El rey de América 1990

Supercopa 1990

perplatado 191

Qué tal, mi nombre es Perplatado (?) y continuaré la saga (?) de la historia de la Supercopa. Me ocuparé de las ediciones que no tuvieron un ganador proveniente de Argentina. Después de la edición 1993 volverá el amigo nacionalista (?) Murdock para terminar la serie.

Luego de una Libertadores anormalmente larga debido al Mundial, a fines de octubre de 1990 arrancó la tercera edición de la Supercopa Joao Havelange, el torneo que reunía a todos los ganadores de la Copa Libertadores. Para este torneo seguía vigente la sanción a equipos colombianos, por lo que Atlético Nacional, que normalmente debería haber entrado en esta edición, no lo hizo hasta dos años después.

Debido a que participaban 12 equipos hubo que hacer algunas concesiones al formato de pura eliminación directa. El campeón de la edición anterior, Boca Juniors, entró en cuartos de final. Y por sorteo se determinó que el ganador de la llave de octavos entre Gremio y Estudiantes saltaría la siguiente etapa y sería semifinalista.

En la primera ronda el choque más interesante era entre River y Olimpia. El equipo de Passarella era campeón argentino y había sido semifinalista en la Libertadores, mientras que el de Luis Cubilla había ganado la Copa. En el partido de ida River demolió a Olimpia por 3-0 con un gol de Berti (recién llegado de Boca, donde había ganado la Supercopa ‘89) y dos de Medina Bello. Una semana después fue a Asunción a buscar el pasaje a cuartos en lo que parecía un trámite. Pero Olimpia ganó 3-0 (goles de Samaniego, Monzón y Amarilla), igualó el global y la serie fue a penales. Ahí el equipo paraguayo se impuso 4-3 y eliminó a River.

El primer campeón, Racing, se midió con Cruzeiro en la fase inicial. Ambos partidos terminaron 1-0 para el local y se definió por penales. Racing tenía a Sergio Goycochea, la estrella de las definiciones del reciente Italia ‘90, y ganó 4-2 esa serie.

Argentinos Juniors, que meses atrás había sufrido las partidas de Rudman y Redondo, estaba haciendo una buena campaña en el Apertura y le tocó jugar con Flamengo en la Supercopa. Fue otra serie que se definió por penales, ambos ganaron 3-1 su partido como local. El equipo de La Paternal ganó la definición en Rio de Janeiro y también pasó a cuartos de final.

El finalista de la edición anterior, Independiente, se midió con otro grande de Sudamérica, Nacional de Montevideo. En lo que sería el último partido internacional de Ricardo Bochini, se produjo un empate 1-1 en Avellaneda. Alejandro Ruidíaz lo reemplazó en la revancha, que terminó 2-1 para Nacional y vio las expulsiones de Rubén Insúa y, al igual que en la final del Mundial, Pedro Monzón.

Estudiantes, por su parte, fue a Porto Alegre a jugar con el equipo que lo había eliminado en su última participación destacada en la Libertadores. Aguantó el 0-0 hasta dos minutos antes del final, cuando un gol en contra de Prátola provocó la derrota del Pincha. Pero en La Plata Trotta y Peinado le dieron a Estudiantes el pasaje a la semifinal.

En el único choque sin argentinos se enfrentaron los dos primeros campeones de la Libertadores, Peñarol y Santos. Luego de empatar 0-0 en Montevideo y 2-2 en Santos el equipo uruguayo se impuso por penales y pasó a cuartos.

Los choques de cuartos quedaron así: Boca-Peñarol, Racing-Olimpia y Argentinos-Nacional. Estudiantes, como dijimos, esperaba en semifinales al ganador de este último choque.

El campeón vigente arrancó la Supercopa en Montevideo, donde venció al Peñarol que dirigía César Luis Menotti 1-0 con gol de Giunta, en una noche memorable para el fútbol picapiedra. El equipo de Carlos Aimar recibió con confianza a Peñarol en la Bombonera, esperando pasar con tranquilidad a la semifinal. Pero los uruguayos ganaron 2-0 ante un equipo que tenía a Batistuta en el banco (el titular fue Walter Pico).

Olimpia empató agónicamente el partido de ida contra Racing en su estadio. En la revancha arrancó ganando 1-0 con un tanto de Guasch, y en el segundo tiempo completó un 3-0 que dejó afuera al otro campeón del torneo. Luego del partido Sergio Goycochea fue tratado en un hospital debido al efecto que le provocó la pirotecnia que tiraron los hinchas de La Academia. Se ve que a los muchachos les gusta sufrir y festejaron la eliminación con fuegos artificiales (?).

Raúl Vicente Amarilla

Argentinos le ganó a Nacional 2-1 en el partido de ida. Pero lo memorable se produjo en la vuelta. Argentinos aguantaba el 1-2 que lo llevaba a penales teniendo 10 jugadores desde los 12 minutos por la expulsión de Rentera. Pero en el tiempo adicionado Cabrera le dio la clasificación al equipo uruguayo. Los jugadores de Argentinos protestaron con furia ante el árbitro chileno Gastón Castro. Sergio Batista, actual entrenador de la selección juvenil argentina, fue suspendido por un año por agredir al árbitro, mientras que el arquero Goyén (uruguayo él) fue detenido por pegarle a un policía y fue liberado después de pagar una fianza de 5.000 dólares.

Nacional enfrentó a Estudiantes en la semifinal. Ambos partidos terminaron sin goles y la definición por penales eliminó al único argentino que quedaba y puso a Nacional en la final.

En la otra llave se enfrentaban Peñarol y Olimpia. El primer partido terminó 2-1 para los uruguayos. La revancha fue distinta: Olimpia en su estadio ganó 6-0, con dos goles de González, dos de Amarilla y uno de Suárez y Cáceres (no fue la última vez que un equipo de Menotti se comió 6 goles en partidos internacionales). El campeón de la Libertadores llegó como favorito a la final.

Ever Almeida

En enero de 1991 se enfrentaron los dos finalistas en Montevideo. “Muchachos, cualquier resultado nos sirve, total esto lo vamos a definir en Asunción” fue la arenga de Luis Cubilla a sus jugadores. Y Olimpia venció 3-0 con tantos de González, Amarilla y Samaniego. Esto completó un ciclo en el que el equipo paraguayo ganó un partido en cada ronda con al menos tres tantos de diferencia.

La revancha se jugó el 11 de enero de 1991 en Asunción, con arbitraje de Juan Carlos Loustau. Nacional formó con Seré, Maristal, Sarabia, Revelez, Mozo, Pena, Cardaccio, Morán, Miranda, Wilson Núñez y García (siempre hay un García). Olimpia arrancó el encuentro con el veterano arquero Almeida, Cáceres, Ramírez, Fernández, Suárez, Balbuena, Guasch, Monzón, González, Amarilla y Samaniego.

La segunda final terminó 3-3 y, como era previsible, Olimpia fue el ganador de la Supercopa. Fue la última vez que un club uruguayo llegó a una instancia decisiva en un torneo internacional.

Luego de convertir 20 goles en 8 partidos de la Supercopa, Olimpia se ganó el derecho a jugar la Recopa contra el campeón de la Libertadores de 1990, Olimpia. Como el equipo paraguayo había ganado ambos torneos la Confederación intentó que jugara la final de la Recopa contra alguno de los subcampeones, pero los dirigentes de Olimpia se negaron y consiguieron ser declarados sin más trámite como los ganadores de esa Recopa.

En la próxima entrega nos ocuparemos de una de las finales más recordadas de este torneo.


Libertadores American Style (???)

La final de la Copa en Miami

perplatado 194

(?)

La Copa Libertadores tiene el mismo formato que la Champions League con una diferencia: la final a dos vueltas. Hace un tiempo vienen dando vueltas algunas propuestas de hacer una final a partido único en cancha neutral y así hacer que la Libertadores sea idéntica a su equivalente europea, excepto por tener la mitad de la duración. Según este blog y este podcast, el señor Tofoni, el que organiza los amistosos de la Selección, acercó una propuesta para hacer en Miami esa final.

En principio la idea de hacer un partido único es atractiva. Se jugaría un partido a todo o nada sin ese efecto de final desdoblada que ocurre actualmente. Boca el año pasado ganó 3-0 el primer partido y estaba bastante claro que era campeón, pero tuvo que ir a Porto Alegre a cumplir con la otra final y la definición se hizo menos emocionante. Por otro lado se eliminarían las posibles trampas que puede poner un local y el partido se jugaría en igualdad de condiciones.

Hacerlo fuera de Sudamérica garantiza que sea un país neutral, y si lo hacen en Estados Unidos Miami viene a ser la ciudad ideal por la cantidad de gente hispanoparlante que hay en ese estado. Se supone que hay comunidades de cualquier país de América del Sur que seguramente querrán ver al equipo de su tierra. Eso sería buen negocio y tal vez ayudaría a popularizar un poco más el fútbol en ese país (habría que ver cuánto ayudó la Copa Intercontinental a popularizar el fútbol en Japón).

Pero, por el costado negativo, alejaría a la Copa del continente al que pertenece. Cualquier finalista debería viajar miles de kilómetros para definir la competencia de su propia confederación. Y se elimina la posibilidad de ganar la Copa en el estadio propio ante los hinchas habituales. Esto a Boca, por ejemplo, no lo afecta demasiado dado que de cinco finales en los últimos años definió cuatro afuera. Pero por otro lado la Copa Intercontinental tiene ese encanto casi mundialístico (?) de un torneo ganado en la lejanía, con los jugadores festejando entre ellos porque el puñado de hinchas que hay está muy lejos. Pero yo diría que eso es más apropiado para un torneo mundial más que continental.

