimpo (Bahía Blanca) y Unión San Vicente (Córdoba)

  • 1985
  • argjrs85.jpg

    Llegamos al último Campeonato Nacional de la historia. La cantidad de equipos (32) y la división grupal (8 zonas de 4 clubes) continuó igual, pero la diagramación del torneo alcanzó un nivel de estrambotismo sin parangón (?); trataré de explicarlo lentamente para que se entienda, pero no aseguro resultados. Eso sí, al menos no hubo interzonales (?).

    Los 2 primeros de cada grupo clasificaban a la siguiente fase, pero no eran octavos de finales, sino una Ronda de Ganadores. Los 2 últimos de cada zona pasaban a una Ronda de Perdedores, es decir, no quedaban eliminados.

    Esos octavos de final (por llamarlos de algún modo) de cada grupo se disputaron en partidos de ida y vuelta. Los que perdían en la zona de perdedores quedaban eliminados; los que perdían en la zona de ganadores pasaban a la zona de perdedores. Es decir, para que un equipo quedara fuera de la competición debía ser eliminado 2 veces.

    Llegada la tercer fase, en la Ronda Ganadores quedaban 8 equipos, mientras que en la de Perdedores quedaban 16. A partir de esa tercer etapa, los enfrentamientos eran a partido único en campo neutral (dándose joyas como Newell´s y Vélez efrentándose en cancha de Sarmiento de Junín, o Estudiantes de Río IV y Temperley jugando en el estadio de Ferro de Gral. Pico)

    A las semifinales de la Ronda de Ganadores llegaron Ferro, Argentinos Jrs., Vélez y River. Los de La Paternal y los de Liniers clasificaron a la final de ese grupo de invictos (en sentido amplio).

    Mientras bichos colorados y fortineros subsistían indemnes otros 8 equipos disputaban la 5ta etapa de la Ronda de Perdedores. Entre ellos se encontraba San Martín de Tucumán, que de la mano de un joven Humberto Coya Gutiérrez fue el equipo del interior más destacado en la competencia.

    La final de la ronda de Ganadores se jugó en partido y revancha, como ambos equipos ganaron 2-0 un encuentro, hubo definición por penales, que favoreció a Argentinos, que de ese modo ganó la Ronda de Ganadores, pero no se consagró campeón (en esa etapa)

    De lado de los Perderdores, River eliminó a Estudiantes, Newell´s eliminó a Independiente; River dejó en el camino a NOB, y se clasificó para jugar la final de la Ronda de Perdedores contra Vélez.

    En partido único, jugado en el Tomás A. Ducó, Vélez volvió a ganarle a River y a eliminarlo (ya lo había dejado fuera de la zona de Ganadores), y se clasificó para jugar una final con: ¡¡¡Argentinos Juniors !!!

    Recapitulemos: Argentinos le había ganado a Vélez la final de la zona Ganadores por penales luego de 2 encuentros. Toda vez que cada equipo debía ser eliminado dos veces para quedar fuera de la competencia, si el Bicho ganaba era campeón, y si ganaba Vélez debería disputarse otro encuentro. Algo parecido a esto último pasó, con la salvedad que en realidad Vélez no derrotó a Argentinos en el partido jugado en el Monumental, sino que empataron y ganaron los de Liniers por penales, por lo que, debía jugarse otro encuentro entre los equipos que dirigían José Yudica (AAAJ) y Alfio Basile (CAVS)

    Seis días después de esa definición por penales, Argentinos y Vélez volvieron a enfrentarse en cancha de River, y el triunfo fue para los Globetrotters de La Paternal por 2-1 con goles de José Antonio Pepe Castro y Sergio Batista. El gol velezano fue obra de Jorge Comas y el arco de la V azulada lo ocupaba un joven colombiano de iniciales CFNM. Argentinos de ese modo se convirtió en bicampeón vigente del fútbol argentino ya que había ganado el torneo inmediatamente anterior, el Metro ´84.

    Los equipos del interior que jugaron este torneo (además de los 3 cordobeses mimados por la AFA) fueron: Ramón Santamarina (Tandil, BA), Estudiantes (Río IV), Altos Hornos Zapla (Palpalá, Juj), Guaraní Antonio Franco (Pos), At. Cipolletti (Cipolletti, RN), Huracán Las Heras (Mza), Círculo Deportivo Nicanor Otamendi (MdP), Central Norte (Sal), Belgrano (Cba), San Martín (Tuc), Argentino (Firmat, SF), At. Juventud Alianza (SJ), y Juventud Antoniana (Sal)

    A guisa (?) de resumen, una breve síntesis de estos 19 Campeonatos Nacionales que hemos repasado:

  • En total 9 equipos diferentes se consagraron campeones de esta competencia. Cuatro de ellos lo hicieron 3 oportunidades: Independiente (67, 77, 78), Boca Juniors (69, 70, 76), Rosario Central (71, 73, 80) y River Plate (75, 79, 81).

    Otros dos clubes lo ganaron en dos ocasiones: San Lorenzo de Almagro (72, 74) y Ferrocarril Oeste (82, 84).

    Por último, tres instituciones lo ganaron en una oportunidad: Vélez Sarsfield (68), Estudiantes de La Plata (83) y Argentinos Juniors (85)

  • El mejor equipo del interior en los Campeonatos Nacionales sin dudas fue Talleres de Córdoba, que obtuvo un subcampeonato (77) y llegó a cuatro semifinales (76, 78, 82 y 84).

    El segundo lugar en un hipotético podio es para Racing de Córdoba subcampeón en 1980. Y el tercero para Atlético Tucumán, semifinalista en 1979.

  • En lo que hace a cantidad de participaciones, el equipo indirectamente afiliado a AFA que más Nacionales jugó fue San Martín de Tucumán que lo hizo en 16 ocasiones, seguido por Talleres (14) y un nutrido (?) pelotón de cinco equipos que jugaron 9 veces esta competencia.

    Aquí pueden ver un detalle de la participación de cada uno de los 60 equipos del interior que alguna vez disputaron el Campeonato Nacional de Fútbol Argentino.

  • En total en las 19 ediciones tomando en cuenta método de disputa, cantidad de participantes, existencia o no de interzonales y demás yerbas (?), hubo 16 modificaciones reglamentarias.
  • De este modo finaliza el informe sobre los viejos Campeonatos Nacionales. Para la próxima temporada se viene un dossier (?) sobre la historia del Nacional B, el torneo que reemplazó a esta competencia.


    alumni-campeon1909.jpg

    Campeones Amateurs en la Argentina (Parte 2)

    Zeronickname 278

    “La única Academia somos nosotros, el resto, todos putos imitadores” (?)

    Segunda entrega acerca de los campeones argentinos durante la era amateur, que continua este post anterior.

    La segunda década del fútbol en la Argentina, tal vez sea la finalización del amateurismo más puro. A esta altura existían 3 divisiones. La más baja, la tercera, destinada a menores de 17 años.

    1901: Alumni
    La liga obligó al English High School a cambiar de nombre, ya que no permitía nombres de colegios. Los jugadores, ex estudiantes de la institución, optan por ponerle Alumni (ex alumnos, en latín) al club.
    Ganando todos los partidos de manera ajustada, Alumni se queda con el primer título del siglo XX. Lomas, el gran campeón de la década anterior, gana un partido y pierde los restantes. Además del campeón participaron Belgrano Athletic, Quilmes (el actual) y Lomas A.C.
    Ante la gran aparición de equipos, nace la 4ª división.

    1902: Alumni
    Se agrega un equipo a la categoría: Barracas Athletic. Alumni repite el título, esta vez empatando un encuentro (1 a 1 con Belgrano). Otra vez Lomas se queda con la última posición.

    1903: Alumni
    Se suma Flores y los equipos son 6. Belgrano es el único que puede hacerle frente al multicampeón y lo derrota por 1 a 0 en la última fecha. Alumni ya se había consagrado campeón, pero los de Belgrano cortaron un invicto de 4 años y tomaron envión para la siguiente temporada. Flores finaliza en el último lugar, derrotado en todos los partidos.

    1904: Belgrano Athletic Club
    Invictos y con un promedio de 3 goles por partido, Belgrano le sacó el trono a Alumni y consiguió su primer título de liga. Lomas vuelve a recuperar protagonismo y termina tercero. Estudiantes de Buenos Aires reemplaza a Flores y Quilmes termina en el último lugar.

    1905: Alumni
    Se suma Reformer a la categoría subiendo a siete la cantidad de participantes. Alumni logra el campeonato con tres puntos de ventaja sobre Belgrano. Se produce el primer incidente grave en una cancha, cuando en el partido que Belgrano le ganaba por 3 a 0 a Quilmes, los hinchas del cervecero invadieron el campo de juego por estar descontentos con el arbitraje.
    Argentino de Quilmes y San Isidro juegan en la 2ª división. River Plate, Racing Club, Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires y Estudiantil Porteño están en la 3ª división.

    1906: Alumni
    El número de participantes aumenta a once y se dividen en 2 zonas. Argentino de Quilmes se anota en la Primera División, al igual que San Martín, San Isidro y un segundo equipo de Belgrano.
    Lomas gana la zona A y accede a una final con Alumni. Los ex Alumnos del English High School se imponen por 4 a 0.
    River Plate, Racing, Lanús y Estudiantil Porteño se anotan en la Segunda División. Atlanta se convierte en uno de los equipos más fuertes de la Tercera.

    1907: Alumni
    Nuevamente 11 equipos, esta vez todos contra todos, en partidos de ida y vuelta. Por primera vez se producen intercambios de categorías con ascensos y descensos.
    Con 17 triunfos y 3 empates; 76 goles a favor y 13 en contra, Alumni obtiene su séptimo título.
    En tercera Atlanta golea ¡¡¡21 a 1!!! a Independiente. Nacional le gana la final a River en la Segunda División y obtiene el ascenso a Primera.

    1908: Belgrano Athletic Club
    Con Barracas desafiliado por no presentarse a jugar en tres partidos consecutivos, no se produjeron descensos. Nacional, que había ganado el campeonato de Segunda, no pudo jugar en primera (en realidad jugó dos partidos y fue desafiliado) porque no contaba con un campo de juego apropiado.
    Belgrano obtuvo el título con casi la mitad de goles que convirtió Alumni y San Martín perdió la categoría.
    En la Segunda División se enfrentan en semifinales Racing vs. Boca y River vs. Ferro. La futura Academia vence a Boca por 1 a 0, mientras que River golea a Ferro por 5 a 1. La final se la gana River a Racing por 7 a 0 y asciende a la Primera División, convirtiéndose en el primer ascendido efectivo de la segunda división.

    1909: Alumni
    Nuevo título de los ex English High School, sacándole 8 puntos de ventaja al segundo, River Plate. Alumni recibió una sola derrota en manos del subcampeón.
    Reformer y Lomas perdieron la categoría, siendo esa la última ocasión en que competiría el equipo lomense.
    Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires ganó el título de Segunda División, postergando a Racing Club y Estudiantes de la Plata y Boca, entre otros.

    1910: Alumni
    Aunque comenzaba su decadencia y la supremacía sobre el resto no era tan grande, Alumni logra un nuevo título. Quilmes y Argentino de Quilmes ocupan los últimos lugares de la tabla de posiciones y son los “criollos” quienes descienden de categoría, para darle lugar a Racing Club, que derrotó en la final de Segunda a Boca por 2 a 1.


    portada.jpg

    Clásicos de barrio – primera edición –

    floyd 241

    HOY: ATLANTA - CHACARITA.

    Comenzamos esta nueva sección, fruto de otro tradicional segmento, como lo es “clásicos y derbies” (que algún día volverá).

    Cuando me sugirieron la idea de hablar sobre los clásicos argentinos con pasadas épocas de gloria, casi al unísono el staff pidió por el de Chacarita y Atlanta, y antes de contar la historia, primero va el agradecimiento para Edgardo Imas, integrante del Centro para la Investigación de la Historia del Fútbol (CIHF) y del staff de www.sentimientobohemio.com.ar, que si bien es un medio partidario trata con mucha imparcialidad el tema del clásico, y fue quien me proporcionó la mayor parte de la bibliografía utilizada para el presente post.