Además está el problema de los mexicanos. Se me hace que si un equipo mexicano jugara esa final se sentiría local en Miami, por más que haya comunidades de cualquier lado, gracias a la cercanía geográfica. Hasta el momento la participación de equipos mexicanos en certámenes de la Conmebol han sido en carácter de invitados, con la condición explícita de que la Copa se defina en territorio sudamericano (y que la Copa América no se haga en México). Incluso se invierte la localía en la final si llega a ser necesario. Esta propuesta cambiaría en 180 grados esa idea: la Copa de la Conmebol se definiría en territorio de otra confederación, y muy cerca del país de donde vienen los equipos invitados. Esto podría arreglarse poniendo que si un equipo mexicano se clasifica para la final el encuentro decisivo se realice en un estadio sudamericano (y se pueden tener dos en lista de espera, por ejemplo el Morumbí y el Centenario, para ser el estadio neutral donde se juegue en ese caso).

Capitol City Goofball

Otro factor a considerar es la idea que tienen los norteamericanos de hacer un show como el Super Bowl. Siempre me molestó esa concepción del deporte que tienen en Estados Unidos, con ese organito de mierda que tocan en cualquier momento porque piensan que la audiencia no se entretiene sólo con el espectáculo deportivo, además de los shows musicales antes, durante y después del partido, las porristas, las mascotas, los dedos gigantes de gomaespuma, etc. Y justo la Copa Libertadores es un emblema del espíritu contrario a eso, por lo que no me gusta nada la idea de metrosexualizar (?) la final. Encima acuérdense de lo que fue la inauguración de USA ‘94 e imagínense si toda esa falta de buenas ideas se hiciera con un presupuesto mucho menor y la supervisión de la Conmebol en lugar de la FIFA. Sería muy feo de ver.

Así que no me gusta mucho la idea de hacerla en Miami. Si se realizara de manera sobria y cuidando en tema de los extraconfederacionales (?) podría andar. Pero creo que sería más fácil que se conformaran con hacer el Mundial de clubes ahí y de paso no tenemos que levantarnos a las 7 de la mañana para verlo.

Y aparte, dice Pastor que en junio empieza la temporada de huracanes.


Bochini y las copas

Independiente en la Copa Libertadores

perplatado 251

Independiente en la Copa Libertadores

Posteó Perplatado el 02.05.08 a las 12:05 pm
Categorías: Copa Libertadores · Historia

Esta es una edición extraordinaria del repaso de participaciones en la Copa. Se trata del mayor ganador del torneo, Independiente, que obtuvo 7 títulos en 18 participaciones (un fenomenal promedio de 1 Copa ganada cada dos y media disputadas). Este informe está regado (?) con datos aportados por Pablo, cuyo aporte, a pesar de ser invalorable, es muy valorado (?).

1961. Accedió por primera vez a la Copa de Campeones como el ganador del torneo argentino de 1960, campeonato que había obtenido luego de 12 años sin títulos. Luego de la experiencia de San Lorenzo en la primera edición de la Copa, Independiente tampoco le prestó demasiada atención a la competencia.

Aún no existían los grupos clasificatorios. La Copa arrancaba en cuartos de final para la mayoría de los equipos (en esa edición hubo una ronda preliminar entre los representantes de Colombia y Ecuador; sólo Venezuela no mandó a su campeón). El equipo que tenía la dirección técnica de Oswaldo Brandao jugó con Palmeiras. El primer partido terminó 2-0 para los paulistas en la cancha de Racing, mientras que el segundo, en San Pablo, fue ganado 1-0 por el local.


El resto de la Copa, clic para agrandar

El resto de la Copa

perplatado 90

Ya salieron los horarios de los octavos de final de la Copa. Esta es la grilla de lo que sigue. Clic para agrandar.

OJO, CAMBIARON LOS HORARIOS DEL MIÉRCOLES 30. EN LA PARTE DE ABAJO DEL POST ESTÁN LOS HORARIOS ACTUALIZADOS. Todos los partidos de ese día empiezan entre 15 y 30 minutos más tarde de lo previsto.

Algunos puntos a tener en cuenta:

-El orden de definición es la siguiente:
1. Puntos
2. Goles a favor
3. Goles de visitante
4. Penales

-En la final el punto 3 (goles de visitante) se cambia por 30 minutos de alargue. No cuentan los goles de visitante y se define por penales si sigue el empate luego del alargue.

-A partir de acá para todos los que sigan en la Copa habrá partidos en cada semana hasta las semifinales. Luego hay 15 días de pausa antes de las finales, que se juegan el 25 de junio y 2 de julio.

-En caso de haber dos semifinalistas del mismo país deberán enfrentarse entre sí, independientemente de la llave por la que vengan. No hay previsiones para evitar que haya tres semifinalistas del mismo país. Por este motivo, dado el fixture es posible que haya una final entre dos equipos de Brasil pero no entre dos equipos de Argentina.

-En el gráfico los mencionados en primer lugar definen como locales.

-En caso de haber un equipo mexicano en la final deberá definir de visitante, o sea en un país miembro de la Conmebol, independientemente de si en la llave le tocaba definir de local. En caso de ganar la Copa un equipo de México el representante sudamericano en el Mundial de clubes será el subcampeón.

Acá están los datos de fechas y horarios de octavos de final en modo texto:

Lanús - Atlas
Martes 29/4 20.10 en Lanús
Martes 6/5 23.30 en Guadalajara

Estudiantes - LDU
Martes 29/4 22.30 en Quito
Martes 6/5 21.00 en La Plata

Boca - Cruzeiro
Miércoles 30/4 17.40 en Buenos Aires
Miércoles 7/5 19.10 en Belo Horizonte

San Lorenzo - River
Miércoles 30/4 19.45 en San Lorenzo
Jueves 8/5 20.30 en River

América - Flamengo
Miércoles 30/4 19.45 en el DF
Miércoles 7/5 21.50 en Rio

Nacional - San Pablo
Miércoles 30/4 22.00 en Montevideo
Miércoles 7/5 21.50 en San Pablo

At. Nacional - Fluminense
Miércoles 30/4 22.00 en Medellín
Martes 6/5 18.30 en Rio

Santos - Cúcuta
Jueves 1/5 20.45 en Santos
Jueves 8/5 23.15 en Cúcuta

Y ya saben amigos: a seguir laburando, vermú con papas fritas y good show (?).


El responsable de la eliminación o El técnico ideal para este grupo

Tachar lo que no corresponda

perplatado 548

Boca gestó su propia eliminación. Se puede hablar de mala suerte y de imponderables, pero está muy claro que Boca no quedó afuera esta noche sino en los tres partidos de visitante, en los que apenas sacó un punto sobre nueve. Se trata de una campaña pobrísima para el campeón de América y Boca pagó hoy el precio. El mayor pecado es no haber querido ganar el primer partido contra el mismo rival con el que hoy se despidió, en un acto de soberbia futbolística. De esta manera el campeón de la edición anterior queda eliminado en la fase de grupos por segundo año consecutivo.
Yendo al partido de hoy, Boca intentó pero sólo con intención no se puede. Si Boca no está capacitado para sacar la diferencia necesaria ante un equipo de Venezuela, jugando como local y siendo el campeón de América, entonces Boca no merece pasar de ronda. Lo digo con el más sincero dolor: Boca se eliminó solo. Será hasta el año que viene, si es que se consigue la clasificación.

———–

Verdaderamente hay que admirar la mística copera de Boca. El equipo de Ischia ganó la clasificación en la Bombonera, haciendo inexpugnable su estadio y sacando las nueve unidades en disputa. Boca supo manejar el partido en Venezuela sabiendo de su poderío en la Bombonera y le alcanzó con sólo un punto de visitante para clasificar a octavos. El equipo de la ribera hoy se plantó con autoridad y pudo desarrollar su juego ante el rival más débil del grupo, y desde el momento que la pelota empezó a rodar quedó claro que obtener la clasificación era cuestión de tiempo, por más que al principio algunos hinchas se hayan impacientado.
Señores: el campeón de América está más vivo que nunca y sigue siendo el candidato número 1 a quedarse con la edición 2008 de la Copa Libertadores.


El trofeo con nombre de estadio

Rosario Central en la Copa Libertadores

perplatado 139

Vamos acercándonos al final de la serie. Hoy es el turno de Rosario Central, que jugó un total de 10 Copas.

1971. El segundo puesto en el Nacional de 1970 hizo que Central fuera el primer equipo de fuera de la provincia o ciudad de Buenos Aires en jugar la Copa, luego de 11 ediciones. Fue a parar al grupo 1 junto a Boca, Universitario y Sporting Cristal.

La campaña arrancó en la Bombonera con un 2-1 para el local. Luego el equipo que dirigía Angel Labruna viajó a Perú, donde le ganó 2-1 a Sporting Cristal. Tres días después perdió 3-2 con Universitario y finalizó su campaña de visitante. Como local empató 2-2 con Universitario y le ganó 4-0 a Sporting Cristal. Este partido se jugó una semana después del escándalo producido entre el equipo peruano y Boca en la Bombonera, por lo que es probable que Cristal haya presentado un equipo alternativo y/o disminuido.

Los dos partidos que le quedaban jugar a Boca fueron dados por ganados a sus rivales, Universitario y Central. En la última fecha del grupo Universitario le ganó 3-0 a su ya eliminado conacional (?) y quedó con 9 puntos. Central, con 7, lamentó no haberle podido ganar como local y quedó afuera.

1972. Segunda Copa consecutiva, esta vez se clasificó luego de ganar el Nacional de 1971 (el del cuento de Fontanarrosa). Sus rivales en el grupo fueron Independiente Santa Fe de Bogotá, Independiente a secas (?) y Atlético Nacional de Medellín. Labruna continuaba al mando del equipo.

Central en 1971

Central arrancó con dos empates, 2-2 con el equipo de Avellaneda como local (Colman y Poy marcaron para el canalla) y 0-0 con su homónimo en Colombia. Más tarde venció 1-0 a Nacional en Medellín. Luego visitó a Independiente, donde cayó por 2-0. Para luego vencer a los colombianos en Rosario por dos goles de diferencia a cada uno.