    Para hablar del odio entre Atlanta y Chacarita debemos remontarnos a los comienzos mismos de ambos clubes, y el primero en nacer fue el Bohemio, en el año 1904, comenzando a jugar torneos al poco tiempo de su creación. Respecto al estadio, DNI de cualquier club, fue variando mucho de lugares, y hasta se dice que por esa razón es el apodo de “bohemios”, ya que durante un tiempo iban de un lado para otro buscando un campo. Recién en 1922 se instalaron en el barrio que nunca abandonarían – Villa Crespo – en las calles Humboldt y Camargo.

    Respecto al Club Atlético Chacarita Juniors, allá por el año 1906 un grupo de amigos lo creaba en una sede del partido Socialista de la época, y dicen que el color rojo proviene del pensamiento político de sus fundadores, así como el blanco es por la pureza, y el negro por el cementerio del mismo nombre. Las dificultades por conseguir un lugar para tener su estadio, o al menos una cancha, lo llevaron a poseer uno muy precario, primero en Lacroze y Alvarez Thomas, para luego comenzar el idilio con la calle Humboldt, y el comienzo del odio con Atlanta.

    O sea, los dos clubes coincidieron en Villa Crespo en el año 1922, estando muy cerca hasta 1930, y directamente pegados entre 1933 y 1940. Igualmente para ser preciso y no embrollarme (?), cito textualmente las palabras de Imas, respecto al establecimiento y posterior litigio de los funebreros contra Atlanta y el estado:

    “Chacarita jugó su primer partido oficial en su nuevo estadio, situado en Humboldt 350, pegado al que tenía el Club Atlanta en la misma calle pero en el número 408: por la fecha inaugural del Campeonato de Primera División 1933, derrota a Tigre 3 a 1.
    Hasta diciembre de 1930 el field de Chacarita había estado enfrente, en la manzana delimitada por Humboldt, Padilla, Darwin y Murillo
    El 21 de noviembre de 1941, Enterados de los inconvenientes que tenía el Club Chacarita Juniors con el propietario de los terrenos donde estaba su estadio, las autoridades de Atlanta firmaron la boleta de compra de ese predio lindero para construir allí un nuevo estadio.
    La adquisición se fijó en $ 475.000, de los cuales abonó en concepto de seña $34.000, debiendo agregar otros $66.000 en dos meses y el resto, $375.000, en cinco cuotas anuales con sus respectivos intereses. Firmó a nombre de los avalistas que respaldaban la operación el presidente del club Fernando Saccone.”

    La narración sigue, aunque la podemos resumir, contando que Atlanta finalmente formó lo que hoy sería un “grupo inversor”, quedándose definitivamente con los terrenos pertenecientes a Chaca, y el funebrero quedó, con tremenda toronja maleteada por detrás (?).

    La cosa es que, luego de muchas idas y venidas, los bohemios terminan como pueden el nuevo estadio, ya que en un comienzo hasta se proyectó hacerlo para 100.000 personas, pero luego por los tradicionales problemas económicos de cualquier club hecho de abajo, terminarían completándolo con partes de la vieja cancha de al lado.

    El primer clásico en dicha cancha, sería ese mismo año, con una goleada 5-2 a favor de Chaca en el lugar donde había sido local durante 11 años, y la primera vez de Atlanta fue un año después, cuando ganó por 2-0.

    Volviendo en el tiempo, ya que me fui por las nubes con una de las principales razones de la bronca, vale decir que el primer choque tuvo lugar el 13 de noviembre de 1927, cuando coincidieron por primera vez en una misma asociación, y a decir verdad todavía no era muy fuerte el odio entre ambos, por razones de no haberse enfrentado para asi poder alimentar dicha rivalidad. El partido terminó 2-0 a favor de los funebreros, con tantos de José Gaslini, y un tal, Renato Cesarini.

    En esa época fue cuando Chacarita comenzó a tener un vertiginoso ascenso, luego de instalarse al lado del estadio de Atlanta

    hinchadas.jpg

    En el profesionalismo, el primer ganador fue el auriazul, cuando triunfó 3-1 como visitante, aunque Chaca hacía de local en el estadio de Platense, allá por el año 1931.

    Los clásicos se fueron sucediendo, y por lo general animaban los torneos de Primera División, en los cuáles más allá de pelear abajo, eran considerados tradicionales conjuntos del fútbol grande.

    Justamente, y más allá de que Chacarita por lo general terminaba siempre más arriba que Atlanta, el año 1940 se festejó mucho porque el funebrero se fue al descenso (a raíz de una sanción), a diferencia de los bohemios que se salvaron en la última fecha.
    En esa misma década fue cuando contamos más arriba que se dieron los hechos de las compras de terrenos, instalándose por obligación Chaca cerca de la estación San Martín, pero no moviendo la sede de Villa Crespo, y por el lado de Atlanta recién para 1960 inauguraría el estadio erigido donde alguna vez había estado el campo funebrero.

    Los clásicos se fueron sucediendo uno tras otros, y mientras Chaca acentuaba la superioridad en 1944 se daba la mayor goleada a favor de Atlanta, un categórico 7-2 con 5 goles de Luciano Agnolín.

    Luego de esa década vendrían un par de descensos para los Bohemios, pero con el orgullo de ascender en 1956 viendo como el Funebrero bajaba. Esa fueron las mejores temporadas de los de calle Humboldt en primera, con la obtención en 1960 de la recordada Copa Suecia.

    En 1967, ambos peleaban el descenso, y se encontraban en Villa Crespo para la última fecha (hoy en día esto sería imposible), y si bien el local estaba salvado, se puso 2-0 rápidamente, aunque Chaca en una épica remontada terminaría ganando 3-2, en un encuentro que a la gente de Atlanta le genera suspicacias, aunque la historia diga que su clásico rival ganó un histórico encuentro para quedarse en primera.

    Como todos sabemos, el funebrero logró su campeonato en 1969, y luego en un hecho curioso, durante 1970, Chacarita se hacía con los servicios del arquero bohemio Daniel Carnevali, y como parte de pago iba el jugador Juan Gómez Voglino, que por esas cosas de la vida terminó siendo el máximo goleador de Atlanta en torneos del profesionalismo, y el único que finalizó un torneo como máximo artillero.

    Con el final de la década del 70 todo empezó a ser cuesta abajo para ambos, en 1979 los dos descienden, e inclusive Chaca toca fondo yéndose a la C en el año 1980.

    A Primera logran volver juntos en 1983, luego de una serie de resultados que hasta fueron sospechados de estar arreglados para favorecerse mutuamente, ya que una goleada del Funebrero ante Tigre le dio el ascenso al Bohemio, pero también permitió que los de San Martín jugaran un reducido que lograron ganar y subir.

    Todo volvió a ser cuesta abajo luego de este último ascenso, y con las nuevas modalidades ambos terminaron en Primera B Metropolitana, inclusive Chaca estuvo a punto de bajar de nuevo a la C, y Atlanta se salvó por muy poco de la desafiliación, tras quedar en bancarrota a finales de los 80.

    Casualmente fue Chacarita uno de los clubes que votó a favor de los Bohemios, para darle la posibilidad de recuperarse y permanecer en la categoría.

    La temporada 1993/94 trajo a Chacarita nuevamente al Nacional B, en un torneo que peleó y le ganó a Atlanta, entre otros. Un año después los de Villa Crespo también subían, para verse las caras en el querido Nacional.

    Durante 1996 se produjo uno de los clásicos de más goles, e igualaron 4-4, cuando Atlanta con un hombre menos igualó a los 47 minutos del segundo tiempo, por intermedio de Alvariño.

    En el año 1999 se produjo el último choque, cuando ambos igualaron 2-2 en San Martín, con goles de Mignini y Carrario para el local, y tantos de Staltieri y Laviano en la visita. Ese año Chacarita ascendería a Primera, y Atlanta bajaría a la Primera B.

    En el historial
    , se enfrentaron en 126 oportunidades, con una clara superioridad funebrera, que ganó 54 partidos contra 34 de los Bohemios. De esos encuentros, 102 se produjeron en Primera.

    Los jugadores que más disputaron dichos encuentros fueron el arquero funebrero Isaac López, con 20 clásicos, y para los de Villa Crespo el que más presencias realizó fue Santiago Rico con 16, con la salvedad de que Juan Puntorero disputó 18 derbies, pero llegó a esa suma con ambas camisetas.

    El máximo goleador de los clásicos es Carlos García Cambón, de Chacarita, con 8, mientras que Luciano Agnolín de Atlanta tiene 7.

    Entre los hechos de violencia que pude recoger, Edgardo me señaló 3, en los años 1975 y 1982 en Villa Crespo, y durante 1979 en San Martín.

    A principio de los 90’ una gresca originada por la gente de Atlanta, luego de un partido, cuando se encontraron en la calle Padilla bajo una intensa lluvia, y a poco de empezada la contienda llegó la policía, con el saldo de 2 patrulleros destrozados, 10 oficiales heridos y 30 detenidos.

    En 1992, hubo otro encuentro cuando la gente de Chacarita esperó a sus rivales en una pelea donde hasta hubo disparos.

    En 1994, 1996 y 1997 hubo diferentes encontronazos con la policía separando.

    Falta agregar, que un tiempo antes, en 1986, la hinchada de Chacarita mostró en algunos partidos una bandera con la esvástica nazi, en clara alusión a su rival Atlanta, históricamente identificado con la comunidad judía.

    foto2.jpg

    Llegando al final, resta decir que si bien hoy las luces del fútbol apuntan a otro lado, y mientras Atlanta intenta volver al Nacional B, categoría en la que como mínimo por historia merece estar, Chacarita con la llegada de Pedro Monzón aspira ser animador del torneo al que su máximo rival quiere llegar, con la ilusión a cuestas de retornar ambos alguna vez a Primera, o por lo menos volver a reeditar en el Nacional este clásico clásico (valga la redundancia) que nació hace más de 70 años, cuando separados por una medianera ya se odiaban, y después del destierro de Atlanta a la gente de Chacarita sellaban para toda la vida una de las rivalidades más tradicionales del fútbol argentino.

    Fuentes: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9.


    lomas_1893.jpg

    Campeones Amateurs en la Argentina (Parte I; 1891-1900)

    Zeronickname 118

    Como lo hicieron en todo el mundo, los ingleses trajeron el fútbol al país. En ese primer partido que se jugó cerca del Planetario en Palermo, todavía se podía trasladar el balón con las manos. Para entender cómo llegó el fútbol al país y cómo se organizó aquel primer partido, se pueden dar una vuelta por acá.

  • 1891:Saint Andrew’s y Old Caledonians
  • Una vez organizado como deporte, con reglas claras y separado definitivamente del rugby, se creó en 1891 la AAFL (The Association Argentine Football League) y se organiza el primer campeonato de fútbol. Se inscribieron 6 equipos (Buenos Ayres Football Club; Saint Andrew’s Athletic Club; Old Caledonians Athletic Club; Belgrano Football Club; Buenos Ayres al Rosario Railway y Hurlingham Football Club). Hurlingham terminó abandonando el torneo, quedando 5 equipos.

    Saint Andrews se perfilaba para ganar el campeonato, pero perdió con Buenos Aires al Rosario Railway, aprovechado esto por Old Caledonians que lo alcanza en la punta. Termina la temporada y tanto Saint Andrew’s como Old Caledonians tienen 13 puntos; y al no haber legislación en cuanto a los empates en puntos, ambos equipos compartieron el título. Luego jugaron un partido de desempate, en el que sólo estaban en juego las medallas. Ganó Saint Andrew’s por 3 a 1.

  • 1892: No hubo torneo.
  • No hubo campeonato ya que la primera AAFL se disolvió. Se jugaron algunos amistosos entre los equipos que ya estaban y se agregan otros, entre ellos, el recién nacido Lomas Athletic Club. Alejandro Watson Hutton, quien dirigía al English High School crea una nueva AAFL (a partir de acá AFA reconoce a sus antecesoras) y a partir de 1893 la continuidad de los campeonatos en Argentina es ininterrumpida

  • 1893: Lomas Athletic Club
  • Con 5 equipos comenzó y terminó la temporada. Lomas Athletic se consagró campeón ganando 7 partidos y empatando 1. Segundo fue Flores Athletic y tercero Quilmes (no es el actual). Aparece por primera vez el English High School.

  • 1894: Lomas Athletic Club
  • Repite el título el equipo del sur, que sigue manteniendo el invicto. En esta oportunidad gana 8 partidos y empata 2. Rosario Athletic Club termina en la segunda colocación. Vuelve Saint Andrew’s, pero termina en el quinto lugar con 3 partidos ganados y 7 perdidos.