Una vez más un 2-2 de local le impidió empatar la primera colocación en el grupo. Independiente fue el ganador con 10 puntos, seguido de central con 8. Y Central fue eliminado nuevamente. El Rojo después fue el ganador de esa edición y de las tres siguientes.

1974. Volvió a la Copa como campeón Nacional de 1973, junto al campeón metropolitano Huracán. Esperaban en el grupo los chilenos Colo Colo y Unión Española. Central era entrenado por Carlos Timoteo Griguol.

Aldo Pedro Poy

El grupo fue favorable a los equipos argentinos, que ganaron todos los partidos contra los de atrás de la cordillera, de local y de visitante. Los partidos entre ellos definían al ganador del grupo, pero no hubo tal definición porque ganaron uno cada uno, ambos 1-0 como local. Terminaron empatando la primera colocación. Tenían la misma diferencia de goles aunque Huracán había hecho (y recibido, claro está) dos tantos más. Pero eso no importaba, fueron a un desempate. Y Huracán venció por 4-0 en Vélez, provocando la tercera eliminación consecutiva de Central en tres participaciones.

1975. Central fue subcampeón en los dos torneos de 1974, detrás de Newell’s y San Lorenzo. Los tres equipos jugaron a fin de año un torneo reducido para determinar quién jugaba la Copa. El torneo favoreció a los rosarinos. Entonces en el grupo inicial de 1975 estuvieron Newell’s, Olimpia y Cerro Porteño. Vale destacar que era la cuarta participación de Central en cinco años y la segunda consecutiva con Griguol en el banco de suplentes.

Central terminó primero en el grupo e invicto, con dos partidos ganados y cuatro empates. Dos de esos empates fueron con Newell’s, ambos 1-1. Central le ganó a Cerro Porteño 2-1 en Rosario y 3-1 en Paraguay. Con Olimpia, como se desprende de lo anterior, empató ambos encuentros. Esa cantidad de empates hizo que compartiera el liderazgo del grupo con Newell’s y debieran jugar un encuentro para definir quién avanzaba. Este encuentro, jugado en su estadio, favoreció a Central por 1-0 con gol de Mario Alberto Kempes y Central pasó la primera fase después de tres intentos en los que había estado cerca pero no había podido.

M.A. Kempes

Central fue al grupo semifinal con Independiente (campeón defensor) y Cruzeiro. En el grupo, curiosamente, todos los partidos fueron ganados por el local. Central ganó y perdió 2-0 con Independiente (Eduardo Solari y Kempes convirtieron en la victoria del equipo santafesino). Y con Cruzeiro perdió 2-0 y ganó 3-1. Independiente le ganó 3-0 al equipo brasileño y clasificó a la final por diferencia de gol.

1981. El equipo comandado por Angel Tulio Zof, ganador del torneo “Libertador General Don José de San Martín”, jugó la Copa con el ganador del torneo “Cuarto Centenario de la Segunda Fundación de la Ciudad de Buenos Aires”, River Plate. Ambos enfrentaron a Deportivo Cali (finalista en 1978) y Junior de Barranquilla.

El campeón de 1980

No fue una experiencia feliz para Central. Arrancó perdiendo de local con River por 1-0 (Kempes, vendido al Valencia varias temporadas atrás, jugaba para River ese año). Luego repitió el resultado en contra en Cali pero le pudo ganar a Junior en Barranquilla por 2-1. Más tarde recibió al mismo Junior y lo goleó 5-0 y le ganó la revancha a Deportivo Cali por 2-1. Esto terminaba la campaña del equipo caleño. Central tenía que ganarle a River (ya eliminado) en el Monumental para alcanzar a Junior y jugar un desempate. Pero River venció por 3-2 y avanzaron los colombianos.

1987. Dos años después de jugar en la B, Central volvía a la Copa gracias al campeonato ganado en 1986/87. Lo acompañó el ganador de la Liguilla, Independiente. Ambos jugaron contra los equipos venezolanos Táchira y Estudiantes de Mérida. Aún clasificaba un equipo por grupo.

El campeón 1986/87

La Copa arrancó en Venezuela para ambos equipos argentinos. El cuadro de Zof venció 3-0 a Estudiantes y empató 0-0 con Táchira, en lo que podía considerarse un buen resultado ante el equipo que días antes había vencido a Independiente con un gol de arco a arco del golero uruguayo Rubens Francovig.

El grupo siguió con un 0-0 en Rosario ante el siete veces campeón de América. Luego llegó el turno de recibir a los venezolanos. 3-2 y 5-2 fueron las victorias de Central contra Táchira y Estudiantes respectivamente. El grupo se definía en Avellaneda entre los dos equipos argentinos. Un empate clasificaba a Central, pero el 3-1 final puso al equipo de Bochini en la semifinal.

2000. Central aún no volvió a salir campeón, pero gracias a la expansión de la Copa pudo regresar a esa competencia luego de 13 años de no jugarla (en ese interín había ganado la Copa Conmebol de 1995). En el grupo jugó con América de Cali, Atlético Colegiales de Asunción y Sporting Cristal.

Maceratesi ante Marengo

El grupo fue dominado por el equipo colombiano, que ganó 5 partidos y empató 1. El empate fue en Rosario contra Central, un 3-3 que, como todos los encuentros que terminan en ese resultado, podemos decir sin haberlo visto que fue un partidazo (?). En Colombia había ganado América por 5-3, lo que da un total de 14 goles en dos encuentros.

Central pudo ganar los otros dos partidos en Rosario, 3-1 a Cristal y 4-2 a Colegiales. Ante esos mismos rivales empató de visitante, con el mismo resultado: 3-3. Esto da un total de 3 partidos con empate en 3 goles protagonizados por el mismo equipo en un grupo de Copa Libertadores, y con todos los rivales. Debe ser único en la historia y si no lo es merece serlo (?).

En octavos de final jugó con el primero del grupo 3, Corinthians. Otra vez se dieron partidos de muchos goles. Central ganó 3-2 como local y perdió por el mismo resultado como visitante. La serie se definió por penales. Edú desvió el suyo ante el arco de Buljubasich, mientras que Dida atajó los remates del Equi González y Gordillo. Esto desembocó en el 4-3 que eliminó a Central. Finalizó así una campaña de ocho partidos con 24 goles a favor y 22 en contra (3 y casi 3 de promedio por partido respectivamente).

2001. Al año siguiente volvió a hacer una buena campaña y clasificó para la Copa de 2001. Tuvo como rivales en el grupo 1 a Vélez, Junior de Barranquilla y Universitario de Perú.

La Copa arrancó con una derrota 3-1 en Colombia, que fue la única que tuvo Central en su grupo. Rápidamente se recuperó goleando 6-0 a Universitario, para luego ganarle a Vélez 2-0, ambos partidos como local. En Lima Universitario no fue tan fácil y el marcador terminó 1-1. Luego Central le ganó 1-0 como local a Junior, que venía de golear a Vélez.

Central llegó a la última fecha un punto por encima de Vélez y Junior. Tenía que visitar al equipo capitalino y un empate lo clasificaba. Pero no fue necesario, el equipo que dirigía Eduardo Bauza ganó 2-0 con tantos de Pizzi y Arias y pasó a la siguiente fase. Junior empató 1-1 con Universitario y fue el segundo del grupo.

En octavos de final lo esperaba el Cobreloa. En Chile goles de Loeschbor, Cuberas y Ezequiel González le dieron el triunfo por 3-2 al equipo rosarino. La revancha terminó 1-1 en un áspero partido en el que fueron expulsados Cuberas, Lequi y Vitamina Sánchez (que estaba en el banco, pero la expulsión implicó que fuera suspendido para el siguiente encuentro).

América de Cali era el rival en cuartos de final. El partido de ida, en Rosario, terminó con una pálida victoria por 1-0 en la que Central no mostró un alto nivel de juego, lo cual preocupaba para la revancha. En el partido de vuelta, antes de los 10 minutos América estaba ganando 2-0 y eliminando a los rosarinos. En el segundo tiempo América amplió la ventaja y se puso 3-0. Más complicaciones surgieron con la expulsión de Arias, que dejaba a Central en inferioridad numérica en un partido de visitante en el que tenía que marcar dos goles para llegar a la definición por penales. Luego, en el minuto 44 Pizzi marcó el descuento, y 180 segundos más tarde volvió a descontar para poner el 3-2. El partido fue a penales.

Juan Antonio Pizzi

En la definición el arquero Laureano Tombolini atajó cuatro penales y le permitió a Central llevarse la clasificación en forma increíble por 4-3.

Central clasificó a la semifinal con Cruz Azul, hecho que marcaba la mejor campaña de la historia para ambos. En el partido de ida el equipo mexicano se impuso por 2-0. En el de vuelta el representante de la CONCACAF se puso 1-0 a los 7 minutos, cuando Sergio Almaguer aprovechó un error de Tombolini. Central lo dio vuelta en el primer tiempo con tantos de Pizzi y Maceratesi, pero Adomaitis empató para Cruz Azul cuando estaba por terminar ese primer período. En el segundo período Maceratesi volvió a convertir para poner a su equipo en ventaja, y Central fue en busca del cuarto gol que le diera la llave (?) para llegar a los penales. Pero en el minuto 90 Palencia volvió a empatar para el Cruz Azul y selló la eliminación canalla.

Ese 3-3 fue el último partido de Bauza en ese ciclo al frente de Central, después de tres años de buenos resultados.

2004. Central clasificó gracias al cuarto puesto en la tabla de 2002/03. Disputó el único grupo 9 de la historia de la Copa, con Olimpia, Sporting Cristal y Coritiba.

El equipo de Miguel Angel Russo arrancó ganando en Paraguay por 2-0 ante el campeón de dos ediciones atrás. Luego empató en Arroyito con Cristal y le ganó 2-0 en el mismo escenario a Coritiba. Más tarde perdió en Brasil por el mismo marcador, y en Perú fue derrotado 4-1 por los cerveceros. En la última fecha corría riesgo de quedar afuera si Coritiba le ganaba al equipo peruano ya clasificado, algo que ocurrió. Pero Central pudo vencer 2-1 a Olimpia en su estadio y compartió la punta del grupo con Sporting Cristal. Por diferencia de gol Central fue segundo y pasó a la siguiente fase como uno de los mejores escoltas de la etapa de grupos.

Papa ante San Pablo

En octavos le tocó el San Pablo. En el partido de ida, en Rosario, a Central le costó pero pudo ganar 1-0 gracias a un gol de Gonzalo Belloso sobre la hora. En el Morumbí el equipo de Russo se puso en ventaja a los 5 minutos con un tanto de Germán Herrera. Un rato después el arquero Gaona le atajó un penal a Luis Fabiano. Pero el técnico Cuca hizo entrar a Grafite, que antes de terminar el primer período empató el partido y a los 31 del segundo tiempo puso el marcador 2-1 para el local.

La serie fue a penales. Gaona atajó el tiro de Cicinho. Pero el disparo del mismo Gaona fue contenido por Rogério Ceni (el penal peor pateado por un arquero que he visto), al igual que el de Matías Irace. Y Central quedó afuera por penales.

Aquí se puede ver la definición por penales con un relato algo parcial.

2006. La ubicación en la tabla de 2004/05 le permitió a Central jugar la Copa de 2006. Lo hizo en el grupo 7, junto a Cerro Porteño, Nacional de Medellín y Palmeiras.

Di María y Ruben en una de las pocas alegrías de 2006

El equipo que dirigía Leonardo Astrada consiguió su primer punto al empatar 0-0 en Brasil contra Palmeiras en el tercer partido. Antes había perdido 1-0 en Colombia y 2-0 en Rosario contra el equipo paraguayo. En los partidos de vuelta empató 2-2 contra el equipo paulista y quedó comprometido. Luego se recuperó y pudo vencer a Cerro Porteño en Paraguay por 3-1, con dos goles de Marco Ruben y uno de Hernán Encina. Habiendo ganado un partido de cinco, Central aún tenía chances de clasificarse si le ganaba a Nacional en Arroyito. Pero el equipo colombiano se impuso por 2-1 y eliminó a un Central que no ganó ningún partido de local en la última Copa que jugó hasta el momento.

En la próxima entrega toca un equipo que, al igual que Vélez, Argentinos y Racing, ganó todas las finales que disputó.

Entregas anteriores:
Vélez
San Lorenzo
Estudiantes
Racing
Newell’s
Quilmes, Ferro, Argentinos, Gimnasia, Banfield
Huracán, Colón, Talleres


Ceci n’est pas une calculatrice (?)

Calculadora en mano

perplatado 200

Amigos sudamericanos (?): falta una fecha en cada grupo de la Copa Libertadores. Mientras todos se ocupan de lo que puede pasar con Boca, veamos qué tiene que hacer cada club para clasificarse a octavos de final. Todas las definiciones de grupos se juegan simultáneamente para evitar situaciones sospechosas.

El orden de definición es el siguiente:
1) Puntos
2) Diferencia de goles
3) Goles a favor
4) Goles de visitante (total, no entre los empatados)
5) Sorteo

Las tablas de los grupos muestran partidos jugados, ganados, empatados, perdidos, goles a favor, en contra, de visitante y puntos.

Grupo 1: Potosí-Cruzeiro y San Lorenzo-Caracas (miércoles 16)

Grupo 1

-Cruzeiro está clasificado y ganó el grupo.
-Potosí ya quedó afuera.
-San Lorenzo y Caracas tienen 7 puntos y juegan por el segundo puesto del grupo. San Lorenzo necesita ganar para pasar, mientras que a Caracas le alcanza con el empate por tener más goles a favor.

Grupo 2: Danubio-Lanús y Estudiantes-Cuenca (martes 15)

Grupo 2

-Todos tienen posibilidades de clasificarse.
-Danubio, el más complicado, debe ganarle como local a Lanús por tres goles y esperar que Cuenca no pueda con Estudiantes.
-Cuenca necesita ganar. Si pierde queda afuera por puntos y si empata lo mejor que le pasa es quedar afuera por diferencia de goles.
-El equipo granate puede perder y clasificarse igual si Danubio no le hace suficientes goles y al mismo tiempo Cuenca no le gana a Estudiantes. Si empata clasifica, igual que si gana.
-Estudiantes ganando pasa de ronda. Empatando también. Pero si pierde y Lanús empata se queda afuera por diferencia de goles.

Grupo 3: Colo Colo-Atlas y Boca-Maracaibo (martes 22)

Grupo 3

-Maracaibo ya está eliminado.
-Atlas pasa si gana o empata en Chile. Si pierde depende del resultado de Boca.
-Colo Colo pasa si le gana a Atlas. En caso de empatar depende de que Boca no gane por tres goles. Y si pierde sólo le queda la esperanza de que Maracaibo consiga algún punto en la Bombonera.
-Como se explicó en otro post, Boca tiene que ganar para llegar a 10 puntos y clasificar, el asunto es por cuántos goles. Si Atlas le gana a Colo Colo a Boca le alcanza con los tres puntos. Si Colo Colo le gana a Atlas deberá desempatar con los mexicanos, con lo cual necesita hasta cinco goles de diferencia (hoy los mexicanos tienen +5, al perder esto se reduce). Si el partido en Santiago termina en empate Boca estará igual en puntos con Colo Colo, y necesitará ganar por tres goles. Si Boca gana por cuatro goles y Atlas pierde por uno entran a jugar los goles a favor y pasa Boca, a menos que el partido en Chile salga 5-4 o algo así.
-Todo esto significa que si Boca gana por cinco goles no tiene manera de no clasificar, pero ya no puede ser primero en el grupo.

Grupo 4: Flamengo-Bolognesi y Nacional-Cienciano (miércoles 23)

Grupo 4

-Flamengo ya está adentro.
-Coronel Bolognesi ya está arafue (?).
-Nacional con un empate clasifica. Si gana también, claro está. Pero si pierde se queda afuera.
-Cienciano debe ganar en Uruguay para pasar a octavos.

Grupo 5: Universidad Católica-América y River-San Martín (jueves 17)

Grupo 5

-Partidos de eliminación directa en el grupo que no tiene empates. Todos pueden ganar el grupo o quedar últimos según la diferencia de goles.
-River y América si suman están en octavos y eliminan a su rival.
-San Martín tiene que ganar por dos goles en el Monumental para pasar.
-Universidad Católica tiene que ganar por tres goles para seguir en carrera.

Grupo 6: San José-Chivas y Santos-Cúcuta (miércoles 16)

Grupo 6

-Cúcuta ya clasificó y ganó el grupo.
-Santos ganando clasifica y empatando depende de que Chivas no gane.
-Chivas tiene que ganar y esperar que Santos no gane. Si Chivas empatase sólo clasificaría en caso de que Santos perdiere por más de seis goles de local contra el ya clasificado Cúcuta (con lo cual no les conviene contar con eso).
-San José tiene que ganar, esperar que pierda Santos y entre los dos partidos descontar 16 goles de diferencia. O sea, tiene que ganar 9-0 y esperar que Santos pierda 8-0 o algo por el estilo. O sea que tiene que ocurrir un cataclismo para que San José se clasifique.

Grupo 7: Sportivo Luqueño-Audax Italiano y San Pablo-At. Nacional (miércoles 23)

Grupo 7

-Atlético Nacional con un empate llega a octavos, pero conviene seguir leyendo.
-San Pablo si gana clasifica y si empata depende de que Audax Italiano no gane en Paraguay.
-Audax Italiano si gana clasifica sin depender de nadie. Si empata depende del resultado en Brasil. En caso de ganar San Pablo, Audax necesita que lo haga por cinco goles. En caso de ganar Atlético Nacional, Audax necesita que lo haga por dos tantos (si Nacional gana por 1 gol y Audax empata entran a jugar los goles a favor y de visitante y puede haber sorteo). Si pierde se queda afuera.
-Para que clasifiquen Atlético Nacional y San Pablo deben empatar y esperar que Audax Italiano no le gane a Sp. Luqueño. También pueden clasificar ambos si Audax pierde, algo con lo que no les conviene contar. Esto hace más difícil la clasificación del actual puntero Atlético Nacional, que tiene que ir a Brasil a jugar contra uno de los candidatos.
-Sportivo Luqueño quedó afuera.

Grupo 8: Libertad-Arsenal y Fluminense-LDU (16 y 17 de abril; grupo ya definido)

Grupo 8

-Fluminense y LDU ya están clasificados y juegan entre sí por el liderazgo del grupo. El empate le da esa posición a los locales.
-Libertad y Arsenal juegan un amistoso. Si Libertad gana queda en el decoroso tercer puesto, de lo contrario Arsenal será el que tenga ese privilegio (?).

Octavos de final

Esto es muy preliminar. Todo puede cambiar, pero con las posiciones actuales los cruces serían los siguientes:

Cruces de octavos por el momento

Claro que esto sólo se dará si todos los partidos de la última fecha terminan empatados. No sería sorprendente que no se produjera ninguno de estos choques.


El trofeo con nombre de estadio

Vélez en la Copa Libertadores

perplatado 300

El repaso internacional continúa con el equipo de barrio que aceptó la oferta de llevarse con un descuento un juego de camisetas que un equipo de rugby no había ido a buscar e incorporó ese diseño como el tradicional para el club.