  • 1895: Lomas Athletic Club
  • Tricampeonato para los lomenses, que mantuvieron el invicto por tercera temporada consecutiva. Ganaron 8, empataron 2.

  • 1896: Lomas Academy
  • Nació un rival para el tricampeón, aunque provenía del mismo lugar que el Athletic, que finalizó tercero con 3 derrotas. Lomas Academy le quitó el invicto al Athletic en la segunda fecha al ganarle por 1 a 0.

    Se había inscripto Saint Lawrence Athletic Club, que cambió su nombre por Belgrano Athletic Club. Luego éste se fusionaría con Buenos Ayres al Rosario Railway, aunque seguiría llamándose Belgrano. Lomas Academy se disolvió ese mismo año.

  • 1897: Lomas Athletic Club
  • Cuarto título de los lomenses con 9 triunfos; 2 empates y una derrota. Aparecen Banfield, Palermo y Lanus Athletic. Belgrano presenta 2 equipos, y uno de ellos, el A, hace la máxima goleada: 14 a 0 a Palermo.

  • 1898: Lomas Athletic Club
  • Penta para los lomenses que dominaron la década. Banfield termina último con 0 punto. Los lomenses ganan el campeonato invictos, pero convirtiendo sólo 20 goles en 12 partidos. Aparece Lobos Athletic, que ocupa el lugar de Lanus Athletic.

    Lobos iguala en puntos con Lomas en la tabla, pero en la final los lomenses se impusieron por 2 a 1.

  • 1899: Belgrano Athletic Club
  • Juegan sólo 4 equipos y se crea la segunda división. Banfield, por decisión propia, decide integrarla. United Banks y Retiro Athletic Club abandonan la competencia, volviendo Lanus Athletic.

    Belgrano se consagra campeón jugando 5 partidos, ya que Lanus Athletic no se presentó. Lobos fue subcampeón nuevamente.

  • 1900: English High School
  • El colegio de Alejandro Watson Hutton vuelve a participar y se queda con el campeonato ganando 5 partidos y empatando el restante. Terminó 6 puntos arriba del segundo, Lomas Athletic, y comienza una nueva supremacía en el fútbol argentino.
    Al año siguiente se prohibían los nombres de escuelas en los torneos y el English High School pasaría a llamarse Alumni.


    independiente77.jpg

    Los campeonatos Nacionales –Segunda parte

    Pep 244

    Continuamos con el repaso de los Campeonatos Nacionales que comenzamos en este post, recordando que los mismos se disputaron entre 1967 y 1985.

    Habíamos recorrido la historia de esa competición hasta 1976 inclusive. Hoy veremos cinco torneos más, quedando los cuatro restantes para una próxima entrega ya que de lo contrario este post quedaría un poco largo (?).

  • 1977
  • El Metro de ese año lo jugaron 23 equipos, descendiendo los 3 últimos de la tabla. El Nacional siguió teniendo 32 participantes, según la siguiente composición: los 20 que habían jugado el Metro y no habían descendido, 11 del interior (al igual que el año anterior), siendo la restante plaza para el campeón de la Primera B en ese año `77, el beneficiado fue Estudiantes de Buenos Aires.

    La estructura de la primer fase de ese torneo, que tuvo un final inolvidable, no tuvo modificaciones en cuanto a que seguían siendo 4 grupos de 8 equipos cada uno, pero, para variar un poco (?), decidieron cambiar un poco la definición. Además se eliminaron los interzonales.

    A diferencia de la edición anterior sólo los ganadores de cada grupo continuaban en competición (anteriormente también pasaba el segundo), por otro lado se acabaron los partidos eliminatorios únicos en cancha neutral; habría 2 partidos en cada llave semifinal, y dos partidos en la final, y se dispuso la aplicación de la regla del gol visitante contabilizado doble en caso de empate en puntos y goles luego de ambos partidos (el mismo sistema que se usa actualmente en la Copa Libertadores).

    Yendo a lo estrictamente deportivo, los 4 clasificados a semifinales fueron: Newell`s, Estudiantes (LP), Independiente y Talleres (Cba) que volvió a ser el abanderado de las provincias. Otros equipos del interior que tuvieron un buen desempeño en esa primera fase fueron Independiente Rivadavia (Mza), que compartió con San Lorenzo el segundo puesto del grupo que ganó NOB; y Belgrano (Cba) escolta de Independiente en el grupo D.

    En las semis (disputadas en Enero de 1978) Talleres eliminó a Newell`s, mientras que Independiente hizo lo mismo con Estudiantes. Era la primera vez que un equipo del interior llegaba a una final, y era justo que fuera Talleres el que tuviera la posibilidad de ser campeón argentino.

    Todo parecía indicar que así sería, máxime cuando la primer final arrojó un 1-1 en Avellaneda. Recordemos que el gol visitante podía ser definitorio, por lo que la T aún empatando sin goles podía ser campeón.

    Ese partido fue histórico. La Boutique del Barrio Jardín estaba repleta y todo hacía presagiar que el equipo dirigido por Roberto Marcos Saporiti festejaría su primer título. Pero el partido se complicó para la T.

    A los 29 minutos Madera Outes puso el 1-0 para el visitante y el título se iba para Avellaneda. A los 14 del segundo tiempo empató Cherini, de penal, y a los 24 de esa etapa Bocanelli metió el segundo de los locales.

    A continuación una breve reseña de lo que pasó en ese momento, vía El Litoral:

    Y luego del gol de Boccanelli, el mediocampista central formoseño Rubén Galván le comentó al árbitro Barreiro: “Lo que usted cobra es una vergüenza. Tengo dos hijos, ¿por qué no me echa?“, le solicitó el más tarde integrante del seleccionado argentino campeón del mundo en 1978. Acto seguido, Barreiro le mostró la tarjeta roja. Y entonces llegó la protesta de Omar Larrosa (otro volante que supo vestir la camiseta argentina bajo la conducción del DT César Luis Menotti) y el reclamo fue similar: “Esto es una usurpación, ¿por qué mejor no me expulsa?” pidió el ex mediocampista de Huracán y Boca Juniors, entre otros clubes. Y el juez le cumplió “su deseo”.