Vélez fue campeón del Nacional 1968, clasificatorio para la Libertadores, pero no jugó la Copa del año siguiente. El subcampeón River tampoco lo hizo y el único representante argentino fue Estudiantes, que era el campeón de América vigente. La razón de esta negativa, que se dio por única vez, fue que la AFA y la CSF no se pusieron de acuerdo en los premios y las fechas de disputa de los partidos (las eliminatorias para México ‘70 complicaban el calendario). Sucede que jugar la Copa Libertadores en esa época no era el negocio que es hoy, y los costos de los viajes podían hacer que jugar el torneo internacional hiciera que los clubes perdieran plata. Cabe mencionar que en esa edición tampoco jugaron los equipos brasileños (que probablemente debieran ser Santos e Inter).

1980. Por lo expresado arriba la historia de Vélez en la Copa Libertadores empieza en épocas más o menos recientes. River fue campeón de los dos torneos de 1979 y los subcampeones jugaron para ver quién lo acompañaba en la Copa. Vélez (segundo en el Metropolitano) le ganó 3-0 a Unión de Santa Fe (subcampeón del Nacional) en su estadio, luego de empatar 0-0 en la ciudad cercana a Paraná.

Vélez y River fueron al grupo 1 para jugar con los peruanos Sporting Cristal y Atlético Chalaco. Ambos ganaron todos los partidos frente a los peruanos y empataron entre sí. Terminaron el grupo con 10 puntos, seguidos de Sporting Cristal con 3. Chalaco (de la ciudad de Callao) quedó último con un punto, fruto del empate con los cerveceros. Pero sólo pasaba uno, por lo que Vélez y River jugaron para definir el primero del grupo y volvieron a empatar. El equipo de Liniers hizo valer entonces la diferencia de gol y eliminó al que sería tricampeón argentino.

En la semifinal Vélez jugó con América de Cali y el Internacional de Porto Alegre. Arrancó perdiendo en su cancha con el Inter 1-0. Luego empató sin goles en Colombia y viajó a Brasil, donde perdió 3-1 con Inter. De esta forma quedó eliminado, al no poder alcanzar los 4 puntos que ya acumulaba el equipo brasileño. Por eso el 0-0 con el (a esa altura también eliminado) América fue el último partido internacional de Vélez en catorce años.

1994. El Fortín volvió a la Copa luego de ganar el Clausura 1993, el primer título obtenido con Carlos Bianchi como entrenador. Le tocó un grupo difícil, con Boca y los brasileños Palmeiras y Cruzeiro (el campeón San Pablo esperaba en octavos). Esta vez clasificaban tres de cuatro. El equipo de Bianchi arrancó empatando con Boca y Cruzeiro. Ganó su primer partido en condición como local por 1-0 al Palmeiras, que venía de vapulear 6-1 a Boca. A continuación Vélez se impuso 2-1 en la Bombonera y venció por 2-0 al Cruzeiro en Liniers. En el último partido del grupo, con la clasificación y el primer puesto en el grupo asegurados, fue goleado 4-1 por el Palmeiras en Brasil. A pesar de golear a los dos equipos argentinos, el Palmeiras fue tercero en el grupo y clasificó recién en esa fecha, en la que Boca mantenía las chances de pasarlo. Pero el equipo de Menotti quedó último en el grupo y fue eliminado en esa temprana instancia.

En octavos de final Vélez fue a Uruguay a jugar con Defensor Sporting. El empate 1-1 en oriente (?) y el 0-0 en Buenos Aires trajeron consigo (?) a los penales, definición en la que Vélez se impuso por 4-2. Eso le permitió jugar después de USA ‘94 los cuartos de final, etapa en la que enfrentó al Minervén de Venezuela.

Hay que hacer una pausa acá para destacar el despropósito de que el equipo de Bianchi jugara con dos brasileños y Boca en la primera fase para después enfrentar a un equipo venezolano por el pase a la semifinal. Esto se explica por el sistema de grupos por país y la clasificación de tres equipos por zona, lo cual garantizaba un representante de cada país en octavos además de reducir los costos de los viajes. Minervén fue tercero en su grupo (detrás de los equipos de Bolivia) y enfrentó a Emelec de Ecuador en octavos.

Vélez empató 0-0 en Puerto Ordaz y ganó 2-0 en Buenos Aires para llegar a la semifinal. Lo esperaba el Junior de Barranquilla, que le ganó 2-1 en Colombia. En el Amalfitani se repitió el 2-1 a favor del local y volvieron los penales. Vélez tenía a Chilavert y la definición le fue favorable por 5-4. Vélez llegaba a la final de la Copa Libertadores en su segunda participación.

En la final estaba otra vez el San Pablo, bicampeón defensor y vencedor por penales de Olimpia en la semifinal. Vélez tuvo que definir en el Morumbí, escenario en el que su rival había conseguido su primera Copa dos años antes al vencer a Newell’s también desde los 12 pasos.

Vélez se impuso 1-0 en la primera final con un gol de Omar Asad. En la revancha perdió 1-0 gracias al tanto de Müller de penal. Una vez más los penales determinarían la suerte del equipo dirigido por Bianchi. El 5-3 que selló Roberto Pompei le dio a Vélez la primera y única Copa Libertadores de su historia.

El festejo de la obtención de la Copa

Pueden verse acá los goles de Vélez en esa Copa, con la música de USA ‘94. Cuando uno mira los fríos números se da cuenta de que Vélez pasó tres de las cuatro rondas eliminatorias por penales, y la única instancia en la que no necesitó esa definición fue contra un equipo venezolano (en 1994, antes del crecimiento que muestran ahora). Aunque los penales no son una lotería, un golpe de suerte podía haber cambiado el concepto que se tiene de Bianchi, dado que lograr esa Copa fue lo que lo puso en la élite de los entrenadores argentinos. Igual ese Vélez era un gran equipo, no interpreten que quiero desmerecerlo.

A fin de año Vélez viajó a Japón a disputar la Copa Intercontinental con el campeón europeo, el Milan. El equipo italiano le había ganado la final al Barcelona por 4 a 0 y era claro favorito. Ese 1 de diciembre a los cinco minutos del segundo tiempo Trotta abrió el marcador de penal y siete minutos después Asad puso el 2-0 que consagró a Vélez como campeón del mundo.

Con la Copa Intercontinental en el vestuario

1995. Como campeón defensor el equipo de Liniers accedió a los octavos de final de la edición siguiente. Allí se enfrentó con el Independiente de Brindisi, que había sido tercero en su grupo. Vélez le ganó 3-0 en Avellaneda y el 2-2 en el Amalfitani le dio el pase a cuartos.

En esa instancia, que se jugó después de la Copa América Uruguay ‘95, esperó a River. Los millonarios habían cambiado de entrenador a pesar de haber ganado claramente su grupo, reemplazando a Carlos Babington por Ramón Díaz. El Pelado hizo su debut como director técnico en esa serie ante Vélez. En el primer partido, jugado en el Monumental, Vélez ganaba 1-0 y sobre la hora Gabriel Amato de cabeza puso el 1-1. El segundo match terminó sin goles y fueron a los penales. En esa instancia River se impuso 5-3 y eliminó a los de Bianchi. Vélez quedó afuera luego de jugar cuatro partidos y sin enfrentar a ningún extranjero. Fue la única Copa Libertadores en la que un equipo de Bianchi no jugó la final.

1997. El bicampeonato 1995/96 clasificó a Vélez para la Copa de 1997. Compartió el grupo con Racing y los ecuatorianos Emelec y El Nacional. El equipo dirigido por Osvaldo Piazza ganó claramente el grupo con 12 puntos, conseguidos con cuatro victorias, un empate (cuando ya había clasificado, 1-1 con Emelec de local) y una derrota.

En octavos Vélez jugaba con el Sporting Cristal, que había sido tercero en su grupo y parecía accesible. En el primer partido empató 0-0 en Lima, dejando la resolución abierta para la revancha en Buenos Aires. Pero el partido fue mucho más difícil de lo esperado y estaba encaminado hacia los penales. Hasta que un gol de Jorge Antonio Soto cuando faltaban dos minutos sorprendió a todos y dejó a Vélez afuera de la Copa.

1999. El título en el Clausura ‘98 dio a Vélez un lugar en la última Copa con grupos binacionales. Vélez jugó en el grupo 2, con River, Once Caldas y Deportivo Cali. Nadie pensaba que el que menos tiempo iba a tardar a para ganar una Copa era el Once Caldas, que fue el único eliminado del grupo. El entrenador de Vélez fue Eduardo Manera.

Vélez fue el ganador de la zona, que fue muy pareja y su clasificación se definió en la última fecha. En el grupo ganó dos partidos, 1-0 a Once Caldas y 3-0 a Deportivo Cali en el encuentro definitorio. Empató los dos partidos con River y también el encuentro de visitante contra el equipo de Manizales. Perdió un solo partido, con Deportivo Cali, equipo que ganó todos los partidos de local y perdió los tres de visitante. Ambos compartieron el liderazgo del grupo con 9 puntos, Vélez fue primero por diferencia de gol.

Otra vez se encontró con un equipo peruano en octavos de final, en esta oportunidad Universitario. Y otra vez el partido de ida en Perú terminó 0-0. Pero en esta ocasión Vélez pudo pasar de ronda al liquidar al equipo incaico con un 4-0 en el José Amalfitani, liberándose así del fantasma (?) de Sporting Cristal.

River elimina a Vélez de la Copa ‘99

En cuartos tuvo que eliminarse con el otro argentino, River, que había vencido a la LDU de Quito en la ronda anterior. Los millonarios ganaron 2-0 en el estadio Liberti y Vélez ganó 1-0 la revancha, quedando afuera por diferencia de gol. El equipo que fue segundo por diferencia de gol en el grupo de ambos, Deportivo Cali, tuvo un fixture más fácil y jugó la final con el Palmeiras, siendo derrotado por penales.