    Las expulsiones enloquecieron al capitán Enzo Trossero, quien comenzó a hacer el clásico gesto de apoyar una mano sobre la otra, dando a entender que el árbitro habría estado pago para que ganara Talleres. Entonces, el defensor del “rojo” vociferaba a quien quisiera oírlo: “Ladrones, ladrones, así salen campeones“. Obviamente, Barreiro lo escuchó y le marcó el camino de los vestuarios.

    Independiente había quedado con 8 jugadores, restando 20 minutos de partido, perdiendo y siendo visitante. El Pato Pastoriza, perdido por perdido metió entonces dos cambios haciendo ingresar a Daniel Bertoni y a Mariano Biondi. Estos dos ingresados y Ricardo Bochini armaron una jugada bárbara faltando sólo 7 minutos para la finalización y el Bocha consiguió el empate en 2 goles que le daba el título a Independiente que ya había ganado esta misma competicion en su primer edición en 1967. Para muchos esa final fue la mejor de la historia del fútbol local, tal vez sea una exageración, pero seguro fue la mejor de los Campeonatos Nacionales.

    Los equipos del interior además de los ya mencionados Talleres, Belgrano e Independiente Rivadavia fueron: San Martín (Tuc), Círculo Deportivo Nicanor Otamendi (MdP), Los Andes (SJ), Cipolletti (RN), Central Norte (Sal), Sarmiento (Chaco), Gimnasia y Esgrima (Juj), y Atlético Ledesma (Juj)

  • 1978
  • El Metro, como era costumbre, volvía a diferir en cantidad de equipos participantes. Ese año fueron 21, los 2 últimos de la tabla descendían y los restantes jugaban también el Nacional, al que se sumaban 12 equipos del interior y el campeón de la B de ese mismo año, en este caso, Ferrocarril Oeste.

    El Nacional siguió disputándose en 4 zonas de 8 equipos cada una, nuevamente sin disputa de interzonales, pero, a diferencia del año anterior, otra vez clasificaban a la siguiente fase los 2 primeros de cada grupo. Luego seguían cuartos de final, semifinales y final todos en partidos de ida y vuelta.

    Nuevamente un único equipo de los indirectamente afiliados consiguió superar la primer ronda, ¿adivinen quién fue?, sí, Talleres, subcampeón del año anterior, clasificó ganando la Zona A. Otros clubes que anduvieron bien fueron Atlético Tucumán (3º por diferencia de gol en el Grupo B), y San Martín de Mendoza (3º a un punto del segundo en la Zona D). Cabe aclarar que Unión de Santa Fe fue semifinalista, mientras que Colón, de la misma ciudad, llegó a cuartos de final, pero al ser equipos directamente afiliados a AFA no se los menciona entre los del interior.

    Independiente consiguió el bicampeonato
    consecutivo en esta competencia, en el que sería su tercer, y último título en la competición. Las finales (que se disputaron en enero de 1979) fueron contra River, habiendo finalizado el partido en Nuñez empatado en cero, ganando el Rojo 2-0 en el segundo partido en Avellaneda con dos goles de Ricardo Bochini, un verdadero anti-pechofrío.

    Además de Talleres, Atlético Tucumán y San Martín (Mza), representaron al fútbol del interior los siguientes equipos: At. Ledesma (Juj), Juventud Antoniana (Sal), Patronato (Par), Gimnasia y Esgrima (Mza), Racing de Córdoba, Deportivo Roca (Gral. Roca, RN), Altos Hornos Zapla (Juj), San Martín (Tuc) y Alvarado (MdP).

  • 1979
  • Para que la cosa sea pareja en cuanto a organización paranormal de los torneos (?), la AFA decidió que los 20 equipos que participaron del Metro jugaran divididos en 2 zonas. Los 2 primeros de cada una disputarían smis y final para definir al campeón, los 6 siguientes de cada grupo se sumarían a esos “definidores” para disputar también el Nacional. Los 2 últimos de cada zona jugarían un cuadrangular en el que sólo 1 cuadro quedaría en Primera A, pero no disputaría el Nacional. Ese salvado del descenso fue Platense.

    El Nacional, que ese año se llamó “Campeonato Nacional General Don José de San Martín” siguió disputándose con una primera fase de 4 grupos, pero nuevamente se les ocurrió innovar (?) a los dirigentes de la época. Cuatro zonas pero de 7 equipos cada una, para un total de 28 equipos (16 de AFA y 12 del interior), y volvieron los interzonales que tanto se extrañaban (?).

    Los dos primeros de cada sección clasificaban a cuartos de final, y entre esos 8 que seguían había 3 equipos del interior: Talleres, Instituto de Córdoba (ambos ganadores de sus respectivos grupos) y Atlético Tucumán (2º por diferencia de goles en el suyo). El único que consiguió llegar a las semis fue el Decano tucumano, pero en esa instancia fue eliminado por Unión (SF), que de ese modo disputaría una final de primera división por primera (y hasta hora única) vez en su historia.

    La final fue entre los santafesinos y River (campeón del Metro de ese mismo año) y por segunda vez en la historia definieron el torneo los goles como visitante, en realidad un sólo gol como visitante, anotado por el Beto Alonso (otro que metía goles trascendentales más allá del arlequín que les nubla la vista a algunos). 1-1 en Santa Fe y 0-0 en el Monumental y el título que se quedó en Nuñez. River empardaba su producción de 1975 y ganaba los dos títulos del año, además de encaminarse al segundo TRI de su historia.

    Además de Talleres, Instituto y At. Tucumán disputaron ese campeonato: San Martín (Tuc), que empató el segundo puesto en su grupo, Alianza Juventud Pringles (Bs. As.), At. Ledesma (Juj), Kimberley (MdP), Gimnasia y Tiro (Sal), Independiente Rivadavia (Mza), Altos Hornos Zapla (Juj), Chaco For Ever y Cipolletti (RN)

  • 1980
  • rcnac80.jpg

    El Metro lo disputaron 19 equipos. A los 16 que habían mantenido la categoría la temporada anterior se sumaron el campeón de la B (Tigre) y Talleres de Córdoba que se transformó de este modo en el primer equipo indirectamente afiliado a la AFA en disputar un Campeonato de Primera División que no fuera un Nacional. Ese torneo en realidad no fue un Metropolitano, ya que se cambió el nombre de la competición, que se llamó en ese año 80 “Cuarto Centenario de la Segunda Fundación de la Ciudad de Buenos Aires“.