2001. Por cuarto año impar consecutivo Vélez se clasifica a la Copa Libertadores. Ya se había expandido el torneo y Vélez clasificó por diferencia de gol, al sacarle a Independiente la quinta colocación en la tabla de la temporada 1999/2000 (Argentina mandaba cuatro equipos, Vélez entró por ser Boca el campeón defensor).

Los de la V azulada fueron al grupo 1 con Universitario, Junior y Rosario Central. Otra vez sacó nueve puntos y definió su clasificación en la última fecha. Fue goleado 4-0 por Junior y le ganó de visitante 2-0 a Universitario, que quedó afuera rápidamente. En la última fecha recibió a Central en el Amalfitani estando un punto abajo. Un empate clasificaba a Central y, dependiendo del resultado del otro encuentro del grupo, también a Vélez. Pero no fue necesario averiguar lo que pasaba en Colombia, Central le ganó 2-0 a Vélez y lo dejó tercero en el grupo, eliminando al equipo de Carlos Compagnucci de la competencia.

Central elimina a Vélez de la Copa 2001

2002. Otra vez fue quinto de la temporada por diferencia de gol, dejando afuera a Estudiantes, y otra vez jugó la Copa por habilitarse un cupo al haber un campeón argentino. El técnico de Vélez fue Eduardo Bauzá, el mismo que como entrenador de Central había eliminado al Fortín de la edición anterior y había llegado a la semifinal.

En el grupo 5 lo esperaban Nacional, Morelia y Sporting Cristal. Terminada la primera mitad de la fase Vélez estaba invicto y ya tenía adentro dos partidos de visitante. Le había ganado 1-0 al equipo peruano en Buenos Aires, y había empatado 0-0 con Morelia en México y un valioso 2-2 con Nacional en el Centenario. El mismo día Morelia mostraba que estaba entonado goleando 4-0 a Sporting Cristal, y esto se confirmó una semana después cuando le ganó 3-2 a Vélez en el Amalfitani, en un partido que Vélez jugó con uno menos a partir de los 10 minutos del primer tiempo por la expulsión de Maximiliano Cubero por doble amonestación.

Pirueta de Nanni ante Nacional

El equipo de Bauzá se recuperó al ganarle 3-2 a Sporting Cristal de visitante. Y llegó al último partido con 8 puntos, los mismos que su rival Nacional. Ambos tenían la misma diferencia de gol, pero el empate clasificaba a los uruguayos por tener 4 tantos más a favor. Morelia ya estaba en la segunda fase y Cristal, que perdió todos sus partidos, se había quedado afuera hacía rato. Y un gol de Marco Vanzini le dio el triunfo por 1-0 al equipo uruguayo en la cancha de Vélez. Se demostró de esta manera que no se puede ser campeón de América cuando uno tiene en el plantel a un jugador de apellido Chirumbolo (?).

2004. El tercer puesto en la temporada 2002/03 clasificó a Vélez a la Copa de 2004. Para la ocasión el equipo comandado por Carlos Ischia contó con un refuerzo estrella: el regreso de José Luis Chilavert después de cuatro años de jugar en el exterior (sólo actuaría en la Copa). Maracaibo, Fénix de Montevideo y Once Caldas fueron los rivales del Fortín en un grupo inicial en el que sólo el primero clasificaba directamente. Dos de los peores cuatro segundos se eliminaban como forma de reconciliar la cantidad de equipos participantes con las invariables leyes que gobiernan los números enteros.

La esperanza de Vélez para el 2004

Vélez arrancó la Copa empatando en su estadio contra Maracaibo gracias a un gol en contra en el minuto 90 (si no perdía). Luego perdió con Fénix en Uruguay y le ganó 2-0 de local a Once Caldas (lo cual no fue visto como algo extraordinario, no obstante el equipo colombiano fue el campeón de esa edición). En la revancha el equipo colombiano le devolvió el 2-0. Más tarde Vélez le volvió a ganar a Fénix, esta vez en el Amalfitani con gol de Santiago Bianchi. Y volvió a definir la clasificación en la última fecha contra un rival directo. Esta vez lo hizo de visitante, con Maracaibo en Venezuela. Un empate clasificaba al equipo de Ischia. Pero el team (?) venezolano se puso 4-0 y no dejó dudas de que eliminaba a los de Liniers. Vélez sobre el final del encuentro consiguió dos goles que le permitieron un 4-2 un poco más decoroso. Pero fue eliminado y ese fue el último partido de Chilavert como profesional. Maracaibo, en tanto, fue uno de los peores segundos y quedó afuera al perder 6-1 con Barcelona de Guayaquil.

2006. El equipo de Miguel Russo fue campeón del Clausura 2005 y eso lo clasificó para la Copa Libertadores del año siguiente. Disputó el grupo 5 con Rocha de Uruguay, LDU de Quito y Universitario de Perú. Después de tres eliminaciones consecutivas en la fase inicial Vélez se dio el gusto de ganar el grupo de punta a punta. Ganó los tres partidos de visitante, incluyendo un 5-0 a Rocha en Maldonado, y los dos primeros de local. Sólo empató el último partido con la Liga, cuando la obtención del primer puesto en el grupo ya estaba sellada. Con 16 puntos sobre 18 Vélez tenía un lugar privilegiado en la tabla de los mejores primeros y jugó en la siguiente fase con el peor segundo.

El peor segundo resultó ser Newell’s. Como vimos en una entrega anterior, Vélez ganó 4-2 en Rosario y quedó al borde de la clasificación. La cual se concretó con el 2-2 que obtivo en su estadio.

Pellerano ante Scocco

En cuartos de final se enfrentó con las Chivas de Guadalajara, consiguiendo un 0-0 en México (era el mismo equipo que le había ganado 4-0 a Boca en la misma instancia de la edición anterior). Luego vino el Mundial, que provocó un receso en el medio de los cuartos de final. Finalizado el torneo de la FIFA, Vélez recibió en su estadio a las Chivas sabiendo que un triunfo por cualquier resultado lo ponía en semifinales pero un empate con goles lo eliminaba. Con un penal de Ramón Morales en el primer tiempo el equipo mexicano se puso 1-0 y obligaba a Vélez a hacer dos goles para pasar. Cuando faltaban 20 minutos el Bofo Bautista puso el 2-0 que provocó la necesidad de hacer tres. El gol de Pablo Batalla a los 37 no alcanzó y Vélez quedó eliminado.

2007. En la temporada 2005/06 el equipo de Russo quedó quinto y clasificó para el repechaje de la Libertadores. Por primera vez jugaba dos Copas seguidas desde la obtención del trofeo en 1994. Antes de la Copa se produjo un enroque de técnicos. Russo pasó a Boca y Ricardo Lavolpe dejó la entidad de la Ribera para tomar la posta de Vélez.

En el repechaje Vélez despachó a Danubio con un 3-0 de local y 2-1 de visitante. Eso le permitió jugar en el grupo 4, junto a Nacional, Emelec y el campeón defensor, Inter de Porto Alegre. El equipo de Lavolpe arrancó ganando 1-0 en Ecuador. Más tarde empató 1-1 con Nacional en su cancha. Y en el mismo estadio propinó un 3-0 al campeón del mundo vigente. Con el Inter luego empató sin goles en Brasil. Luego Nacional venció 2-0 en Montevideo. Y en la última fecha Vélez le ganó 1-0 a Emelec como local. Todo esto significó que Vélez, habiendo entrado desde el repechaje, ganara el grupo. Y que se quedara afuera el campeón, que no pudo remontar en el último partido la diferencia de cuatro goles que clasificó a Nacional. De lo que se desprende que Vélez con su 3-0 tuvo una responsabilidad importante en la eliminación del equipo brasileño.

Como primero del grupo, recibió a un segundo según el ranking de rendimiento en la primera fase. Le tocó el segundo del grupo 7, Boca Juniors, que había clasificado en la última fecha al ganarle 7-0 a Bolívar. En el partido de ida en la Bombonera Vélez perdió a su arquero Gastón Sessa, expulsado por una patada en la cara de Palacio. El penal resultante fue desviado por Palermo, pero Boca igual consiguió un 3-0 que lo dejó tranquilo para la revancha.

Sessa busca el balón

El equipo de Lavolpe fue con todo a buscar el resultado la semana siguiente en el Amalfitani. A los 15 minutos Mauro Zárate puso el 1-0 que daba esperanzas de poder conseguir dos goles más en los restantes 4500 segundos. A la media hora de juego Riquelme empató el partido con un gol olímpico. Y cuatro minutos después Zárate puso el 2-1. Pero el gol de Boca implicaba que Vélez para clasificar tenía que ganar 5-1. Y sólo consiguió el tercer tanto, por parte de Ramón Ocampo cuando faltaban 10 minutos para el final. De esta manera Vélez quedó afuera y Boca se encaminó hacia el título.

En la próxima entrega nos ocuparemos del único equipo que nos queda que nunca ganó la Copa Libertadores.

Entregas anteriores:
San Lorenzo
Estudiantes
Racing
Newell’s
Quilmes, Ferro, Argentinos, Gimnasia, Banfield
Huracán, Colón, Talleres


La copa Santander

Estudiantes en la Copa Libertadores

perplatado 220

Continuamos nuestro repaso con la trayectoria del primer tricampeón de la Copa Libertadores, Estudiantes de La Plata.

1968. Estudiantes ganó el Metropolitano de 1967, pero ese logro no lo clasificó a la Libertadores del año siguiente. Meses más tarde fue subcampeón de Independiente en el Nacional y gracias a eso pudo ser el primer equipo argentino en jugar la Copa sin ser uno de los cinco grandes.

El campeón de 1967

Ambos estuvieron en el grupo 1 junto a los colombianos Deportivo Cali y Millonarios. Se había eliminado a los grupos de 6 equipos e incorporado una ronda de cuartos de final, a la que clasificaban los dos primeros. El equipo de Zubeldía arrasó. Ganó cinco partidos y empató uno (0-0 de local con Millonarios), y con 12 goles a favor y 3 en contra sacó 6 puntos de ventaja en un grupo de seis partidos.