    La entrada de la T a los campeonatos de primera aún es discutida. Los que defienden la medida dispuesta de conformidad a la resolución 1.309 de AFA, dicen que Talleres había hecho méritos deportivos de sobra para tener un lugar en la primera (y razón no le faltaba a este argumento) y además la mencionada resolución disponía que todo equipo que llegara dos veces en 3 años a los cuartos de final del Nacional sería automáticamente incorporado al Metropolitano. De ese modo también llegaron Instituto y Racing de Córdoba poco después.

    Los que estaban (y están) en contra dicen que simplemente se dictó una normativa a medida para que Talleres entrara a primera porque era negocio que jugara todo el año en la A y que fundamentalmente se había accedido a ello por la presión ejercida en tal sentido por el general Luciano Benjamín Menéndez, máxima autoridad militar de la provincia durante la dictadura de esos años, además de reverendo hijo de puta, claro está. Para aprobar el dictado de la resolución hubo que vencer la resistencia de la Liga Cordobesa que entendía que la plaza debía ser para la Liga y no para un club en particular, ya que se entendía que de ese modo el campeonato local perdería importancia (lo que acabó ocurriendo).

    La conformidad se obtuvo por medios ultra democráticos (?), se intervino la Liga y se nombró a un encargado adicto a la obediencia debida que dió el sí. Talleres teminó en el 3er puesto ese año (junto a Platense).

    El Nacional de ese año extrañamente se jugó con la misma cantidad de equipos e idéntico método de disputa que el del año anterior, incluso hasta se mantuvo el nombre del torneo. A cuartos clasificaron 2 equipos del interior, ambos cordobeses, pero no estuvo Talleres entre ellos (justo el año en que era uno más de primera), los que consguieron el logro fueron Instituto y Racing de Córdoba.

    La Gloria quedó afuera nuevamente en cuartos, pero se aseguró un lugar en el Metro ´81 (por la resolución 1.309). La Academia de Nueva Italia, dirigida por Alfio Basile, llegó bastante más lejos, hasta la final que perdió contra Rosario Central que le metió cinco en la primera final. El 2-0 de los cordobeses en el Chateau no alcanzó, y los Canallas ganaron su tercer Nacional de la mano del Viejo Zof y con el Patón Bauza como gran figura en la defensa. Palma, el Pampa Orte, Bacas, Marchetti y Teglia eran otras de las estrellas de la Academia rosarina.

    Además de los nombrados Talleres, Instituto y Racing, representaron al interior: Atlético Concepción (Tuc), Atlético Tucumán, Central Norte (Sal), Chaco For Ever, Cipolletti (RN), Gimnasia y Esgrima (Juj), Independiente Rivadavia (Mza), San Lorenzo (MdP), y San Martín (Mza).

  • 1981
  • river81.jpg

    El Metro lo jugaron sólo 18 equipos, entre los que se había incorporado Instituto. 17 de esos equipos jugaron el Nacional, junto a 11 del interior (que en realidad sumando a los cordobeses hacían 15 y 13)

    Instituto volvió a llegar a cuartos, y también lo hizo Gimnasia de Jujuy, aunque sólo llegarían hasta esa instancia. Además apareció un tal Loma Negra, de Olavarría que empató con River el segundo puesto del grupo B, quedando fuera por diferencia de goles. Las semis fueron territorio porteño (y del GBA).

    River eliminó a Independiente y Ferro (que venía de ser subcampeón del Metro ese mismo año) eliminó a Vélez en el clásico y disputaron la final. Sendos 1-0 en Nuñez y Caballito le dieron el título al River de Di Stefano. El gol del campeonato lo convirtió un tal Mario Alberto Kempes.

    Además de Instituto, Talleres y el Lobo jujeño, diputaron el torneo como embajadores (?) del fútbol provincial: Belgrano (Cba), Gimnasia y Esgrima (Mza), Loma Negra (Olavarría, Bs. As.), Guaraní (Pos), San Martín (Tuc), Racing (Cba) -que no clasificó a 4tos porque se le descontaron 4 puntos, Gimnasia y Tiro (Sal), Huracán (San Rafael, Mza), Atlético Tucumán, y San Lorenzo (MdP)

    Continuará…


    palermotrava.jpg

    Todos envidiosos (?)

    floyd 230

    Yo sé que el amigo bostero (?) debe estar pensando en este momento “los de LR! son todos unos putos antiboquita”, ya que esa es la bandera que esgrimen en estos momentos, la de que si no sos de Boca, sos antiboca, que es lo mismo que decir “vo’ so’ contra mío”, por eso los dejamos con este interesante spot publicitario, que seguramente siente lo que dice, lo hace por admiración a un crack como el Titán, y lo recaudado será donado al Cotolengo Don Orione de Pueblo Esther… todo con (?), obviamente.

    buscalosbotinestitan.jpg

    Y como para agregar un poco más de leña al fuego, yo no se que tiene que andar haciendo “nuestro” Diario La Capital en el asunto de Palermo y el récord, pero la cosa es que El Decano de la Prensa argentina -ahora rebautizado el kiosquito de López, Vila y Manzano- publicó una serie de datos muy útiles y educativos para todo arlequín boquense que haya dando vueltas:

    ¿Un récord comercial?

    El delantero Martín Palermo alcanzó los 180 goles en Boca en el profesionalismo, una cifra que será utilizada comercialmente por el club de la Ribera, pero las estadísticas indican que todavía está 14 por debajo de Francisco Varallo.

    Con el gol que convirtió ayer alcanzó el récord que anotó Varallo en el plano local, pero sin contar los que marcó en las copas internacionales.

    Palermo anotó 150 goles por torneos locales y 30 por internacionales.

    El mayor goleador boquense es Roberto Eugenio Cherro, con 100 en el profesionalismo, 110 en el amateurismo y 8 en torneo internacionales.

    El tercero en cuestión es Domingo Tarqasconi con 191 (177 en el amateurismo, 8 en el profesionalismo y 6 en copas internacionales).

    Sin embargo Martín marcó e inmediatamente aparecieron los carteles con el “180″.

    Simultáneamente el dirigente xeneize Orlando Salvestrini, impulsor de esta campaña por los 180 goles de un récord que no es tal, y tachó en una enorme bandera el número 1 de la cuenta regresiva.