En el grupo de cuartos volvió a compartir grupo con Independiente (que le había ganado el desempate por el segundo puesto al Deportivo Cali en Lima). El grupo se completaba con Universitario, y el primero pasaba a la semifinal. En el primer partido Estudiantes perdió el invicto cuando visitó al equipo peruano. Pero se recuperó, ganó los otros tres encuentros y pasó de ronda.

Le tocó el campeón defensor, Racing. El Pincha ganó 3-0 el primer partido y perdió 2-0 el segundo. Esto obligó a jugar un desempate que terminó empatado. Y Estudiantes avanzó por tener mejor diferencia de goles. Clasificó así a la final contra el Palmeiras.

Estudiantes ganó en La Plata por 2-1 y perdió 3-1 en Brasil. El desempate se jugó en el estadio Centenario, y allí el equipo platense se impuso por 2-0, con goles de Felipe Ribaudo y Juan Ramón Verón, que convirtió en las tres finales.

Como campeón de América, Estudiantes jugó la Copa Intercontinental. El 25 de septiembre recibió al Manchester United en la cancha de Boca y ganó 1-0 con gol de Marcos Conigliaro. Casi un mes después fue a Old Trafford, donde se puso en ventaja a poco de empezar el partido con un gol de Verón. Y defendió esa ventaja hasta el último minuto, cuando empató Morgan. Manchester tenía que ganar para tener chances de hacerse con la Copa pero no pudo con Estudiantes y el equipo de Zubeldía fue campeón Intercontinental.

Regreso con la Intercontinental

1969. Accedió directamente a la semifinal por ser el campeón defensor. Dos 3-1 a Universidad Católica le dieron un rápido paso a la final. En la otra llave Nacional derrotaba a Peñarol en tres partidos para acceder al choque con Estudiantes.

En el primer partido Estudiantes se impuso en el Centenario con un gol de Eduardo Flores. Una semana después recibió en La Plata al equipo uruguayo, y ganó por 2-0, con tantos de Flores y Conigliario. Así Estudiantes ganó su segunda Copa jugando cuatro partidos.

En la Intercontinental se enfrentó al Milan, que le ganó 3-0 en San Siro. Un mes y medio después lo recibió en la Bombonera y le ganó 2-1 en un partido violento que motivó la suspensión por un año del arquero pincharrata, Alberto Poletti. Milan ganó la Copa Intercontinental por diferencia de gol.

Bilardo con su mentor

1970. Con Néstor Errea en el arco, otra vez fue directo a las semifinales por ser el actual campeón. Le tocó River, que venía de eliminar a Boca y Universitario en cuartos. Estudiantes despachó al subcampeón del Nacional ‘69 con un 1-0 en el Monumental y 3-1 en La Plata.

La final fue con Peñarol. En el primer partido Estudiantes se impuso con un gol de Néstor Togneri a tres minutos del final. La semana siguiente jugó la revancha en el Centenario, en la que el 0-0 no se modificó y el equipo platense retuvo otra vez la Copa luego de cuatro partidos.

Una vez más fue habilitado para jugar la Intercontinental. El Feyenoord holandés fue su rival en esa oportunidad. El primer partido en La Plata terminó 2-2 (para Estudiantes marcaron Juan Miguel Echecopar y Verón). La revancha en Holanda favoreció al equipo local por 1-0 con gol de Joop van Daele (que jugaba con anteojos, los cuales fueron pisoteados por Oscar Malbernat) y terminó con la ilusión de Estudiantes de volver a ser campeón Intercontinental.

1971. En el año anterior se había retirado Carlos Bilardo. Para la edición de 1971 volvieron los grupos semifinales, y Estudiantes jugó en esa ronda (a la que de nuevo accedió directamente por ser el campeón) con Barcelona de Guayaquil y Unión Española de Chile. Arrancó el grupo ganando en Ecuador 1-0, para luego perder de local contra el Barcelona por el mismo resultado. Pero los triunfos contra Unión Española (1-0 de visitante y 2-1 de local) lo volvieron a poner en la final, por tercera vez consecutiva contra un equipo uruguayo, Nacional, y por cuarta consecutiva en cuatro participaciones.

En la primera final un gol de Daniel Romeo le dio el 1-0 a Estudiantes. En la segunda un tanto de Masnik le dio el 1-0 a Nacional. Esto obligó a un desempate que se jugó en Lima el 9 de junio. Ahí se impuso Nacional por 2 a 0, con goles de Espárrago y Luis Artime. Finalizó de esa manera el ciclo más exitoso de la historia de Estudiantes.

Osvaldo Zubeldía

1976. En 1975 River volvió a ser campeón después de 18 años y ganó los dos torneos de ese año. Los subcampeones jugaron un partido para definir quién acompañaba al equipo de Labruna a la Copa. En la cancha de Racing, Estudiantes (subcampeón del Nacional) venció 3-2 a Huracán y se quedó con el boleto (?) internacional.

Los rivales del grupo fueron los venezolanos Deportivo Galicia y Portuguesa, además de River. Estudiantes hizo una buena campaña, con cuatro ganados, uno empatado y uno perdido (contra River, 1-0 de visitante). Pero el empate 2-2 contra Portuguesa de visitante le jugó una mala pasada y fue la diferencia que necesitó River (que ganó los cuatro partidos con los venezolanos) para ser primero en el grupo a pesar de haber perdido cuando visitó a Estudiantes. River quedó un punto por encima del equipo platense y pasó de ronda, Estudiantes quedó afuera en esa fase.

1983. Jugó la Copa por ser campeón Metropolitano de 1982. Compartió el grupo con Ferro, Cobreloa y Colo Colo. Ya vimos en otra entrega que el grupo fue muy parejo y se definió en la última fecha. Estudiantes arrancó empatando 0-0 con Ferro y perdiendo dos partidos en Chile (3-0 con Cobreloa y 1-0 con Colo Colo). Más tarde le ganó a los dos chilenos (4-1 a Colo Colo y 2-0 a Cobreloa). En la última fecha el resultado entre los dos equipos trasandinos hacía que el que ganara entre Estudiantes y Ferro pasara de ronda. Y en Caballito se impuso el equipo de La Plata por 2-1, ganando así el grupo.

En la ronda semifinal jugó con Gremio y América de Cali. Con los brasileños perdió 2-1 en Porto Alegre y empató 3-3 en La Plata. Mientras que a los colombianos les ganó 2-0 cuando jugó de local. En la última fecha Gremio ya había jugado todos los partidos y estaba dos puntos arriba de Estudiantes, que, visitaba al ya eliminado América. Ganando compartía la primera posición del grupo con Gremio y seguramente jugaba un desempate. Pero empató 0-0 y Gremio pasó a la final sin jugar.

Aquí se puede ver imágenes del 3-3 entre Estudiantes y Gremio.

1984. Estudiantes fue campeón Nacional en 1983 y eso lo habilitó para jugar la Copa del año siguiente. Independiente era el otro representante argentino (era campeón Metropolitano y subcampeón del Nacional), y ambos se enfrentaron con los paraguayos Olimpia y Sportivo Luqueño. Seguía clasificando sólo el primero. Estudiantes no tuvo una buena campaña en el grupo. Empató tres partidos y perdió los otros tres, quedando último en la zona. En la última fecha perdieron con Olimpia 1-0, en un partido que si el equipo paraguayo goleaba podía sacarle a Independiente el liderazgo del grupo. De esta manera Estudiantes tuvo un pequeño rol en la clasificación de Independiente, que ese año fue campeón de América por última vez.

2006. Estudiantes arrancó la temporada 2004/05 con problemas en el promedio que lo obligaban a hacer una buena campaña, algo que logró al punto de clasificar para la Copa de 2006. En el período entre la clasificación y el inicio de la Copa Jorge Burruchaga reemplazó a Reinaldo Merlo en la dirección técnica pincha.

Estudiantes jugó en el peleado grupo 2, con Sporting Cristal, Independiente Santa Fe y Bolívar. El equipo platense en ese torneo fue local en la cancha de Quilmes porque se negaba a jugar en el Estadio Único, uno de los no menos de cuatro que existen en La Plata. No obstante obtuvo su clasificación de local, donde ganó los tres partidos (1-0 a Independiente Santa Fe, 4-3 a Olimpia y 2-1 a Bolívar). De visitante perdió en La Paz y también en Bogotá, y empató 2-2 con Sporting Cristal.

Antes de jugar la última fecha los cuatro equipos del grupo tenían 7 puntos. Jugaban Independiente Santa Fe-Sporting Cristal y Estudiantes-Bolívar. Ambos locales ganaron y clasificaron, Estudiantes fue segundo por diferencia de gol.

Ese segundo puesto determinó que jugara con Goiás, que venía del repechaje y había ganado el grupo de Newell’s. Ganó 2-0 el primer partido, con un gol de Calderón en el descuento. El segundo encuentro terminó 3-1 para los brasileños, con otro gol en el descuento, de Juliano (muchacho brasileño con nombre de calendario). El gol de Calderón de visitante fue la diferencia que hizo que Estudiantes pasara a cuartos de final.

Galván va a la pelota

En cuartos le tocó otro brasilero, el campeón defensor San Pablo. El primer partido, jugado en Quilmes el 10 de mayo, terminó 1-0 para Estudiantes con gol de Agustín Alayes cuando faltaban cuatro minutos para el final. Luego se jugó el Mundial en Alemania, donde se consagró la selección italiana al vencer a Francia en la final por penales. Diez días después de la final se jugó el partido de vuelta de los cuartos de la Libertadores. Burruchaga se había ido, tentado por la posibilidad de dirigir a Independiente durante un torneo y medio. Y Estudiantes contrató al técnico que acababa de ser dejado cesante por Racing, Diego Simeone. En el debut del joven entrenador San Pablo ganó 1-0 la revancha y obligó a definir por penales. El campeón defensor se impuso por 4-3 y eliminó a los platenses.