    La semana entrante, además de otros elementos de merchandising, la empresa Puma, que auspicia al delantero, sacará a la venta una edición limitada de 180 pares de botines denominados, obviamente, Martín Palermo.

    El atacante platense, de 34 años, recibió una ovación a los 81′ en el estadio Ciudad de La Plata, cuando fue reemplazado por Mauro Boselli. Su faena en este primer domingo de marzo estaba cumplida.

    Más allá de esto, y de este post de la semana pasada, para demostrar buena voluntad, la administración de LR! ya movilizó a su personal (?), y dado que Pep andaba por el centro, fue enviado a buscar los botines de Martín. Tiene la orden de volver con ellos si o si, para luego regalarlos al arlequin de Boquita más caracterizado de la página, así que muchachos, hagan gala de su cabezatermismo bosta extremo, que se ganan un pedazo grande de la historia de Boca (?).

    ¡Último momento!: Pep acaba de avisar que encontró este calzado deportivo, en una caja junto a estos tapones con las iniciales MP, y pregunta si ya puede dar por finalizada, con resultado satisfactorio, la búsqueda de los botines del Titán (?)


    palermo1.jpg

    Polémica chancha

    Zeronickname 269

    No debería haber discusión, claro está, si el periodismo tuviera la virtud (?) de hacer las cosas como deben hacerse. ¿Qué es hacer las cosas bien? Al menos chequear o investigar (o las dos cosas) lo que se va a publicar.

    Hace un tiempito se vio un cartel en el palco de Boca con un “countdown” de goles que le faltaban a Martín Palermo para convertirse en el “máximo goleador en la era profesional de la institución xeneize”. El dueño del cartel era/es, Orlando Salvestrini, ex tesorero del club y tiene especial interés que Palermo rompa una marca. Una marca FALSA.

    Palermo tiene 179 goles convertidos en Boca, sumando los que hizo en los torneos oficiales regulares del fútbol argentino (léase Apertura + Clausura), Copa Libertadores, Copa Intercontinental y Copa Sudamericana.

    La marca a superar por el delantero que recibe tribunazos en su pierna es la que tiene a Francisco “Pancho” Varallo en el tope de la tabla de goleadores de Boca, aclarando nuevamente que se trata de la era profesional. Don Pancho, quien aún vive y suma 98 febreros, hizo 180 goles en los campeonatos argentinos desde 1931 (él dice 181, pero son 180).

    El tema es que el delantero de antaño, que jugara el Mundial de Uruguay 1930, también convirtió goles en Copas oficiales que se jugaban en aquel entonces. Y en esas Copas, Varallo hizo 14, sumando 194 en total.

    Si a Martín se le cuentan los goles Copas Internacionales ¿por qué no contar los de Varallo en las Copas que él jugaba? Y si quieren contarle 180 a Varallo ¿por qué no sacarle los goles internacionales a Palermo?

    El quid de la cuestión es una mentira mediática propiciada por el diario Ol*, con sus jefes a la cabeza, la empresa que le da los botines al gran Martín, el ex funcionario antes nombrado y, obvio, el jugador. Por más que diga que está al margen, va a recibir todo tipo de regalías, así que es mentira eso de que está más allá de si es o no el máximo goleador.

    El negocio está en una edición limitada de botines P*ma, una revista a 30 mangos con un dvd de regalo y todo tipo de merchandising mentiroso.

    Palermo está a 15 goles de convertirse en el máximo goleador de Boca (es la realidad) en la era profesional. Y se remarca lo del profesionalismo porque el máximo artillero bostero xeneize es Roberto Eugenio Cerro (más conocido como Cherro) que suma 218 goles entre 1926 y 1938. Segundo está Francisco Varallo con 194 goles y tercero Domingo Tarasconi, con 191.

    Palermo, con sus 179 tantos, viene en el cuarto lugar y (ahora viene la opinión personal), no caben dudas que pueda ponerse rápido en el segundo puesto, inclusive que pueda alcanzar a Cherro en la punta. Pero no es necesario que se le mienta al hincha, el que va a terminar pagando por los botines, la revista y el dvd, y el que en definitiva le dará los $$$ a los que están metidos en el negocio.


    ima_leche.gif

    El valor de los títulos de verano

    invitado 161

    River ganó el pentagonal de verano. Sin brillar, pero lo ganó. De todas formas, nadie parece demasiado entusiasmado por el rendimiento del equipo, y la mayoría de la gente no le asigna importancia al título porque, dicen, los torneos de verano son una anécdota y no indican nada sobre el futuro. ¿Es tan así?

    Vamos a ver…

    Verano de 2000
    Primer pentagonal de verano: lo gana Boca. Los xeneizes terminarían festejando la obtención de la Copa Libertadores a mitad de año.

    Verano de 2001
    Vuelve a ganar Boca, que repetiría como campeón de América.

    Verano de 2002
    No hubo pentagonal, sino dos torneos. Uno lo ganó Racing, que terminó sexto en el Clausura. El otro lo ganó River, que se llevaría el torneo local con 43 puntos.

    Verano de 2003
    Vuelve el pentagonal y lo gana Boca, que también vence en la Copa Libertadores y termina segundo en el Clausura.

    Hasta aquí los resultados son indiscutibles: el que gana en el verano tiene éxito en el primer semestre del año. Sin embargo, esta tendencia se diluye a partir de 2004…

    Verano de 2004
    El pentagonal se lo lleva San Lorenzo, que fracasa en el Clausura y termina noveno.

    Verano de 2005
    Vuelve a ganar San Lorenzo, y esta vez le va mucho peor: eliminado en primera ronda de la Copa y puesto número 16 en el Clausura.

    Verano de 2006
    Boca predomina en el verano y luego se queda con el Clausura. Ese año no jugó Copa.

    Verano de 2007
    River gana el pentagonal, queda afuera en primera ronda de la Copa y termina cuarto en el Clausura.

    Conclusiones:

    - En 5 de los últimos 8 años, el campeón del verano ganó algo en el primer semestre.
    - Cuando Boca gana en el verano, siempre termina festejando a mitad de año.
    - Lo de River es más incierto: tras sus dos veranos exitosos, una vez le fue bien y otra mal.
    - San Lorenzo y Racing, aunque ganen en el verano, siempre tienen las de perder.

    Ah, Independiente no gana nunca.

    [enviado por JPP]