En el repaso el equipo que sigue es San Lorenzo, pero ya fue hecho. Por lo que la próxima entrega involucrará a un club que la primera vez que se clasificó no jugó la Copa.

Entregas anteriores:
Racing
Newell’s
Quilmes, Ferro, Argentinos, Gimnasia, Banfield
Huracán, Colón, Talleres
San Lorenzo


La copa Santander

Racing en la Copa Libertadores

perplatado 178

Nos ocupan hoy las seis Copas que jugó el equipo de Avellaneda, primer campeón Intercontinental proveniente de Argentina.

1962. Luego de ser campeón argentino en 1961 Racing se convirtió en el tercer equipo de Argentina en jugar la Copa, y el segundo de Avellaneda. Pero era todavía la época en la que nadie le daba bola a la competencia internacional, por lo que la participación de los albicelestes duró poco.

Con la dirección técnica de Rubén Bravo jugó el grupo 2 contra Nacional y Sporting Cristal (en esa edición había tres grupos de tres, y clasificaba el primero; el bicampeón Peñarol esperaba en semifinales). Arrancó ganándole de local al equipo peruano. Después perdió de visitante 2-1 contra el mismo rival. Luego Nacional y Sporting Cristal jugaron sus partidos, terminando la participación del equipo peruano en la competencia. Cuando llegó el turno de los enfrentamientos entre rioplatenses Racing tenía dos puntos y Nacional cuatro. Por eso el partido en Uruguay que Nacional ganó 3-2 fue definitorio, y el empate en dos tantos de tres días después en Avellaneda fue anecdótico. Racing fue segundo con 3 puntos, y Nacional primero con 7. Luego los tricolores perdieron con Peñarol la semifinal.

1967. El Equipo de J. J. Pizzuti había sido campeón en 1966 y eso lo había habilitado a jugar la Copa junto al subcampeón, River (también subcampeón de América). En esa oportunidad jugaron en un grupo de seis equipos, de los que pasaban dos. Los rivales fueron Independiente Santa Fe de Bogotá, Independiente Medellín, Bolívar y 31 de Octubre, estos últimos de La Paz.

Racing y River se clasificaron por escándalo en ese grupo. Racing sacó 17 puntos y River 15, mientras que el tercero (Independiente Santa Fe) quedó con 8. La diferencia con River quedó establecida en el primer partido, que fue un 2-0 para los de Avellaneda en su estadio, y se mantuvo con un 0-0 en el Monumental en el último encuentro del grupo, que se jugaba para poco más que cumplir con el calendario, dado que ambos estaban clasificados desde hacía rato.

Ambos jugaron el mismo grupo semifinal, junto a Colo Colo y Universitario. Racing arrancó con otro 0-0 en el Monumental. Pero esta vez, junto a La Academia, el grupo fue dominado por el equipo peruano. En los enfrentamientos entre sí ambos ganaron 2-1 de visitante, y terminaron compartiendo la punta del grupo con 9 puntos cada uno. Esto motivó un desempate en Santiago de Chile, en el que Racing se impuso por 2-1.

Racing de 1967, seguramente antes de jugar contra el Celtic

Esto lo clasificó para la final con Nacional de Montevideo. En Avellaneda empataron 0-0. Diez días más tarde la revancha en Uruguay también terminó 0-0. Otra vez Racing fue a desempatar a Santiago, la misma ciudad en la que River había perdido con Peñarol un año antes. Y una vez más La Academia se impuso en esa ciudad por 2 a 1, quedándose con el trofeo.

Dos meses más tarde fue a jugar a Escocia contra el Celtic por la Intercontinental. En Glasgow perdió 1-0, mientras que en su estadio se impuso por 2-1, con goles de Raffo y Cárdenas. Tres días después se jugó el desempate en Montevideo, donde se produjo el recordado gol del Chango Cárdenas que puso el 1-0 y dio a Racing la primera Copa Intercontinental de un equipo argentino.

1968. El triunfo en 1967 hizo que el equipo de José entrara a la Copa siguiente en la semifinal. Allí se enfrentó con el Estudiantes de Zubeldía. El partido de ida terminó 3-0 para los de la capital de su provincia, mientras que la revancha favoreció por 2-0 a Racing. Esto obligó a un tercer partido, en el que el empate 1-1 clasificó a los platenses por diferencia de gol. Y Estudiantes pudo conseguir la primera de sus tres Copas seguidas.

1989. Pasados 21 años, y tres temporadas después de ascender a Primera, Racing volvió a la Copa Libertadores. Lo hizo como ganador del Apertura 1988, que era sólo media temporada pero clasificaba para la Libertadores porque a partir de ese año la Copa empezó a disputarse en el primer semestre. Racing había ganado, en los seis meses iniciales del año anterior, la primera Supercopa.

Al equipo de Basile le tocó el grupo 4, con Boca y los peruanos Sporting Cristal y Universitario. Con Boca perdió en la Bombonera y empató en Avellaneda. Dos triunfos por 2-0 contra los peruanos como local y un 2-1 a Sporting Cristal de visitante le permitieron compartir la primera ubicación con los xeneizes, y clasificar a la siguiente fase. Racing tenía mejor diferencia de gol, pero para definir la primera ubicación se jugó un partido en cancha neutral, en el que los de la capital federal ganaron 3-1, dejando a Racing con el segundo puesto.

Involucrado en 4 de las 6 Copas que jugó Racing

El segundo del grupo enfrentaba a Atlético Nacional de Medellín, en la época en la que el cartel narcotraficante de esa ciudad bancaba al equipo. Racing perdió 2-0 en Medellín y ganó 2-1 en Buenos Aires, siendo eliminado por diferencia de gol. Nacional ganó esa Copa, venciendo en la final a Olimpia (que jugó en octavos con Boca, a quien tampoco le vino bien ganar el desempate). Al año siguiente los equipos colombianos fueron descalificados por amenazas del narcotráfico a los árbitros (se hizo una excepción para el campeón defensor, al que se mandó a jugar de local en Chile).

1997. Ocho años después Racing volvió a la Copa, y fue otra vez dirigido por Alfio Basile. El segundo puesto en el Apertura ‘95 y el bicampeonato de Vélez le permitieron jugar contra Gimnasia, subcampeón del Clausura ‘96, por un lugar en la competencia sudamericana. En tiempo suplementario el Chelo Delgado puso el 1-0 que le dio a Racing el pasaje a la Copa.

El grupo 2 tenía a los argentinos y a los ecuatorianos Emelec y El Nacional. Racing hizo una campaña discreta en la que sólo le ganó a los ecuatorianos de local, 2-0 a ambos. Con Vélez perdió los dos partidos y en Ecuador sólo sacó un punto gracias a un 2-2 contra Emelec. El 2-0 contra el mismo Emelec de local en la última fecha fue un choque directo que definió la clasificación de Racing a la segunda fase y la eliminación del equipo ecuatoriano.

En octavos de final esperaba el campeón defensor River, que no jugó la primera ronda. Dos empates, el primero por 3-3 en el Cilindro de Avellaneda y el segundo 1-1 en el Monumental, hicieron que la serie se definiera por penales, clasificándose así el equipo vecino de Independiente. En cuartos de final se enfrentó a Peñarol, y otra vez pasó por penales después de ganar 1-0 de local y perder en Montevideo por el mismo resultado.

Esto le dio el pasaje a semifinales, donde jugó con Sporting Cristal. Los peruanos en los papeles podían parecer un equipo fácil, pero había eliminado a Vélez en octavos. Racing ganó el primer partido 3-2, una ventaja algo estrecha pero, después de ganar dos definiciones seguidas, seguramente se tenían confianza para los penales. Sin embargo, en Perú los cerveceros obtuvieron un 4-1 que evitó la necesidad de cualquier desempate.

En los papeles Racing llegó a la semifinal pero, viendo que clasificó en la última fecha como tercero de su grupo y pasó las siguientes dos rondas por penales, se huele una campaña algo mentirosa.

2003. En el nuevo siglo Racing se clasificó por ser campeón del Apertura 2001. Para cuando jugaron la Copa ya se había ido Mostaza Merlo, y el técnico era Osvaldo Ardiles. El equipo de Blanquiceleste S.A. cayó en el grupo 6, que también integraban Universitario (viejo conocido de la institución), Nacional de Montevideo y Oriente Petrolero. Racing ganó claramente el grupo en forma invicta. Sólo empató dos partidos, ambos contra el equipo peruano. De esto se desprende que le ganó los dos partidos a Oriente Petrolero y Nacional, que salió segundo en el grupo pero se comió un 4-1 en Avellaneda con dos goles de Luis Rueda.

Robinson Zapata le ataja el segundo penal a Rueda

En octavos de final se enfrentó con América de Cali, y el empate 1-1 conseguido en Colombia alimentaba las ilusiones de La Academia. No obstante, el partido de vuelta terminó 0-0 y la serie se fue a penales. Campagnuolo atajó el tiro de Luis Asprilla, pero la acción fue invalidada por adelantamiento del arquero y en la segunda oportunidad Asprilla convirtió. Algunos minutos después, en la sexta ronda, el arquero Zapata atajó el penal de Luis Rueda. Esta atajada también fue invalidada por adelantamiento del golero, pero el segundo disparo también fue atajado y Racing quedó afuera sin perder ningún partido. América eliminó después a River y quedó afuera con el campeón Boca. Racing no volvió a clasificar para una competencia internacional y hoy pelea el descenso.

Hasta aquí el repaso de las campañas del Racing Club. En la próxima entrega tendremos un equipo que llegó a la final en la mitad de las Copas que disputó hasta ahora.

Entregas anteriores:
Newell’s
Quilmes, Ferro, Argentinos, Gimnasia, Banfield
Huracán, Colón, Talleres
San Lorenzo